Washington, DC, 4 de mayo de 2015 (OPS/OMS).- La región de las Américas es la primera del mundo que eliminó la transmisión endémica de la rubéola, una enfermedad que puede causar múltiples defectos al nacer y hasta muerte fetal si es contraída por una mujer durante su embarazo.

En 2009, se registraron los últimos casos de la enfermedad en la región y a finales de abril de 2015, un comité internacional de expertos convocado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) verificó la eliminación de la rubéola y del síndrome de la rubéola congénita (SRC). Con esa declaración, estas enfermedades se convierten en la tercera y la cuarta en ser eliminadas de la región, después de la viruela en 1971 y de la polio en 1994.

A continuación, diez de las acciones tomadas por los ministerios de Salud de las Américas y la OPS que fueron esenciales para la eliminación.

1. Lograron un alto compromiso político y financiero

Political commitment

En 2003, reunidos en la OPS, los ministros de Salud de las Américas asumieron el compromiso de eliminar la rubéola y el síndrome de rubéola congénita de la región para 2010. Ese compromiso se obtuvo desde el nivel político nacional hasta el local, lo que permitió garantizar la implementación del plan de eliminación de ambas enfermedades elaborado por la OPS en 2004. Muchos presidentes también alzaron la bandera de la vacunación, entre ellos, el expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias Sánchez

2. Crearon alianzas estratégicas

rubella-alianzasLa realización de alianzas estratégicas en los países con sociedades científicas, iglesias, instituciones educativas y académicas, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad fue otro de los factores claves para alcanzar la meta de la eliminación de la rubéola. También lo fueron las alianzas promovidas por la OPS, oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, la Fundación de las Naciones Unidas y Unicef, entre otros, para recaudar fondos y apoyar la iniciativa de eliminación.

3. Introdujeron la vacuna contra la rubéola 

intro-vac-rubellaLa introducción de la vacuna triple viral (sarampión, paperas y rubéola) en los calendarios nacionales de vacunación marcó un punto de inflexión en la eliminación de la rubéola, al asegurar que las nuevas cohortes de recién nacidos estuvieran inmunizadas contra esta enfermedad. La vacuna, que es segura e inocua, se aplica en dos dosis: a los 12 meses y a los 18 meses. La OPS recomienda coberturas de vacunación de al menos el 95% en cada municipio de cada país para mantener a la región libre de estas enfermedades.

4. Realizaron campañas de vacunación masivas e indiscriminadas

rubella-campanasOtra de las estrategias desarrolladas para reducir a cero los casos de rubéola y del síndrome de rubéola congénita en las Américas fue la realización de campañas masivas de vacunación dirigidas a adolescentes y adultos, hombres y mujeres. Entre 1998 y 2008, aproximadamente 250 millones de adolescentes y adultos fueron vacunados en 32 países y territorios de la región. Gracias a estos esfuerzos, en febrero de 2009 se reportaron en Argentina y en Brasil los últimos casos endémicos de rubéola y del síndrome de la rubéola congénita.

5. Vacunaron en cárceles, mercados, estadios y autobuses

rubella-vac-carcelesAdemás de vacunar en los centros de salud y casa por casa, los trabajadores de la salud llevaron las vacunas a lugares no tradicionales. Se instalaron puestos de vacunación en escuelas, universidades, cuarteles y cárceles, terminales de metro, de autobuses, en lugares de trabajo, tiendas, ferias, mercados y centros comerciales. También en parques y en estadios —como el Maracaná, de Río de Janeiro-, así como durante conciertos y en la playa.

6. Llegaron a todos los rincones del hemisferio

rubella-vac-reaching-all-plEn un vehículo, a pie, a lomo de burro o a caballo, en bote o en una balsa, los trabajadores de la salud se comprometieron a llegar con la vacunación a la población más postergada. Recorrieron las zonas de frontera entre los países, entraron en lugares de difícil acceso geográfico, ingresaron en áreas urbanas poco seguras —como favelas-, y alcanzaron a las familias en comunidades indígenas y afrodescendientes.

7. Comunicaron y movilizaron a toda la sociedad

rubella-mobilizacion-socialDada la complejidad para captar a adolescentes y adultos, particularmente a los hombres, se implementaron tácticas novedosas de comunicación y movilización social. Deportistas, artistas y otras personalidades, prestaron su imagen para campañas de vacunación, las cuales tuvieron gran aceptación en la población masculina. Los medios masivos de comunicación, así como las instituciones religiosas contribuyeron a llevar los mensajes sobre las vacunas, a generar una demanda y a abrir las puertas a las brigadas de vacunación, en particular en las zonas rurales o aisladas.

8. Integraron la vigilancia de la rubéola a la del sarampión

A partir de mediados de 1998, los países empezaron a integrar la vigilancia de la rubéola con la del sarampión, para la detección y confirmación oportuna de casos. El fortalecimiento gradual de los sistemas de vigilancia del sarampión y la rubéola permitió realizar una investigación inmediata de los casos, implementar rápidamente medidas de respuesta, mejorar el seguimiento clínico y el manejo de los niños afectados.

9. Establecieron sistemas para vigilar el SRC

Los países establecieron un sistema para vigilar el síndrome de rubéola congénita con el fin de captar oportunamente los casos sospechosos, principalmente en el primer nivel de atención. Mientras en 1998, sólo el 13% de los países de las Américas reportaba casos de SRC, en 2003 ese número creció al 100%. La ejecución de una vigilancia de buena calidad permitió, además, fortalecer las capacidades para detectar condiciones congénitas y mejorar la atención perinatal integral.

10. Fortalecieron la capacidad de sus laboratorios

A medida que los países avanzaban en sus esfuerzos por eliminar la rubéola y el SRC, la documentación de la cepa endémica de esta enfermedad se volvió esencial para determinar la procedencia de los casos. Además, se fortaleció la capacidad de diagnóstico para confirmar por laboratorio los casos sospechosos de rubéola.


En 2013, la cobertura regional de la vacunación contra el sarampión y la rubéola fue del 92%. Mantener altas y homogéneas las coberturas de vacunación ha sido y seguirá siendo clave para que la región de las Américas continúe estando libre de rubéola y del síndrome de rubéola congénita.