Ruben Baler1La marihuana medicinal ha sido un tema destacado en el intenso debate sobre la revisión de las política de drogas tanto en la Región de las Américas como en el mundo. Los estudios demuestran que el uso de cannabis conlleva riesgos potenciales de efectos nocivos, en particular cuando es utilizado por los jóvenes, cuyo cerebro está en la etapa de desarrollo. Por otro lado, hay algunos avances en el uso de la marihuana medicinal. En Estados Unidos, han sido aceptados dos usos médicos de los cannabinoides (náuseas refractario y vómitos asociados a la quimioterapia, y para la pérdida de apetito en la anorexia de los pacientes de VIH/SIDA), y algunas revisiones mencionan posibles indicaciones de numerosos preparados de cannabis.

Debido al interés especial en este tema, y con el fin de discutir el papel de la regulación desde una perspectiva de salud pública, la OPS invitó al Dr. Ruben Baler, del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), a presentar la evidencia más reciente sobre la riesgos del uso de la marihuana y el posible uso médico de los derivados de cannabis sativa, en un seminario organizado con motivo del Día Internacional contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

Las conclusiones fueron:

  • La marihuana fumada no ofrece beneficios médicos
  • Es necesario evaluar las indicaciones, eficacia y riesgos del uso de CB utilizado con fines médicos
  • Es necesario aprovechar los conocimientos sobre el sistema encocannabinoide con el fin de crear mejores medicamentos para el dolor, el autismo y la esquizofrenia
  • Las directrices y reglamentos deben estar basados en la evidencia y debe priorizarse la protección de las poblaciones vulnerables

Presentación:

Grabaciones:

Video: