Desde 2010, la lucha contra la tuberculosis se ha desacelerado en la región y la rápida urbanización ha creado focos nuevos de pobreza que favorecen la aparición de la enfermedad.

Washington, D.C., 30 de septiembre de 2015 (OPS/OMS) — Tras estar de acuerdo en que el momento es ahora para aprovechar una década de avances contra la tuberculosis en las Américas, autoridades de salud de la región acordaron hoy a acelerar aún más sus esfuerzos contra la enfermedad.

El Plan de Acción para la Prevención y el Control de la Tuberculosis, aprobado por el 54o Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), compromete a la región a reducir la tasa de muertes por tuberculosis en al menos un 24% para 2019. Para lograr esta meta, el plan estipula intensificar la atención centrada en el paciente, aumentar la investigación sobre prevención y control de la tuberculosis, movilizar nuevos fondos para las iniciativas contra la tuberculosis y asegurar que tanto las comunidades como diferentes sectores participen en estos esfuerzos.

El plan refleja y apoya las metas fijadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el año pasado en su nueva estrategia después de 2015 para poner fin a la tuberculosis. Esta estrategia busca alcanzar grandes reducciones en materia de tuberculosis para 2035, a fin de allanar el camino hacia la eliminación de la enfermedad como problema de salud mundial para 2050.

"Acabar con la epidemia de tuberculosis exigirá políticas innovadoras y sistemas de salud que brinden apoyo en el contexto de la cobertura universal de salud, para asegurar así que a nadie le falte acceso al diagnóstico temprano o al tratamiento necesario", dijo Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Análisis de Salud de la OPS/OMS. "Este plan aporta a los países las Américas la orientación que necesitan para alcanzar esta meta", añadió.

Los países de las Américas han logrado verdaderos avances en reducir la carga de la tuberculosis en las últimas dos décadas, pero esta enfermedad continúa siendo una de las principales causas de mortalidad por infecciones en este continente, junto con la infección por el VIH/sida. Algunas de los desafíos especiales en la lucha contra la tuberculosis pasan por el crecimiento rápido de las ciudades y los barrios pobres, el aumento de las enfermedades no transmisibles, en particular de la diabetes, y el aumento de la tuberculosis multirresistente y de las coinfecciones por tuberculosis y VIH.

La tuberculosis es una infección bacteriana que se encuentra con mayor frecuencia en los pulmones y que puede propagarse a través de los ganglios linfáticos y el torrente sanguíneo a cualquier órgano en el cuerpo. Se transmite de una persona a otra a través del aire, generalmente por la tos o los estornudos. La tuberculosis puede curarse y prevenirse.

Desde 2000, se han salvado más de 37 millones vidas en todo el mundo gracias a diagnósticos y tratamientos eficaces. En las Américas, la incidencia de tuberculosis disminuyó en 48,2% y las defunciones bajaron en 68% entre 1990 y 2013, en gran parte por la aplicación por los Estados Miembros de las medidas de salud pública promovidas por la OPS/OMS.

Pero este progreso se está desacelerando. Algunos de los factores que han complicado los esfuerzos para controlar la enfermedad pasan por el crecimiento rápido de los asentamientos caracterizados por el hacinamiento, servicios deficientes de agua y saneamiento, y poco acceso a la atención de salud. En 2013, los países de las Américas notificaron 220.510 casos de tuberculosis, principalmente en las poblaciones urbanas vulnerables. Del total de los casos notificados, 95% correspondió a mayores de 15 años, 63% fueron hombres y 31% desconocían su estado con respecto a la infección por el VIH. Sin embargo, los datos para 2013 también indican que más de 65.000 infecciones de tuberculosis y la mitad de los casos de tuberculosis multirresistente no se diagnosticaron ni se notificaron. Uno de cada cuatro casos no fue tratado con éxito. La amplia mayoría de los casos se concentraba en cuatro países: Brasil, Haití, México y Perú.

##

El Consejo Directivo de la OPS reúne a los ministros de Salud y a los delegados de alto nivel de los países miembros de la OPS/OMS en Washington, D.C., Estados Unidos, con el fin de debatir y analizar políticas de salud, y fijar las prioridades de los programas de cooperación técnica de la OPS, y la colaboración en salud pública a nivel regional.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) trabaja con los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de la vida de su población. Fundada en 1902, es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Actúa como la oficina regional para las Américas de la OMS y es la agencia especializada en salud del sistema interamericano.

Enlaces

Consejo Directivo 54º de la OPS
Documentos del Consejo Directivo 54º de la OPS
Cuerpos Directivos de la OPS
https://twitter.com/opsoms #OPSCD54