Washington, D.C. 30 de septiembre de 2015 (OPS/OMS) — Ministros y altas autoridades de Salud de las Américas adoptaron una serie de planes y estrategias para extender los beneficios de la vacunación, reducir muertes y enfermedad por hepatitis, acelerar el combate contra la tuberculosis y fortalecer las leyes relacionadas con la salud, en el marco del 54º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Extender los beneficios de las vacunas

Sobre la base de décadas de altas tasas de vacunación y de adelantos recientes en la introducción de nuevas vacunas, los ministros de salud de las Américas se comprometieron a ampliar los beneficios plenos de la inmunización para todos hacia 2020.

El Plan de Acción sobre Inmunización procura proteger los logros históricos como la eliminación de la viruela, la poliomielitis y la rubéola, al tiempo que aborda un aumento reciente en las brechas en la cobertura de vacunación y emprende nuevas metas de inmunización.

Los países buscarán fortalecer los programas de vacunación mediante la creación de marcos legislativos, el establecimiento de comités consultivos técnicos, la formulación de planes de acción y la continuación de la celebración anual de la Semana de la Vacunación en las Américas.

En 2014, 32 países de las Américas habían introducido vacunas nuevas, como las vacunas contra el rotavirus, el neumococo y el virus del papiloma humano (VPH) que protege contra el cáncer cervicouterino. Con el nuevo plan, los países seguirán analizando la evidencia científica disponible, en particular con respecto a la costo-efectividad, para fundamentar sus decisiones sobre la introducción y para asegurarse que las vacunas recién introducidas sean sostenibles en el tiempo.

El Fondo Rotatorio de la OPS para la Compra de Vacunas ayudará a asegurar que los países tengan acceso constante a vacunas y a otros insumos de buena calidad y a precios asequibles.

— Leer más sobre extender los beneficios de las vacunas

Reducir la carga de las hepatitis virales

Los ministros de Salud aprobaron también una serie de medidas para prevenir y controlar la infección por las hepatitis virales, haciendo hincapié en las hepatitis B y C, que afectan a alrededor de 20 millones de personas de la región.

A nivel mundial, las hepatitis B y C juntas ocasionan cerca del 80% de todas las defunciones por cáncer hepático, lo que equivale a casi 1,4 millones de vidas perdidas cada año. Sin tratamiento, el cual es particularmente efectivo para la hepatitis C, gran parte de los 20 millones de personas de la región que se estima tienen hepatitis B o C padecerán otros trastornos de salud, como la cirrosis y el cáncer hepático.

El nuevo plan regional 2016-2019 establece las líneas de acción para reducir la enfermedad, las discapacidades y las defunciones causadas por las hepatitis, y allana el camino para eliminar las hepatitis B y C como problemas de salud pública en la región para el 2030.

Entre otras acciones, propone que los países formulen planes nacionales, extiendan la vacunación contra la hepatitis B a todos los niños menores de un año y a grupos de población de alto riesgo y vulnerables; lleven a cabo campañas de información y busquen opciones para ampliar el acceso a los medicamentos.

— Leer más sobre reducir la carga de las hepatitis virales

Acelerar el combate contra la tuberculosis

Autoridades de salud de la región acordaron reducir la tasa de muertes por tuberculosis en al menos un 24% para 2019. Para lograr esta meta, el plan estipula intensificar la atención centrada en el paciente, aumentar la investigación sobre prevención y control de la tuberculosis, movilizar nuevos fondos para las iniciativas contra la tuberculosis y asegurar que tanto las comunidades como diferentes sectores participen en estos esfuerzos.

El plan refleja y apoya las metas fijadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el año pasado en su nueva estrategia después de 2015 para poner fin a la tuberculosis. Esta estrategia busca alcanzar grandes reducciones en materia de tuberculosis para 2035, a fin de allanar el camino hacia la eliminación de la enfermedad como problema de salud mundial para 2050.

Los países de las Américas han logrado verdaderos avances en reducir la carga de la tuberculosis en las últimas dos décadas, pero esta enfermedad continúa siendo una de las principales causas de mortalidad por infecciones en este continente, junto con la infección por el VIH/sida. Algunas de los desafíos especiales en la lucha contra la tuberculosis pasan por el crecimiento rápido de las ciudades y los barrios pobres, el aumento de las enfermedades no transmisibles, en particular de la diabetes, y el incremento de la tuberculosis multirresistente y de las coinfecciones por tuberculosis y VIH.

Desde 2000, se han salvado más de 37 millones vidas en todo el mundo gracias a diagnósticos y tratamientos eficaces. En las Américas, la incidencia de tuberculosis disminuyó en 48,2% y las defunciones bajaron en 68% entre 1990 y 2013, en gran parte por la aplicación por los países de las medidas de salud pública promovidas por la OPS/OMS.

— Leer más sobre acelerar el combate contra la tuberculosis

Fortalecer las leyes y regulaciones relacionadas con la salud

Como constancia del reconocimiento cada vez mayor de la función de la legislación y los marcos regulatorios en la protección y promoción de la salud pública, autoridades de salud de las Américas instaron a la OPS a cooperar con los países para ampliar y fortalecer sus marcos jurídicos nacionales relacionados con la salud.

El llamamiento a la cooperación técnica de la OPS forma parte de una nueva Estrategia sobre legislación relacionada con la salud. La estrategia se basa en las experiencias de los países del continente americano en el empleo de leyes y regulaciones para promover el derecho de todos al goce del grado máximo de salud que se pueda lograr ("el derecho a la salud") y las condiciones necesarias para la buena salud.

Actualmente, el derecho a la salud se consagra en 20 de 35 constituciones de los Estados Miembros de la OPS. A partir de este principio, algunos países han introducido reformas jurídicas para promover los derechos humanos particularmente relacionados con la salud, como el acceso a servicios de salud, el seguro de salud, y productos y beneficios médicos, por ejemplo, vacunas y medicamentos esenciales, así como el derecho a la salud y otros derechos humanos afines en el contexto de la diversidad cultural, racial y étnica, la medicina tradicional, el suministro de agua potable y el saneamiento, y la nutrición.

Para fortalecer y ampliar esta clase de esfuerzos, la nueva estrategia insta a la OPS a prestar asesoramiento técnico, según corresponda, a los países que soliciten ayuda para emplear su poder legislativo y reglamentario eficazmente y para alinear sus leyes y regulaciones relacionadas con la salud con las normas internacionales más estrictas.

— Leer más sobre fortalecer las leyes y regulaciones relacionadas con la salud

Continuan los debates sobre otros temas prioritarios

Durante esta semana, los ministros de Salud considerarán otra serie de temas clave para la salud de la población de las Américas, como la creciente resistencia a los antimicrobianos, las altas tasas de demencia entre los adultos mayores, y el abordaje de la violencia contra la mujer desde el sector de la salud.

Enlaces

Consejo Directivo 54º de la OPS
Documentos del Consejo Directivo 54º de la OPS
Cuerpos Directivos de la OPS
https://twitter.com/opsoms #OPSCD54