Washington, D.C., 2 de octubre de 2015 (OPS/OMS) - En los dos últimos años, un número creciente de países de las Américas han aprobado restricciones legales a la publicidad, patrocinio y venta de productos del tabaco, según un informe de progreso presentado en las reuniones de funcionarios de salud de alto nivel de toda la región, celebradas esta semana.

El resumen acerca de las iniciativas de control del tabaco emprendidas desde 2013 fue el tema de uno de varios informes de progreso presentados en el 54o Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que esta semana se reunió en Washington, D.C.

Los informes exponen asimismo la situación actual de las actividades llevadas a cabo para mejorar la salud bucodental, la seguridad vial y prevenir la incidencia del dengue en toda la Región y de la enfermedad renal crónica en Centroamérica.

Control del tabaco

El número de Estados Partes en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT) aumentó a 30 en la región, luego de que El Salvador lo ratificara en octubre de 2014. En los dos últimos años, el progreso ha sido lento. Una nueva ronda de la Encuesta Mundial de tabaquismo en jóvenes se realizó en siete países y está en preparación en otros cuatro.

Aunque desde 2013 ningún país de las Américas ha aprobado nuevas leyes para promover los ambientes libres de humo de tabaco, varios de ellos han logrado avances en el control del tabaquismo a través de medidas económicas, señaló el informe.

Chile, Dominica, Granada, Honduras y Venezuela han aumentado los impuestos a los productos de tabaco. Jamaica, Surinam, y Trinidad y Tabago instituyeron mandatos legales acerca de la colocación de advertencias gráficas relativas a la salud en los productos de tabaco. Además, Uruguay se sumó a Brasil, Colombia, Panamá y Surinam, los cuatro países que habían aprobado una prohibición total de la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.

El informe recomienda que los países de las Américas continúen haciendo esfuerzos para controlar el consumo de tabaco, con la meta de reducir su uso en un 30% para 2025.

Dos de los seis Estados Partes que ha ratificado el nuevo Protocolo sobre Comercio Ilícito de Productos de Tabaco son de la región (Nicaragua y Uruguay).

Puede encontrar más información sobre control del tabaco

Salud bucodental

los países de la región han logrado importantes progresos en la reducción de la caries dental desde 2006, cuando se aprobó el Plan regional decenal sobre salud bucodental para las Américas de diez años, indicó el informe de progreso sobre el tema.

El aumento de la integración del tratamiento para la salud bucodental en los entornos de atención primaria de salud y el progreso de los programas de fluoración han reducido la prevalencia de las caries dentales entre 35% y 85% en las Américas desde 2006. En 34 Estados Miembros, las personas de 12 años tenían menos de tres caries en promedio.

El informe propone que se sigan ampliando los programas exitosos de fluoración, así como trabajar para cambiar la actitud generalizada de que la salud bucodental no es tan fundamental como la atención de la salud general; y mejorar las respuestas de los gobiernos ante el aumento del cáncer de la cavidad bucal asociado con el virus de los papilomas humanos (VPH).

Puede encontrarse más información sobre salud bucodental

Seguridad vial

Desde 2011, los países de las Américas han avanzado mucho para lograr que sus calles y carreteras sean más seguras, pero todavía queda mucho por hacer, señala el informe de progreso sobre este tema.

De los 35 Estados Miembros de la OPS, más de la mitad (27), tienen un organismo con financiamiento adecuado responsable de la promoción de la seguridad vial en todos sus sentidos.

El número de países que ordena el uso de cinturones de seguridad ha subido de 20 a 32. Los países que han hecho obligatorio el uso del casco para pasajeros de motocicletas han aumentado a 30, desde 12 en el mismo período. El número de países que prohíben conducir vehículos automotores con una concentración de alcohol en la sangre superior a 0,05%, pasó de 10 a 15.

Pese a estos logros, en el informe se expone la necesidad urgente de que muchos países de la región mejoren la recopilación de datos acerca de las lesiones relacionadas con el tránsito, de que se avance más en el establecimiento de medidas de seguridad uniformes para compartir las vías con los peatones y los ciclistas. Así como de aumentar el financiamiento y la autoridad asignada a las iniciativas gubernamentales para velar por el cumplimiento de las leyes y las medidas sobre la seguridad vial.

Puede encontrarse más información sobre seguridad vial

Prevención y control del dengue

El dengue, una enfermedad tropical vírica debilitante, transmitida por los mosquitos, sigue siendo un urgente reto para la salud pública en las Américas, pese a los progresos logrados para detener y mitigar la repercusión de la epidemia, según un informe sobre el control y la prevención de la enfermedad presentado a los ministros de salud esta semana.

En el informe se indica que la incidencia del dengue en las Américas ha aumentado 30 veces en los últimos cincuenta años, ya que, entre 2000 y 2014, se registraron más de 14,2 millones de casos. En 2013 la carga de morbilidad por el dengue fue la más alta registrada alguna vez, cuando ocurrió la mayor epidemia en la historia de la región, con un total de 2,3 millones de casos, 37.898 casos graves y 1.318 defunciones.

Aunque la incidencia de la enfermedad es preocupante por ser tan elevada, el número de casos graves de dengue ha bajado en los últimos cinco años, ya que los sistemas de salud adoptaron nuevas directrices clínicas para su atención y en toda la región se estableció una red moderna de laboratorios para diagnosticar la enfermedad En el informe se indica que, entre 2011 y 2014 se evitaron cerca de 3.300 defunciones por esta enfermedad.

Sin embargo, se necesitan más avances, señala el informe. Se debe mejorar la atención médica para las comunidades rurales y más marginadas de la región, así como continuar con el desarrollo de una vacuna contra el dengue y otras tecnologías para controlar la enfermedad. Asimismo, debido a que el analfabetismo, el saneamiento deficiente y la dificultad del acceso al agua potable limpia y la pobreza en general son todos factores vinculados a la elevada incidencia y la transmisión de la enfermedad, se necesitará una respuesta social integrada entre el gobierno y el sector privado para promover políticas públicas encaminadas a derrotar la enfermedad.

Puede encontrarse más información sobre prevención y control del dengue

Enfermedad renal crónica en las comunidades agrícolas en Centroamérica

En los dos últimos años, los sistemas de salud pública han logrado algunos avances iniciales en la cuantificación y comprensión en el aumento de la enfermedad renal crónica, que ocurrió en las últimas dos décadas en Centroamérica. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer, señala en un informe presentado en el Consejo Directivo de la OPS.

El brote letal, centrado en las comunidades agrícolas, no se vincula con las causas más frecuentes de la enfermedad renal crónica, como son la diabetes y la hipertensión. Aunque su causa específica no se conoce todavía, varios científicos, junto con la OPS y los sistemas de salud pública de toda la región, creen que tiene relación con riesgos ocupacionales, quizás incluso con el uso de plaguicidas.

Los países centroamericanos han adoptado medidas para limitar el uso de los plaguicidas.  En El Salvador, los legisladores han prohibido el uso de 53 principios activos sumamente tóxicos en los plaguicidas que se habían utilizado ampliamente. Guatemala ha aprobado nuevos reglamentos para la salud y seguridad ocupacionales y está trabajando para modificar sus reglamentos acerca de los plaguicidas domésticos. Además, en toda Centroamérica, los sistemas de salud pública han mejorado la atención primaria para las personas afectadas por la enfermedad renal crónica. El acceso a los trasplantes renales y la cobertura de esos tratamientos han mejorado de forma generalizada.

Sin embargo, para lograr verdaderos avances contra la enfermedad, se necesitan otras medidas. En el informe se propone la cooperación regional en la investigación sobre la enfermedad y en la recopilación de datos sobre sus efectos. Dado que el costo del tratamiento es muy elevado, se sugiere que se estudie la negociación de mejores precios para los medicamentos y los tratamientos pertinentes.

Los ministros de salud también recibieron un informe sobre la incorporación de la tecnología sanitaria en los sistemas nacionales de salud y un examen del trabajo llevado a cabo por los centros especializados de la OPS, uno dedicado al estudio de la fiebre aftosa y otro, el Centro Latinoamericano y del Caribe para Información en Ciencias de la Salud, que canaliza la cooperación científica y técnica a los países miembros.

Puede encontrarse más información sobre enfermedad renal crónica en las comunidades agrícolas en Centroamérica