Washington, D.C., 7 de abril de 2016 (OPS/OMS) — La infección por el virus del Zika ha resultado en una epidemia inusual a lo largo de las Américas que ha sido asociada a casos de microcefalia. Se ha declarado a este brote como una emergencia internacional de salud. Ahora los países de la región deben aplicar de manera urgente las lecciones aprendidas durante el ébola, dijo la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, en una presentación, el 5 de abril, a los embajadores y otros delegados de la Organización de Estados Americanos (OEA). Los países deben invertir los recursos financieros y humanos necesarios para asegurar sistemas de salud fuertes y equitativos que puedan responder efectivamente al zika y a otros futuros brotes.

"Pidan a sus gobiernos que aseguren que todas las personas tengan acceso a y estén cubiertos por, un sistema de salud bien financiado y bien organizado, que les ofrezca servicios de calidad e integrales, que esté basado en un enfoque de atención primaria, y que es lo suficientemente resiliente como para resistir los potenciales embates que pueden resultar de las emergencias de salud, epidemias de gran escala y desastres", afirmó Etienne a los delegados de la OEA. "Esto es un pre-requisito fundamental para una respuesta eficiente y efectiva ante cualquier emergencia de salud ahora y en el futuro, y podría generar una multiplicidad de beneficios tanto sociales y económicos, como en la salud", añadió.

 

Etienne presentó el Informe Anual de la Directora de la OPS de 2015. Este informe describe la cooperación técnica en salud que la organización brindó a sus países miembros, entre mitad de 2014 y mitad de 2015. Esta cooperación incluyó el apoyo a los países para responder a la amenaza del ébola, a través de evaluaciones técnicas de su preparación ante la posibilidad de que se introdujera un caso importado de África Occidental.

"Nuestras evaluaciones sobre la preparación expusieron desafíos de distintos grados en la mayoría de los sistemas de salud", dijo Etienne. "Desafortunadamente hoy estamos en el medio de un nuevo brote de una enfermedad infecciosa que es particularmente desafiante y que demanda que todos los Estados Miembros actúen de manera expedita en implementar esas intervenciones y cambios requeridos, sobre la base de lecciones aprendidas previamente", indicó.

Más recientemente, la OPS ha estado trabajando con sus países miembros para responder al zika, un virus que causa una enfermedad leve en la mayoría de las personas infectadas, pero cuya propagación en las Américas ha coincidido con un alarmante aumento de casos de microcefalia (cabeza inusualmente pequeña) en recién nacidos en áreas donde el virus está circulando. El zika también ha sido asociado con un aumento de casos de una seria complicación neurológica llamada Síndrome de Guillian Barré (SGB).

Para apoyar la respuesta de los países, la OPS ha movilizado misiones multidisciplinarias de expertos a los países, ha organizado reuniones internacionales de investigadores y otros expertos, y ha brindado guía y consejos técnicos, así como entrenamientos en áreas como el control de vectores, la comunicación de riesgo y el manejo clínico de zika, microcefalia y SGB.

La OPS también ha asistido a los países en la compra de suministros de laboratorio, en la promoción de una agenda de investigación, incluyendo el desarrollo de métodos de diagnóstico sensitivos rápidos y vacunas, en la convocatoria de reuniones de expertos internacionales incluyendo otras agencias de Naciones Unidas, y la movilización de recursos para la epidemia de donantes y socios. Etienne dijo a los delegados de la OEA, sin embargo, que una respuesta efectiva al zika también requiere que se involucren otros sectores además de la salud.

"Los convoco a decirles a sus gobiernos que la situación es serio y que una efectiva respuesta a esta epidemia no es únicamente la responsabilidad de los ministros de salud nacionales solamente", dijo Etienne. "Todo el gobierno debe estar involucrado, incluyendo los ministerios responsables de asuntos domésticos, agua y saneamiento, educación, desarrollo social y finanzas, al igual que los gobiernos provinciales y locales. Esta respuesta multisectorial debe incluir al sector privado, a grupos comunitarios, barrios, asociaciones, escuelas e iglesias. De otra manera, no podremos detener esta epidemia de manera efectiva", indicó.

Logros regionales en la salud

El informe anual de la Directora de la OPS también destaca varios logros importantes en salud alcanzados por la región de las Américas entre 2014 y 2015. La región se convirtió en la primera del mundo en eliminar la rubéola y el síndrome de rubéola congénito; Ecuador es el segundo país del mundo (después de Colombia) en eliminar la oncocercosis ("ceguera de los ríos"); Nicaragua y Uruguay se convirtieron en los primeros países en ratificar el Protocolo de la OMS para Eliminar el Comercio Ilícito de Productos de Tabaco; y los países miembros de la OPS adoptaron de manera unánime a fines de 2014, una Estrategia regional para el Acceso Universal y la Cobertura Universal de Salud.

Nueva alianza por ODS

Etienne también anunció que la OPS y la OEA están trabajando juntos para crear una alianza con el objetivo de coordinar esfuerzos para avanzar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en las Américas. "Se espera que haya un lanzamiento formal pronto, ya que un equipo de trabajo ha hecho ya un documento para guiar las acciones conjuntas y facilitar la cooperación", señaló Etienne. Otras agencias internacionales serán invitadas a participar en esta iniciativa interamericana.

Como agencia especializada de salud del sistema interamericano, la OPS presenta su informe anual cada año a la OEA.

Enlaces

Informe Annual de la Directora 2015

OPS/Zika