¿Qué pueden las regiones de la OMS aprender del programa de inmunización de la OPS? Tres asesores externos comparten sus opiniones

Los doctores Alejandro Cravioto, Noni MacDonald y Kate O'Brien elogiaron las estrategias de la OPS para la eliminación de enfermedades y enumeraron siete lecciones que otras regiones de la OMS pueden aprender de la OPS.

Debemos reconocerlo: la OPS se siente orgullosa de los innumerables logros de su programa de inmunización. Es una de las áreas de trabajo más conocidas de la Organización. Los Estados Miembros lo elogian constantemente y siempre manifiestan su apoyo.

Sin embargo, hay preguntas muy válidas. ¿Las personas ajenas a la OPS comparten esta apreciación? Considerando que la realidad de otras regiones de la OMS es diferente, ¿pueden beneficiarse de las iniciativas de la OPS y de las lecciones aprendidas?

Planteamos estas y otras preguntas a los doctores Alejandro Cravioto, Noni MacDonald, y Kate O'Brien, miembros del Grupo de Expertos de la OMS en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización* (SAGE, por su sigla en inglés) que visitaron la OPS en febrero para conocer nuestro programa de inmunización.

Dr. Alejandro Cravioto
Dr. Alejandro Cravioto
Dr. Noni E. MacDonald
Dra. Noni MacDonald
Dr. Katherine O'Brien
Dra. Katherine O'Brien

¿Cómo encaja el programa de inmunización de la OPS en el contexto más amplio de las regiones de la OMS?

Los países de la Región de las Américas siempre han considerado los programas de inmunización como parte integrante de sus sistemas de salud y no como programas separados que se han agregado a dichos sistemas. Esto permite mejorar la eficacia y el financiamiento de los programas de inmunización. La OPS siempre ha tenido una gran presencia y un sólido liderazgo en la Región y ha ayudado a desarrollar mejores sistemas de salud, que incluyen mejores programas de inmunización.

La OPS tiene una larga trayectoria, que precede a la de la OMS y supera la de cualquiera de las demás regiones de la OMS. Su repercusión se centra en que tiene muchas relaciones de larga data en los países en el campo de la inmunización. Estas tradiciones de países que colaboran en programas de inmunización y comparten lecciones aprendidas han creado confianza en la OPS y en los países.

En contraposición a otras regiones, la OPS ha tenido menos crisis humanitarias masivas recientes o actuales que, de otro modo, pudieran repercutir en los programas nacionales de inmunización. Cuando han ocurrido, muchos países de la Región han intervenido con ayuda, por ejemplo, como sucedió tras el terremoto de Haití.

Las necesidades de los países pequeños de la Región en materia de apoyo a los programas de inmunización, que muy menudo han aquejado a otras oficinas regionales de la OMS, no parecen ser un problema en la OPS, salvo en el caso de Haití.

Siglas mencionadas en este artículo
CAPI - Comités Asesores sobre Prácticas de Inmunización
Gavi - La Alianza para las Vacunas
GNN - Red Mundial de CAPI
PAI  - Programa Ampliado de Inmunización
GTA - Grupo Técnico Asesor sobre enfermedades prevenibles por vacunación
SAGE - Grupo de Expertos de la OMS en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización

¿Cómo describirían el Programa Ampliado de Inmunización (PAI) en la Región de las Américas?

La OPS presenta un conjunto interesante de países de ingresos altos, medianos y bajos (unos pocos de estos últimos). Los programas del PAI cuentan con buen apoyo de los gobiernos locales y en la Región prevalece un sentido de cooperación. La OPS tiene una larga historia de innovación. El Fondo Rotatorio de larga data es un excelente ejemplo de la forma en que los países que trabajan juntos para comprar vacunas han beneficiado el desarrollo de programas de inmunización para todos, puesto que el acceso a vacunas asequibles es un elemento fundamental para el éxito del PAI. Esto es particularmente importante para los países pequeños que, por cuenta propia, no tienen ningún poder para conseguir precios favorables porque su poder adquisitivo sería limitado. La transparencia de este proceso es clave y digna de encomio.

La OPS ha formulado estrategias fructíferas para la erradicación y eliminación de las enfermedades prevenibles por vacunación como la viruela, la poliomielitis y, más recientemente, el sarampión y la rubéola, que han sido innovadoras y se han usado en otros lugares con el transcurso del tiempo para lograr beneficios similares. Este espíritu de colaboración con respecto a la inmunización llevó a la erradicación de la poliomielitis en esta Región mucho antes que en otras. El programa de inmunización de rutina, las campañas focalizadas y de barrido y los "Días de Tranquilidad" han proporcionado un modelo para otras regiones. No es sorprendente que la OPS haya sido la primera Región en ser declarada libre del sarampión y de la rubéola.

La OPS también ha trabajado con ahínco para alentar a los países a recopilar datos de calidad sobre la inmunización y las enfermedades prevenibles por vacunación y luego ha demostrado cómo puede usarse esta clase de información para diseñar y apoyar intervenciones para mejorar la captación. El uso de la herramienta de ProVac y la institución de sólidos Comités Nacionales Técnicos Asesores de Inmunización (NITAG) en los países de América Latina y del Caribe son ejemplos de cómo los países miembros de la OPS apoyan las decisiones basadas en la evidencia referentes a políticas de inmunización. Cabe señalar que la OPS es la única Región en la cual varios países pequeños tienen sistemas de información de salud plenamente integrados y centrados en los pacientes (Barbados, Belice, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas), lo cual simplifica la vigilancia de las enfermedades y la evaluación de la captación de vacunas a un costo relativamente módico.

En su opinión, ¿qué lecciones aprendidas puede compartir la OPS con otras regiones?

  1. El Fondo Rotatorio
  2. Cómo apoyar a los países pequeños
  3. Uso compartido de programas y las lecciones aprendidas entre los países.
  4. Éxito y elementos facilitadores del programa de inmunización materna.
  5. Esfuerzos para optimizar la calidad y el análisis de los datos.
  6. La Semana de Vacunación en las Américas.
  7. La importancia de los programas de vigilancia de enfermedades para observar la repercusión del programa de inmunización.

En su opinión, en lo sucesivo, ¿cuáles serán los principales retos y oportunidades en materia de política en los niveles mundial y regional?

Para controlar verdaderamente las enfermedades prevenibles por vacunación, sin que quede rezagado ningún país ni ninguna persona, se debe pensar a escala mundial.

A medida que los países "se gradúan" de la Gavi, para muchos es difícil seguir adelante, por lo que es necesario explorar más a fondo cómo les va a los países de ingresos medianos y bajos y compartir las lecciones aprendidas en las regiones.

La Web 2.0 (formada por internet y las redes sociales) ha modificado el panorama de intercambio de información y creado sentimientos en contra de las vacunas en públicos nuevas. Es preciso trabajar más para ampliar y mejorar la resiliencia de los programas de inmunización ante la retórica en contra de las vacunas que existe en diferentes contextos. De igual manera, se necesita prestar más atención a las mejores prácticas sobre la manera de recobrar la confianza, por ejemplo, en Colombia y con la vacuna contra el VPH.

Con medidas como una evaluación más rápida de la causalidad de los efectos adversos graves posteriores a la vacunación, seguida de un mejor uso compartido de los resultados de una manera fácilmente comprensible, se podría ayudar a mitigar las preocupaciones por la inocuidad de las vacunas y aumentar la confianza.

Se necesitan esfuerzos diligentes para fomentar el apoyo a las vacunas y ampliar la capacidad de los progenitores y adultos para hacer una evaluación crítica de la información, quizás también con medidas para contrarrestar los sentimientos en contra de las vacunas.

¿Cómo se podrían fortalecer los nexos entre los grupos de consulta en materia de inmunización en diferentes niveles?

Crear vínculos más estrechos entre la OPS y los miembros del SAGE de la Región de las Américas. Las visitas regulares de los miembros del SAGE a la OPS (por ejemplo, anualmente) serían mutuamente beneficiosas. A los miembros del SAGE de la Región de las Américas también podría brindárseles la oportunidad de asistir las reuniones del Grupo Técnico Asesor sobre Enfermedades Prevenibles por Vacunación (GTA) anualmente.

Fomentar las deliberaciones sobre los elementos facilitadores y los obstáculos de un programa de inmunización de calidad, en particular referentes a comunicación, subgrupos, inocuidad de las vacunas y educación al respecto, por ejemplo, quizás una mayor presencia o participación de los países miembros de la OPS en la Red Mundial de CAPI (GNN por su sigla en inglés).

Sería beneficioso hacer que la OPS comprendiera la formulación de la agenda y de las recomendaciones del SAGE y fortalecer los vínculos entre los temas del GTA y los nuevos asuntos surgidos, de modo que se pudiera informar al respecto a los miembros del SAGE de la Región de las Américas y llevarlos hasta la Secretaría del SAGE. Todos se beneficiarían al evaluar la capacidad que tienen o no los países miembros de la OPS de llevar a la práctica estas recomendaciones a nivel regional.

-----
(*) Sitio web de miembros del Grupo de Expertos de la OMS en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización (SAGE, en inglés)

Autor: Paulo Lyra, AM/SII, OPS/OMS
Edición: Octavia Silva, FGL/IM, OPS/OMS