Influir en las políticas de sectores como el de la agricultura, la producción de alimentos, los impuestos y el desarrollo urbano puede generar beneficios para la salud más fácilmente que intervenir solamente en la política sanitaria

Montevideo, Uruguay, 18 de octubre de 2017 (OPS-OMS)- Las Américas presenta los niveles más altos de sobrepeso y obesidad del mundo, y los niveles más bajos de actividad física. Estos factores elevan el riesgo de padecer una enfermedad no transmisible (ENT), la principal causa de muerte en la región. Para revertir esta tendencia y salvar vidas, es necesario que todos los sectores de gobierno, como agricultura, comercio y desarrollo urbano, impulsen políticas públicas coherentes que faciliten ambientes para que la opción saludable sea la más fácil de tomar. 

Así lo afirmó la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, durante la apertura de la Conferencia Mundial de la OMS sobre las Enfermedades No Transmisibles (ENT), que se desarrolla en Montevideo, Uruguay, hasta el 20 de octubre. 

ops-etienne-apertura-conf-ent-uru-1000px

Promover la coherencia normativa -en todos los sectores, a todos los niveles y con la participación de todos los agentes- puede generar beneficios para la salud más fácilmente que intervenir solamente en la política sanitaria.¨Muchos de los factores que conducen a estas enfermedades están fuera del sistema de salud, y las soluciones solo pueden encontrarse en colaboraciones multisectoriales y enfoques basados en la inclusión de la salud en todas las políticas de gobierno¨, afirmó Etienne. 

En las Américas, las enfermedades no transmisibles, principalmente las cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas, representan alrededor del 80% de todas las muertes, 35% de las cuales ocurren prematuramente en personas de 30 a 70 años. Por la magnitud del problema, los países del mundo se comprometieron a reducir en un tercio su mortalidad prematura para 2030, para lo cual urge tomar más acciones para abordar estas enfermedades y sus principales factores de riesgo: el consumo de tabaco, la dieta malsana, la inactividad física y el uso abusivo de alcohol. 

Entre las soluciones para reducir la carga de las ENT figuran la prohibición de la publicidad y el aumento de los impuestos para reducir la exposición al tabaco y a las dietas malsanas, y facilitar el acceso a los servicios esenciales de salud a todas las personas para así protegerlas de estas enfermedades. 

La Directora de la OPS destacó los avances de la región en el establecimiento de políticas para controlar los factores de riesgo de las ENT, como la aplicación de las medidas del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, y felicitó al Uruguay y al presidente Tabaré Vásquez por haber hecho frente a la industria tabacalera, estableciendo el derecho soberano de los países a legislar para proteger la salud de sus ciudadanos. "Esto no solo sienta un fuerte precedente para el tabaco, sino que ayudará con otros productos que son dañinos para la salud", consideró Etienne. 

Etienne, quien es además Directora Regional para las Américas de la OMS, también subrayó la necesidad de asegurar la prevención y la atención a aquellos en riesgo o que viven con una ENT. Sostuvo que brindar acceso y cobertura universal de salud, con calidad, sin generar dificultades financieras y enfocada en las necesidades de la población más vulnerable, "puede tener un tremendo impacto en las enfermedades no transmisibles y salvar vidas". 

Los ministros de Salud de las Américas aprobaron en 2016 en la OPS una resolución para que la salud sea universal en la región y varios países ya han avanzado en ese camino. Chile ha expandido el acceso al diagnóstico y tratamiento del cáncer, y México, Jamaica y Brasil han asegurado el acceso igualitario al diagnóstico y tratamiento para las principales ENT. Estas medidas ilustran la posibilidad real de integrar los servicios de enfermedades crónicas en la atención primaria de salud, asegurando la referencia para el diagnóstico y tratamiento, y que el costo asociado con la atención no sea un impedimento para el acceso a la misma, indicó Etienne.

Uno de los mayores desafíos para muchos gobiernos sigue siendo el alto costo de tratar a un persona que vive con una enfermedad no transmisible, en gran medida debido a los medicamentos. La Directora de la OPS consideró que se necesitan mecanismos para asegurar el acceso a drogas asequibles y de calidad, como el Fondo Estratégico de la OPS que realiza compras conjuntas de medicamentos esenciales a menor costo en nombre de los países de la región. 

"Si queremos abordar con éxito las ENT, debemos mirar más allá del sector de la salud, y tener un enfoque de todo el gobierno y toda la sociedad", finalizó Etienne.