Conferencia de prensa de la OPS sobre epidemia de Gripe por A(H1N1)
(Por el Dr. Jon K. Andrus, lunes, 18 de mayo, 14:00hs, en Washington, DC)

Buenas tardes. Quisiera dar nuevamente la bienvenida a todos los miembros de la prensa que se encuentran en línea y agradecerles por tomarse la molestia de participar en la sesión informativa del día de hoy de la Organización Panamericana de la Salud sobre la epidemia de gripe por A(H1N1).
  • Veinticinco días atrás, la OPS activó su Centro de Operaciones de Emergencia en respuesta al brote de la gripe por A(H1N1). Dos días después, la Directora General de la OMS anunció que este brote representaba una emergencia de salud pública de importancia internacional.

  • Los funcionarios de la OPS y de la OMS, los centros colaboradores de la OMS, los ministerios de salud y personas de todos los ámbitos de la sociedad civil está trabajando muy arduamente, prácticamente las 24 horas del día, a fin de vigilar la evolución del brote y comprender mejor la situación.

  • Repasemos entonces lo que sabemos.

    • Este virus H1N1 es nuevo.

    • Como se trata de un virus nuevo, la amenaza mundial es grave y real.

    • Actualmente, el virus parece transmitirse con mayor rapidez que el virus de la gripe estacional corriente.

    • Los datos científicos preliminares indican que el virus H1N1 podría ser más letal que la gripe estacional. Sin embargo, la gripe estacional no es ningún "juego de niños" y también es una enfermedad grave, a raíz de la cual mueren entre 250.000 y 500.000 personas al año.

    • En comparación con la gripe estacional, que causa los cuadros más graves en los muy jóvenes y los ancianos, parece que este virus H1N1 tiene una preferencia mayor por los adultos jóvenes y sanos.

  • Dada esta situación, ¿qué creemos que va a suceder?

  • Realmente no lo sabemos. El virus podría desaparecer, lo que sería grandioso. Pero la mayoría de los expertos, incluidos nosotros, no creen que esto vaya a suceder. Lo que nos deja esencialmente otras dos opciones.

  • Puede continuar como hasta ahora, propagándose en todo el mundo y causando una pandemia leve, similar a la de 1957-1958, que causó la muerte de 1 a 4 millones de personas en todo el mundo.

  • O bien, podría suceder lo que pasó con la pandemia mucho más grave de 1918, en la que murieron muchos millones de personas.

  • Hasta ahora, los resultados de los estudios moleculares muestran que el virus no tiene ninguno de los marcadores genéticos del virus de la gripe aviar sumamente letal.

  • Como hemos dicho, el virus se transmite por medio de las microgotas, por lo que hemos estado subrayando lo que las personas y las familias pueden hacer para protegerse (cubrirse la boca con pañuelos desechables al toser y estornudar, lavarse las manos frecuentemente y mantener cierta distancia social).

  • Parece que las personas pueden contagiar la enfermedad un día antes de que aparezcan la fiebre y otros síntomas, y hasta cinco a siete días después de que desaparecen.

  • El virus sigue siendo sensible al olseltamivir. Esperamos que la resistencia que hemos visto con las cepas de la gripe estacional no encuentre la manera de ingresar en el material genético del virus H1N1.

  • En este mismo momento, se está trabajando para que se pueda tener una vacuna en los próximos 4 a 6 meses.

  • Sin embargo, sabiendo lo que sabemos acerca de la capacidad mundial de producción de vacunas, dar la prioridad a la producción de vacunas contra el H1N1 reducirá nuestra capacidad de elaborar la vacuna contra la gripe estacional. En consecuencia, debemos ser capaces de establecer con relativa certeza que se salvarán más vidas con la vacuna contra el nuevo virus si se le otorga la prioridad que con la vacuna contra la gripe estacional. Es importante tener en cuenta que se necesita mucha flexibilidad cualquiera sea la decisión.

  • Nuevamente, debemos hacer hincapié en la necesidad de seguir adelante con el seguimiento, la vigilancia y la preparación constantes.

  • También sabemos que esta epidemia cobrará el mayor tributo en los pobres, que son los más vulnerables. Tenemos que proporcionar todo el apoyo posible a los países más pobres para ayudarlos a prepararse y responder.

  • Me voy a detener aquí para contestar las preguntas que puedan tener.

Esa conferencia se puede ver en nuestra página de webcasts