Washington, D.C., 26 de septiembre de 2018 (OPS/OMS).  Los países de la región de las Américas han logrado avances considerables en el campo de la bioética desde 2012, pero algunas emergencias de salud recientes, en particular el brote del virus del Zika en 2016, han destacado la necesidad de seguir fortaleciendo la bioética, así como la capacidad de la región para responder de manera ética en las emergencias.

Estas son algunas de las conclusiones del informe final sobre el documento de exposición de conceptos Bioética: Hacia la integración de la ética en el ámbito de la salud, presentado esta semana por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a sus Estados Miembros en el 56.o Consejo Directivo, que reúne a las autoridades de salud de la región. El documento se adoptó en 2012 para abordar la necesidad de impulsar la bioética en las Américas y así integrar definitivamente la ética en el ámbito de la salud.

Aunque en el campo de la salud pública, la ética ha pasado de ser un concepto poco conocido a ser un tema al que los ministerios de salud prestan atención, el informe indica que todavía es esencial que los países en las Américas sigan integrando la ética en el ámbito de la salud, para tener mayor capacidad para responder éticamente en las emergencias de salud.

La importancia de mejorar la preparación ética en la región se puso de manifiesto en 2016 durante el brote del virus del Zika, cuando se descubrió que podía causar malformaciones congénitas graves en bebés. Este brote planteó numerosos retos éticos, por ejemplo, cómo determinar las obligaciones con las embarazadas y las mujeres en edad reproductiva, y cómo definir una respuesta de salud pública ética en medio de la incertidumbre que caracteriza un brote de una enfermedad emergente.

Según el informe, aunque después del brote los Estados Miembros de la región definieron unas directrices éticas que han sido adoptadas y reconocidas mundialmente, algunos de los retos que surgieron se podrían haber evitado si se hubiesen tenido en cuenta las orientaciones existentes.

En el informe también se destaca el progreso de la región para asegurar que la investigación con seres humanos sea ética. Actualmente 25 países cuentan con marcos jurídicos que buscan asegurar estándares éticos en la investigación. Se han tomado diversas medidas para asegurar el tratamiento ético de las personas que participan en investigaciones, como la formulación de pautas para una investigación ética; la capacitación y orientación para el funcionamiento de los comités de ética; la creación y la adopción de herramientas en línea para promover principios éticos, como ProEthos de la OPS; y la movilización de más apoyo por parte de los gobiernos y las instituciones de investigación. Estos adelantos son particularmente importantes en el contexto de los avances en tecnologías nuevas y en campos de investigación como la edición genética y los biobancos, que constantemente plantean retos éticos en las investigaciones.

En el informe de la OPS se recomienda a los países que sigan integrando la bioética en las diferentes áreas de trabajo en el ámbito de la salud. De esta forma, se fortalecerán los sistemas de ética en la investigación y se garantizará que la ética esté integrada en los procesos de toma de decisiones que repercuten en la población de los países de la región de las Américas. Además, en el informe se recomienda aumentar las iniciativas de capacitación para integrar un enfoque ético en las investigaciones de la región relacionadas con la salud, la vigilancia, la respuesta a emergencias, la inmunización y la formulación de políticas.

Enlaces

— Bioética: Hacia la integración de la ética en el ámbito de la salud: Informe final 
— Consulta de ética sobre el zika: Orientación ética sobre cuestiones clave planteadas por el brote