Las enfermedades causadas por el VPH

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es una importante causa de morbilidad y mortalidad en mujeres y globalmente es una prioridad para la salud pública.

El VPH también es responsable por una gran proporción de otros cánceres y de verrugas genitales en varones y mujeres. La infección por el VPH es muy común. Se estima que el 90% de las personas serán infectadas por el VPH durante su vida, poniéndoles en riesgo para una variedad de serios problemas de salud.

Generalmente la infección es asintomática y no es percibida por la persona infectada. En la mayoría de las veces, el sistema inmune es capaz de eliminar el virus por sí mismo y no llega a causarle mayores problemas a la persona. Pero en ciertos casos de infección por virus de alto riesgo, el crecimiento celular se mantiene silenciosamente, sin ser detectado, hasta pasaren años cuando desarrolla el cáncer.

El virus

Mas de una centena de tipos de VPH han sido identificados y más de 40 de ellos infectan el tracto genital. El Centro Internacional para Investigaciones sobre el Cáncer ha clasificado algunos VPH como de alto riesgo (carcinogénicos) en los humanos. VPH-16 y VPH-18 son los tipos carcinogénicos más comunes, responsables de aproximadamente el 70% de los cánceres cervicales, asimismo varios casos de cáncer de pene y del ano, carcinoma de orofaringe, y cánceres de la cabeza y del cuello. Los VPH tipo 31, 33, 45, 52, y 58 juntos causan 15% de los cánceres cervicales. El VPH-6 y el VPH-11 son los dos principales tipos de bajo riesgo (no carcinogénicos) y causan las verrugas anogenitales. La mujer puede ser infectada por más de un tipo al mismo tiempo.

Carga de la enfermedad

La OMS estimó que en 2017 la prevalencia de VPH en mujeres es de 11,7% en todo el mundo. América Latina y Caribe presentaron 16,1% de prevalencia, la segunda más alta del mundo después de África Sub-Sahariana (24%).

La prevalencia del VPH en hombres es alta en todas las regiones del mundo (21%) y el pico suele ocurrir un poco más tarde que en las mujeres. La prevalencia de cualquier tipo de VPH en el pene es del 18,7%; en el escroto del 13,1%; y del 7,9% en la región del perineo. Hombres que han tenido por lo menos tres parejas sexuales en la vida tienen 4.5 veces más chance de infectarse por cualquier uno de los tipos de VPH que aquellos que han tenido menos que eso.

La infección persistente por un tipo de VPH de alto riesgo está fuertemente asociada con la progresión para el cáncer cervical. Anualmente, aproximadamente 530 mil casos nuevos de cáncer cervical ocurren en el mundo, causando cerca de 266 mil muertes. Estos números varían por región, siendo que la mayoría de los casos ocurren en aquellas de bajo ingreso. Se estima que en los países en desarrollo una en cada cien mujeres va a presentar cáncer cervical antes de los 75 años. En la Región de las Américas, anualmente, cerca de 83 mil mujeres son diagnosticadas con cáncer y más de 35 mil de ellas fallecen. La mitad de ellas tienen menos de 60 años.

 

Personas en riesgo

Todas las personas sexualmente activas tienen riesgo de infectarse por el VPH. Las mujeres con infección persistente por los tipos carcinogénicos tienen riesgo de desarrollar el cáncer cervical. Personas inmunocomprometidas, incluyendo aquellas infectados por el VIH, tienen más chances de tener infecciones persistentes con rápida progresión para cáncer.

Transmisión

La infección por el VPH es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en el mundo. Usualmente – pero no siempre – la transmisión ocurre durante la relación sexual o contacto sexual de piel con piel con la persona que tiene el virus. Puede ser transmitido hasta mismo con el uso de condones y también en relacionamientos monogámicos.

El VPH resiste a disecación y desinfección logrando sobrevivir por largo tiempo en la superficie de objetos. Por lo tanto, puede ser transmitido por medio de objetos o materiales infectados. Puede también ser transmitido por contacto directo con heridas y abrasiones y, en raros casos, de madre para hijo durante el parto.

Distribución y estacionalidad

El Virus del Papiloma Humano está presente en todos los climas y en todas las estaciones del año.

Inmunidad

No está claro si la inmunidad natural se desarrolla después de la primera infección por VPH. Hay evidencia que la infección por un determinado tipo de VPH puede proveer alguna protección para este mismo tipo, pero no para otros diferentes.

Prevención y control

La mejor manera de prevenir el VPH es vacunar a las niñas antes de que empiecen la actividad sexual. Según las recomendaciones del Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico (SAGE por su sigla en inglés) sobre inmunización de la OMS y el Grupo Técnico Asesor (GTA) en Enfermedades Prevenibles por Vacunación de la OPS, el público objetivo prioritario para recibir las vacunas VPH son las niñas de 9-14 años, antes de que empiecen su actividad sexual. La OPS/OMS recomiendan administrarles dos dosis de la vacuna con intervalo de seis meses entre ellas. La persona debe recibir las dos dosis recomendadas para estar protegida. Tres vacunas seguras y efectivas están precalificadas por la OMS y dos de ellas son usadas por la mayoría de los países de la Región para proteger contra los tipos más peligrosos de VPH, proveyendo fuerte y duradera inmunidad. Las altas coberturas en niñas (>80%) significativamente reducen el riesgo de infección en los niños.

El uso de condones durante toda la relación sexual puede contribuir para prevenir la transmisión del VPH, aunque el VPH puede ser transmitido con el uso de los condones.

Para prevenir el cáncer cervical, la OMS recomienda que todas las mujeres entre las edades de 30 a 49 años sean examinadas para detectar el cáncer cervical al menos una vez por sus médicos (incluso si han sido vacunadas previamente contra el VPH). Estas pruebas pueden detectar precozmente cambios precancerosos en el cérvix que pueden ser tratados evitando que se desarrolle el cáncer cervical.

Introducción de la vacuna

Introducción de la vacuna VPH
Introducción de la vacuna VPH en la región de las Américas