Washington, DC, 22 de abril de 2019 (OPS/OMS)- Facultades y Escuelas de Medicina Panamericanas firmaron una declaración que propone lineamientos sobre cómo debe ser la formación del personal para mejorar la atención en salud y responder a las necesidades de los sistemas de salud basados en la atención primaria de salud.

La declaración fue presentada por la Federación Panamericana de Asociaciones de Facultades y Escuelas de Medicina (FEPAFEM) durante la XXI Conferencia Panamericana de Educación Médica en el marco del Congreso Mundial de Educación Médica, llevado a cabo del 24 al 26 de marzo en Cartagena, Colombia, para conmemorar los 60 años de constitución de la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina (ASCOFAME).

En el documento, llamado Declaración de Cartagena, se manifiesta que la atención primaria de salud debe ser el fundamento de los sistemas de salud para lo cual las facultades y escuelas de medicina deben comprometerse con su misión social para contribuir a la construcción de sistemas de salud, accesibles y de alta calidad.

“La Declaración de Cartagena es importante para la Región porque se enmarca en la Estrategia de Recursos Humanos para la Salud Universal que aboga por la transformación de la educación de las profesiones de la salud para incluir los principios de la misión social y alinear la formación de los recursos humanos con las necesidades presentes y futuras de los sistemas de salud”, dijo Fernando Menezes, Jefe de la Unidad de Recursos Humanos para la Salud de la OPS.

La Declaración indica que las instituciones de enseñanza deben impulsar procesos formativos dinámicos y de alta calidad, orientados por competencias, y que los profesionales de la salud deben formarse en equipos de salud interprofesionales.

Asimismo, resalta que es indispensable actualizar a los profesionales para desarrollar sus competencias e integrarlos a los nuevos modelos de atención y trabajo en equipo; y que las facultades y escuelas de medicina deben instrumentar nuevos posgrados de corte generalista, con alta calidad, aunque no se correspondan con las especializaciones tradicionales.

En este sentido, la Declaración de Cartagena, responde al Plan de acción sobre recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud 2018-2023, acordado por las autoridades de salud de la Región, el cual marca la ruta a seguir con el fin de dotar a los países de los recursos humanos necesarios para lograr la meta global de salud universal para 2030.

Dicho plan de acción también propone establecer acuerdos con el sector educativo para formar profesionales en función de las necesidades de los sistemas de salud e insta a desarrollar un plan de formación para las especialidades prioritarias que contemple un incremento en la asignación de plazas destinadas a salud familiar y comunitaria.

La Declaración llama a incorporar a la formación a jóvenes que provienen de sectores vulnerables y generar apoyos académicos y económicos que les permitan alcanzar altos niveles de desempeño y favorecer el compromiso social con sus comunidades de origen.

La Organización Panamericana de la Salud acompañó la elaboración de la Declaración y participó del Congreso Mundial de Educación Médica con la conferencia “Recursos Humanos para la Salud Universal: Transformando la educación de las profesiones de salud” presentada por José Francisco García Gutiérrez, Asesor Regional de Desarrollo de Recursos Humanos para la Salud.

Durante el congreso se trataron también temas como el fortalecimiento de las competencias en la atención primaria en salud, la modernización curricular de los programas de salud, la humanización en la formación del profesional y los procesos de calidad en la educación médica bajo estándares internacionales.

Enlace a la Declaración de Cartagena

https://www.fepafempafams.org/images/pdf/CARTAGENA.pdf