Washington D.C., 20 de mayo del 2019 (OPS)- La Organización Panamericana de la Salud presentó un informe con los resultados de la evaluación de los diez años de la implementación de la reforma del sistema de salud en El Salvador. El acto fue convocado por la Representación de la OPS en El Salvador, el 17 de mayo del 2019, con la presencia de Violeta Menjíva (Ministra de Salud), María Isabel Rodríguez (ex Ministra de Salud y actual asesora presidencial en salud y educación) y los viceministros de Servicios de Salud y de Políticas de Salud de El Salvador, además de otros funcionarios de gobierno y de diferentes organismos e instituciones del ámbito de la salud.

En el año 2009, el país inició un proceso de reforma a largo plazo para lograr un Sistema Nacional de Salud (SNS) unificado y basado en la Estrategia de atención primaria de salud. El espíritu de la reforma del SNS reafirmó la salud como un derecho social de los salvadoreños e introdujo cambios en la organización del sistema con el objetivo de universalizar el acceso a servicios de salud de calidad y mejorar la salud de las personas.

Desde entonces, el país logró mejoras importantes en los resultados de salud: se redujo la mortalidad infantil 28,2%, disminuyó la mortalidad materna 45,6% y la esperanza de vida aumentó 3.5.%. El incremento en la utilización de los servicios de salud materna y la implementación del modelo de atención en salud familiar y comunitaria, que ha priorizado a los departamentos más pobres del país, contribuyó sustancialmente al logro de estas mejoras.

Para implementar el modelo de atención familiar y comunitaria, las autoridades de salud crearon los Equipos Comunitarios de Salud Familiar y Especializados (ECOS) que han cambiado los patrones de utilización de servicios de salud. La tasa de uso de servicios preventivos creció 135% y disminuyó el porcentaje de familias que reportan problemas de acceso a los servicios de salud por razones económicas y por la mala calidad de la atención.

Asimismo, los datos presentados en el informe revelan que El Salvador avanzó significativamente hacia el objetivo del acceso universal a la salud. Sin embargo, reconoce que aún existen desafíos en el SNS. Por ejemplo, persiste el número de hogares que reportan barreras en el acceso relacionadas con la falta de atención de salud, los recursos humanos y los medicamentos. Si bien la capacidad resolutiva del primer nivel de atención ha mejorado, la calidad sigue siendo un aspecto de preocupación.

La Estrategia para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud de la OPS (2014) ha sido considerada como referencia de la reforma de salud. Asimismo, para orientar la evaluación se utilizó el marco de monitoreo de la salud universal.

Los investigadores utilizaron métodos cuali-cuantitativos, que incluyó entrevistas y grupos focales con representantes del Ministerio de Salud, de organizaciones sociales, de la academia, del sector privado y de organismos internacionales, que buscaron indagar sobre el contexto político y socioeconómico que influyó en el proceso de reforma y los objetivos planteados por el país. El análisis cuantitativo se basó en un conjunto de indicadores de resultados inmediatos, intermedios y de impacto. Se incluyó también una revisión bibliográfica y documental.

El estudio reconoce que la reforma fue implementada gradualmente y que uno de los desafíos más significativos está relacionado con las limitaciones en la expansión de la Política Nacional de Salud a todo el territorio nacional. Por eso, más allá de los avances concretos, el documento propone recomendaciones para la expansión y la sostenibilidad del proceso de reforma. Las recomendaciones incluye: sostener las mejoras en la ampliación del acceso a servicios de salud integrales y de calidad; consolidar el rol rector del ministerio de salud y definición de los roles en el SNS; mejorar y aumentar el financiamiento en salud, fortalecer la coordinación multisectorial con actores estratégicos y mejorar el monitoreo e investigación del sistema de salud.

A partir de esta evaluación, el país continuará trabajando para enfrentar el desafío de avanzar hacia el acceso y cobertura universal de salud, y garantizar la aplicación de la ley del Sistema Nacional Integrado de Salud, recientemente aprobada en El Salvador.

Algunas conclusiones de los diez años de Reforma

  • A partir de la reforma se han experimentado mejoras importantes en los resultados de salud, especialmente en reducción de mortalidad materna e infantil y aumento de la esperanza de vida.
  • Estas mejoras han sido significativamente mayores en aquellos departamentos con mayor cobertura de ECOS, y de menor nivel socioeconómico
  • Persisten desafíos referidos a la creciente importancia de las enfermedades no transmisibles, la violencia y la salud mental.
  • La expansión de los ECOS para la implementación del Modelo de Atención Familiar y Comunitaria ha impactado positivamente los patrones de utilización de los servicios.
  • Persisten barreras relacionadas con la ausencia de servicios, recursos humanos y medicamentos, debido a las limitaciones en la capacidad de la oferta pública de servicios de salud de calidad, con déficit en la construcción y cobertura de los ECOS.
  • Las políticas de financiamiento, con disminución sustancial del gasto de bolsillo en salud y un aumento del gasto público en salud han dado soporte a los avances alcanzados.
  • El fortalecimiento de la rectoría, en su capacidad de planificación y regulación, y en la introducción de cambios en la organización y financiamiento del SNS, ha sido muy relevante.
  • La acción intersectorial para abordar los determinantes sociales de la salud, incluyendo la participación social, ha representado una innovación relevante.
  • La instrumentalización de la Ley del Sistema Nacional Integrado de Salud, aprobada en mayo de 2019, constituye un elemento clave en el éxito de este proceso de reforma.

 

El documento está disponible en la página web de la OPSe "Presentación del Informe en el Camino a la Salud Universal 2019".