Washington, DC, 30 de septiembre de 2019 (OPS) - La cooperación técnica de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) con los países miembros en las Américas es el tema central del último Informe Anual del Director 2019, presentado hoy por la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne a los ministros de salud y otros líderes de salud en el 57.° Consejo Directivo de la OPS.

"La idea de personas saludables y productivas en todas partes, que vivan sus mejores vidas a pesar de los desafíos inevitables, es una que no puede dejar de inspirar".

El informe describe el apoyo de la OPS a los esfuerzos de los países para avanzar hacia la salud universal al perseguir los 11 objetivos establecidos en la Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2018-2030 (SHAA2030), una estrategia para la acción regional de salud pública que fue respaldada por unanimidad por los ministros de Salud de las Américas en 2017.

"La visión SHAA2030 apoya firmemente no dejar a nadie atrás y el concepto de salud para todos, lo que ha cautivado la atención de la comunidad mundial de la salud y las personas en todo el mundo durante muchos años", dijo el Dr. Etienne. "La idea de personas saludables y productivas en todas partes, que vivan sus mejores vidas a pesar de los desafíos inevitables, es una que no puede dejar de inspirar".

Los objetivos de SHAA2030 tienen como objetivo avanzar hacia la salud universal al reducir las brechas de salud dentro y entre los países a través de mejoras en los servicios de salud, reducciones progresivas en el gasto de salud de bolsillo y la eliminación de otras barreras que impiden que las personas accedan a la atención médica, donde y cuando lo necesitan.

"Salud universal implica proporcionar servicios de salud integrales, de calidad e integrados que aborden la promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y los cuidados paliativos, y que sean accesibles para todos cuando sea necesario, sin generar dificultades financieras para los usuarios", dijo Etienne.

Guiada por los objetivos de SHAA, la cooperación técnica de la OPS durante 2018-19 se centró en el apoyo a las siguientes 11 áreas: 1) acceso equitativo a los servicios de salud; 2) administración y gobernanza para la salud; 3) recursos humanos para la salud; 4) financiamiento de la salud; 5) medicamentos, vacunas y tecnologías; 6) sistemas de información para la salud; 7) evidencia y conocimiento en salud; 8) brotes, emergencias y desastres; 9) enfermedades no transmisibles y salud mental; 10) enfermedades transmisibles; y 11) desigualdades e inequidades en salud.

El trabajo de la OPS durante el período otorgó especial prioridad a las personas y grupos en condiciones de vulnerabilidad y a los países que experimentan crisis políticas, migratorias y de otro tipo con graves impactos en la salud pública. La OPS también priorizó su trabajo en ocho países que están oficialmente designados como "países prioritarios" de la OPS: Bolivia, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Surinam.

"Si bien reconocemos que existen diferencias en el nivel de desarrollo, el tamaño, la cultura, los recursos y los sistemas de salud de los países, creemos firmemente que todos pueden abordar los principios y componentes básicos de la salud universal, independientemente de esas diferencias", sostuvo Etienne.

Enlaces

— Acceda al Informe Anual del Director 2019
— Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2018-2030