Washington, D.C., 1 de octubre del 2019 (OPS/OMS). Los ministros de Salud de las Américas que participan del 57.o Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) acordaron hoy poner en marcha un enfoque colectivo para eliminar una treintena de enfermedades infecciosas y condiciones relacionadas en la región para 2030.

“Más allá del costo humano, las enfermedades transmisibles tienen también grandes repercusiones económicas en los sistemas de salud”

La Iniciativa de la OPS para la eliminación de enfermedades: Política para aplicar un enfoque integrado y sostenible de las enfermedades transmisibles en la Región de las Américas identitica que la infección por el VIH, la sífilis, las hepatitis B y C, la esquistosomiasis, el tracoma, la enfermedad de Chagas, la malaria, el cólera y la rabia humana, entre otras, tienen potencial de ser eliminadas.

Patient receives medical care

“Más allá del costo humano, las enfermedades transmisibles tienen también grandes repercusiones económicas en los sistemas de salud”, afirmó la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne. “Un enfoque colectivo y de alcance regional permitirá consolidar los esfuerzos como los recursos para prevenir las epidemias y, finalmente, terminar con estas enfermedades de una vez y para siempre”, agregó.

La iniciativa también reconoce que el cáncer cervicouterino tiene gran potencial de ser eliminado como un problema de salud pública. La defecación al aire libre y el uso de combustibles contaminantes para cocinar también son objeto de eliminación.

“Los medicamentos, métodos de diagnostico, vacunas y otras tecnologías deben estar accesibles para todos, en particular, para las poblaciones vulnerables que están desproporcionadamente afectadas por estas enfermedades”, sostuvo Marcos Espinal, Director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS. “La eliminación de estas enfermedades es fundamental para alcanzar la salud para todos y, como Región, estamos muy cerca”, aseguró.

La iniciativa establece cuatro líneas de acción: integrar los sistemas y servicios de salud para que se aborden las múltiples enfermedades desde un enfoque integral, en particular a nivel de la atención primaria; fortalecer la vigilancia de las enfermedades y los sistemas de información para monitorear el progreso hacia la eliminación; abordar los determinantes sociales y medioambientales de la salud; y fortalecer la gobernanza, rectoría y las finanzas de los ministerios de Salud.

La propuesta reconoce que  alcanzar la meta de eliminación no depende únicamente del sector de la salud, y requiere definir funciones y responsabilidades claras de los actores involucrados en la agenda de eliminación, tanto dentro como fuera del gobierno.

Una región pionera en la eliminación de enfermedades

A lo largo de los últimos 116 años, la OPS y sus Estados Miembros han desempeñado una función clave en la eliminación de enfermedades en las Américas y a nivel internacional. La Organización encabezó la erradicación de la viruela, que ya había desaparecido en la Región para el año 1971 y a nivel internacional para 1980, y la eliminación de la poliomielitis y el tétanos neonatal en 1994 y 2017, respectivamente.

Gracias a la introducción de la vacuna contra la hepatitis B en los programas rutinarios de inmunización desde hace más de 25 años, la Región también se acerca a la eliminación de la transmisión perinatal y en la primera infancia, como parte de la iniciativa de eliminación de la transmisión maternoinfantil del VIH, la sífilis, la hepatitis B y la enfermedad de Chagas conocida como EMTI-Plus. Además, está cerca de la eliminación de la oncocercosis, la filariasis linfática y la esquistosomiasis.

Enlaces

— 57.o Consejo Directivo
— Destino Final: Eliminación
— Iniciativa de eliminación: resumen de la política