Contactos con los medios

Sebastián Oliel
Ashley Baldwin
Leticia Linn
mediateam@paho.org

Washington, DC, 2 de octubre de 2019 (OPS)- Dos grandes movimientos migratorios en las Américas tienen una implicación importante para los sistemas de salud, pero también presentan oportunidades para los países, según funcionarios de salud de Brasil, Colombia y México que hablaron hoy en el evento “Migración y salud: Retos y oportunidades", organizado en forma paralela al 57º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

"Necesitamos un enfoque regional para resolver los problemas de la migración, con una respuesta regional coordinada".

La reciente migración de personas desde los países de Centroamérica hacia México, con Estados Unidos como destino, y desde Venezuela hacia los países vecinos de América del Sur, América Central y el Caribe, han presentado desafíos para los sistemas de salud de los Estados que los reciben.

La directora de la OPS, Carissa F. Etienne, afirmó: "Necesitamos un enfoque regional para resolver los problemas de la migración, con una respuesta regional coordinada". La respuesta a la migración desde Venezuela y los países centroamericanos, dijo, requiere asociaciones entre los gobiernos a mediano y largo plazo.

Iván Darío González, viceministro de salud de Colombia, dijo que 362.000 migrantes venezolanos han recibido atención médica en Colombia, con necesidades que van desde vacunas hasta enfermedades transmitidas por vectores, medicamentos contra la tuberculosis y el VIH, hasta la salud mental. "Nuestra respuesta ahora es estructural", indicó.

El subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, manifestó que todos los migrantes en México tienen derecho a la salud y a recibir atención a nivel local. Los consulados mexicanos en los Estados Unidos tienen "ventanas de salud" donde las personas pueden recibir servicios básicos de salud, y alrededor de 9 millones de personas los han utilizado en los últimos años, señaló.

En Brasil, los estados y el gobierno federal están colaborando para ofrecer servicios de salud a migrantes de Venezuela y otros países, según Marcus Vinicios Quito, del Ministerio de Salud de Brasil. Una "operación de bienvenida" busca integrar a migrantes de Venezuela, Haití, Colombia, Bolivia y Uruguay, brindando servicios de salud y apoyo en 24 estados.

El Director del Programa de Emergencias en Salud de la OPS, Ciro Ugarte, dijo que la migración no solo es un desafío para los países de las Américas, sino que también les presenta grandes oportunidades. "El beneficio que traen los migrantes es proporcional a la generosidad de los países que los reciben", indicó.

El subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa, afirmó que la sesión de migración y salud, que se celebró en paralelo al 57º Consejo Directivo de la Organización, fue una buena oportunidad para compartir experiencias basadas en evidencia. La organización está trabajando con los países para mejorar y adaptar las mejores prácticas para brindar salud a los migrantes, señaló.

 En 2018, la OPS convocó una reunión de alto nivel sobre migración y salud para revisar el panorama regional de salud en el contexto de las migraciones masivas y abordar los desafíos con el fin de mejorar los sistemas y servicios de salud de los países para los migrantes y las poblaciones de acogida.

La reunión también identificó acciones prioritarias para abordar las necesidades de salud de los migrantes, proteger los logros regionales en términos de eliminación y control de enfermedades endémicas y propensas a epidemias; y discutir los desafíos para la movilización de recursos y la financiación de los servicios de salud.

Enlaces

—  Migración y salud en las Américas

Reunión ministerial regional sobre migración en masa y salud