Carga de la enfermedad

La infección por el rotavirus es la causa más común de diarrea en niños menores de cinco años en todo el mundo.

En el 2003 se estimó que, entre los años 1986 y 2000, el rotavirus causó 111 millones de episodios de diarrea infantil cada año en todo el mundo, requiriendo cuidados en el hogar; 25 millones de visitas médicas, dos millones de hospitalizaciones y un promedio de 440.000 muertes. Eso significa que a los cinco años casi todo niño presentó un episodio de diarrea por rotavirus: uno en cada cinco requirió consulta médica; uno en cada 65 fue hospitalizado y uno en cada 293 se murió.

Otro estudio estimó que entre los años 2000 y 2004 las muertes por rotavirus aumentaron a 600.000 o más en el mundo.

En el 2008, la diarrea por rotavirus causó 453.000 muertes en los niños <5 años, correspondiendo al 37% de las muertes por diarrea entre ellos y al 5% de todas las muertes de los niños <5 años globalmente.

Más recientemente, en el 2011, se estimó que el rotavirus causó 197.000 muertes, lo que significa que todavía es la causa más importante de diarrea en el mundo.

Considerando datos de 14 países de Latinoamérica, se estimó que el rotavirus puede causar 6.302 muertes y 229.656 hospitalizaciones anualmente, en la ausencia de la vacunación.

A pesar de que la incidencia de infección es similar en países desarrollados y en desarrollo, el 80% de las muertes suelen ocurrir en los últimos

Agente infeccioso

El género rotavirus pertenece a la familia Reoviridae. Es un virus ácido ribonucleico (ARN) de doble cadena, en 11 segmentos. Se han identificado siete grupos principales de rotavirus, denominados de la A a la G. Sin embargo, sólo los grupos A, B y C infectan a los seres humanos, siendo el grupo A el más importante.

La partícula viral está compuesta de tres capas proteicas concéntricas alrededor del genoma y tiene forma de rueda (Figura 1). La capa proteica más externa de la partícula de virus está compuesta por dos proteínas virales superficiales: VP4 y VP7. La clasificación del rotavirus, de acuerdo con el serotipo, está basada en especificaciones antigénicas de estas dos proteínas. Tanto la proteína VP7, llamada tipo G por ser una glicoproteína, como la VP4, llamada tipo P por ser sensible a la proteasa, inducen la producción de anticuerpos neutralizantes y están involucradas con la inmunidad protectora. Existen 15 serotipos G y 14 serotipos P. Para los serotipos G, se observa una perfecta correlación entre serotipo y genotipo. Sin embargo, para el serotipo P no se observa esa correlación. Existen 20 genotipos P, siempre denominados por un número del 1 al 20 en corchetes, por ejemplo P[4]. Los genes que codifican los antígenos G y P se agregan independientemente, lo que permite observar varias combinaciones de G y P.

 

Rotavirus genotypes
Genotipos de rotavirus identificados en la vigilancia centinela de países seleccionados, por año, LAC, 2014-2016

 

Personas en riesgo

Los niños menores de cinco años son las personas de mayor riesgo de enfermarse, evolucionar a condición grave y fallecer. Prácticamente cada niño menor de cinco años fue infectado por rotavirus por lo menos una vez y la primera infección suele ocurrir antes de los tres años.

Transmisión

El contacto directo fecal-oral se considera la manera más importante de transmisión. El virus es altamente infectante y muy estable en el medio ambiente: puede sobrevivir horas en las manos e incluso días en superficies sólidas, y permanece estable e infeccioso en heces humanas, hasta por una semana. Las personas con rotavirus excretan grandes cantidades de partículas virales antes de que comiencen los síntomas de la enfermedad, durante todo el curso de la diarrea y, en un tercio de los casos, hasta una semana después de que los síntomas terminan. Muchas personas excretan el virus sin presentar diarrea.
El contagio de persona a persona a través de las manos parece ser responsable de diseminar el virus en ambientes cerrados, como hogares y hospitales. La transmisión entre niños en guarderías es causada por el contacto directo y mediante alimentos o juguetes contaminados.

Las heces suelen contener 100 billones de partículas virales por mililitro, y la dosis infecciosa es de 10.000 a 10 millones de partículas virales. Aunque el rotavirus ha sido identificado en varias especies animales, tanto salvajes como domésticas, los animales no parecen tener un papel importante como reservorios ni en la transmisión a seres humanos.

En general, el período de incubación es de 24-48 horas.

Distribución y estacionalidad

La distribución de esta virosis es universal. La incidencia de diarrea por rotavirus es similar en los países desarrollados y en desarrollo, donde aproximadamente un tercio de las gastroenteritis severas son atribuibles al rotavirus.

En países de clima templado, las infecciones predominan en invierno, mientras que en los países tropicales los casos suelen ocurrir durante todo el año, aunque pueden registrarse picos más altos en invierno.

Inmunidad

Una primera infección induce una respuesta inmune local y sistémica al serotipo causal (inmunidad homotípica) y a un alto porcentaje de otros serotipos (inmunidad heterotípica). Por eso, después de la primera infección, el 88% de los niños están protegidos contra una infección grave. Tras la segunda infección, 100% han desarrollado inmunidad contra infecciones graves y la mayoría de ellos contra cualquier enfermedad por rotavirus.

En los países en desarrollo, entre el 65% y el 80% de los niños tienen anticuerpos contra el rotavirus a la edad de 12 meses y el 95% a la edad de 24 meses. Por este motivo, la incidencia de la enfermedad sintomática disminuye rápidamente después de los 24 meses de edad, y las infecciones repetidas pueden ser asintomáticas o acompañarse de sintomatología leve.

En general, los niños infectados por rotavirus durante los tres primeros meses de edad son asintomáticos, mientras que los que se infectan por primera vez después de esa edad en su mayoría presentan síntomas. La explicación de este hallazgo no está del todo clara, pero parece estar vinculada a la presencia de anticuerpos maternos.

Prevención y control

Medidas generales:

- Dado que el virus suele diseminarse a través de manos contaminadas, todos los miembros de la familia, y el personal de servicios de salud y de guarderías deben lavarse las manos después de limpiar a un niño que haya defecado, después de eliminar la deposición del niño, después de defecar, antes de preparar los alimentos, antes de comer y antes de alimentar a un niño.
- Es importante que la familia, el personal de salud y de guarderías recojan rápidamente
las deposiciones de niños y lactantes y las envuelvan en una hoja de periódico o las echen en la letrina. Además, se recomienda lavar bien los juguetes que haya utilizado el niño, por el riesgo de que hayan estado en contacto con su boca y estén contaminados.
- El agua para beber debe tomarse de la fuente más limpia disponible y ser hervida.
- Todas las familias deben disponer de una letrina limpia o ser orientadas a defecar lejos de la casa, en un sitio que quede a una distancia de por lo menos 10 metros del lugar donde se encuentra el agua para el consumo.
- La lactancia materna exclusiva es altamente recomendable para disminuir la exposición al virus.

Aunque el mejoramiento de la higiene, el abastecimiento de agua y la eliminación de aguas residuales son medidas que pueden contribuir a disminuir episodios severos de diarrea, la incidencia similar de la enfermedad por rotavirus tanto en países desarrollados como en desarrollo lleva a concluir que el control de la enfermedad no se logrará exclusivamente con esas medidas.

Vacunas rotavirus

Hay cuatro vacunas rotavirus disponibles y precalificadas por la OMS, dos vacunas monovalente y dos pentavalente, con diferentes composiciones. Dos de ellas, una monovalente y otra pentavalente, han sido utilizadas en la Región de las Américas. Desde el 2006, 21 países y territorios de la Región han introducido la vacuna en sus programas de inmunización.

Los países de la Región de las Américas fueron los primeros a introducir la vacuna rotavirus en sus programas de inmunización, y por primera vez una nueva vacuna fue introducida en países desarrollados y en desarrollo al mismo tiempo.

Esquema de la vacuna: El Grupo Técnico Asesor (GTA) sobre Enfermedades Prevenibles por Vacunación de la OPS recomienda que, en la Región de la Américas, los países deben seguir buscando vacunar a los niños contra el rotavirus en las edades tempranas ya establecidas, por lo general a los 2 y 4 o a los 2, 4 y 6 meses de edad. Este esquema favorece la inmunización temprana de los niños con mayor riesgo de morbilidad y mortalidad por diarrea causada por rotavirus. Sin embargo, se puede administrar la vacuna después, en cualquier momento de contacto para inmunización y antes del año de vida, en las zonas de acceso difícil y/o de alta mortalidad por diarrea.

 

rota introduction
Introducción de la vacuna contra el rotavirus en la región de las Americas, 2018

Vigilancia de rotavirus

La vigilancia epidemiológica es la observación continua de la distribución y tendencia en la incidencia de enfermedades por medio de la colección, recopilación, análisis e interpretación de la mortalidad, la morbilidad y otros datos relevantes y diseminación de la información para los que necesitan saber. Esos datos y su análisis servirán para direccionar decisiones en cuanto a las medidas de control.

La vigilancia centinela es una vigilancia basada en instituciones o en sitios designados, que han sido seleccionados por sus ubicaciones geográficas, sus especialidades médica o sus capacidades para diagnosticar con precisión y reportar datos de alta calidad.

La red de la vigilancia centinela hospitalaria de rotavirus de la OPS comenzó en el 2006. Inicialmente, la recolección de datos era hecha de manera agregada, pero, desde el 2014, cuando la vigilancia regional comenzó a participar en la red global de vigilancia coordinada por la OMS, la recolección de datos pasó a ser individual en el sistema para datos de casos VINUVA. En la actualidad, siete países y 16 hospitales están incluidos en esta red.

 

rota hospitalnetwork s
Hospitales participantes de la Red Global de Vigilancia Centinela de Rotavirus OPS/OMS, 2018

 

Vigilancia centinela
Procedimientos de la vigilancia hospitalaria centinela de diarrea por rotavirus

  1. Parashar UD, Hummelman EG, Bresee JS, Miller MA, Glass RI.Global illness and deaths caused by rotavirus disease in children. Emerg Infect Dis. 2003; 9(5):565-572.
  2. Parashar UD, Gibson CJ, Bresee JS, Glass RI. "Rotavirus and Severe Childhood Diarrhea," Emerging Infectious Diseases, 2006; 12(2):304-306.
  3. PAHO. Epidemiologic Surveillance of Diarrheal Diseases due to Rotavirus: Field Guide. 2008
  4. Keck, J. "Guidelines to Develop Strategic Vision Papers on Vaccine Introduction." PAHO. Unpublished Data.
  5. WHO. New and Underutilized Vaccine Implementation, Rotavirus, website. Accessed 18 December 2008. Available at: https://www.who.int/nuvi/rotavirus/en/
  6. US CDC. Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases, Atkinson W, Hamborsky J, McIntyre L, Wolfe S, eds. 10th ed. Washington, DC: Public Health Foundation, 2008.
  7. Clark FH, Offit PA, Glass RI and Ward RL. "Rotavirus Vaccines," In: Plotkin S, Orenstein W, eds. Vaccines, Philadelphia, PA: WB Saunders Press; 2004;1327-1345.
  8. WHO. New and Underutilized Vaccine Implementation, Rotavirus, website. Accessed 18 December 2008. https://www.who.int/nuvi/rotavirus/en/.
  9. Kane EM, Turcios RM, Arvay ML, et al. "The Epidemiology of rotavirus diarrhea in Latin America. Anticipating rotavirus vaccines," Pan Am J Public Health, 2004;16(6):271- 377.
  10. Sartori AMC, Valentim J, de Soárez PC, Novaes HMD. "Rotavirus morbidity and mortality in children in Brazil," Pan American Journal of Public Health, 2008; 23(2):92 —100.
  11. Oliveira LH et al. “Rotavirus vaccine effectiveness in Latin American and Caribbean countries: A systematic review and meta-analysis”, Vaccine, 2015; 33S: A248–A254.