relavra

La Red Latinoamericana de Vigilancia de la Resistencia a los Antimicrobianos (ReLAVRA) en 1996 con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud con el fin de obtener datos microbiológicos fidedignos, oportunos y reproducibles para mejorar la atención del paciente y de fortalecer la vigilancia mediante programas de garantía de calidad sostenibles.  En su etapa inicial, ReLAVRA se enfocó en la vigilancia de la resistencia en los agentes patógenos adquiridos en la comunidad y en el medio hospitalario, pero a partir del año 2000 ésta se extendió a patógenos nosocomiales y de la comunidad. 

ReLAVRA responde a una filosofía de colaboración y realiza su trabajo en una estructura horizontal con principios estandarizados.  Como parte de sus funciones, ReLAVRA provee información clave para elegir el tratamiento empírico de las infecciones y diseñar estrategias locales y regionales de utilización de antimicrobianos.  Desde el punto de vista operativo el quehacer de ReLAVRA se realiza con base en una estructura horizontal con principios estandarizados.

A nivel central y con el apoyo de la Organización Panamericana de Salud se cuenta con el apoyo de un Grupo Técnico Asesor encargado de mantener y gestionar la comunicación directa con los laboratorios. Este grupo, entre otros, también asesora a los países en temas emergentes; tales como,  evaluación de nuevas drogas para el tratamiento de infecciones graves, utilidad y limitaciones de los métodos fenotípicos para detección de resistencia, etc.  Este grupo es responsable también de la coordinación bimensual de las reuniones de los miembros las cuales en su mayoría son de carácter virtual.  Grupo Técnico Asesor colabora además en la preparación y edición del informe de ReLAVRA que se discute y aprueba en la reunión anual. 

En su estructura a nivel de los países, ReLAVRA cuenta con 19 laboratorios nacionales de referencia.  A su vez, estos laboratorios se nutren del trabajo de 750 laboratorios centinela.  En la práctica, el laboratorio coordinador a nivel nacional es el laboratorio nacional de referencia y este se encarga, entre otros, de definir las normas de garantía de calidad, supervisar su cumplimiento, realizar evaluación periódica del desempeño y recopilar la información para el informe anual del país.  

Los laboratorios centinela, de otro lado, son los laboratorios de salud pública, de hospitales o de instituciones académicas.  Como parte de sus funciones el laboratorio centinela realiza el control/mantenimiento periódico del equipamiento, cumple con las normas de bioseguridad y sigue las normas de control de calidad, incluidas las normas del Instituto de Estándares de Laboratorios Clínicos para la realización de antibiogramas por el método de Kirby-Bauer.