Violencia contra la mujer

El término ‘violencia de género’ se utiliza habitualmente para subrayar la violencia contra las mujeres que tienen raíz en la desigualdad de género y que perpetúa el estatus legal, social y/o económico subordinado de las mujeres en la sociedad.

La violencia contra las mujeres adopta muchas formas, incluyendo violencia física, sexual y emocional por la pareja, la violación y la coerción sexual por cualquier agresor, tráfico, femicidio y formas culturalmente específicas tales como los llamados "asesinatos por honor", la mutilación genital femenina y el matrimonio precoz y forzado. Violencia de pareja es la forma más común de violencia contra las mujeres en todo el mundo.

La violencia contra las mujeres es una violación de derechos humanos, y un problema de salud pública que afecta a todos los niveles de la sociedad en todas las partes del mundo. Desde niñas hasta mujeres mayores, una de cada tres mujeres es golpeada, forzada a tener relaciones sexuales, o abusada de otra manera en su vida. Estudios de la OMS muestran que la violencia por parte de una pareja íntima es la forma más común de violencia contra mujeres en el mundo.

La violencia contra las mujeres causa consecuencias graves para la salud y el bienestar de las mujeres y las niñas. Estudios han documentado una asociación entre violencia contra las mujeres y una serie de problemas de salud física y mental. Algunos comportamientos de alto riesgo son más frecuente entre las víctimas de violencia de pareja y violencia sexual.

La violencia contra las mujeres y las niñas se puede prevenir y, a la vez, las consecuencias negativas de su impacto pueden aliviar. Existe una serie de estrategias basadas en la evidencia que muestran reducciones efectivas en las diferentes formas de violencia. Mientras que algunas exceden el ámbito de la salud propiamente dicho, muchas otras pueden beneficiarlo contribuyendo a la salud pública. Otros son específicos del sector de salud, por ejemplo, el sistema de salud puede desempeñar un papel vital en la identificación de abuso temprano, proveyendo a las mujeres y las niñas tratamiento de calidad, refiriéndoles a una adecuada e informada atención. El sector de salud también debe trabajar para prevenir la violencia y para que ella no suceda en ninguna situación. Esto incluye, por ejemplo, colaborar con medir y comprender la violencia contra la mujer para informar políticas, programas y acciones en colaboración con otros sectores.

Destacado

Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres 2019

Conozca los recursos disponibles para tomadores de decisión y trabajadore de la salud para  la prevención y descargue y súmese a la campaña compartiendo los materiales de abogacía

Más información

GeneracionIgualdad 2019 ESP