Enfoque de País

Belice

Belice da un paso adelante para prevenir la violencia juvenil

Enfoque de País - Belice.

Jared Cain, 18, que reside en el sur de la ciudad de Belice, conoce demasiado bien en sonido de los disparos. "Tan solo en las últimas tres semanas hubo múltiples tiroteos en mi vecindario" dice Cain, miembro del Consejo consultivo de niños, niñas y adolescentes de Belice y del movimiento de promoción de la juventud de la Asociación de Vida Familiar de Belice. "Es común escuchar disparos por la ventana cuando estoy estudiando o jugando a los videojuegos con mis amigos".

La violencia es un problema importante de salud adolescente en Belice, en particular los homicidios, la violencia sexual y la intimidación. Los adolescentes tienen mayores probabilidades de abandonar los estudios y unirse a pandillas violentas o participar en otras actividades ilegales.

"No deberíamos preocuparnos por las armas de fuego de los hombres adultos", afirma Cain. "Deberíamos centrarnos en la manera de sacar las armas de fuego de las manos de los jóvenes de nuestro país."

Elaboración de una estrategia nacional para los adolescentes

Si bien una de cada cinco personas en Belice tiene entre 10 y 19 años, los adolescentes están subatendidos en los programas de salud del país. Además de la violencia, se registran en los adolescentes tasas elevadas de embarazo, enfermedades de transmisión sexual, traumatismos causados por el tránsito, obesidad y depresión.

Aunque existen intervenciones como la distribución gratuita de anticonceptivos y la educación sexual, los adolescentes de Belice o bien no tienen acceso a los servicios, se exponen a la estigmatización o la vergüenza, o no reciben suficiente información. Los programas de prevención de la violencia no han alcanzado la escala ni la intensidad para tener efectos importantes. La disponibilidad de los servicios de salud mental y orientación es sumamente limitada.

Para mejorar la situación, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) está colaborando con el Ministerio de Salud de Belice, el UNICEF, el fondo de población de las naciones unidas (FNUAP) y otros interesados directos para elaborar una estrategia nacional de salud de los adolescentes dirigida a abordar holísticamente todos los retos de salud, en lugar de centrarse en uno o dos.

"Los adolescentes se enfrentan a numerosos retos de salud que están afectando su capacidad de desarrollarse y alcanzar su pleno potencial" afirma Julio J Sabido, oficial médico de salud maternoinfantil del Ministerio de Salud de Belice. "La inversión dirigida a los adolescentes tendrá un impacto inmediato y duradero en su salud y en la de las futuras generaciones".

Guía AA-HA!

Belice es uno de los primeros países en traducir en un plan nacional la guía Aceleración mundial de las medidas para promover la salud de los adolescentes (Guía AA-HA!): Orientación para la aplicación en los países, publicada por la OMS en el 2017. En la guía se detallan diferentes intervenciones, como educación sexual integral o políticas para limitar el acceso a las armas de fuego, que los países pueden aplicar como parte de sus planes nacionales.

A fin de redactar una hoja de ruta preliminar y comprender plenamente el proceso, en noviembre del 2017 una delegación de Belice participó en una reunión de orientación sobre el marco mundial para agilizar la adopción de medidas en favor de la salud de los adolescentes para los países del Caribe. Cuatro meses después, el Ministerio de Salud celebró la primera reunión con interesados directos para presentar la hoja de ruta y proponer un plan de trabajo para elaborar la estrategia nacional.

Actualmente se están realizando consultas con otros interesados directos locales y nacionales con el fin de recoger aportes adicionales. El país se propone poner en marcha su primera estrategia nacional de salud de los adolescentes para diciembre del 2018.

"Es esencial llevar a cabo una amplia consulta con los grupos de interesados directos, de modo que nuestra estrategia nacional no solo refleje las prioridades nacionales sino también las comunitarias", afirmó Susan Kasedde, Representante de UNICEF en Belice.

Belice es uno de los ocho países del Caribe que participó en la capacitación sobre el guía organizada en noviembre por la OPS/OMS y otros asociados. Desde entonces, Guyana, Suriname y San Vicente también han avanzado en el desarrollo o la revisión de sus planes o estrategias de salud para los adolescentes. Además, se organizó un taller de orientación sobre la guía para ocho estados del Brasil.

"La Guía AA-HA! realmente ha contribuido a acelerar la planificación estratégica en favor de la salud de los adolescentes en la región, de conformidad con los objetivos de desarrollo sostenible y la estrategia mundial de salud de la mujer, el niño y el adolescente", dijo Sonja Caffe, Asesora Regional sobre salud adolescente de la OPS. "La orientación paso a paso que brinda la guía para establecer las prioridades nacionales ayuda a los países a traducir dichas prioridades en planes y programas."

Barbados fue el primer país de la región en aplicar la Guía AA-HA! en octubre del 2017 y se convirtió así en uno de los primeros países en adoptarla a nivel mundial. En marzo del 2018 se organizó otro taller de capacitación dirigido a equipos nacionales de América Latina, en el que participaron más de nueve países. Haití también revisará y actualizará el plan nacional de salud para los adolescentes en mayo, sobre la base de las orientaciones de la Guía AA-HA!.

Garantizar que la voz de los adolescentes sea escuchada

La participación significativa de adolescentes y jóvenes también es esencial para el diseño, la aplicación y la apropiación de la estrategia de salud para los adolescentes de Belice. El UNICEF brindará apoyo a 130 representantes de los adolescentes de los consejos consultivos que funcionan en las municipalidades de todo el país, para que se sumen a otros interesados directos para orientar en la formulación de la estrategia.

"Somos muy conscientes de que el país no puede elaborar una estrategia de salud adolescente de amplia repercusión sin las voces de sus jóvenes" afirmó Sabido. "Necesitamos todos sus puntos de vista para formular un plan que tenga repercusiones positivas en su salud y bienestar."

Lezli McCulloch, 18, es una de los jóvenes defensoras que presta su voz al plan. habiendo observado la estigmatización a la que deben hacer frente las adolescentes que quedan embarazadas, y habiendo aprendido muy poco sobre salud sexual y reproductiva en la escuela, McCulloch espera que la estrategia ofrezca a las adolescentes más recursos en el futuro.

"Quiero ver mejores servicios dirigidos a los adolescentes, especialmente servicios que ayuden a reducir la violencia con armas y el embarazo adolescente", dice. "Hemos padecido esta situación demasiado tiempo y se han perdido demasiadas vidas. Tiene que haber algo mejor para nosotros."