Foro Iberoamericano de discusiones sobre la Familia de Clasificaciones Internacionales de la OMS (FCI-OMS)  “Dr. Roberto A. Becker”

RESPUESTAS GRUPO COLEGIADO | FORMULAR CONSULTA | METODOLOGÍA | OBJETIVOS Y ANTECEDENTES

CONSULTA 

| 25 May 2018 | 

Autor: Daily Piedra Suarez

Institución: Ministerio de Salud

Cargo / Puesto: Estadístico

País: Chile

 

Desde el Centro Chileno de Referencia en Clasificaciones de salud, junto con saludar necesitamos nos aclaren la siguiente nota del volumen 2 de la CIE-10, Edición 2015, referente al uso de los códigos + Y * para Morbilidad.

3.1.3 Dos códigos para algunas afecciones El sistema de "daga y asterisco" (o "cruz y asterisco")

La CIE-9 introdujo un sistema, que continuó en la CIE-10, en el cual hay dos códigos para aquellos diagnósticos que contienen información sobre una enfermedad básica generalizada y sobre la manifestación de esa enfermedad en un órgano o en una localización en particular que por sí misma es un problema clínico. 

El código primario corresponde a la enfermedad básica y está señalado por una "daga" (o cruz) (†); el código adicional para la manifestación o localización se marca con un asterisco (*). Esta convención se adoptó porque la codificación única de la enfermedad básica a menudo era insatisfactoria para elaborar estadísticas relacionadas con especialidades en particular, donde se deseaba clasificar la afección en el capítulo correspondiente a la manifestación, cuando esta era la razón para la atención médica. 

Aunque el sistema de daga y asterisco permite clasificaciones alternativas para la presentación de estadísticas, es un principio de la CIE que el código de daga es el código primario y debe ser utilizado siempre. El código de asterisco nunca debe utilizarse aisladamente en el proceso de codificación. 

Sin embargo, para la codificación de la morbilidad, la instrucción anterior puede ser revertida cuando la manifestación de la enfermedad es el principal motivo de atención (y el código de asterisco será el código primario). Las estadísticas basadas en los códigos de daga satisfacen los requerimientos de clasificación tradicional para presentar la información de mortalidad y de otros aspectos de la atención.

Si bien se explicita que para Morbilidad se puede seleccionar como código primario el de asterisco, sería para las 83 categorías existentes en la clasificación? 

• Esta selección traería cambios significativos en las Estadísticas? 

• Como ha sido la experiencia de los países en la adopción de esta nota?

RESPUESTA DEFINITIVA GRUPO COLEGIADO

23 Jul 2018  

Estimada Daily, la instrucción de usar los códigos de asterisco (*) es para todas las categorías y subcategorías que forman parte del sistema de codificación doble (daga y asterisco); es decir, la CIE-10 no tiene restricción sobre ninguna de ellas.

Si bien es cierto que la mayoría de las categorías y subcategorías de asterisco identifican a la enfermedad básica de manera específica; no sucede lo mismo con otros códigos también de asterisco que reúnen a otras enfermedades o trastornos y para los cuales se pierde la especificidad. Por ejemplo la categoría F02*:

F02* Demencia en otras enfermedades clasificadas en otra parte

F02.0* Demencia en la enfermedad de Pick (G3l.0†)

F02.1* Demencia en la enfermedad de Creutzfeldt–Jakob (A81.0†)

F02.2* Demencia en la enfermedad de Huntington (Gl0†)

F02.3* Demencia en la enfermedad de Parkinson (G20†)

Demencia (en la, en el):

    • parálisis agitante

    • parkinsonismo

F02.4* Demencia en la enfermedad por virus de la inmunodeficiencia humana [VIH] (B22.0†)

F02.8* Demencia en otras enfermedades especificadas clasificadas en otra parte

Demencia en:

    • deficiencia de:

o niacina [pelagra] (E52†)

o vitamina B12 (E53.8†)

o degeneración hepatolenticular (E83.0†)

o epilepsia (G40.–†)

o esclerosis múltiple (G35†)

o hipercalcemia (E83.5†)

o hipotiroidismo adquirido (E01.–†, E03.–†)

o intoxicaciones (T36–T65†)

o lipidosis cerebral (E75.–†)

o lupus eritematoso sistémico (M32.–†)

o neurosífilis (A52.1†)

o poliarteritis nudosa (M30.0†)

o tripanosomiasis (B56.–†,B57.–†)

La categoría F02*, clasifica a la demencia en enfermedades como: enfermedad de Pick (F02.0*), (G3l.0†); enfermedad de Creutzfeldt–Jakob (F02.1*) (A81.0†); enfermedad de Huntington (F02.2*) (Gl0†); enfermedad de Parkinson (F02.3*) (G20†); enfermedad por virus de la inmunodeficiencia humana [VIH] (F02.4*) (B22.0†); sin embargo, la subcategoría F02.8*, clasifica a la demencia que se presenta en diversas enfermedades identificadas en los términos de inclusión, y no es específica para una sola patología:

F02.8* Demencia en otras enfermedades especificadas clasificadas en otra parte

Demencia en:

    • deficiencia de:

o niacina [pelagra] (E52†)

o vitamina B12 (E53.8†)

o degeneración hepatolenticular (E83.0†)

o epilepsia (G40.–†)

o esclerosis múltiple (G35†)

o hipercalcemia (E83.5†)

o hipotiroidismo adquirido (E01.–†, E03.–†)

o intoxicaciones (T36–T65†)

o lipidosis cerebral (E75.–†)

o lupus eritematoso sistémico (M32.–†)

o neurosífilis (A52.1†)

o poliarteritis nudosa (M30.0†)

o tripanosomiasis (B56.–†,B57.–†)

 

Vemos entonces que como son varias enfermedades y muy diferentes, cada una de ellas tiene un código diferente de daga, y justo sería en este caso donde se perdería la especificidad de la enfermedad básica. En ese sentido, si retomamos la instrucción de la CIE-10:

“…….Aunque el sistema de daga y asterisco permite clasificaciones alternativas para la presentación de estadísticas, es un principio de la CIE que el código de daga es el código primario y debe ser utilizado siempre. El código de asterisco nunca debe utilizarse aisladamente en el proceso de codificación”. “Sin embargo, para la codificación de la morbilidad, la instrucción anterior puede ser revertida cuando la manifestación de la enfermedad es el principal motivo de atención (y el código de asterisco será el código primario)…..”

Como se trata de un sistema de codificación doble, es importante capturar ambos códigos, donde uno de ellos se seleccionará (de acuerdo a lo registrado por el médico) como la Afección principal y será el que participe en la elaboración de listas para la presentación de la información estadística; y el otro como un código adicional o secundario, por lo que:

• Lo ideal es que el sistema de captura de la información permita ingresar 2 códigos como Afección Principal (asterisco y daga), de esta manera se estaría utilizando el sistema de codificación doble de manera adecuada; es obvio que uno de los 2 códigos sería el que participaría como Afección Principal, y la lista de morbilidad  se construiría con el código de asterisco en los casos en que cumpliera con los requisitos requeridos por la CIE-10.

• Si el sistema de captura NO permite ingresar 2 códigos en el mismo nivel que la Afección Principal; la recomendación que se ha dado es que se ingrese el código de asterisco cuando éste sea seleccionado como Afección Principal; y el código de daga como un diagnóstico secundario; esto permitirá cuando sea requerido, hacer un análisis de causas múltiples y se tendría toda la información necesaria para la toma de decisiones.

Para el caso de la integración y difusión de la información en morbilidad, la CIE-10 señala:

“La lista de morbilidad incluye los códigos de las categorías con asterisco, que se utilizan cuando se quiere incluir en el análisis el código de asterisco para clasificación doble. La lista se puede utilizar para la tabulación de los códigos tanto de daga como de asterisco y, por tal razón, es muy importante señalar en cada cuadro cuál de los dos tipos de códigos se utilizó para su elaboración”.

Como podemos observar, la instrucción de la CIE-10 es clara al permitir que el código de asterisco se use como código de Afección Principal, y que el código de daga se utilice como un código adicional o secundario; también explica cómo presentar las listas para presentación de información estadística de morbilidad.

Es muy importante esta actualización que tuvo la CIE-10 y que está contemplada en la Edición 2015; en virtud de que en morbilidad (y en la mayoría de los casos), la atención está dirigida a las manifestaciones de una enfermedad, la cual en muchas de las ocasiones se trata de un problema crónico degenerativo irreversible como por ejemplo la enfermedad de Parkinson, que llega a presentar algunos problemas o complicaciones tales como: dificultades para pensar, depresión y cambios emocionales, dificultad para tragar, problemas para dormir y trastorno del sueño, cambios emocionales (miedo, ansiedad o pérdida de la motivación), problemas en la vejiga (incontinencia urinaria), estreñimiento, hipotensión ortostática, disfunción del olfato, fatiga, dolor, disfunción sexual, etc. 

Las personas que padecen Parkinson, buscarán atención médica ante cualquiera de las complicaciones o síntomas de esta patología; y lo importante para la toma de decisiones en el área de salud, no sólo es saber que una persona padece enfermedad de Parkinson; sino, las complicaciones que están demandando atención médica y para las cuales los servicios deben estar preparados en cuanto a recursos médicos, equipo y materiales para atender estos problemas de salud. De esta manera, es necesario conocer las complicaciones o manifestaciones de una enfermedad básica que requieren de tratamiento, y sólo es posible a través de las categorías de asterisco.

Recordemos que:

Esta convención se adoptó porque la codificación única de la enfermedad básica a menudo era insatisfactoria para elaborar estadísticas relacionadas con especialidades en particular, donde se deseaba clasificar la afección en el capítulo correspondiente a la manifestación, cuando esta era la razón para la atención médica

Respecto a las preguntas:

¿Esta selección traería cambios significativos en las Estadísticas? 

Es un hecho que cualquier cambio, tanto en la asignación de códigos, como en la aplicación de reglas o notas impactará en la construcción de las listas de presentación estadística; en virtud de que las agrupaciones serán diferentes; es por ello que la misma CIE, instruye a que: "es muy importante señalar en cada cuadro cuál de los dos tipos de códigos se utilizó para su elaboración”.

¿Como ha sido la experiencia de los países en la adopción de esta nota?

Sobre este tema podemos señalar que no ha sido fácil y se ha utilizado muy poco esta recomendación, y que con excepción de México, donde se han modificado los formularios clínicos y los sistemas de captura para que se puedan ingresar 2 códigos (asterisco y daga) en la variable contemplada como Afección Principal, del resto de los países, no tenemos conocimiento de cómo lo están usando.

Podemos concluir que:

Si la afección tratada es la enfermedad básica, el código primario será el de daga o cruz; por el contrario, si la atención estuvo dirigida a la manifestación o complicación de la enfermedad básica, el código preferencial será el de asterisco, es importante para ello apoyarse en la información complementaria del registro en cuestión, ya que la manifestación o complicación debe estar relacionada con la especialidad y/o tratamiento que recibió el(la) paciente.

• Las estadísticas que incorporan los códigos de daga son las que se adecuan a la clasificación tradicional para la presentación de datos de mortalidad y de otros aspectos de la atención médica. El código de asterisco puede ser usado principalmente en las estadísticas de morbilidad para la planificación y la evaluación de la atención médica, entre otras. 

Saludos cordiales

Amanda Navarro, Adriana Orellano, Moderadoras, Grupo Colegiado.

Respuestas Grupo Colegiado

Documentos Foro FCI-OMS Dr. Roberto Becker