Pan American Health Organization

Informe de país: Belice

Belice es un país situado en América Central, y de ellos es el único de habla inglesa. Cuenta con una superficie de 22 966 km2 y limita con México, Guatemala y el mar Caribe. El 31% de la población vive en la costa y el resto se distribuye por los territorios interiores del país. El 45% de los habitantes del país reside en áreas urbanas.

En el 2015, la población era de 375 900 habitantes. Desde 1990 mantiene una estructura expansiva, que se está haciendo estacionaria en los menores de 25 años, en relación con la disminución de la fecundidad y de la mortalidad prematura.

La esperanza de vida en el 2015 se estimaba en 73,7 años (71,1 en los hombres y 76,6 años en las mujeres).

El 14,2% de la población es de origen extranjero. Es un país en desarrollo pequeño, de ingresos medios altos, con un PIB per cápita de US$ 4 829 en el 2016.

El avance socioeconómico y sanitario del país se refleja en un índice de desarrollo humano de 0,715 en el 2015. Su economía depende de las exportaciones agrícolas.

Destacado
  • El Ministerio de Salud está realizando esfuerzos para abordar las necesidades de salud identificadas a través de datos demográficos y epidemiológicos. La salud mental y geriátrica son dos de estas áreas problemáticas.
  • El propio sistema de salud debe solucionar la dificultad de atraer y retener al personal de salud esencial y dar respuesta al incremento de la población y del turismo, ya que el sistema de salud debe brindar respuesta a todos ellos.
  • Problemas como la depresión y los suicidios asociados, la adicción a distintas drogas, el consumo de alcohol, la violencia y los abusos sexuales son preocupaciones cada vez mayores. La prescripción y venta de antidepresivos ocupa un lugar destacado en el perfil de utilización farmacológica del país.
  • Las intervenciones sanitarias para controlar y reducir las enfermedades del estilo de vida incluyen la provisión de medicamentos básicos y un mayor esfuerzo en la prevención y la vida saludable.
  • Otros organismos del Gobierno emprenden múltiples y diversos métodos de intervención para reducir la incidencia de homicidios, violencia de pandillas y lesiones personales, que consumen una parte indeterminada del presupuesto de salud pública.
  • El Gobierno también está implementando un proyecto de demostración de tráfico que espera reducir la incidencia de siniestros mortales.

Figura 1. Estructura de la población por edad y sexo, Belize, 1990 y 2015

 CAUSAS DE DEFUNCIÓN
Mortalidad proporcional (% defunciones totales, todas las edades, ambos sexos), 2014

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, Plataforma de Información en Salud de las Américas (PLISA).

 INDICADORES BÁSICOS SELECCIONADOS
Población (miles)
1990
187,6
2015
375,9
 
0
375.9
  • Población (miles)
  • Ingreso nacional bruto ppa (paridad poder adquisitivo, US$ per cápita)
  • Índice de desarrollo humano
  • Promedio de años de escolaridad
  • Población que usa instalaciones de agua potable mejoradas (%)
  • Población que usa instalaciones de saneamiento mejoradas (%)
  • Esperanza de vida al nacer (años)
  • Mortalidad infantil (por 1 000 nacidos vivos)
  • Mortalidad materna (por 100 000 nacidos vivos)
  • Incidencia de tuberculosis (por 100 000 habitantes)
  • Mortalidad por tuberculosis (por 100 000 habitantes)
  • Cobertura de inmunización contra sarampión (%)
  • Cobertura de atención del parto por personal cualificado (%)

Fuente: División de Población y División de Estadísticas de las Naciones Unidas 1990; Organización Panamericana de la Salud. Plataforma de Información de Salud (PLISA) 2013, 2014 y 2015.

 DETERMINANTES SOCIALES DE LA SALUD
  • La tasa nacional de desempleo en el 2016 fue de 8%, que se triplica en los jóvenes y las mujeres.
  • En el 2016, 96,1% de la población tenía acceso a agua potable y 87,1%, a instalaciones sanitarias. Más de la mitad de la población de Belice cuenta con un sistema moderno y ecológicamente racional de eliminación de desechos.
  • La tasa de alfabetización de la población adulta en el 2010 era de 84,1% en mujeres y 75,2% en hombres.
  • En el 2009, 41,3% de los habitantes del país vivía bajo el umbral de pobreza. Este porcentaje incluía 15,8% de la población considerada como indigente o extremadamente pobre. La tasa de pobreza infantil es superior al promedio nacional, con más de 50%. En cambio, entre los ancianos era inferior al promedio nacional, que es 41,3%, lo que reflejaba un cierto éxito de los programas estatales. También se observaron tasas de pobreza superiores al promedio nacional entre los indígenas mayas, la peor entre todos los grupos étnicos (68%).
  • Las poblaciones indígenas, afrodescendientes y las poblaciones con opciones sexuales minoritarias se consideran las más vulnerables.
  • La tasa de homicidios fue de 44,7 por 100 000 habitantes en el 2013, la mayoría de ellos resultado de la guerra de pandillas en las ciudades. La trata de personas también es un problema grave.
  • El país es vulnerable al creciente aumento del nivel del agua del mar consecuencia del cambio climático. Algunos efectos incluyen cambios en la calidad y la disponibilidad del agua y el aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos.
  • Más de la mitad de la población del país disfruta de un sistema moderno de eliminación de residuos sólidos ambientalmente saludable y que da prioridad a la salud y la seguridad humanas. Este sistema cubre un área del país denominada Corredor Occidental, un continuum de centros poblacionales que abarcan la mayoría de la urbe del país.
  • El acelerado crecimiento de la población impone una carga indebida a la infraestructura de salud pública.
 SITUACIÓN DE LA SALUD Y DEL SISTEMA DE SALUD
  • Por primera vez, en el 2011 no se registraron muertes maternas. Sin embargo, en el 2012 se notificaron tres muertes maternas, que representan una tasa de 42 defunciones por 100 000 nacidos vivos.
  • La tasa de mortalidad infantil fue, en promedio, de 15 por 1 000 nacidos vivos durante 2001-2005, aumentó a 18,1 durante 2006-2010 y descendió a 15,7 en el 2012.
  • Las principales causas de muerte en los últimos años correspondieron a las enfermedades crónicas no transmisibles. La diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas son responsables de alrededor del 40% de las muertes anuales. El 28% de las muertes obedece a lesiones y causas externas, y 20% a enfermedades transmisibles, incluyendo la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y las infecciones agudas de las vías respiratorias.
  • El 47% de los fallecimientos debidos a enfermedades crónicas no transmisibles se consideraron muertes prematuras en personas menores de 70 años de edad.
  • La incidencia de cáncer en el 2012 fue de 59 casos por 100 000 habitantes. El cáncer de mama y el cervical tuvieron una incidencia de 29,9 y 21,4 por 100 000 personas, respectivamente; mientras que la incidencia de cáncer de próstata fue de 15,3 por 100 000.
  • El aumento de los homicidios tiene un gran impacto en las tendencias de mortalidad de los hombres.
  • Los niños de entre 5 y 14 años corren mayor riesgo de morir por accidentes relacionados con el fuego, el ahogamiento y el transporte. Sin embargo, las causas de mortalidad en niños menores de un año continúan siendo consecuencia de hipoxia, asfixia de nacimiento, afecciones respiratorias y otras originadas en el período perinatal, además de anomalías congénitas. En los adultos jóvenes de 20 a 29 años, el VIH es también una de las principales causas de muerte.
  • Las principales causas de muerte entre los 30 y los 49 años son las complicaciones de la infección por el VIH, los accidentes de tráfico, los homicidios y las lesiones infligidas intencionalmente por otras personas.
  • La diabetes y las enfermedades del corazón son causas importantes de muerte a partir de los 40 años.
  • Las principales causas de fallecimiento entre los 50 y los 59 años se relacionan con la diabetes y sus complicaciones, seguida de la cardiopatía isquémica, la hipertensión, la infección avanzada por VIH y la enfermedad hepática crónica y cirrosis. Lo mismo ocurre con los mayores de 60 años.
  • Las tres principales causas de morbilidad explican casi la mitad de las hospitalizaciones en todo el país. Por orden de frecuencia, son las complicaciones causadas por el embarazo, el parto y el puerperio; las lesiones, la intoxicación y ciertas consecuencias de causas externas, y las infecciones respiratorias agudas.
  • Las enfermedades transmisibles que preocupan en el país incluyen principalmente enfermedades transmitidas por vectores. Se ha confirmado la presencia de los cuatro serotipos de dengue, y su prevalencia en las comunidades urbanas es tres veces mayor que en las comunidades rurales.
  • El primer caso de transmisión del virus del Zika se confirmó en mayo del 2016. A finales de septiembre del 2016 hubo 46 casos confirmados, entre ellos seis mujeres embarazadas cuyos hijos nacieron sin problemas.
  • Belice se encuentra en la etapa previa a la eliminación de la malaria que ha disminuido drásticamente entre el 2007 y el 2015, de 845 a 22 casos.
  • La incidencia anual de tuberculosis se ha mantenido estable en la última década. No hubo casos confirmados de enfermedad de Chagas, y la detección sistemática de donantes de sangre mejoró la vigilancia de dicha afección.
  • La infección por VIH/sida sigue siendo problemática, pero las infecciones de transmisión sexual no aparecen como las principales causas de morbilidad.
  • En el 2015, la prevalencia bruta de diabetes fue de 14,2%, la prevalencia más alta de diabetes de América del Norte y el Caribe.
  • De un máximo de 90 muertes en 2001, los siniestros mortales han ido disminuyendo gradualmente, y en el 2015 Belice registró 60 muertes en las carreteras. Esta cantidad se tradujo en una tasa per cápita de 18 casos por 100 000, que comparativamente fue de los más altos entre los países de América Central.
  • En 1998, el Ministerio de Salud llevó a cabo la reforma del sistema de salud, reorganizando sus servicios en cuatro regiones sanitarias (septentrional, central, occidental y meridional), encabezadas por gerentes regionales de salud. Todos los hospitales regionales están en zonas urbanas y la población rural cuenta con una red de dispensarios, puestos de salud y dispensarios móviles.
  • A través de la introducción del Plan Nacional de Seguro de Salud se prestan servicios de atención mediante una red de profesionales de atención primaria que se ha centrado en la salud de una determinada base geográfica y de población definida por su condición de pobre.
  • El sistema de salud de Belice depende en su mayor parte del aporte de fondos públicos. El Gobierno ha asignado al Ministerio de Salud un presupuesto de alrededor del 11% del presupuesto nacional, correspondiente al 3,5% del PIB.
  • La cuestión de los recursos humanos en salud es el elemento crítico del sistema. Esta escasez se ve agravada por su distribución geográfica, pues la mayor parte está radicada en las zonas urbanas, especialmente en la Ciudad de Belice. El país no cuenta con centros formadores donde se capaciten médicos. Sin embargo, varias categorías de enfermeras, técnicos de laboratorio, farmacéuticos y trabajadores sociales reciben educación reglada en la Universidad de Belice.
  • El Ministerio de Salud emplea un sistema de información de salud para registrar los datos de los pacientes y para integrar las fuentes de datos electrónicamente, facilitándose el análisis de datos y la información de salud. El sistema cubre todo el país y se considera actualizado y preciso. El Ministerio reconoce que, a pesar de la existencia de su sistema de información, sigue habiendo una brecha en la cantidad y calidad del registro, originada en los médicos y funcionarios.
 LOGROS, DESAFÍOS Y
PERSPECTIVAS
  • El sistema de salud de Belice afronta retos importantes en el corto y mediano plazo. Estos incluyen el aumento de las enfermedades crónicas como principales causas de mortalidad, las amenazas que plantean las enfermedades víricas emergentes, la escalada de los costos producto de la violencia urbana, la alta tasa de infecciones por VIH y las dificultades para atraer y retener personal en el sector salud. Dada la gran vulnerabilidad de Belice, el cambio climático plantea riesgos adicionales para la salud y otros sectores.
  • La estructura de la economía del país, en particular el predominio creciente del turismo en el perfil económico y la continua dependencia de las industrias de exportación, que emplean a un gran número de trabajadores migrantes estacionales, implica el movimiento transfronterizo continuo de personas que pueden requerir servicios del sistema de salud. La afluencia continua de inmigrantes estacionales es paralela al movimiento de inmigrantes indocumentados que se instalan en comunidades remotas donde el acceso a la atención médica sigue siendo problemático.
  • La escasez crónica de determinadas categorías de profesionales de salud y su baja tasa de retención hace necesario que Belice traiga a estos profesionales del exterior, lo cual genera gastos recurrentes por la adaptación de los recién llegados.
  • Se consideran prioridades de acción urgentes los problemas derivados de las enfermedades crónicas no transmisibles, particularmente la diabetes, y las amenazas de infecciones víricas. También debe evaluarse si la asignación y administración de los fondos públicos al Ministerio se está empleando de manera óptima para abordar con efectividad las prioridades identificadas.
  • Un gran desafío para el país es consolidar los logros obtenidos y reducir la vulnerabilidad social y sanitaria de algunos grupos de población.
  • La evolución negativa de los ingresos del Gobierno ocasionada por circunstancias macroeconómicas adversas y un rápido aumento de la deuda pública representa una amenaza primaria para el sistema de salud debido a su dependencia sustancial de la financiación pública.
 WEB / MEDIOS SOCIALES
Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America