Pan American Health Organization

Informe de país: El Salvador

El Salvador se encuentra en América Central, entre Guatemala, Honduras y el Océano Pacífico. Su división administrativa incluye 262 municipios y 14 departamentos.

En el 2015, su población era 6 459 911 habitantes; de ellos, 62,4% se concentraba en zonas urbanas. Entre 1990 y el 2015 la población aumentó 16,7% y su estructura se transformó desde tendencia expansiva a regresiva, influida por la disminución de la fecundidad y la mortalidad. En el 2015, la esperanza de vida al nacer fue de 67,8 años en los hombres y 77,0 en las mujeres.

La evolución de los indicadores básicos de salud entre 1990 y el 2015 refleja un mejoramiento sistemático de la situación socioeconómica y de salud, aunque con desarrollo mediano, como se refleja en el índice de desarrollo humano de 0,666 en el 2014.

El ingreso nacional bruto per cápita fue US$ 3 940 en el 2014. En el 2013, las remesas (transferencias provenientes del extranjero) fueron la fuente principal de ingresos y representaban 16,3% del producto interno bruto (PIB).

Destacado
  • En el marco de la Reforma de Salud iniciada en 2009, en el 2014 se logró sentar las bases de un modelo basado en la atención primaria de salud, que pretende lograr avances en la salud pública, incluyendo el acceso y la cobertura a una atención integral de salud.
  • La Hoja de Ruta hacia el Acceso Universal y la Cobertura Universal de Salud, suscrita por las instituciones que conforman el SNS, se propone integrar funcionalmente de manera progresiva y en red todos los servicios e instalaciones con que cuenta el sistema.
  • Se ha planteado, además, la organización y la gestión de servicios en redes y el desarrollo de los recursos humanos como estrategia para alcanzar el sistema universal y equitativo.
  • Para ello, se han puesto en marcha mecanismos como la eliminación del pago en los centros asistenciales públicos y el acercamiento de los servicios a la población, a través de equipos comunitarios de salud familiar.
  • El Plan Quinquenal de Desarrollo 2015-2019 se desarrolló como un esfuerzo conjunto con la sociedad civil, que recoge los principios de la política de Reforma de Salud previa.
  • La Política Nacional de Desarrollo de Recursos Humanos en Salud también busca contribuir a alcanzar sistema universal y equitativo, a través del desarrollo de los recursos humanos necesarios.

Figura 1. Estructura de la población por edad y sexo, El Salvador, 1990 y 2015

 CAUSAS DE DEFUNCIÓN
Mortalidad proporcional (% defunciones totales, todas las edades, ambos sexos), 2014

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, Plataforma de Información en Salud de las Américas (PLISA).

 INDICADORES BÁSICOS SELECCIONADOS
Población (millones)
1990
5,5
2015
6,5
 
0
10
  • Población (millones)
  • Ingreso nacional bruto ppp (paridad poder adquisitivo US$ per cápita)
  • Índice de desarrollo humano
  • Promedio de años de escolaridad
  • Población que usa instalaciones de agua potable mejoradas (%)
  • Población que usa instalaciones de saneamiento mejoradas (%)
  • Esperanza de vida al nacer (años)
  • Mortalidad infantil (por 1 000 nacidos vivos)
  • Mortalidad materna (por 100 000 nacidos vivos)
  • Incidencia de tuberculosis (por 100 000 habitantes)
  • Mortalidad por tuberculosis (por 100 000 habitantes)
  • Cobertura de inmunización contra sarampión (%)
  • Cobertura de atención del parto por personal calificado (%)

Nota: La población del 2015 de acuerdo a la estimación nacional de la Dirección General de Estadística y Censos, El Salvador.


Fuente: División de Población y División de Estadísticas de las Naciones Unidas 1990; Organización Panamericana de la Salud. Plataforma de Información de Salud (PLISA) 2013, 2014 y 2015.

 DETERMINANTES SOCIALES DE LA SALUD
  • En el país hay una alta desigualdad de ingresos, reflejado por el coeficiente de Gini de 0,37 en el 2015. En el 2015, la pobreza afectaba al 34,9% de los hogares (32,7% en las zonas urbanas y 38,8% en las rurales), mientras que 8,1% se hallaba en pobreza extrema (7,0% en las zonas urbanas y 10,1% en las rurales).
  • El desempleo para el 2015 era de 7,0% (8,4% en los hombres y 5,0% en las mujeres).
  • El 10,8% de la población de 10 años o más no estaba alfabetizada (12,4% de las mujeres y 9,0% de los hombres). La escolaridad promedio alcanzaba a 6,8 grados.
  • El 86,6% de los hogares tenía acceso al agua por cañería y 95,4% tenía acceso a la energía eléctrica.
  • La proporción de hogares con acceso a Internet, entre el 2010 y el 2015, aumentó de 9,0% a 23,3%, respectivamente.
  • Se estima que alrededor de 2 millones de salvadoreños viven en el exterior, sobre todo en los Estados Unidos de América. Los principales motivos de emigración son la inseguridad ciudadana y la brecha salarial.
  • El país tiene una alta exposición a desastres naturales, como depresión tropical (fuertes lluvias e inundación) y graves sequías, con impacto en las infraestructuras y sectores productivos como la agricultura, con importantes efectos en salud y seguridad alimentaria.
  • En las últimas tres décadas se han mantenido altos índices de violencia, con 103 muertes por homicidio por 100 000 habitantes para el 2015, destacando también la violencia de género, registrándose 1 062 muertes violentas de mueres entre el 2012 y el 2015. Los homicidios, proliferación de pandillas, tráfico de drogas, uso de armas de fuego y violencia se relaciona principalmente con el conflicto entre las principales pandillas del país.
 SITUACIÓN DE LA SALUD Y DEL SISTEMA DE SALUD
  • La razón de mortalidad materna fue de 42,3 muertes por 100 000 nacidos vivos en el 2015. El 19,0% de esas muertes ocurrió en niñas y adolescentes. En el 2015, se alcanzaron coberturas de atención prenatal sobre el 77%; la atención de parto institucional fue de 99%, y de primera consulta médica del recién nacido de más de 89%.
  • En el 2014, la tasa notificada de mortalidad en menores de 5 años fue de 20 por 1 000 nacidos vivos, la infantil fue 17 y la neonatal de 11. La mortalidad neonatal se debió principalmente a nacimiento prematuro y malformación congénita.
  • En el 2014, la mortalidad general reportada fue de 7,3 muertes por 1 000 habitantes. En el 2013, 21% de muertes correspondían a signos y síntomas no clasificados, 16% a enfermedades del sistema circulatorio y 13% a causas externas.
  • En el período 2011-2015, se estimó un promedio anual de 60 000 casos probables de dengue, de los cuales 0,7% de dengue grave; la letalidad alcanzaba a 0,01%.
  • En mayo del 2014 se confirmaron los primeros casos de chikunguña y desde entonces ha afectado a 2,6% de la población. El virus del Zika apareció a fines del 2015 y ha tenido un aumento sostenido; tuvo mayor incidencia en la primera semana del 2016, cuando se notificaron 1 142 casos. De marzo a agosto del 2016, ocurrieron 109 nacimientos de niños con microcefalia, pero solo se pudieron comprobar por laboratorio 4 (3,7%).
  • Desde el 2011 se registran alrededor de ocho casos anuales de malaria, que en su mayoría son importados (75,0%).
  • Las enfermedades infecciosas desatendidas afectan especialmente a las personas que viven en entornos de pobreza, entre ellas destaca el chagas, la leishmaniasis, la lepra, la leptospirosis, la rabia, la geohelmintiasis, las toxoplasmosis y la sífilis congénita.
  • La tuberculosis afecta a 37 personas por 100 000 habitantes, con un promedio anual de 2 150 casos nuevos entre el 2011 y el 2015. En 2015 se registraron 33 184 casos de personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
  • En el período entre 1990 y el 2015, las enfermedades crónicas no transmisibles han aumentado en forma sostenida hasta representar una importante carga para el sistema de salud, con una tendencia creciente respecto a la necesidad de hospitalizaciones y un mayor número de muertes. Ocho de las 10 principales causas específicas de muerte corresponden a enfermedades cónicas no transmisibles.
  • En el 2015, la prevalencia de diabetes mellitus fue de 12,5% (en las mujeres 13,9% y en los hombres 10,6%). La enfermedad renal crónica alcanzó una prevalencia de 12,6%, y afectó más a los hombres (17,8%) que a las mujeres (8,5%), principalmente en la zona rural (14,4%, comparado con 11,3% en la urbana).
  • En cuanto al sobrepeso, este presentó una prevalencia de 37,9% (39,5% los hombres y 36,6% las mujeres), en tanto la obesidad tuvo una prevalencia de 27,3%, y afectó más a las mujeres (33,2%) que a los hombres (19,5%).
  • En el 2014 la desnutrición aguda era de 2,1% y la crónica, de 13,6%.
  • La violencia y los accidentes de tránsito constituyen problemas prioritarios de salud. Los suicidios son la segunda causa de muerte entre las mujeres de 10 a 19 años.
  • El Ministerio de Salud (MINSAL) es el ente rector del sistema de salud y el mayor proveedor de servicios de salud. Su organización interna y sus servicios e instalaciones están estructurados técnica y administrativamente en un nivel central, cinco regiones de salud y 17 sistemas básicos de salud integral.
  • El Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) es la segunda institución con mayor cantidad de centros y cobertura poblacional; sus servicios de salud están estructurados en cuatro regiones.
  • Las otras instituciones que conforman el Sistema Nacional de Salud (SNS) son el Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, el Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial (ISBM), el Fondo Solidario para la Salud, el Comando de Sanidad Militar (COSAM) y la Dirección Nacional de Medicamentos.
  • En el 2013, el gasto total en la salud representó 17,0% del gasto total público y 6,9% del producto interno bruto (4,6% correspondió al gasto público y 2,3% al gasto privado).
  • El gasto de bolsillo constituyó 85% del gasto privado y 28% del gasto total en la salud, mientras que el gasto en planes de prepago de seguros en el 2013 significó 15% del gasto privado.
  • El MINSAL es el responsable de la cobertura de 72,0% de los salvadoreños; el ISSS se ocupa de 25,1%; y el ISBM y el COSAM atienden 1,6% y 1,1%, respectivamente.
  • La Reforma de Salud iniciada en el 2009 ha permitido establecer un modelo que se basa en la atención primaria de salud y que tiene por objetivo mejorar la organización y la gestión de servicios en red, junto al desarrollo de los recursos humanos para alcanzar un sistema de salud universal y equitativo.
  • La segmentación y la fragmentación del sistema de salud aún no se ha logrado eliminar. Desde el 2014, se ha reorientado y profundizado en el proceso de reforma, con un claro enfoque de acceso y cobertura universal de salud e integración funcional del SNS.
  • En el 2009, la información de la salud se encontraba fragmentada y dispersa; solo el Ministerio de Salud tenía más de 40 aplicaciones diferentes, aunque carecía de una instancia responsable de su desarrollo e integración. A partir del año 2010, se activó el Sistema Único de Información de Salud basado en la web y el software libre, integrado por nueve subsistemas y que cuenta con 1 234 unidades notificadoras a escala nacional.
  • El país cuenta con 11 instituciones de educación superior que forman a técnicos y profesionales de la salud en 13 disciplinas. En el 2015, la disponibilidad de profesionales de la salud era de 19,5 por 10 000 habitantes (médicos, personal de enfermería y licenciados en salud materno-infantil).
 LOGROS, DESAFÍOS Y
PERSPECTIVAS
  • En el proceso de implementación de la Reforma de Salud se han establecido compromisos y avances en el sistema de salud, con la identificación de desafíos para su profundización. En un ámbito más global, es necesario asegurar la sostenibilidad económica de la reforma de salud para cumplir sus objetivos y abordar la polarización política que obstaculiza el avance.
  • Es imperativa una integración más efectiva de las instituciones del SNS, con centralización de la gestión presupuestaria y des recursos humanos. Además se requiere consolidar en forma coherente el marco jurídico global.
  • El sistema de salud enfrenta el desafío de mejorar su capacidad de respuesta para afrontar con efectividad el incremento de la morbilidad, la mortalidad y la discapacidad, producidas tanto por las enfermedades transmisibles como las enfermedades crónicas no transmisibles.
  • La vigilancia, la prevención y el tratamiento de las enfermedades crónicas no transmisibles son necesarias para su efectivo control y prevención, así como contar con acciones intersectoriales que permitan incidir en los determinantes sociales y factores de riesgos.
  • La consolidación del Sistema Único de Información Nacional en Salud permitirá obtener información útil para la toma de decisiones.
  • De acuerdo al Plan Quinquenal de Desarrollo 2015-2019, se espera reducir la mortalidad materna a un nivel menor que 35 muertes por 100 000 nacidos vivos, mantener la mortalidad infantil bajo de 8 muertes por 1 000 nacidos vivos, conservar las coberturas de vacunación sobre 95% y reducir en 3% el gasto directo de bolsillo de los hogares.
  • El problema de las pandillas es un desafío para los salvadoreños, ya que es el obstáculo fundamental para la implementación de iniciativas de desarrollo sostenible y atenta contra la salud de la población.
 WEB / MEDIOS SOCIALES
Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America