Pan American Health Organization

Guadalupe, Guayana Francesa y Martinica

  • Contexto General
  • Principales desafíos de la salud
  • Situación de la salud y sus tendencias
  • Perspectivas
  • Referencias
  • Texto completo
Página 1 de 5

Contexto General

Guadalupe y Martinica, islas de las Antillas Menores y la Guayana Francesa, situada en la costa septentrional de América del Sur, entre Suriname y Brasil, son los tres departamentos franceses de ultramar en la Región de las Américas y han sido parte integrante de Francia desde 1946. Su organización política y administrativa en departamentos y regiones es similar a la del resto de Francia. El archipiélago de Guadalupe, que se extiende a lo largo de 1 703 km2, es el más grande de los dos territorios insulares. Abarca a Guadalupe propiamente dicha (con dos masas continentales separadas, Basse-Terre y Grande-Terre, atravesadas por un canal de agua de mar), las islas de Marie-Galante, Les Saintes, La Désirade, Saint-Barthélemy y la Colectividad de San Martín (la parte francesa de la isla de San Martín). Martinica tiene una superficie de 1 128 km2 y la Guayana Francesa, de 83 534 km2.

Guadalupe y Martinica gozan de un clima tropical y a menudo son azotadas por tormentas tropicales durante los meses de julio a octubre; la Guayana Francesa tiene clima ecuatorial y 95% de su territorio está cubierto por una densa selva amazónica, entrecruzada por ríos de distinta magnitud.

Los territorios franceses de ultramar, que se reestructuraron en el 2003, se dividen legislativamente en dos entidades diferenciadas. Los cinco departamentos de ultramar (Départements d’Outre-Mer), creados en 1946 (Martinica, Guayana Francesa, Guadalupe, Mayotte y Reunión), están sujetos a la misma legislatura de los departamentos metropolitanos de Francia. Por otro lado, las colectividades territoriales de ultramar parcialmente autónomas (por ejemplo, Nueva Caledonia y Polinesia Francesa) están sujetas a regímenes legislativos especiales.

La administración estatal está centralizada, pero los departamentos franceses de ultramar tienen algunos departamentos descentralizados del Estado (services déconcentrés de l’état).

Al 1 de enero del 2013, el número de habitantes de Guadalupe y Martinica era comparable (402 119 y 385 551 habitantes, respectivamente). La Guayana Francesa tenía 244 118 habitantes, pero se prevé que su población se duplicará para el 2030. En cuanto a la densidad de población, Martinica es el territorio con mayor densidad de población, con 342 habitantes por km en el 2013, seguido de Guadalupe con 247 y la Guayana Francesa con solo 2,9.

Cuadro 1. Indicadores básicos de salud: Guayana Francesa, Guadalupe y Martinica, 2015 o último año disponible

Indicador Guayana Francesa Guadalupe Martinica
Población (en miles) (2015) 277 400 386
Crecimiento anual de la población (%) (2015) 2,4 0,5 0,2
Tasa total de fecundidad (hijos/mujer) (2015) 3,0 2,1 1,8
Esperanza de vida al nacer (años) (2015) 79,9 81,5 82,1
Tasa de mortalidad general por 1 000 habitantes (2014) 4,16 3,79 3,53
Tasa de mortalidad de menores de 1 año por 1 000 nacidos vivos (2015) 8,2 8,4 8,2
Tasa de mortalidad notificada por 100 000 nacidos vivos (2015) 16,4 17,3 21,7
Tasa de incidencia de infección por el VIH/sida por 100 000 habitantes (2014) 78,9 16,9 13,9
Médicos por 10 000 habitantes (alrededor del 2014) 17,5 26,4 26,2
Enfermeras por 10 000 habitantes (alrededor del 2014) 48,7 61,2 81,7
Camas hospitalarias por 1 000 habitantes (2011-2014) 2,7 5,2 4,1
Cobertura institucional de partos (%) (2013) n,d, 100,0 99,9

Fuente: Elaborado por el autor con información del Ministerio de Salud,

La distribución de la población también es diferente de un departamento a otro. La población en los tres sigue siendo joven, pero está envejeciendo. La proporción más alta de adultos mayores se registra en Martinica ya que, en el 2016, un 6,8% de sus habitantes tenía 60 años o más. En cambio, la Guayana Francesa tiene la población más joven, pues 44% son menores de 20 años. En el cuadro 1 se muestran los indicadores básicos de salud de los departamentos franceses en el 2015, o en el último año disponible. En las figuras 1 3 se muestran las pirámides de la población de la Guayana Francesa, Guadalupe y Martinica en los años 1990 y 2015. La población de estos departamentos franceses de ultramar es principalmente mixta (amerindios, negros, blancos e indios). La población de la Guayana Francesa es un mosaico de amerindios, europeos, descendientes de negros de África, chinos y libaneses; el territorio también tiene un asentamiento de agricultores de la etnia hmong, procedentes del norte de la República Democrática Popular Lao.

Figura 1. Estructura de la población por edad y sexo, Guayana Francesa, 1990 y 2015

La población aumentó en 132,0% entre 1990 y el 2015. En 1990, la estructura de población era progresiva en los grupos de mayores de 35 años de edad, con una progresión menos significativa en los grupos de menor edad. En el 2015, la estructura piramidal tenía un segmento más estrecho en los grupos de edad intermedia y luego se tornaba de nuevo progresiva en los grupos de menores de 30 años de edad. Estos cambios reflejan los períodos de crecimiento natural, la fecundidad y la migración, lo cual dio lugar a un crecimiento considerable de la población en los 25 últimos años.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, según datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población, Naciones Unidas. Revisión del 2015, Nueva York, 2015.

En Guadalupe, más de 40% de la población vive en Pointe-à-Pitre, la capital económica, que está ubicada en Grande Terre; solo 10% de la población vive en Basse Terre, el centro administrativo, ubicado en la isla de Basse Terre. En Martinica, más de una tercera parte de la población vive en el centro administrativo, Fort-de-France. En la Guayana Francesa, la mayoría de la población vive a lo largo de la costa; la densa selva pluvial dificulta el acceso a los municipios situados en el interior del país.

Figura 2. Estructura de la población por edad y sexo, Guadalupe, 1990 y 2015

La población aumentó en 20,1% entre 1990 y el 2015. En 1990, la estructura de la población era progresiva en los grupos de mayores de 15 años y regresiva en los grupos de menores de esa edad. Para el 2015, la forma piramidal se había desplazado a los grupos de mayores de 50 años. La estructura pasó a ser irregular en los grupos de menores de esa edad, con tendencias regresivas en los grupos de menores de 15 años. Los grupos de edad intermedia se redujeron, especialmente los de edades comprendidas entre 20 y 40 años. Estos cambios reflejan la influencia del envejecimiento, el crecimiento natural (regresivo en los dos últimos decenios) y la migración.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, según datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población, Naciones Unidas. Revisión del 2015, Nueva York, 2015.

En el 2014, la esperanza de vida al nacer era más alta en Martinica: 83,9 años para las mujeres y 78,1 años para los hombres. En Guadalupe, la cifra era de 83,4 años para las mujeres y 76,1 años para los hombres; en la Guayana Francesa, 83,1 años para las mujeres y 76,7 años para los hombres. Estas cifras representan un aumento con respecto a 1990, cuando la esperanza de vida al nacer era de 79,6 años para las mujeres y 73,3 años para los hombres, en Martinica; de 78,5 años para las mujeres y 70,8 años para los hombres, en Guadalupe, y de 76,1 años para las mujeres y 67,2 años para los hombres en la Guayana Francesa.

Figura 3. Estructura de la población por edad y sexo, Martinica, 1990 y 2015

La población aumentó en 10,6% entre 1990 y el 2015. En 1990, la estructura de población era progresiva en los grupos de mayores de 15 años, mientras que el crecimiento fue estacionario en los grupos de menores de esa edad. En el 2015, la forma piramidal se había desplazado hacia los grupos de mayores de 50 años. La estructura pasó a ser irregular en los grupos de menores de esa edad, con tendencias regresivas en los grupos de menores de 15 años. Los grupos de edad intermedia se redujeron, especialmente en el cuarto decenio de vida. Estos cambios reflejan la influencia del envejecimiento, el crecimiento natural (regresivo en los dos últimos decenios) y la migración.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, según datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población, Naciones Unidas. Revisión del 2015, Nueva York, 2015.

Debido a que forman parte de Francia, los departamentos franceses de ultramar se consideran «regiones ultraperiféricas» en relación con la Unión Europea, lo que quiere decir que se benefician de las medidas especiales de protección y financiamiento estructural. El euro es su moneda oficial. La economía de estos departamentos franceses de ultramar enfrenta los mismos retos que se presentan en las entidades insulares pequeñas, como la dependencia del turismo y de los recursos naturales. Por otro lado, la estabilidad económica y política de los departamentos está vinculada con una fuerte dependencia económica de Francia metropolitana. La economía de la Guayana Francesa depende de los ingresos provenientes del puerto espacial europeo, que Francia ha puesto a disposición de la Agencia Espacial Europea, como base de lanzamiento de satélites. La extracción artesanal de oro es la principal actividad de exportación del territorio, que es a la vez fuente del empleo ilegal y del contrabando generalizado. En Guadalupe y Martinica, el pilar de la economía es el cultivo y la exportación de plátanos, un sector que se ve perjudicado por las constantes fluctuaciones de las condiciones del mercado.

Los departamentos franceses de ultramar se encuentran por debajo de todas las regiones de Francia metropolitana en cuanto al PIB per cápita. En el 2015, el PIB per cápita fue de 22 571 euros en Martinica, 20 163 euros en Guadalupe y 16 645 euros en la Guayana Francesa. Cabe señalar que el PIB de estos territorios refleja menos su riqueza y sus actividades productivas que su condición departamental única, pues el Gobierno francés les asegura subvenciones e importaciones.

La asistencia escolar es obligatoria para los niños de 6 a 16 años de edad; por lo tanto, casi todos los niños de 3 a 6 años de edad asisten a la escuela. En el año escolar 2014-2015, había 138 000 estudiantes en estos departamentos de Francia. Los porcentajes de aprobación del bachillerato están mejorando. Dado que no todos los cursos están disponibles a nivel local, algunos adolescentes y jóvenes deben seguir sus estudios en Francia metropolitana u otros países.

Estos departamentos franceses son frágiles desde el punto de vista ambiental y vulnerables a los desastres naturales. Los peligros naturales, como terremotos, tormentas tropicales y erupciones volcánicas, se tienen en cuenta en la formulación de los principales planes de prevención de riesgos. En la Guayana Francesa, los principales problemas de salud ambiental guardan relación con los de abastecimiento de agua y las consecuencias de la extracción artesanal de oro. El saqueo de los depósitos de oro tiene lugar en la periferia de los sitios mineros autorizados y en el interior selvático. El impacto ambiental de esta actividad se ha manifestado de manera sorprendente con la deforestación, la destrucción de la vida silvestre, la contaminación de los ríos con mercurio y la transmisión de la malaria.

En el 2015, la tasa de desempleo en los tres departamentos era muy elevada: en la Guayana Francesa, 22,3% de la población en edad de trabajar estaba desempleada; en Guadalupe, 23,7%, y en Martinica, 19,4%. Los más afectados por el desempleo son los jóvenes, especialmente los menos capacitados y las mujeres. En la Guayana Francesa, el desempleo se percibe con más intensidad porque la generación de oportunidades de empleo se ha quedado a la zaga del marcado aumento registrado en el tamaño de la fuerza laboral.

En el 2008, se creó en Francia un mecanismo denominado Revenu de Solidarité Active (RSA), o ingreso de solidaridad activa, que les da a las personas un ingreso mínimo, acceso a ciertas prestaciones sociales y ayuda para la integración social o profesional. El porcentaje de beneficiarios del RSA es mayor en los departamentos franceses de ultramar que en Francia metropolitana (7,86% en Francia y 26,4% en los departamentos de ultramar).

Se dispone cada vez más de viviendas gracias, en parte, a las medidas tributarias que promueven la construcción de nuevas viviendas, así como a una mayor oferta de propiedades para alquilar a un bajo costo. La demanda de viviendas sigue siendo alta, en particular en la Guayana Francesa, debido al crecimiento de su población y al número de familias. En una encuesta del 2011, efectuada por el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos de Francia (INSEE, por su sigla en francés), se comprobó que el porcentaje de familias pobres en los departamentos franceses de ultramar era mayor que en Francia metropolitana: 19% en Guadalupe, 21% en Martinica y 44% en la Guayana Francesa.

El sistema de salud

La entidad Agence Régionale de Santé (ARS), u Organismo Regional de Salud, se encarga de ejecutar las políticas de salud en cada uno de los departamentos franceses. La atención de salud se dispensa en los complejos hospitalarios y los consultorios privados. La Guayana Francesa tiene centros de atención primaria de salud destinados especialmente a responder a las necesidades de los residentes que están aislados por razones geográficas; en el caso de las comunidades dispersas y aisladas que constituyen un 20% de la población de la Guayana Francesa, estos centros de salud representan el único acceso a la atención de salud. Los establecimientos del sector de asistencia a corto plazo suelen ser satisfactorios, pero inadecuados en cuanto al seguimiento de los pacientes y a la psiquiatría.

Los gastos de la atención de salud y los productos médicos siguieron aumentando entre el 2010 y el 2015. El gasto anual es de aproximadamente 2 000 euros por habitante en Martinica; asciende a 1 800 euros en Guadalupe y a 1 400 euros en la Guayana Francesa. Estas variaciones se deben en parte a las estructuras de la población, diferentes en cada departamento, así como a las desigualdades históricas en materia de atención. Los hospitales, en especial los del sector público, representan la mayor parte de los gastos. Además de estos desembolsos, el Estado, o Conseil Général, paga todos los años sumas considerables en el sector social, las cuales se destinan a grupos especiales de la población, entre ellos los adultos mayores y las personas discapacitadas.

El financiamiento de la cooperación técnica en los departamentos franceses de ultramar proviene exclusivamente de asociaciones, programas y mecanismos de financiamiento que se han creado con otros miembros de la Unión Europea; los departamentos de ultramar no reciben financiamiento para actividades de cooperación de instituciones internacionales, como el Banco Mundial ni de entidades de las Naciones Unidas.

Principales desafíos de la salud

Problemas críticos de salud

En Guadalupe y Martinica, los trastornos de salud reflejan, por lo general, los de los países desarrollados. Sin embargo, la situación en la Guayana Francesa es más heterogénea, ya que algunos indicadores se asemejan a los de los países desarrollados, como la incidencia de enfermedades crónicas y la riqueza relativa; pero, al mismo tiempo, siguen mostrando otras características propias de los países en desarrollo, como una población joven, una elevada mortalidad perinatal y una alta incidencia de enfermedades infecciosas y parasitarias.

Enfermedades emergentes

El dengue es endémico en todos los departamentos y la malaria se ha propagado en el interior de la Guayana Francesa, con unos pocos casos no autóctonos en los otros dos departamentos. En los departamentos franceses de ultramar situados en la Región de las Américas, hubo una epidemia de dengue causada por el serotipo 2. Entre septiembre del 2012 y octubre del 2013, en los departamentos franceses de ultramar ocurrió una epidemia grave de dengue ocasionada por el serotipo 2 que afectó a más de 13 000 personas y causó 6 defunciones. La epidemia de dengue en Guadalupe y Martinica a fines del 2012 se debió principalmente a los serotipos 2 y 4. En Martinica, se calcula que la epidemia del 2013-2014 afectó aproximadamente a 10 000 personas, lo cual dio lugar a 128 hospitalizaciones y 3 defunciones (tasa de letalidad de 0,03%). En Guadalupe, se calculó que hubo unos 15 000 casos, que se tradujeron en 235 hospitalizaciones y 9 defunciones (tasa de letalidad de 0,06%). El primer caso de chikunguña en el Caribe se detectó en la Colectividad de San Martín en diciembre del 2013; la epidemia luego se propagó a todos los departamentos. Se calculó que el número de consultas de medicina general relativas al chikunguña fue de 72 500 en Martinica, 81 200 en Guadalupe y 5 320 en la Colectividad de San Martín.

El zika circuló en todos los departamentos; al 18 de enero del 2017 se habían confirmado 16 casos del síndrome congénito asociados con el zika en Guayana Francesa, 6 en Guadalupe y 18 en Martinica.

Enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza

La lepra, o enfermedad de Hansen, sigue siendo endémica en los departamentos franceses de ultramar, aunque la incidencia está descendiendo. En el 2015, en Martinica no hubo ningún caso notificado, en Guadalupe se notificaron 5 y en Guayana Francesa, 21. Cada uno de los departamentos franceses de ultramar tiene un centro de referencia para la enfermedad, donde se hacen tamizajes de los pacientes, se efectúan consultas con un médico y un asistente social y se conciertan consultas a domicilio.

Las encuestas efectuadas entre el 2001 y el 2005 en los campos donde se cultiva el berro y los entornos acuáticos de Martinica confirmaron la erradicación del caracol de la especie Biomphalaria glabrata, el principal huésped intermediario de la esquistosomiasis. La ausencia de la transmisión activa del parásito por más de 20 años indicaba que al 2005 se había erradicado la esquistosomiasis. Las aguas ácidas de la Guayana Francesa son hábitats muy hostiles para el caracol.

Una mejor higiene y las actividades de prevención y detección dirigidas por las autoridades sanitarias locales han conducido a una pronunciada disminución del número de casos de infecciones helmínticas (anquilostomiasis y estrongiloidiasis) en los departamentos franceses en el transcurso de los últimos 20 años.

En el 2013, la tasa de incidencia de la tuberculosis fue de 4,5 casos por 100 000 habitantes; la enfermedad se notificó en Guadalupe (45 casos por 100 000 habitantes), Martinica (3,8) y Guayana Francesa (28,0).

El número de embarazos en la adolescencia es muy alto en la Guayana Francesa: en el 2015, 6,2% de las madres embarazadas tenían menos de 18 años de edad, mientras que en Francia continental esta cifra fue de 1%. Las tasas de abortos voluntarios también son mayores en los departamentos franceses, al ubicarse en 26 por 1 000 mujeres en el 2015, en comparación con un promedio de 14,4 en Francia continental. Guadalupe tiene la tasa más elevada en toda Francia: 37,4 por 1 000 mujeres.

Enfermedades crónicas

Las enfermedades crónicas no transmisibles son los trastornos más frecuentes en la población. En el caso del grupo de 15 a 34 años de edad, los principales trastornos crónicos en ambos sexos son los trastornos mentales, la diabetes mellitus y las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, tanto en las mujeres como en los hombres del grupo de 35 a 64 años de edad, los principales trastornos crónicos son las enfermedades cardiovasculares, la diabetes mellitus y las neoplasias.

Los programas y servicios de salud mental están disponibles en todos los departamentos; entre el 2010 y el 2015, los trastornos que se diagnosticaron con más frecuencia fueron la depresión, las tendencias suicidas y la ansiedad generalizada. La esquizofrenia, la psicosis con delirio y los trastornos relacionados con las adicciones fueron las principales causas de hospitalización. El suicidio y el comportamiento suicida se abordan en el marco de un plan nacional que abarca a todas las regiones de Francia; pero se ha adoptado un plan especial para la población de las comunidades amerindias jóvenes de la Guayana Francesa, donde la tasa de suicidio es 10 veces mayor que en Francia continental. En los departamentos franceses de ultramar, el número anual promedio de defunciones por suicidio es de 10 por 100 000 habitantes, en su mayoría de hombres y de personas mayores de 35 años de edad.

Recursos humanos

La escasez y la distribución desigual de los profesionales de la salud son problemas que afectan a los tres departamentos, pero en particular a la Guayana Francesa, donde el número de médicos, en particular de especialistas, es insuficiente. En el complejo hospitalario de Cayenne, numerosos puestos siguen vacantes o son desempeñados por médicos sin las calificaciones necesarias; esta situación se repite en todos los centros de salud del departamento.

En Guadalupe y Martinica hay suficientes parteras. Las necesidades de enfermeras están cubiertas en el sector privado, pero no en el sector público; para el resto de los recursos humanos de las categorías de profesionales de la salud, las tasas de densidad están por debajo de las registradas en Francia metropolitana. Las facultades de medicina y los centros de formación de paramédicos han aumentado considerablemente el número de programas de capacitación disponibles y de estudiantes que reciben capacitación, pero la graduación de nuevos profesionales todavía es insuficiente para satisfacer la demanda. El primero, segundo y tercer año de los estudios médicos se imparten en los departamentos franceses de ultramar; además, hay escuelas de capacitación en las profesiones de salud y paramédicas, como enfermería y partería, fisioterapia, enfermería con especialización en anestesiología y técnicas biomédicas.

Conocimiento, tecnología e información en el ámbito de la salud

Al igual que en todas las regiones de Francia, en el sistema de vigilancia centinela hay 27 enfermedades transmisibles de notificación obligatoria a las autoridades de salud pública. El sistema recibe el apoyo de una red de médicos, que informan semanalmente acerca de casos de dengue, enfermedades de tipo gripal, gastroenteritis, sarampión, varicela, gonorrea e infecciones de transmisión sexual, entre otras. Este sistema está reforzado con informes de laboratorios públicos y privados, entre ellos el Instituto Pasteur de Pointe-à-Pitre (Guadalupe), que se especializa en micobacterias, además de otro Instituto Pasteur situado en Cayenne (Guayana Francesa), que es un centro de referencia para arbovirus y virus gripales. En vista de las nuevas amenazas posibles para la salud pública y el aumento de los problemas de seguridad en el actual entorno mundial, una de las prioridades del Ministerio de Salud de Francia es fortalecer los sistemas de alerta temprana y de respuesta. El plan de los sistemas de alerta y gestión de las emergencias de salud permitirá reforzar los sistemas locales y regionales de vigilancia y alerta en el ámbito de la salud en los departamentos franceses de ultramar.

El registro de los nacimientos y las defunciones está a cargo de las oficinas del État Civil para luego enviarlo al Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos (INSEE, por su sigla en francés) de cada departamento. La cobertura es exhaustiva, salvo en casos muy raros.

La investigación de salud se lleva a cabo principalmente en los hospitales, con la participación de los centros de referencia para algunas enfermedades y del Centro de Investigación Clínica de cada departamento.

The Environment and Human Security

Hay dos organismos que son los principales encargados de los asuntos de salud ambiental en los departamentos franceses de ultramar. Ellos son la Unidad Interregional de Epidemiología de Intervención (Celulle interrégionale d’épidémiologie d’intervention [CIRE]), que dirige las intervenciones y respuestas destinadas a encarar las amenazas ambientales para la salud y el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica, que se centra en la investigación para resolver esos problemas.

En los años 2002 y 2003, el Organismo francés de seguridad sanitaria de los alimentos, del ambiente y del trabajo (Agence nationale de sécurité sanitaire de l’alimentation, de l’environnement et du travail o ANSES) evaluó los efectos nocivos para la salud derivados de la exposición al plaguicida organoclorado clordecona, que se utiliza en Martinica. Según una encuesta llevada a cabo por ese organismo, 3% de la población de Martinica se había expuesto a este plaguicida a un nivel superior al punto de referencia de seguridad establecido para los casos de exposición repetida. Se comprobó que el mercurio utilizado para la extracción artesanal del oro en el interior de la Guayana Francesa contamina a los peces de agua dulce que son consumidos por la población. Se han observado altos niveles de exposición al mercurio en algunas poblaciones de amerindios en el interior del país, entre las cuales se observa un elevado consumo de peces de agua dulce (). Otros estudios de la exposición al mercurio efectuados por la CIRE confirmaron que los grupos de población más expuestos eran los que vivían en los tramos superiores de los ríos Maroni y Oyapock, cuya alimentación se basaba principalmente en el consumo de pescado (). En respuesta a esta situación, se ejecutó un programa de prevención de la exposición a los plaguicidas.

El uso de plaguicidas organoclorados durante varios años en Guadalupe y Martinica ha afectado negativamente al ambiente natural (masas de agua, sedimentos fluviales y suelos). Se han llevado a cabo o están en curso varios estudios a fin de medir los riesgos para la salud que afectan a los habitantes de estas regiones ().

Debido a sus características geográficas, la Guayana Francesa no puede abastecer de agua potable a todos sus habitantes. Esto sucede en particular con las poblaciones del interior del territorio y con ciertos grupos que viven a lo largo de las riberas o en los distritos marginales urbanos y periurbanos.
En la Guayana Francesa, la distribución de la gastroenteritis está vinculada a la contaminación del agua suministrada a determinados segmentos de la población. La incidencia de las enfermedades entéricas es superior a 10% en algunos municipios del interior. Todos los años, en cada uno de los tres departamentos franceses de ultramar, se registra un promedio de 10 brotes de intoxicación alimentaria. En las Antillas se notifican con frecuencia casos de ciguatera (45 casos en Guadalupe en el 2015).

Envejecimiento

Guadalupe, y en mayor grado Martinica, que durante largo tiempo se consideraron como islas con poblaciones jóvenes, están afrontando cada vez más los problemas vinculados con el envejecimiento de la población. Entre el censo de 1967 y el de 1999, el porcentaje de quienes tienen 65 años o más en Martinica casi se triplicó. En el 2012, se calculó que este grupo poblacional representaba 20% de la población total en Guadalupe y 22% en Martinica. En el otro extremo, en la Guayana Francesa, la proporción de quienes tienen 65 años o más representaba solo 5,5% de la población en el 2013.

Las personas mayores de 65 años de edad son las más afectadas por problemas graves de salud, lo que genera un contacto más frecuente con el sistema de salud en busca de atención. La frecuencia de las comorbilidades también aumenta, como la hipertensión asociada con la diabetes, que disminuye mucho la calidad de vida. En el caso de las personas de 85 años o más, la prevalencia de la dependencia física o psicológica aumenta con rapidez.

Migración

En Martinica, la población minoritaria de origen extranjero-en especial ciudadanos de Haití y Santa Lucía-se mantuvo en un nivel estable de 1,8% de la población total en el 2013. En Guadalupe, los inmigrantes representaban 5% de la población y casi la mitad procedía de Haití; la Colectividad de San Martín representaba la mitad de todos los ciudadanos extranjeros en ese departamento.

En la Guayana Francesa, los mayores contingentes de inmigrantes provienen de Suriname (39%), Haití (30%) y Brasil (15%). Oficialmente, la población de origen extranjero representa 33% del total, pero es probable que las cifras sean más altas, en virtud de la extensión de las fronteras territoriales, la facilidad con la que pueden cruzarse las fronteras demarcadas por los ríos Maroni y Oyapock, además de ciertas actividades como la extracción artesanal del oro, todo lo cual fomenta la inmigración clandestina.

Seguimiento de la organización, prestación de atención y desempeño de los sistemas de salud

En la Guayana Francesa, entre los obstáculos para poder recibir atención de salud se encuentran las características geográficas del territorio (grandes zonas remotas y las dificultades que estas plantean para la comunicación y la accesibilidad oportunas), sus indicadores sociodemográficos (una población en rápido crecimiento, una economía frágil y los flujos de migración), así como una escasez de recursos humanos y de infraestructura (muy pocos profesionales de la salud y una carencia crónica de equipo médico). Para garantizar que toda la población tenga acceso a la atención médica, el Gobierno francés adoptó la medida denominada cobertura universal básica de salud (), que ofrece acceso al seguro médico a toda persona que haya vivido en Francia durante tres meses por lo menos y que no tenga otro seguro de salud. El plan también incluye un seguro complementario de enfermedad que, a diferencia del seguro básico universal, ofrece atención médica adicional en forma gratuita, sin cantidad deducible y que no exige pago directo con reintegro. La cobertura complementaria de enfermedad se destina a las poblaciones más necesitadas. Un alto porcentaje de la población de los departamentos franceses de ultramar recibe servicios mediante la cobertura universal básica y la complementaria.

Hay 359 farmacias en los departamentos franceses de ultramar, sin incluir los dispensarios médicos en los centros de salud. De estas, 164 están en Guadalupe, 146, en Martinica y 49, en la Guayana Francesa. La mayoría de los productos farmacéuticos se importan de Francia. Las autoridades francesas de salud pública fijan los precios de los medicamentos reembolsables. No hay producción local de vacunas en los departamentos franceses de ultramar, por lo que todas las vacunas se importan de Francia.

Perspectivas

A pesar de los desafíos, el estado de salud de la población ha mejorado en los últimos 30 años. En Guadalupe, los principales indicadores revelan un mejoramiento durante los dos últimos decenios, ya que se ha registrado una disminución de la mortalidad de menores de 1 año, un mejoramiento general del nivel de vida, así como avances en la atención médica y la prestación de servicios de salud. A pesar del progreso logrado en estas áreas, ciertos problemas de salud han resultado particularmente insolubles en Guadalupe y los otros dos departamentos franceses de ultramar, en particular la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes, los problemas de salud mental (incluidos el consumo nocivo de alcohol y la adicción a la cocaína crack), el cáncer de próstata y la infección por el VIH. Martinica y Guadalupe, con poblaciones de mayor edad que la de Guayana Francesa, están encarando cada vez más problemas de salud pública relacionados con el envejecimiento.

En mayo del 2016, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ultramar de Francia dieron a conocer La estrategia para los territorios de ultramar dada a conocer por el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ultramar en mayo del 2016 establece cinco prioridades amplias de salud pública: el mejoramiento del estado de salud, la reducción de las desigualdades y una mayor promoción de la salud; la vigilancia sanitaria y la gestión de las crisis; una respuesta al envejecimiento de la población y a las personas con discapacidad; el mejoramiento del sistema de salud, la investigación y la innovación; y una reducción de las inequidades en materia del acceso a los servicios de salud.

Se ha determinado que la promoción de la salud es una prioridad en la estrategia de salud. Con la colaboración del Instituto Nacional de Prevención y Educación para la Salud se crearon el Comité de Educación Sanitaria de Guadalupe y el Comité de Prevención y Educación Sanitaria de Martinica. Además, numerosas asociaciones, en particular las entidades nacionales, distritales y municipales, así como los grupos de defensores de los pacientes, desempeñan una función esencial como asociados para la prevención de enfermedades, por medio del aporte de sus conocimientos especializados cuando se trata de temas como la infección por el VIH/sida, el consumo de sustancias psicoactivas, la anemia de células falciformes y el cáncer.

Referencias

1. Frery N, Maillot E, Deheeger M. Exposition au mercure de la population amérindienne Wayana de Guyane: enquête alimentaire-resultats. Paris: French Institute for Public Health Surveillance; 1999. Disponible en: http://invs.santepubliquefrance.fr/publications/mercure/rapport3.html.

2. Quenel P, Saviuc P, Godard E. Le mercure en Guyane : risque sanitaire et enjeux de santé publique. Bulletin d’Alerte et de Surveillance Antilles Guyane 2007;7:1-15. Disponible en: http://invs.santepubliquefrance.fr/publications/basag/Basag2007-7.pdf.

3. Agence nationale de sécurité sanitaire de l’alimentation, de l’environment et du travail (Francia). Chlordecone in the French Caribbean [Internet]. Paris: ANSES; 2016. Disponible en: https://www.anses.fr/en/content/chlordecone-french-caribbean.

4. Le Fonds CMU (Francia). Couverture maladie universelle [Internet]. Paris: Le Fonds CMU; 2017. Disponible en: https://www.cmu.fr.

5. Observatoire Régional de la Santé de Guyane (Francia). La stratégie de santé pour les Outre-Mer. Cayenne: ORSG; 2016. Disponible en: http://www.ors-guyane.org/lancement-de-la-strategie-de-sante-pour-les-outre-mer/.

6. Observatoire Régional de la Santé de Guadeloupe (Francia). Le diabète en Guadeloupe en 2013. KANNARI: Santé, nutrition et exposition au chlordécone aux Antilles. Basse-Terre: ORSaG; 2016. Disponible en: http://www.orsag.fr/actualite-orsag/360-le-diabete-en-guadeloupe-en-2013-enquete-kannari.html.

7. Observatoire Régional de la Santé de Guadeloupe (Francia). Surcharge pondérale et obésité abdominale en Guadeloupe en 2013. KANNARI: Santé, nutrition et exposition au chlordécone aux Antilles. Basse-Terre: ORSaG; 2016. p. 17. Disponible en: http://www.orsag.fr/actualite-orsag/354-kannari.html.

8. Beck F, Richard J-B, Gauduchon T, Spilka S. Les usages de drogues dans les DOM en 2014 chez les adolescents et les adultes. Tendances 2016;111:1-6. Disponible en: https://www.ofdt.fr/BDD/publications/docs/eftxfbw7.pdf.

×

Referencia/Nota:

1. Se considera que una persona es «pobre» si pertenece a un hogar cuyo nivel de vida se sitúa por debajo del umbral de pobreza, que se define como la mitad del nivel de vida medio. El nivel de vida medio se obtiene dividiendo el número total de hogares en una determinada zona geográfica en dos mitades iguales. Esta definición es tanto monetaria como relativa, ya que el umbral de pobreza depende del lugar que ocupa en la escala de ingresos de un conjunto de hogares. Esto explica por qué el umbral de pobreza varía de un territorio a otro y la razón para calcularlos por separado en el caso de los departamentos franceses de ultramar y de Francia continental.

2. Sobrepeso, IMC ≥25 y <30

3. Obesidad, IMC ≥30

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America