Pan American Health Organization

Guatemala

  • Contexto general
  • Principales desafíos de la salud
  • Situación de salud y sus tendencias
  • Perspectivas
  • Referencias
  • Texto completo
Página 1 de 5

Contexto general

Bandera de GuatemalaCon una superficie de 108 928 km2, el territorio nacional de la República de Guatemala se encuentra dividido política y administrativamente en 22 departamentos y 340 municipios al año 2015.

Su población en el 2016 era de 16 672 956 habitantes (), con una densidad de 153 habitantes por km2. La población menor de 15 años era de 36% y la de 65 años o más era de 5%. Los departamentos más extensos son Petén, Izabal, Alta Verapaz, El Quiché y Huehuetenango, los cuales abarcan 33,9%, 8,3%, 8,0%, 7,7% y 6,8% del territorio nacional, respectivamente. Por otro lado, los departamentos menos extensos (menos de 1% del territorio nacional cada uno) son Sacatepéquez, Totonicapán y Sololá. Estos últimos 3, situados en el altiplano noroccidental y montañoso, tienen las mayores densidades de población, 681, 449 y 412 habitantes por km2 respectivamente, es decir, entre tres y cinco veces más que el promedio del país. Estos tres departamentos también se caracterizan por su fragmentación territorial en varios municipios y por su población principalmente rural y de ascendencia indígena (41% de la población).

En los grupos de 15 años y más, hubo un incremento en los porcentajes, por ejemplo, la población de mayores de 64 años pasó de 4,1% en 1990 a 5,3% en 2015. Los departamentos del norte y del oeste informaron mayores porcentajes de personas menores de 18 años, mientras que los del este y del sur tienen relativamente menores porcentajes de población menor de 18 años. La figura 1 muestra la estructura poblacional de Guatemala en el 1990 y el 2011.

Figura 1. Population structure, by age and sex, Guatemala, 1990 and 2015

Entre 1990 y el 2015, la población creció 78,4%. En 1990, la estructura de la población presentaba una forma piramidal de rápida expansión, con predominio de menores de 20 años. En 2015, la forma expansiva se mantuvo, aunque con un enlentecimiento expansivo en los grupos menores de 20 años, relacionado con descenso de fecundidad y mortalidad, especialmente en las últimas dos décadas.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, con base en datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. División de Población. Revisión 2015. Nueva York 2015.

En el 2012, la esperanza de vida al nacer fue de 68 años para los hombres y 75 años para las mujeres ().

En materia asistencial, la cobertura del seguro social fue baja: el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) informó una cobertura de apenas 22,1% de la población económicamente activa (PEA) del año 2012, debido a que 74,5% de la PEA se encontraba en el sector informal (), y por tanto, el porcentaje de personas mayores pensionadas fue bajo. Se estimó que los adultos y las personas mayores, en el 2016, consumían 5 litros de alcohol per cápita anualmente (hombres) y 1,7 litros (mujeres). Además, 13,3% de los adultos no realizaban suficiente actividad física ().

Según la Encuesta Nacional de Salud Materno-Infantil (ENSMI) del período 2008-2009, el sobrepeso y la obesidad en conjunto afectaban a 36% de los hombres y a casi la mitad de las mujeres en edad fértil, con un incremento conforme avanza la edad ().

Se reconoce constitucionalmente que el país está habitado por cuatro grupos étnicos: garífuna, maya, mestizo y xinca. Aunque el idioma oficial es el español, hay 22 idiomas hablados por la etnia maya con sus distintas variedades dialectales, además del garífuna y el xinca. Gran parte de la población indígena, particularmente las mujeres, es monolingüe. En el 2014, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) ()mostró una tasa de alfabetización de 79,1% en la población de 15 años o más (84,8% en hombres y 74,0% en mujeres; 86,1% en población urbana y 71,4% rural). Entre las mujeres de la zona rural, la alfabetización alcanza 64,7%, pero las mujeres indígenas, con una tasa de 57,6%, son las menos favorecidas en el acceso a la educación.

La Encuesta Nacional de Empleos e Ingresos del 2014 halló que 65,8% de las personas trabajaban en el sector informal (). Sin embargo, este porcentaje alcanza 80,3% entre el grupo de personas indígenas frente a sólo 57,7% para las personas no indígenas. Las actividades preponderantes son la agricultura (43,7%), el comercio (27,9%), las industrias manufactureras (11,2%) y otras actividades de servicios (8,7%), lo que suma 91,5% de la población ocupada en el sector informal. La población económicamente activa es de 6 200 000 de personas, 65% hombres y 35% mujeres; de ellos, 26,7% tienen entre 15 y 24 años. Por otro lado, la ENCOVI del 2014 () mostró que 59,3% de la población se encontraba en la pobreza (consumo menor de Q 10 218 al año), cifra que significa un incremento de 2,9 puntos porcentuales respecto a la encuesta del 2006.

La incidencia de la pobreza es sistemáticamente mayor en las poblaciones indígenas. En la ENCOVI del 2014 se halló que la tasa de pobreza entre indígenas (79,2%) era 1,7 veces superior a la observada en la población no indígena (46,6%). De la misma manera, históricamente la pobreza ha sido mayor en las zonas rurales que en las urbanas, aunque la brecha ha venido reduciéndose con el tiempo: en el 2000 la tasa de pobreza en la zona rural era de 74,5%, 2,7 veces superior a la urbana, y en el 2014 dicha tasa (76,1%) fue 1,8 veces superior a la de la zona urbana (42,1%).

La mayoría de los departamentos que superan la media nacional de pobreza se localizan en el noroeste; los de población mayoritariamente indígena, rural y de mayor densidad poblacional, residen en el este (figura 2) (). En el 2014, la tasa de pobreza extrema en la población general fue de 23,4%, es decir que registró un incremento de 8,1 puntos porcentuales respecto al 2006, cuando era de 15,3%. La cifra referida a la pobreza extrema en la población indígena fue de 39,8% en el 2014 frente al 12,8% en la no indígena; y de 35,3% en población rural frente a 11,2% en la población urbana.

Figura 2. Incidencia de pobreza según departamento, Guatemala, 2014

Fuente: Instituto Nacional de Estadística de Guatemala. Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2014. Guatemala; 2015.

En los últimos años ha sufrido las consecuencias de erupciones volcánicas, sequías y tormentas. En el 2016, el país ocupaba el lugar 89 de 180 evaluados en el índice de desempeño ambiental global (EPI), que mide las políticas de un país en dos variables: salud ambiental y vitalidad de los ecosistemas. De 18 países latinoamericanos evaluados, Guatemala ocupaba el puesto 14 ().

Asimismo, la urbanización avanza de manera acelerada, en gran medida por la migración de la población a centros urbanos ya establecidos, en particular a la ciudad capital o a las ciudades cabeceras de algunos departamentos. La capital tiene cada vez mayores limitaciones para ofrecer bienes y servicios a una creciente población que se ubica en periferias y zonas de alta vulnerabilidad. Se estima que en el 2014, 49,5% de la población vivía en zonas urbanas, las cuales se localizan principalmente en la zona metropolitana del departamento de Guatemala, así como en Escuintla, Quetzaltenango y otros departamentos centrales ().

En el país las grandes ciudades, como también las zonas limítrofes con los países vecinos, están cada vez más expuestas a los fenómenos globales de inseguridad y violencia derivada del narcotráfico, la prostitución, el tráfico de personas y otros.

Principales desafíos de la salud

Problemas críticos de salud

En 1987, año base para los compromisos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la tasa de mortalidad en menores de 5 años era de 110 por cada 1 000 nacidos vivos (n.v.). Ante esta situación, se estableció como objetivo una reducción de dicha tasa a 37 por cada 1 000 n.v. para el 2015. Las evaluaciones de progreso fueron arrojando datos alentadores y, finalmente, la ENSMI 2014-2015 (), que hace una estimación de la tasa del último quinquenio mostró que dicha tasa (siempre en menores de cinco años) había alcanzado la cifra de 35 por cada 1 000 n.v., superando el objetivo para el 2015. Cabe destacar que la mortalidad infantil (menores de 1 año) estimada para el mismo quinquenio fue de 28 por cada 1 000 n.v., es decir que 80% de la mortalidad en menores de 5 años ocurría en el primer año de vida.

Las causas más frecuentes de muerte en este grupo etario siguen siendo las enfermedades infectocontagiosas y carenciales (gripe y neumonía, infección intestinal, y desnutrición y anemias) (2014) (). Si se ha de reducir la carga de estas enfermedades, será preciso abordar los determinantes sociales y ambientales tales como el saneamiento ambiental y el acceso al agua segura, así como reforzar los conocimientos y las prácticas de higiene personal y cuidados necesarios para la niñez mediante el acceso y la cobertura de los servicios de prevención y tratamiento (). Si se alcanzan estos objetivos, seguramente bajarán las tasas de mortalidad infantil (menores de 1 año) y en menores de 5 años, particularmente en las poblaciones históricamente más marginadas ().

Según el sitio del Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SIINSAN) (), en el 2015 se notificaron en el país 14 657 casos de desnutrición aguda, el equivalente a una tasa de 64,5 casos por cada 10 000 niñas y niños menores de 5 años y, de ellos, murieron 183.

En 1989, año base para el seguimiento de los ODM, la razón de mortalidad materna (RMM) era de 219 muertes por cada 100 000 n.v. El progreso en este indicador ha sido lento, ya que en el 2013 la RMM fue de 113,4 por cada 100 000 n.v. ().

Entre las enfermedades transmisibles, el dengue sigue siendo una preocupación sanitaria; en el 2013 se notificaron 12 622 casos (). En los últimos años se han sumado el virus de Chikunguña y, a partir del 2015, el virus de Zika.

Enfermedades crónicas

Las enfermedades no transmisibles (ENT) crónicas empiezan a adquirir importancia por su creciente prevalencia en una población cuya estructura muestra una mayor proporción de adultos y de personas mayores: en el 2000, la población de 45 años o más era 14,5% y, en el 2016, era 16,5% (). En el 2010, las principales causas de morbilidad de enfermedades crónicas, informadas por el Sistema de Información Gerencial de Salud (SIGSA) del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) () fueron la diabetes, la hipertensión arterial, las enfermedades cerebrovasculares y los tumores.

Según la publicación nacional de indicadores básicos de la salud del 2012, la mortalidad por diabetes mellitus en el país era de 33,5 por cada 100 000 habitantes y la mortalidad por enfermedades del sistema circulatorio, 77,2 por cada 100 000 habitantes ().

Guatemala padece un ambiente de inseguridad y violencia, así como de conflictos sociales y económicos que son fuente de problemas de salud mental. Un informe del 2011 indicó que hay una respuesta institucional insuficiente a dichos problemas () de la población guatemalteca: menos de 1% del presupuesto de salud es dedicado a salud mental, razón por la cual la atención a estos problemas de salud es provista por el sector privado. En el 2012, los homicidios y suicidios ocuparon la tercera posición, y las enfermedades neuropsiquiátricas, la cuarta posición como principales causas de años de vida perdidos (AVP) y años de vida perdidos por discapacidad (APD) ().

Recursos humanos

La publicación de los indicadores básicos del 2016 () mostró que en el 2014 el país contaba con 7,5 médicos por cada 10 000 habitantes; sin embargo, al examinar el documento nacional de los indicadores básicos del 2012 (), se observa una distribución desigual. Por ejemplo, en la red del MSPAS en el departamento de Guatemala, la densidad de médicos era de 8,1 por cada 10 000 habitantes, mientras que, en departamentos rurales con territorios amplios y alta densidad poblacional, las cifras eran mucho más bajas, como en Alta Verapaz o Huehuetenango, donde llegaban a 1,5 y 1,6 por cada 10 000 habitantes, respectivamente.

Según los indicadores básicos del 2016, el número de enfermeras profesionales era aún menor, con 6 por cada 100 000 habitantes (). En las mediciones no se incluyen parteras porque esta especialidad no existe en el país, y recién en el 2013 se comenzó con la elaboración de un programa de formación en el MSPAS, que toma como base la razón de muerte materna a nivel nacional para priorizar las zonas geográficas en donde se implementará inicialmente. La universidad pública y seis universidades privadas forman al personal médico, con sedes departamentales y en la ciudad de Guatemala. La Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba también brinda formación para estudiantes de Guatemala, que después se incorporan al país por medio de la universidad estatal. En el 2015, el MSPAS contaba con 53 068 empleados y 54% del personal asistencial (médicos, enfermeras y auxiliares) fue contratado en una modalidad que no garantiza estabilidad laboral. Existe la posibilidad de especialización, en particular en las disciplinas clínicas, y hay dos escuelas de posgrado que abordan la salud pública y se concentran en la gerencia y la epidemiología. En general, se observa que 40% de los graduados y especializados se concentran en seis de los 22 departamentos, los cuales nuclean a las ciudades más importantes; la capacidad financiera del Estado limita la contratación de un número mayor de profesionales para atender las necesidades del sistema.

Conocimiento, tecnología e información en salud

Si bien el MSPAS ha realizado esfuerzos importantes para mejorar tanto la infraestructura tecnológica como el SIGSA, y ha logrado que el país cuente con un desarrollo y recursos tecnológicos avanzados, todavía restan muchos aspectos que requieren fortalecimiento. Por ejemplo, en cuanto a la diversidad de enfoque por parte del recurso humano encargado del registro, el procesamiento y la utilización de los datos, hay necesidad de mejorar la aplicación de la CIE-10, la definición de indicadores contenidos en el sistema de indicadores, la consistencia y la periodicidad de la información que se difunde, la no duplicación de datos dispersos en los distintos programas, la reducción o la eliminación del subregistro en las estadísticas vitales y en los datos epidemiológicos, y la reducción del número de causas de mortalidad mal definidas.

En el 2014, el subregistro de mortalidad se estimaba en 16,1%, mientras que 6,4% de las muertes eran registradas con una causa mal definida o una causa ignorada ().

La producción de literatura tecnicocientífica aún tiene muchas limitaciones, y una gran parte de la investigación en temas de salud proviene de trabajos de tesis de las universidades. El Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (IPNUSAC), perteneciente a la universidad estatal, ocasionalmente publica informes de análisis sobre temas de salud.

Recientemente, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha creado, con el respaldo de organismos internacionales, la Oficina Coordinadora Sectorial de Estadísticas de Salud (OCSES), la cual intenta recopilar, organizar y estandarizar los datos sanitarios más importantes de las instituciones involucradas (MSPAS, Instituto Guatemalteco de Seguridad Social [IGSS], Instituto de Cancerología, por citar algunos) para su publicación como indicadores básicos de salud en forma impresa y en forma electrónica en el sitio web del INE. Por su parte, el sitio web del MSPAS difunde, aunque no de manera sistemática y actualizada, información sobre salud.

Medioambiente y seguridad humana

Aun cuando se realizan foros y se difunde información sobre la preparación necesaria para enfrentar los efectos del cambio climático, en términos de establecimiento de políticas y operación de programas, lo que se ha avanzado es poco. El crecimiento urbano desmedido y sin planificación ha generado zonas de inseguridad y de alta vulnerabilidad en las ciudades grandes. La “mancha urbana” de la zona metropolitana de Guatemala registró un incremento de más de 150% entre 1975 y el 2014 (). Durante la época lluviosa ocurren frecuentes deslaves e inundaciones, tanto en las zonas periurbanas como en el interior del país.

Asimismo, según el Sistema de Registro Fiscal de Vehículos, citado por la Asociación Bancaria de Guatemala (), el parque vehicular ha aumentado de 1 100 000 en el 2005 a 2 700 000 en el 2014. Esto contribuyó, además, al aumento de la importación de vehículos de segunda mano, de alta emisión de gases contaminantes.

También hay una creciente contaminación de cuerpos de agua y poca aplicación de normas para el uso y conservación del agua de manantiales y ríos (). En ocasiones, la agricultura a gran escala para productos de exportación ha contaminado el ambiente con productos de desecho y con pesticidas. La deforestación es acelerada y la leña persiste como fuente de energía en los hogares rurales. En la región de América Central, Guatemala es el país que consume más leña (19 505 metros cúbicos en el 2014, que representa 46% del total de leña utilizado entre todos los hogares de países centroamericanos en el mismo año) (). La contaminación ambiental afecta fuertemente al perfil de enfermedades respiratorias, la seguridad alimentaria y el agua para consumo humano.

Envejecimiento

Según la ENCOVI del 2014, la distribución de la población por edades ha mostrado cambios importantes entre el 2000 y el 2014; por ejemplo, la población menor de 15 años pasó de 44,3% a 35,7%.

Migración

El fenómeno más importante de migración es al exterior, en particular hacia Estados Unidos y a las zonas fronterizas, especialmente a México, en busca de trabajos agrícolas estacionales. Según la ENCOVI del 2014 (), 2,6% de los hogares encuestados tenían, al menos, un integrante migrante en los últimos 5 años. Esta cifra era de 3,6% en los hogares de la zona rural, explicado por las escasas oportunidades de trabajo. Un informe, publicado en el 2012 por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), cita una encuesta de remesas del 2010 que mostró que los principales departamentos expulsores de migrantes hacia Estados Unidos son Guatemala, Huehuetenango, San Marcos y Quetzaltenango (). El nivel de escolaridad de los migrantes era principalmente de primaria y nivel medio, y solo 1% de los migrantes a Estados Unidos eran profesionales universitarios. Generalmente la persona que migra es el hombre, dejando a la mujer como jefa del hogar para el cuidado familiar y la supervivencia. Los departamentos que muestran mayores niveles de inmigración interna son Petén, Santa Rosa y Guatemala ().

Seguimiento de la organización, prestción de atención y desempeño de los sistemas de salud

El Código de Salud designó al MSPAS como el ente rector nacional, pero sus herramientas legales para el ejercicio de su rectoría son insuficientes. En el período 2010-2015 se ha acentuado la crisis política y financiera del MSPAS, lo cual se ha visto reflejado en la alta rotación del personal directivo y en la elaboración de dos Planes Estratégicos de Salud que no ha sido posible implementar. Entre el 2012 y el 2016, hubo 7 funcionarios distintos al frente del Ministerio que no lograron la implementación de estos planes. Como respuesta a la crisis del Sistema de Salud y buscando su sostenibilidad, en el marco de las prioridades del Gobierno se elaboró una propuesta de Reforma del Sector de la Salud. Tal propuesta definió las acciones que debieran tomarse en el corto, mediano y largo plazo para lograr la cobertura universal de salud en la población y se alineó a la estrategia para el acceso universal a la salud y a la cobertura universal de salud, que fue aprobada por el Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el 2014.

El IGSS cubre aproximadamente a 18% de la población, y cerca de 8% de la población tiene acceso a seguros privados. El MSPAS cuenta con una cobertura asignada de 70% y presta servicios en los 3 niveles de atención; sin embargo, los indicadores de acceso son bajos, principalmente para la población indígena, y no han mejorado desde el 2000 (). En el 2006, la red de servicios estaba conformada por 43 hospitales, 279 centros de salud, 903 puestos de salud y 46 puestos de salud fortalecidos. Al 2014, no se contaba con un aumento significativo de esa infraestructura de servicios, la cual se encontraba en mal estado y con una concentración primordial en zonas urbanas con menores índices de pobreza ().

En el 2014, el MSPAS emprendió la cancelación de convenios con las prestadoras privadas de servicios de salud que atendían a unos 4 000 000 de personas en el primer nivel de atención de zonas rurales y de difícil acceso, las cuales brindaban “paquetes básicos” de salud maternoinfantil. En este sentido, si bien el MPSAS no contó al principio con un proceso paulatino de cobertura de servicios para esa población que quedó desatendida, al 2015 se contaba con un modelo de atención en el primer nivel (). Dicho modelo consistía en un proceso de institucionalización de los servicios de salud, orientado a garantizar las acciones preventivas y de promoción a nivel individual, familiar y comunitario. Además, priorizaba a las comunidades rurales abandonadas por las prestadoras canceladas, con asignación de territorios sanitarios definidos —de 5 000 personas— a equipos de salud conformados por auxiliares de enfermería, educadores y facilitadores comunitarios —en puestos de salud rurales, coordinando también con comadronas.

Adicionalmente, para mejorar la coordinación entre los diferentes niveles de atención y favorecer la continuidad asistencial, a partir de ese mismo año se implementó, en departamentos priorizados, la estrategia de redes integradas de servicios de salud (). Los servicios del segundo nivel de atención (centros de salud, centros de atención permanente, y centros de atención integral maternoinfantil) empezaron a prestar servicios de urgencia y atención a demanda por medio de médicos generales —y en pocos centros, con especialistas. Al tercer nivel lo integran los servicios prestados por 44 hospitales distritales, departamentales y regionales, y 2 de referencia nacional (), los cuales concentran la mayor parte de la atención de la red de servicios, aunque no cuentan con la referencia y contrarreferencia adecuada con los servicios del segundo y primer nivel de atención.

En el 2014, la recaudación fiscal y tributaria promedio del país representó 11,6% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que hizo que ocupara el puesto más bajo de la región de América Latina, detalle importante para realizar un análisis de inversión destinado a la ejecución de políticas públicas y de inversión social. Según estimaciones para el 2014, el gasto nacional de salud en el sector público fue 2,3% del PIB y 3,9% en el sector privado (). Por otro lado, el financiamiento de la salud para el 2015 representó 6,3% del PIB (incluyendo los sectores público y privado).

El gasto privado sigue siendo la principal fuente de financiamiento de los servicios de salud del país. Para el 2014, el gasto de bolsillo en servicios de salud representó 52,2% del financiamiento total, seguido por el IGSS con 18,7% y el MSPAS con 15,6%. Entre la distribución del financiamiento para funciones de producción, el financiamiento del recurso humano ocupó 38,1% del total y el de los productos farmacéuticos, 25,8%. El porcentaje de gasto en medicamentos se ha mantenido constante desde el 2005 hasta el 2014, lo que representa 1,7% del PIB.

Perspectivas

Además de los cambios demográficos y epidemiológicos que se han dado en Guatemala en los últimos cinco años, desde el 2015 están ocurriendo transformaciones políticas y sociales que tendrán consecuencias en la capacidad del Estado para atender la situación de la salud de la población. Se ha reconocido que el sector de la salud ha estado segmentado y fragmentado, con dificultades en las funciones de rectoría y con brechas de financiamiento. Los indicadores de salud muestran desigualdades y brechas difíciles de superar. Se requieren políticas que se enfoquen en modificar los factores que determinan las condiciones de la salud de la población y no solo en los resultados, para avanzar y sostener los logros a largo plazo. Además, se debe incentivar la participación social activa en la planificación, gestión y rendición de cuentas, desde lo local hacia lo nacional.

Si se ha de avanzar en este camino hacia una ciudadanía más saludable, es necesario fortalecer las capacidades del MSPAS como ente rector, para que ejerza su rol de liderazgo tanto en la regulación del sector como en los mecanismos de gobernanza a nivel local y nacional.

Con el objetivo de ofrecer acceso universal a una atención integral e incluyente, el MSPAS ha lanzado el Modelo Incluyente de Salud (MIS) como un mecanismo para reordenar y fortalecer la red de servicios públicos de la salud. El MIS favorece la acción intersectorial y reconoce la interculturalidad y el rol de los determinantes sociales en los espacios locales. Los retos del MSPAS para implementar el MIS en todo el territorio nacional abarcan desde asegurar el financiamiento que haga falta hasta reforzar los diferentes niveles de su gestión, el diseño de los mecanismos de gobernanza y la posibilidad de contar con la infraestructura y el recurso humano necesarios (en número y en capacidades). Además, desde la perspectiva del sector, es preciso empezar a considerar los pasos siguientes para transformarlo en un modelo nacional sostenido y sostenible —incluidas la formación académica de los profesionales de la salud, la coordinación con distintos prestadores de servicios (Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, Ministerio de Defensa, ONG) y la participación de Gobiernos municipales, la sociedad civil y el sector académico, entre otros actores clave.

El país necesita elaborar mecanismos para integrar en sus políticas de salud herramientas que aborden multisectorialmente los determinantes de la salud, y vincular al sector con la agenda social y económica, y con el Sistema de Consejos de Desarrollo (SISCODE). Tal iniciativa requiere abrir espacios de información, diálogo y coordinación, no solo con la población general sino también con el sector político, las cámaras y asociaciones que representan al sector privado, la sociedad civil organizada, las universidades y los colegios, y las sociedades profesionales. La implementación de las estrategias del país —dirigidas a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible— representa una oportunidad para establecer sinergias con el resto de los sectores que, bajo su ámbito de responsabilidad, inciden en la disminución de las desigualdades y en los determinantes sociales, económicos y ambientales de la salud. Bajo el enfoque del Plan de Acción Regional sobre Salud en Todas las Políticas, el MSPAS podrá definir prioridades y construir estas sinergias.

Para afrontar estos desafíos, se necesita apoyo político del más alto nivel, revalidado a través de la asignación de recursos financieros en el presupuesto público, y también la revisión y actualización del marco jurídico vigente, de manera que los cambios que se introduzcan queden legalmente respaldados. El recuadro 1 resume los logros y desafíos en salud durante 2007-2011.

Recuadro 1. Logros y desafíos en salud

En el período 2007-2011, el país logró eliminar los últimos focos de transmisión de oncocercosis. En septiembre del 2016, en la apertura del 55º Consejo Directivo de la OPS, se anunció que Guatemala se convertía en el cuarto país del mundo en ser declarado libre de esa enfermedad (con el agregado de que fue un médico guatemalteco, Rodolfo Robles, el primero en descubrir su presencia en el continente americano, así como en asociarla con la «ceguera de los ríos»). También fue Guatemala uno de los países de la Región en que se realizaron los estudios de eficacia y efectividad de la administración de ivermectina en el control de la enfermedad.

En el caso de las enfermedades transmisibles, el país ha tenido notables progresos en el control de malaria (solamente persisten dos departamentos [Escuintla y Alta Verapaz] como focos importantes de transmisión) y se visualiza una cercana eliminación de tracoma.
Un gran desafío para el país es la implementación de un modelo que permita el acceso y la cobertura universal de salud, con especial atención en el abordaje de los determinantes sociales, económicos y ambientales de la salud. De igual manera, se requiere de una coordinación intersectorial apropiada para abordar las acciones en respuesta a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Referencias

1. Organización Panamericana de la Salud. PLISA: Plataforma de Información en Salud de las Américas. Indicadores demográficos-socioeconómicos: población nivel nacional, Guatemala, 2016 [Internet]. Washington, D.C.: OPS; 2016. Disponible en: https://www.paho.org/data/index.php/es/indicadores/demograficos/483-poblacion-nacional-es.html. Consultado el 25 agosto del 2016.

2. Organización Mundial de la Salud. Países: Guatemala: datos estadísticos[Internet]. Ginebra: OMS; 2016. Disponible en: http://www.who.int/countries/gtm/en/. Consultado el 29 agosto del 2016.

3. Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (Guatemala). Plan operativo anual institucional y presupuesto 2014. Ciudad de Guatemala: IGSS; 2014. Disponible en: http://www.igssgt.org/ley_acceso_info/pdf/pdf2014/inciso5/POA_2014.pdf.

4. Organización Panamericana de la Salud. Indicadores básicos 2016: situatión de la salud en las Américas. Washington, D.C.: OPS; 2016. Disponible en: http://iris.paho.org/xmlui/handle/123456789/31288.

5. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social; Instituto Nacional de Estadística (Guatemala). Guatemala, V Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil, ENSMI 2008–2009: informe final. Ciudad de Guatemala: MSPAS; 2011. Disponible en: https://www.ine.gob.gt/sistema/uploads/2014/01/22/LYk4A1kGJAO7lvfS0Aq6tezcUa9tQh35.pdf.

6. Instituto Nacional de Estadística (Guatemala). Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2014, tomo I. Ciudad de Guatemala: INE; 2016. Disponible en: https://www.ine.gob.gt/sistema/uploads/2016/02/03/bWC7f6t7aSbEI4wmuExoNR0oScpSHKyB.pdf. Consultado el 25 agosto del 2016.

7. Instituto Nacional de Estadística (Guatemala). Encuesta Nacional de Empleos e Ingresos, tomo II, 2014. Ciudad de Guatemala: INE; 2015. Disponible en: https://www.ine.gob.gt/sistema/uploads/2015/05/14/zbOswAbS8BYJ2Ruv7RoRRiZp0uVGAXZZ.pdf. Consultado el 25 agosto del 2016.

8. Instituto Nacional de Estadística (Guatemala). Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, 2014: principales resultados. Ciudad de Guatemala: INE; 2015. Disponible en: https://www.ine.gob.gt/index.php/encuestas-de-hogares-y-personas/condiciones-de-vida. Consultado el 25 agosto del 2016.

9. Fundación para el Desarrollo de Guatemala. Índice de desempeño ambiental 2016. Boletín 76. Ciudad de Guatemala: FUNDESA; 2016. Disponible en: http://fundesa.org.gt/content/files/publicaciones/76_-_Indice_de_Desempeno_Ambiental_2016.pdf. Consultado el 26 agosto del 2016.

10. Hsu A, Alexandre N, Cohen S, Jao P, Khusainova E, Mosteller D. Environmental Performance Index 2016: country rankingGuatemala [Internet]. New Haven: Yale University; 2016. Disponible en: http://epi.yale.edu/country-rankings. Consultado el 26 agosto del 2016.

11. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social; Instituto Nacional de Estadística (Guatemala). Guatemala: VI Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil, ENSMI 2014–2015: informe de indicadores básicos. Ciudad de Guatemala: MSPAS/INE; 2015. Disponible en: http://pdf.usaid.gov/pdf_docs/PBAAD728.pdf.

12. Organización Panamericana de la Salud. PLISA: Plataforma de Información en Salud de las Américas. Datos de mortalidad: principales causas de muerte, Guatemala, 2014 [Internet]. Washington, D.C.: OPS; 2016. Disponible en: https://hiss.paho.org/pahosys/lcd.php. Consultado el 26 agosto del 2016.

13. Fondo de las Naciones Unidas para los Niños. Pneumonia and diarrhoea: tackling the deadliest diseases for the world’s poorest children. Nueva York: UNICEF; 2012. Disponible en: https://www.unicef.de/blob/8760/3341eb79ccd721c9d1842ed2fbdd3e98/ar035-unicef-report-on-diarrhoea-and-pneumonia-2012-pdf-data.pdf.

14. Fondo de las Naciones Unidas para los Niños; Organización Mundial de la Salud. Diarrhoea: why children are still dying and what can be done. Ginebra: UNICEF/OMS; 2009. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/44174/1/9789241598415_eng.pdf. Consultado el 30 de septiembre del 2016.

15. Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Guatemala). Sala situacional desnutrición aguda [Internet]. Ciudad de Guatemala: SIINSAN; 2016. Disponible en: http://www.siinsan.gob.gt/SemanasSalaSituacional. Consultado el 29 de agosto del 2016.

16. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Guatemala). Situación de la mortalidad materna: informe de país 2013. Ciudad de Guatemala: MSPAS; 2015. Disponible en: http://www.osarguatemala.org/Archivos/PDF/201510/255_3.pdf.

17. Sistema de Información Gerencial en Salud (Guatemala). Enfermedades por causa, transmisibles: morbilidad por dengue, 2009–2014 [Internet]. Ciudad de Guatemala: SIGSA; 2016. Disponible en: http://sigsa.mspas.gob.gt/enfermedades-por-causa.html. Consultado el 29 de agosto del 2016.

18. Sistema de Información Gerencial en Salud (Guatemala). Enfermedades por causa, crónicas no transmisibles y cáncer: casos de enfermedades crónicas 2010 (nacional) [Internet]. Ciudad de Guatemala: SIGSA; 2016. Disponible en: http://sigsa.mspas.gob.gt/enfermedades-por-causa.html. Consultado el 29 de agosto del 2016.

19. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social; Instituto Nacional de Estadística (Guatemala). Indicadores básicos de salud 2012: Guatemala. Ciudad de Guatemala: MSPAS/INE; 2015. Disponible e: https://www.ine.gob.gt/sistema/uploads/2015/10/12/9d7Lu5VW9AJqkLm9wDxvdT4P6jqTtJS6.pdf.

20. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Informe sobre el sistema de salud mental en Guatemala, 2011. Ginebra: OMS/OPS; 2011. Disponible en: http://www.who.int/mental_health/who_aims_country_reports/guatemala_who_aims_report_spanish.pdf.

21. Organización Mundial de la Salud. Guatemala: WHO statistical profile. Ginebra: OMS; 2015. Disponible en: http://www.who.int/gho/countries/gtm.pdf?ua=1. Consultado el 30 de agosto del 2016.

22. Programa Estado de la Nación (Costa Rica). Quinto informe Estado de la Región en desarrollo humano sostenible, 2016: un informe desde Centroamérica y para Centroamérica. San José, CR: PEN; 2016. Disponible en: http://www.estadonacion.or.cr/erca2016/.

23. Asociación Bancaria de Guatemala. Análisis económico ECO-ABG: informes 2014, Diciembre—sector automóviles. Ciudad de Guatemala: ABG; 2014. Disponible en: http://abg.org.gt/web2014/wp-content/uploads/2014/09/SECTOR-3-AUTOMOVILES-DICIEMBRE-2014.pdf.

24. Organización Internacional para las Migraciones. Perfil migratorio de Guatemala 2012. Ciudad de Guatemala: IOM; 2013. Disponible en: http://publications.iom.int/es/system/files/pdf/mpguatemala_11july2013.pdf.

25. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Guatemala); Organización Mundial de la Salud. Perfil de salud de los pueblos indígenas de Guatemala. Ciudad de Guatemala: MSPAS/OMS; 2015. Disponible en: https://www.paho.org/gut/index.php?option=com_docman&view=download&category_slug=publications&alias=792-perfil-de-salud-de-los-pueblos-indigenas-de-guatemala&Itemid=518.

26. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Guatemala); Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud. Desigualdades en salud en Guatemala. Ciudad de Guatemala: MSPAS/OMS/OPS; 2015. Disponible en: https://www.paho.org/gut/index.php?option=com_docman&view=download&category_slug=publications&alias=793-desigualdades-en-salud-en-guatemala&Itemid=518.

27. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Guatemala). Modelo de atención de primer nivel. Ciudad de Guatemala: MSPAS; 2016.

28. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Guatemala); Organización Panamericana de la Salud. Manual metodológico: implementación de la estrategia de redes integradas de servicios de salud (RISS) en Guatemala. Ciudad de Guatemala: MSPAS/OPS; 2015.

29. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Guatemala). Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social: Red de servicios, tercer nivel de atención [Internet]. Ciudad de Guatemala: MSPAS; 2016. Disponible en: http://www.mspas.gob.gt/. Consultado el 30 de septiembre del 2016.

30. El Periodico (Guatemala). Edad de matrimonio infantil se eleva a 18 años con salvedades [comunicado de prensa]. 6 nov. Ciudad de Guatemala: Aldea Global; 2015. Disponible en: https://elperiodico.com.gt/nacion/2015/11/06/edad-de-matrimonio-infantil-se-eleva-a-18-anos-con-salvedades/.

31. Institute for Health Metrics and Evaluation. Guatemala: causas principales de años de vida ajustados por discapacidad (DALYs) en 2013 y cambio porcentual, 1990-2013 [Internet]. Seattle: IHME; 2013. Disponible en: http://www.healthdata.org/guatemala?language=149. Consultado el 30 agosto del 2016.

32. Instituto Nacional de Estadística; Secretaría de Bienestar Social (Guatemala). Hallazgos de la Primera Encuesta Nacional de Discapacidad 2005. Ciudad de Guatemala: INE; 2005. Disponible en: https://www.ine.gob.gt/sistema/uploads/2014/01/16/U3l8MepiRtatBurbPSoTVxo56SY9pqs0.pdf.

33. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, Departamento de Epidemiología (Guatemala). Estadísticas del VIH [Internet]. Ciudad de Guatemala: MSPAS; 2015. Disponible en: http://epidemiologia.mspas.gob.gt/files/Publicaciones%202016/Salas%20Situacionales/Estadisticas%20VIH%20a%20octubre%202016%20JG.pdf.

34. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Guatemala). Sistema de Información Gerencial en Salud: semana epidemiológica 46. Ciudad de Guatemala: MSPAS; 2016.

×

Referencia/Nota:

1. Quetzales guatemaltecos ( 7,46 Q = 1 dólar).

2. EPI, siglas en inglés de Environmental Performance Index.

3. Clasificación Internacional de Enfermedades, Décima versión.

4. http://ipn.usac.edu.gt/

5. https://www.ine.gob.gt/index.php/estadisticas/tema-indicadores

6. Los puestos de salud son atendidos por enfermeras auxiliares y técnicos de salud rural. Los “puestos de salud fortalecidos” cuentan, además, por necesidades particulares de la jurisdicción a la que sirven, con un médico o una enfermera graduada.

7. Las zonas rurales son habitadas tanto por población indígena como no indígena.

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America