Pan American Health Organization

Principales problemas y retos en el ámbito de la salud: Introducción

En la Región de las Américas viven algo más de mil millones de personas. Durante el último decenio la Región realizó importantes avances en relación con la salud y para el 2015 había logrado un éxito documentado en el cumplimiento de las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relativas a la reducción de los niveles de pobreza extrema y hambre y a la disminución de la mortalidad en menores de 1 y de 5 años, al igual que avances considerables en la sostenibilidad ambiental. Sin embargo, la Región no alcanzó la reducción de la mortalidad materna prevista como parte del ODM 5.

Principales problemas y retos en el ámbito de la salud está dedicado al análisis de los principales factores causales (problemas de salud y determinantes de la salud), los que representan los mayores retos y la mayor carga para la población de la Región. Estos retos y problemas se analizan en tres temas convergentes: los problemas de salud que se consideran cruciales debido a su gravedad, alta prevalencia, costos asociados o impacto a largo plazo en la salud de la población; los determinantes ambientales y sociales que están fuera del control directo o exclusivo del sector de la salud; y los obstáculos que se derivan de la falta de preparación de muchos sistemas de salud para hacer frente a los retos planteados por los problemas de salud y sus determinantes, en particular las inequidades generalizadas y prevalecientes. Las metas de salud ya no se limitan a reducir la prevalencia o incidencia de las enfermedades, o a mejorar los servicios de salud, sino que también tienen como propósito reducir las inequidades en materia de salud, mediante la inclusión de la salud como parte de todas las políticas y la comprensión de que la salud es tanto un componente como un factor crucial para el desarrollo sostenible.

En el tema 1 se analizan los avances de la Región en cuanto a la reducción de la carga de las enfermedades transmisibles en los últimos cinco años, a la vez que se abordan las inequidades que subsisten dentro de los países y las grandes brechas entre los países en los resultados generales de salud como la morbimortalidad materna e infantil. Si bien las enfermedades crónicas están aumentando, en algunos países la carga atribuible a las enfermedades transmisibles y el número de muertes maternas e infantiles, incluidas las carencias nutricionales, son aún altos y no pueden subestimarse en la transición a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La persistencia, emergencia y reemergencia de algunas enfermedades infecciosas asociadas con la pobreza y con cambios en el contexto físico y social ponen de relieve la necesidad de reforzar las actividades de vigilancia continua a fin de prevenir que surjan nuevas cepas patógenas de arbovirus. Ha habido un resurgimiento del cólera en la Región, así como brotes recientes de dengue. Además del dengue, han surgido nuevas epidemias de enfermedades arbovirales, principalmente brotes causados por el virus del chikunguña y el del Zika. La epidemia del Zika provocó una importante crisis de salud pública debido a las nuevas manifestaciones clínicas en los recién nacidos relacionadas con síndromes del desarrollo neurológico y la microcefalia, que pueden provocar morbilidad y discapacidad a largo plazo. Por otro lado, es necesario centrarse más en las disparidades para subsanar las brechas que obstaculizan el progreso hacia el desarrollo sostenible.

En el tema 2 se abordan los cambios demográficos, epidemiológicos y socioeconómicos sin precedentes que han llevado a un aumento de las enfermedades no transmisibles (ENT), los trastornos mentales, las discapacidades, los traumatismos causados por el tránsito y la violencia doméstica e interpersonal, que han pasado a ocupar los primeros lugares entre los principales problemas de salud que requieren políticas multisectoriales. Dos enfoques fundamentales para abordar las ENT son los determinantes sociales de la salud y la perspectiva del curso de la vida, temas ambos que se tratan ampliamente en Salud en las Américas+ 2017. La capacidad y el alcance de los sistemas de salud deben mejorarse no solo para proporcionar atención a las personas en riesgo o a las que ya padecen alguna ENT, sino también para construir la salud a lo largo del curso de la vida. Fomentar la capacidad de autocuidado es una parte fundamental de los esfuerzos necesarios para superar los retos que surgen por la transición epidemiológica y demográfica y por los subproductos del desarrollo desordenado. La violencia es uno de los subproductos que se asocian con la gobernanza débil, el Estado de derecho deficiente, el aumento de la desigualdad de ingresos y las oportunidades educativas limitadas, y las mujeres y los niños son sus víctimas más frecuentes. Los problemas de salud mental, en particular la depresión, también llevan a una morbilidad significativa y se exacerban en situaciones de conflicto y desastres naturales. La tasa alta de suicidios en algunos países es también un motivo de preocupación.

En el tema 3 se analiza la amenaza que representa el cambio climático, cuya rápida evolución resulta especialmente grave en el caso de los pequeños Estados insulares en desarrollo del Caribe y las zonas costeras de Centroamérica. La Región de las Américas es una zona propensa a los desastres naturales, como los huracanes, las erupciones volcánicas, los terremotos y las inundaciones, a menudo con un alto costo asociado debido a la pérdida de vidas humanas, los daños al medioambiente y la destrucción de la infraestructura. Algunas proyecciones indican que para el 2050 se perderán grandes zonas costeras como resultado del recalentamiento del planeta, y se propagarán las enfermedades transmitidas por vectores y las amenazas para la seguridad alimentaria. Esta amenaza para la salud pública aún pasa inadvertida en gran medida, por lo que es un tema que requiere de nuestra atención inmediata. Los responsables de formular las políticas de salud necesitan la mejor información disponible para evaluar la magnitud de las repercusiones actuales y futuras del cambio climático y sus implicaciones para la salud, y para formular y ejecutar una variedad de respuestas a fin de garantizar la adaptación y fortalecer los sistemas de salud. El tema concluye con algunas recomendaciones en materia de políticas para reducir los efectos colaterales de la actividad humana sobre el cambio climático, en particular los que se relacionan con el sector de la salud, y minimizar sus efectos mediante la actuación de distintos sectores.

En el tema 4 se aborda el incremento sin precedentes del envejecimiento poblacional, lo cual tiene implicaciones para los sistemas de seguridad social, la estructura de la fuerza laboral y los sistemas de salud. El aumento de la proporción de personas que viven hasta una edad avanzada produce un incremento de las demencias, las discapacidades y la fragilidad. La dinámica de vivir hasta la vejez avanzada ha cambiado radicalmente y requiere la creación urgente de entornos propicios. Además es urgente la necesidad en la Región de fortalecer las capacidades nacionales para formular y ejecutar políticas y programas basados en la evidencia. Proporcionar acceso universal a los servicios de salud requerirá en primer lugar horizontes ampliados de acción a lo largo del curso de la vida y esfuerzos considerables para financiar y ejecutar políticas y programas que permitan prestar atención de salud de calidad.

En el tema 5 se abordan los altos niveles de migración en la Región de las Américas, provocados por la migración irregular y forzada impulsada en gran medida por factores económicos, pero también por las guerras, los conflictos y la violencia. Muchos migrantes irregulares intentan atravesar Centroamérica para llegar a los Estados Unidos y están en mayor riesgo de sufrir violencia, abuso y explotación, traumatismos, enfermedades y trastornos mentales, a lo que se suma un acceso limitado a la atención y a los servicios de salud. Esta situación constituye una crisis de salud pública y se la debe enfrentar como tal. Este tema hace referencia al marco más amplio para que las acciones de los sistemas de salud protejan la salud y el bienestar de todos los migrantes, como se muestra en las líneas estratégicas de acción definidas en la resolución WHA61.17 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobada en el 2008 y la resolución CD55.R13 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) aprobada en el 2016 sobre la salud de los migrantes. En una de estas líneas se reconoce la necesidad de fortalecer y promover la acción intersectorial y los marcos que abarquen múltiples países para abordar los determinantes sociales de la salud de los migrantes, aumentar la resiliencia de la comunidad, y elaborar políticas y programas sociales que sean sensibles a los migrantes.

En el tema 6 se analizan las inequidades en en las Américas. América Latina y el Caribe sigue siendo la región más desigual del mundo, con casi un tercio de la población por debajo del umbral de pobreza. Esta enorme disparidad es una de las causas que subyace no solo al mayor riesgo de padecer ENT, enfermedades infecciosas, desnutrición y una menor esperanza de vida para los quintiles inferiores de la distribución socioeconómica, sino que también está directamente asociada con el acceso reducido a los servicios de salud. En consecuencia, las inequidades constituyen un obstáculo importante para alcanzar el acceso universal. Se necesitan intervenciones e inversiones específicas para transformar los sistemas de salud en servicios amplios, integrados y equitativos al alcance de todos.

Los ODM permitieron obtener enseñanzas útiles sobre los peligros de transformar objetivos imprecisos en programas y políticas. El énfasis en las cifras consolidadas a nivel nacional ocultó las inequidades cada vez mayores y condujo a políticas de cobertura de salud que acentuaron dichas inequidades.

La adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 constituye un llamamiento para que la Región actúe para acabar con la pobreza y se esfuerce por lograr una prosperidad integral, en todas sus dimensiones básicas. Estos objetivos tendrán que traducirse en metas cuantificables que guíen a los Gobiernos y los asociados hacia la cobertura universal de salud y la reducción de todas las inequidades en los resultados de salud.

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America