Pan American Health Organization

Perú

  • Contexto general
  • Principales desafíos de la salud
  • Situación de salud y sus tendencias
  • Perspectivas
  • Referencias
  • Texto completo
Página 1 de 5

Contexto general

Bandera de PerúLa República del Perú está situada al oeste de América del Sur. El océano Pacífico bordea su costa y limita con Ecuador y Colombia al norte, Brasil al este, y Bolivia y Chile al sureste. Cuenta con una superficie de 1 285 215 km2 y la Cordillera de los Andes lo divide en tres regiones: Costa, Sierra y Selva, donde habitan 56,3%, 29,7% y 14,0% de la población respectivamente. Política y administrativamente, el país se encuentra dividido en 26 regiones, 196 provincias y 1 854 distritos.

Características demográficas

Según datos de 2015, la población total ascendía a 31 151 643 habitantes, de los cuales 27,9% eran menores de 15 años y 9,7% mayores de 60 años de edad (). Entre los años 1990 y 2015, la población creció 43,8%. En 1990, la estructura de la población presentaba una forma piramidal expansiva global, con predominio del grupo de menores de 30 años. En 2015, la estructura piramidal expansiva se movió a los mayores de 25 años, mientras que la población menor a esa edad adquirió una estructura relativamente estacionaria, en relación con el descenso de las tasas de fecundidad y de mortalidad, especialmente en las últimas tres décadas (figura 1).

Figura 1. Estructura de la población según edad y sexo, Perú, 1990 y 2015

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, con base en datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, División de Población, Revisión 2015. Nueva York; 2015.

En el 2005, 71,1% de la población vivía en zonas urbanas; en el 2010, ese porcentaje ascendió a 74,0% y, en el 2015, a 76,7% (). En este último año, 73,8% de la población urbana (17 640 896 habitantes) vivía en 32 ciudades grandes, con más de 50 000 habitantes, incluida Lima Metropolitana (Provincias de Lima y Callao), la cual contaba con 9 886 647 habitantes (31,7% de la población nacional).

Condiciones económicas

En el 2011 se aprobó el Plan Bicentenario, un Plan Estratégico de Desarrollo Nacional con seis ejes estratégicos que incluyen: i) derechos fundamentales y dignidad de las personas, ii) oportunidades y acceso a los servicios, iii) Estado y gobernabilidad, iv) economía, competitividad y empleo, v) desarrollo regional e infraestructura y vi) recursos naturales y medio ambiente. El crecimiento del producto interno bruto (PIB) promedió 4,8%, con una inflación inferior a 4%, durante el quinquenio 2010-2015. Perú es un país de ingresos medianos-altos, con un PIB per cápita ajustado por paridad de poder adquisitivo (PPA) de US$ 11 960.

Violencia y seguridad

En el 2015, 30,8% de la población urbana de 15 y más años de edad dijo que había sido víctima de algún delito en los 12 meses previos a la encuesta, señalando a la tentativa o el robo de dinero, cartera o celular y a la estafa como los hechos delictivos más recurrentes. Entre el 2014 y el 2015, la percepción de inseguridad creció de 85,8% a 88,4% (), mientras que entre el 2011 y el 2014 los homicidios aumentaron de 1 617 (5,4 por 100 000 habitantes) a 2 076 (6,7 por 100 000 habitantes). En este último año, la tasa fue mayor en la Costa (7,7 por 100 000 habitantes) y la Selva (7,6) que en la Sierra (4,5), y afectó más a hombres que a mujeres (11,1 y 0,2 respectivamente), así como a las personas de entre 15 y 49 años (9,2 por 100 000 habitantes). En diciembre del 2015, la Defensoría del Pueblo tenía registrados 211 conflictos sociales, 143 activos y 68 latentes. El 69% fueron conflictos socioambientales relacionados con la minería, y la mayoría ocurrió en Apurímac (11%), Ancash (10%) y Puno (9%). Ese mismo año se registraron 19 muertes y 872 heridos debido a este tipo violencia.

La violencia contra la mujer, ejercida alguna vez por el esposo o compañero, disminuyó entre el 2011 y el 2015, de 74,2% a 70,8%, la violencia psicológica y verbal de 70,0% a 67,4%, la violencia física de 38% a 32%, y la violencia sexual de 9,3% a 7,9% (). Entre el 2010 y el 2014, los casos de violencia familiar y sexual atendidos en los “Centros Emergencia Mujer”, aumentaron de 43 159 a 50 485 respectivamente (con 96,8% de víctimas mujeres para ese último año) (). El número de víctimas de feminicidio se redujo de 139 a 83 () en ese mismo período (2010-2014).

El número de víctimas de trata de personas aumentó de 308 a 782 entre el 2010 y el 2014. En este último año, 80,6% de las víctimas fueron mujeres, la mayoría entre los 13 y 34 años de edad (78,8%), y los principales motivos fueron la explotación sexual (61,8%) y laboral (13,8%) ().

Principales problemas ambientales

El país está ubicado en una zona de gran actividad tectónica, afectada frecuentemente por grandes sismos. El ocurrido en Pisco en el 2007 fue el último de importancia. A ello se suman lluvias intensas, inundaciones, sequías, incendios forestales, heladas y nevadas, y la aparición periódica del fenómeno climático «El Niño». Perú es vulnerable a desastres naturales en amplios sectores, en general asociados a un rápido crecimiento de asentamientos humanos en zonas de riesgo, con insuficiente planificación y servicios.

Globalización

Desde la década del noventa, Perú participa en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y en la Alianza del Pacífico, y ha suscrito a tratados de libre comercio con Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Japón y Corea del Sur, entre otros. No obstante, junto a los beneficios económicos y comerciales, se observan incrementos en los precios de algunos medicamentos debido a la protección de derechos de propiedad intelectual.

Políticas, Planes y Programas de salud

La reforma de la salud es un proceso que va desde 1990 hasta el 2016, siendo sus hitos más importantes la aprobación de la ley No. 29 344 (Marco del Aseguramiento Universal en Salud) en el 2009, y la emisión de 23 decretos legislativos en el 2013, cuyos objetivos incluyen ampliar la cobertura de aseguramiento para las poblaciones vulnerables; reducir la fragmentación y segmentación del sistema de salud; expandir las inversiones, especialmente en infraestructura, con nuevos mecanismos de financiamiento a través de asociaciones público-privadas; elaborar una nueva política de remuneraciones basada en incentivos por ubicación geográfica y desempeño, entre otros criterios, y reorganizar funcionalmente el Ministerio de Salud.

Determinantes sociales de la salud

JUNTOS. El Programa Nacional de Apoyo Directo a los más Pobres, JUNTOS, es un programa de ayuda económica condicionada, cuyo objetivo es entregar incentivos monetarios directamente a los hogares en situación de pobreza y pobreza extrema, bajo el compromiso de que los menores acudan a establecimientos de salud y centros educativos de las zonas donde viven.

Pensión 65. El Programa Nacional de Asistencia Solidaria, Pensión 65, proporciona protección a personas mayores de 65 años que viven en condición de extrema pobreza, por medio de la entrega de un monto de dinero periódico.

Beca 18. Entrega becas a jóvenes con alto rendimiento académico y bajos recursos económicos —pobres, pobres extremos y de poblaciones vulnerables—, que hayan ingresado en una institución de educación superior.

El Programa Articulado Nutricional está orientado a reducir la desnutrición crónica en menores de 5 años, y comprende un conjunto de intervenciones articuladas entre el Ministerio, el Seguro Integral de Salud, el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, la Presidencia del Consejo de Ministros y los gobiernos regionales y locales.

El Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma brinda servicio alimentario y complemento educativo a niños y niñas matriculados en instituciones educativas públicas del nivel inicial, primario de todo el país y secundario de poblaciones indígenas de la Amazonia peruana, a fin de contribuir a mejorar la atención en clases, la asistencia escolar y los hábitos alimenticios, promoviendo la participación y la responsabilidad de la comunidad local.

El programa Techo Propio ofrece financiamiento a familias con ingresos mensuales de hasta S/ 2 427 (US$ 740 aproximadamente) para comprar, construir o mejorar una vivienda.

En el 2015, se aprobaron el Plan Nacional de Recursos Hídricos y el Plan Estratégico Sectorial Multianual 2016-2021 del sector vivienda, construcción y saneamiento, dirigido a mejorar el acceso a agua potable y saneamiento, el tratamiento y reutilización de aguas residuales, la desalinización del agua de mar, y la gestión del conocimiento y cultura del agua.

El programa Construyendo Perú favorece a los peruanos desempleados, a través del financiamiento de proyectos y servicios de mano de obra no calificada, presentados por los propios pobladores.

En el 2012 se aprobó el Plan Nacional de Igualdad de Género, destinado a cerrar brechas de género; en el 2013, el Plan Multisectorial para la Prevención del Embarazo en Adolescentes y en el 2015, la ley No. 30 364 para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y otros integrantes del grupo familiar.

En el marco del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, en el 2011 se aprobó la ley No. 29 785, que reconoce el derecho de los pueblos indígenas u originarios a la consulta previa, con la finalidad de que el Estado y los pueblos indígenas u originarios realicen acuerdos sobre las medidas legislativas o administrativas que les afecten directamente; y en el 2016 se aprobó la Política Sectorial de Salud Intercultural.

Poblaciones en situación de vulnerabilidad

Entre el 2011 y el 2015, la pobreza disminuyó de 27,8% a 21,8%, y la pobreza extrema de 6,3% a 4,1%. Esta caída ha sido más significativa en la Sierra, donde la pobreza bajó de 41,5% a 32,5% y la pobreza extrema de 13,8% a 8,8% ().

Entre el 2011 y el 2015, la tasa de desempleo de la población económicamente activa (PEA) creció apenas 0,2% (de 4,0 a 4,2%). En el 2014, 72,8% de los trabajadores tenían un empleo informal. En el mismo año, un trabajador formal percibía, en promedio, S/ 11,9 (US$ 4,0) por hora, más del doble que un trabajador informal (S/ 5,3 [US$ 1,8]).

Entre el 2011 y el 2015, el porcentaje de personas analfabetas mayores de 15 años se redujo de 7,1% a 5,7%. Esta cantidad era mayor en las zonas rurales (15,5%) que en las urbanas (2,8%), y en las mujeres (8,6%) que en los hombres (2,8%) para el año 2015.

Si bien no existen datos oficiales que den cuenta con exactitud del tamaño y la cantidad de grupos étnicos en el país, en un censo del 2007, 13% de la población informó que la lengua con la que aprendió a comunicarse fue el quechua y 1,7%, el aimara. En el 2015, la incidencia de pobreza era mayor en esta población (33,4%) que en la población total del país (21,8%).

Se estima que en Perú existen 51 pueblos indígenas, que incluyen 1 786 comunidades nativas de la Amazonia. En el 2007 se notificaron 332 975 habitantes, 173 758 hombres y 159 217 mujeres. La tasa global de fecundidad para el 2011 era de 7,7 hijos por mujer, y la de mortalidad, de 10,6 por 1 000, el doble de la tasa nacional. Las causas principales de muerte fueron las enfermedades infectocontagiosas, la tuberculosis, las neumonías, la malaria, las enfermedades diarreicas y la fiebre amarilla; mientras que las de morbilidad fueron la parasitosis, la enfermedad diarreica, la anemia, la desnutrición, la malaria, la neumonía, la fiebre amarilla y las enfermedades de transmisión sexual ().

Una encuesta del 2006 sobre autopercepción étnica encontró que 1,6% de la población peruana se consideraba negro, mulato o zambo. La población afroperuana se encuentra concentrada en la costa del Perú. En el 2014, en esta población prevalecían la hipertensión arterial (25,3%), el colesterol alto (14,1%), la diabetes (6,3%) y los problemas cardíacos (6%). Asimismo, 40,7% de los jefes de hogar tenían una enfermedad crónica, y 24,1% de las mujeres afroperuanas habían sufrido alguna vez violencia psicológica, 23,7% violencia física y 4,7% violencia sexual.

El sistema de salud

El sistema de salud sigue un modelo pluralista estructurado, cuenta con prestadores de servicios tanto públicos como privados, y está organizado por funciones especializadas. El Sistema Nacional Coordinado y Descentralizado de Salud (SNCDS), creado en el 2002, tiene como finalidad «coordinar el proceso de aplicación de la política nacional de la salud, promoviendo su implementación concertada y descentralizada, y coordinando los planes y programas de todas las instituciones del sector para lograr el cuidado integral de la salud de todos los peruanos, y avanzar hacia la seguridad social universal en salud». El SNCDS está conformado por el Ministerio de Salud como órgano rector del sector de la salud, el Seguro Social de Salud (EsSalud), los servicios de salud municipales, la sanidad de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, los servicios de salud del sector privado, las universidades y la sociedad civil organizada (Organizaciones no gubernamentales y asociaciones de personas mayores, mujeres, indígenas y Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales [LGBT], entre otros).

El subsector público está conformado por: i) el Ministerio y las direcciones regionales de salud, que poseen la red de establecimientos públicos más grande del país y prestan servicios a las poblaciones en situación de pobreza a través del Seguro Integral de Salud (SIS), ii) la Seguridad Social, que es la segunda red de mayor cobertura en el país, exclusivamente destinada a la población asalariada y sus familiares, y iii) la sanidad de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional. El subsector privado focaliza su atención en las poblaciones de mayores ingresos.

El SIS brinda atención de salud a la población en situación de pobreza y pobreza extrema a través de la red de servicios del Ministerio. Los afiliados reciben lo establecido en el Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS), así como algunas prestaciones adicionales para el cáncer (Plan Esperanza) y para otras enfermedades de alto costo a través del Fondo Intangible Solidario de Salud. Los diferentes prestadores funcionan desarticuladamente, y al permitirse la coexistencia de distintas instituciones administradoras de fondos de financiamiento en salud (IAFAS), que brindan planes de beneficios acordes a la capacidad de pago y/o afiliación a determinado tipo de seguro de salud, la segmentación de la población se ha profundizado.

Principales desafíos de la salud

Problemas críticos de salud

Enfermedades emergentes

En abril del 2016 se encontró el primer caso de Zika en Perú, identificado como de transmisión sexual. Hasta el 13 de mayo del 2017 se habían notificado 6 447 casos procedentes de Ica, Loreto, Tumbes, San Martín, Cajamarca, Ucayali y Lima. En total ese año finalizó con 4 477 casos, de los cuales 72,1% correspondían a Ica y 23,8%, a Loreto. Desde el inicio de la epidemia se detectaron 349 casos en gestantes.

Los primeros casos autóctonos de chikunguña se presentaron entre mayo y junio del 2015, en Tumbes (costa norte), con predominio en mujeres (64,5%) y una edad promedio de 34 años. Desde esa fecha hasta el 13 de mayo del 2017, se notificaron 2 433 casos, de los cuales 76,2% se concentraron en Tumbes y 20,2% en Piura, evidenciando una mayor expansión geográfica.

Entre el 2010 y el 2016 se notificaron 170 454 casos de dengue, con un promedio de 24 351 casos por año, y 227 muertes, con un promedio de 32 muertes por año (letalidad promedio de 13 muertes por cada 10 000 casos). En el período 2004-2009 se registró en promedio 1 muerte por año. El incremento de la severidad se ha asociado al ingreso del genotipo Asia/América DENV-2 en el 2010. Las bajas coberturas de agua potable intradomiciliaria y el alto flujo migratorio, entre otros factores, asociados a una débil articulación intersectorial, han complicado el control del Aedes aegypti, que en el 2016 se distribuía en 20 regiones donde vive 60% de la población del país. Al 13 de mayo de 2017, se incrementó la intensidad de la transmisión del dengue debido al fenómeno de El Niño costero, afectando principalmente a Piura, que reportó 52,2% (17 706) de los casos del total del país y concentró 66,6% (26/39) de las muertes por esta enfermedad. Al 22 de abril de 2017, los grupos que tenían el riesgo más alto de enfermar por dengue eran los adultos jóvenes y adolescentes ().

Los primeros cuatro casos confirmados de hantavirus se notificaron en el 2011 en Loreto, más 2 casos notificados en el 2012 y el 2013.

Entre el 2010 y el 2015, el país todavía mostraba actividad epidémica de la gripe A(H1N1), con tres picos de circulación (en el 2010, el 2012 y el 2013). En el 2014 y el 2015 hubo baja transmisión.

Enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza

Entre el 2011 y el 2015 se notificaron en Puno 5 casos de rabia humana transmitida por perros. En el 2014, después de 20 años, resurgió la rabia canina en Arequipa, poniendo en riesgo el proceso de eliminación de la rabia humana transmitida por perros. En la selva amazónica, continúan registrándose periódicamente brotes de rabia humana transmitida por murciélagos hematófagos, con un total de 60 casos notificados entre el 2011 y el primer semestre del 2016, que afectaron en su mayoría a menores de 15 años pertenecientes a comunidades nativas. En el 2011, el Ministerio introdujo la vacunación pre-exposición en comunidades de zonas endémicas.

Entre el 2010 y el 2015 se notificaron 147 casos nuevos de lepra, con un promedio de 25 casos anuales (menos de 1 por cada 10 000 habitantes). En el 2012 y el 2015 se notificó el mayor número (32 casos), con un predominio de la forma multibacilar (96,8% del total).

No hay información oficial del país sobre las geohelmintiasis, aunque algunas publicaciones muestran prevalencia elevada en escolares de Loreto. Un estudio encontró una prevalencia de geohelmintos de 37,0% (intervalo de confianza de 95%: 24,3–51,3) y, uno posterior, una prevalencia de Ascaris lumbricoides y Trichuris trichiura de 82,4% ().

Tuberculosis

Entre el 2010 y el 2015, la tasa de incidencia notificada de tuberculosis (TB) en todas las formas se redujo de 95,7 a 88 por 100 000 habitantes. Se notificaron 27 418 casos nuevos en ese último año, de los cuales 65,2% afectaron a personas de entre 15 y 44 años de edad, y 62,2% a hombres. La tasa de incidencia en personas de 65 años o más fue de 150 por 100 000 habitantes, y en el grupo de 15 a 24 años, 139 por 100 000 habitantes. Las regiones con mayores tasas de incidencia fueron Callao (214,0), Madre de Dios (149,3), Lima (147,5), Ucayali (129,6) y Loreto (123,8). Lima y Callao concentraron 60% de los casos de tuberculosis sensible a tratamiento, 70% de la TB multi-resistente (MDR, por sus siglas en inglés) y 73% de la TB extremadamente resistente (XDR, por sus siglas en inglés) (). Entre el 2011 y el 2015, los casos sospechosos de tuberculosis descendieron de 3,1% a 2,6%. En el período 2010-2014, el éxito del tratamiento de los casos nuevos descendió de 89,7% a 86%, el abandono aumentó de 5,8% a 7,0%, y las muertes aumentaron de 2,7% a 4,4%. El número de casos de TB entre los trabajadores de la salud descendió de 215 en el 2011 a 126 en el 2015. Entre el 2010 y el 2014, el número de casos de coinfección TB-VIH se incrementó pasando de 861 (2,7%) a 1 385 casos (4,4%). La cobertura de pruebas de VIH en pacientes con TB registró un aumento de 18,4% en el 2013 a 74% en el 2014. Por su parte, el tamizaje de tuberculosis en personas con VIH se incrementó de 65,2% en el 2011 a 84,1% en el 2014.

Virus del VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual

En Perú, la epidemia de VIH está concentrada en los grupos de mayor riesgo, con una prevalencia de 20,8% en mujeres trans, 12,4% en hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) y 0,23% en la población general. Entre el 2010 y el 2015, el número anual de casos notificados de sida se mantuvo estable, con un promedio de 1 240 casos por año, mientras que el número de infecciones por VIH aumentó, pasando de 3 058 casos en el 2010, a 5 247 casos en el 2015. Para ese último año, se estimaron 2 300 nuevas infecciones y 72 000 personas viviendo con VIH, de las cuales 64% conocían que estaban infectadas, 46% recibía tratamiento antirretroviral y 37% tenía supresión viral. Lima y Callao concentraron 68% de los casos del país, seguidas por Loreto e Ica, con 4% cada una.

Entre las personas con VIH/sida, la relación hombre/mujer se redujo de 3:1 en el 2010 a 2,3:1 en el 2015. Entre 1983 y el 2015, el grupo de 20 a 44 años de edad concentró 71,9% de los casos de sida. En el período 2009-2015, los casos de sida —entre personas con VIH— descendieron de 25% a 19%. Entre 1983 y el 2015, 97% de las infecciones fueron por transmisión sexual y 2% por transmisión de la madre al niño. Los casos por transfusión sanguínea han disminuido desde el 2011 a menos de 1% ()y, entre el 2010 y el 2015, el número de personas con tratamiento antirretroviral pasó de 16 542 a 36 753 respectivamente.

La cobertura de tamizaje de VIH en embarazadas alcanzó 85% en el 2014 y la prevalencia se ha mantenido en 0,2% desde el 2005. Entre el 2012 y el 2014, el porcentaje de gestantes con VIH que recibieron tratamiento antirretroviral subió de 56% a 74%, con lo que se logró reducir la transmisión de la madre al niño de 6,1% a 4,0% en ese período. En el 2015, la pérdida de seguimiento de los niños nacidos expuestos fue de 15% en zonas urbanas y de hasta 80% en zonas rurales (). Entre el 2012 y el 2014, la tasa de incidencia de sífilis congénita osciló entre 0,48 y 0,57 por cada 1 000 nacidos vivos (n.v.). Ese último año, 67,7% de las mujeres embarazadas fueron tamizadas para sífilis, 79,9% de las que tuvieron sífilis recibieron tratamiento, y se confirmaron 270 casos de sífilis congénita.

Mortalidad materna

En el 2011, la razón de mortalidad materna (RMM) fue de 93 muertes por cada 100 000 n.v. () , y en el 2015, de 68 por 100 000 n.v. Entre los factores que contribuyeron a esta reducción, se encuentra el aumento de las coberturas de atención prenatal y del parto. En el 2015, 97% de las gestantes recibió atención prenatal por personal calificado y 95,6% acudió a cuatro o más controles prenatales, mientras que 92,9% de los partos fueron atendidos por personal calificado y 90,7% ocurrieron en un establecimiento de salud (). En el mismo año, la primera causa de mortalidad materna correspondió a hemorragia (33%), seguida de enfermedad hipertensiva del embarazo (31%), infección (13,3%) y aborto (9%). En el período 2007-2011, las regiones con mayor nivel de RMM fueron Loreto (149,4 por 100 000 n.v.), Cajamarca (144,7), Piura (126,8) y Puno (109,6 por 100 000 n.v.) ().

Embarazo en adolescentes

Entre el 2011 y el 2015, el porcentaje de adolescentes de 15 a 19 años que estuvieron embarazadas pasó de 12,5% a 13,6%. En ese último año, este porcentaje llegaba a 22,5% en zonas rurales y a 24,9% en la Selva. Asimismo, el embarazo adolescente fue mayor entre las mujeres con educación primaria, comparadas con las que contaban con educación secundaria y superior (37,9%) y del quintil inferior de ingreso (24,9%) ().

Malnutrición

Entre el 2011 y el 2015, la desnutrición crónica en menores de 5 años disminuyó de 18,5% a 14,4%. No obstante, en ese último año era de 27,7% en las zonas rurales y de 31,6% en el quintil de menores ingresos, además de que diez regiones registraban porcentajes por encima de 20%, llegando a 34,0% en Huancavelica ().

La anemia en niños de 6 a 59 meses de edad subió de 30,7% en el 2011 a 32,6% en el 2015. Ese último año, la prevalencia de anemia fue mayor en las zonas rurales (39,7%) que en las urbanas (29,8%), alcanzando a 41,3% en los niños del quintil inferior de ingresos y mostrando una amplia diferencia entre regiones (desde 23,7% en Lambayeque, a 61,8% en Puno). Asimismo, solo 19,8% de estos niños recibió un suplemento de hierro durante los siete días previos a la encuesta, con mayores porcentajes en las zonas rurales (24,3%) que en las urbanas (18,1%) ().

Enfermedades crónicas

En el 2012, la carga de enfermedad (años de vida saludable perdidos [AVISA]) por enfermedades no transmisibles (ENT) fue de 3 508 431 años (60,5% del total de la carga de enfermedad) (). Las categorías de enfermedades que ocasionaron la mayor pérdida de AVISA fueron las enfermedades neuropsiquiátricas (33,5 AVISA por 1 000 hab.), las enfermedades cardiovasculares (15,2), los tumores malignos (13,9) y las enfermedades osteomusculares y del tejido conectivo (12,0) (cuadro 1).

Cuadro 1. Enfermedades no transmisibles con mayor pérdida de AVISA, Perú, 2012

Enfermedad AVISA*
Consumo nocivo de alcohol 254 527
Depresión 224 535
Diabetes mellitus 199 495
Artrosis 193 774
Enfermedad cerebrovascular 139 394
Enfermedad hipertensiva 113 852
Degeneración cerebral, demencia 108 354
Esquizofrenia 104 941
Caries 91 856
Cirrosis 87 854

*AVISA: Años de vida saludable perdidos. Fuente: Valdez W, Miranda J. Carga de enfermedad en el Perú. Estimación de los años de vida saludable perdidos, 2012. Lima: Ministerio de Salud; 2013.

Enfermedades cardíacas

En el 2012, se perdieron 69 087 AVISA debido a enfermedad isquémica del corazón (tasa de 2,3 años por 1 000 habitantes), con mayor pérdida en hombres que en mujeres (47 071 y 22 017 años, respectivamente) (). La tasa de mortalidad por enfermedad isquémica del corazón subió de 22,8 por 100 000 habitantes en el 2011 a 29,1 en el 2014. En ese último año fue mayor en hombres que en mujeres (38,2 y 21,1 por 100 000 habitantes, respectivamente).

Enfermedades cerebrovasculares

En el 2012, la pérdida de AVISA por esta causa fue de 139 394 años (tasa de 2,4 años por 1 000 habitantes), ligeramente mayor en hombres que en mujeres (75 332 y 64 062 años, respectivamente) (). En el 2014, la tasa de mortalidad fue de 26,8 por 100 000 habitantes (30,2 en hombres y 23,8 en mujeres).

Hipertensión arterial

En el 2015, 9,5% (11,9% de las mujeres y 7,9% de los hombres) presentó tensión arterial elevada (10,5% en la Costa, 9,3% en la Selva y 7,4% en la Sierra). Del total de hipertensos, 62,1% recibió tratamiento en los 12 meses previos al estudio ().

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

En el 2012, se perdieron 33 383 AVISA por EPOC, con una tasa de 1,1 años por cada 1 000 habitantes. No hubo diferencia significativa entre hombres y mujeres ().

Neoplasias malignas

Entre el 2006 y el 2011, el Sistema de Vigilancia del Cáncer () registró 109 914 casos. Los cánceres más frecuentes en varones fueron de estómago (15,1%), próstata (15,1%), piel (7,8%), sistema hematopoyético (7,3%) y pulmón (6,3%); en mujeres, cuello uterino (24,1%), mama (16,6%), estómago (8,6%), piel (5,8%) y sistema hematopoyético (3,7%); y en menores de 15 años fueron los del sistema hematopoyético y retículoendotelial (44,2%), encéfalo (8,0%), ojo y anexos (7,8%), ganglios linfáticos (6,9%) y hueso, cartílago y articulaciones (5,2%).

Salud mental

En el 2012, las enfermedades neuropsiquiátricas fueron una de las principales causas de pérdida de AVISA (1 010 594 años, que corresponden a 17,4% del total de AVISA y a una tasa de 33,5 años por 1 000 habitantes) (15). Según estimaciones del 2015, 20% de población adulta padeció trastornos mentales, incluyendo depresión, trastornos de ansiedad y alcoholismo, mientras que los trastornos del comportamiento y desarrollo afectaron a 20% de la población infantil. La depresión es el diagnóstico clínico más frecuentemente asociado a la conducta suicida. En el 2013, la tasa nacional de suicidio fue de 3,5 por 100 000 habitantes, siendo más común en hombres que en mujeres, con una razón de 2:1.

Perú está reformando sus servicios de salud mental y viene desarrollando un sistema enfocado en la atención de la salud mental a nivel comunitario, el fortalecimiento de la promoción y protección de la salud mental, y la continuidad del cuidado familiar de las personas con trastornos mentales.

Recursos humanos

En el 2015, la razón de disponibilidad de recursos humanos de la salud (médicos, enfermeras y obstetras) era de 29,6 profesionales por 10 000 habitantes, yendo de 16,9 en Loreto a 46,5 en el Callao. Asimismo, en zonas urbanas dicha razón era de 33,1 profesionales por 10 000 habitantes frente a 17,6 para las zonas rurales. A nivel nacional, la disponibilidad de profesionales de la salud era de 12,2 médicos, 12,8 enfermeras y 4,6 obstetras por cada 10 000 habitantes. Había 18 567 médicos especialistas, distribuidos principalmente entre el Ministerio de Salud (45%) y EsSalud (33%). El Servicio Rural y Urbano Marginal (SERUMS) brinda cobertura en las zonas desatendidas y más pobres. En el 2015 se incorporaron 7 811 profesionales, de los cuales 30% eran médicos, 30% enfermeros, 25% obstetras y 15% profesionales con otras especialidades. En junio del 2016 se promulgó la ley No. 30 453 (Sistema Nacional de Residentado Médico), cuyo objetivo es incrementar el número de especialistas. Para el 2011, se estimaba que la brecha de especialistas médicos en el país era de 11 738 ().

Conocimiento, tecnología e información en el ámbito de la salud

En el 2012 se inició el registro en línea del “Certificado del Nacido Vivo”, que ha contribuido a garantizar el acceso del recién nacido a los servicios del Estado. En el 2013 se creó el “Registro Nacional de Historias Clínicas Electrónicas”, y en el 2015, se lanzó el “Repositorio Único Nacional de Información en Salud”, con una plataforma web que ha facilitado el acceso a la información de la salud. En el 2016 se aprobó la ley No. 30 421 (Marco de Telesalud), cuyos ejes de desarrollo incluyen la prestación de servicios de salud, gestión de servicios de información, educación y comunicación a la población sobre los servicios de salud, y el fortalecimiento de capacidades del personal.

Según la SC Imago Research Group, entre el 2009 y el 2013, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y la Pontificia Universidad Católica del Perú fueron las instituciones con mayor producción de artículos científicos, con 1 228, 892 y 644 documentos publicados en revistas académicas. Hacia mediados del 2016, la Biblioteca Virtual en Salud registraba, en la base nacional de datos, 33 856 publicaciones y documentos científicos de salud, de los cuales 20 767 estaban disponibles en línea.

Cada entidad del sistema de salud posee su propio sistema de información, y al no haber un sistema único que los articule, se dificulta el intercambio de información y el análisis de la situación de la salud del país. Por esa razón, el sistema de salud necesita una plataforma en línea que organice y gestione la información generada por sus diferentes organismos y establecimientos de la salud.

Medioambiente y seguridad humana

Deforestación y degradación del suelo

Entre el 2001 y el 2014 se perdieron 1 613 844 hectáreas (ha) de bosques húmedos, de las cuales se reforestaron 329 938 ha (20,4% de la zona deforestada). En ese último año, se perdieron 144 117 ha de bosques, principalmente en Loreto (29 846 ha), Ucayali (28 055 ha), Huánuco (23 697 ha) y San Martín (20 564 ha) ().

Según el MINAM, para el 2012, 3 862 786 ha se habían desertificado (3% de la superficie del país) y 30 522 010 ha estaban en proceso de desertificación (24% de la superficie del país). La tasa simple de degradación llegó a 4,5% anual, afectando a casi 11% de la población.

Contaminación del aire

Entre el 2002 y el 2012, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) ascendieron de 20 000 (106 kg) a 31 000 (106 kg). En ese último año se registraron concentraciones de otros contaminantes en la atmósfera, como el óxido de nitrógeno (NOx) con 114,6 (103 toneladas), óxido de azufre con 45,7 (103 toneladas) y metano con 35,2 (103 toneladas). En el 2014, en Lima (20) la concentración de partículas con menos de 2,5 µm de diámetro fue de 40,2 µg/m3, valor por encima de la norma nacional (20 µg/m3).

Contaminantes orgánicos persistentes

Si bien Perú ha suscrito el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, no hay información publicada sobre estos contaminantes.

Plaguicidas

Entre el 2007 y el 2013, se observó un incremento sostenido de las importaciones de plaguicidas de uso agrícola, pasando de 10 552,9 a 18 530,9 toneladas métricas en ese período (). Según la Dirección General de Epidemiología, entre el 2008 y el 2012 hubo 15 711 casos de intoxicación con plaguicidas. En el 2012, el mayor porcentaje de casos se registraron en Lima (17,8%), Arequipa (9,7%) y la Libertad (9,2%).

Desastres naturales y antropogénicos

En el 2015, se registraron 4 322 emergencias que ocasionaron 171 muertes, 474 lesionados y 18 desaparecidos, además de la destrucción de 5 878 viviendas y la afectación de otras 148 870 viviendas. Los desastres más frecuentes, entre el 2003 y el 2015, fueron incendios urbanos e industriales (31,6% del total), lluvias intensas (20,8%), vientos fuertes (13,6%), bajas temperaturas (12,5%) e inundaciones (7,9%).

El último fenómeno El Niño se manifestó en el 2017, causando los mayores daños entre febrero y marzo. Su impacto fue muy grave, y las principales manifestaciones incluyeron lluvias intensas, desbordes de ríos y quebradas, y deslizamientos, afectando principalmente a la costa norte. Al 19 de mayo del 2017, el Instituto Nacional de Defensa Civil notificó 1 138 619 personas afectadas, 235 806 damnificados y 145 fallecidos; 260 522 viviendas afectadas y 25 817 colapsadas; 840 establecimientos de salud afectados, 25 colapsados y 38 inhabitables; 426 puentes y 3 963 km de carreteras destruidos; 34 916 km de canales de riego destruidos y 80 853 ha de zonas de cultivo afectadas. La región más afectada fue Piura, con 80 434 damnificados y 360 904 personas afectadas, 5 732 viviendas colapsadas y 81 506 afectadas.

Si bien no existen estadísticas ni informes oficiales sobre el número de derrames de petróleo en la Amazonia ni sobre su impacto en el medioambiente y la población, una recopilación de informes periodísticos señala que, entre el 2000 y mediados del 2016, hubo al menos 60 derrames relacionados al Oleoducto Norperuano, que perjudicaron a comunidades nativas de las zonas afectadas.

Entre el 2000 y el 2014, la importación de mercurio subió de 34,04 a 113,65 toneladas, principalmente para uso en la minería artesanal y la pequeña minería. Según el Ministerio del Ambiente (MINAM), más de 3 000 toneladas de mercurio han sido arrojadas en los ríos amazónicos en los últimos 20 años, contaminando el agua, los organismos acuáticos y las poblaciones humanas, con mayores daños en la región Madre de Dios. Un estudio del 2010 encontró, en pobladores del distrito de Huepetuhe (Madre de Dios), valores en orina de hasta 508 µg Hg/L (valor recomendable < 5 µg Hg/L para personas no expuestas ocupacionalmente).

Inocuidad de los alimentos

Perú ha avanzado en la adecuación de sus normas técnicas nacionales, con base en los estándares del Codex Alimentarius. El país cuenta con una Comisión Multisectorial Permanente de Inocuidad Alimentaria (COMPIAL), creada por la Ley de Inocuidad de los Alimentos (decreto legislativo No. 1 062), la cual define la política nacional sobre este tema.

Enfermedades relacionadas con el agua

En el 2015, la prevalencia de diarrea en menores de 5 años de edad fue de1 2,0% en las dos semanas previas a la encuesta, ligeramente menor a la del 2011 (13,9%). No existió demasiada diferencia por sexo (12,9% en niños y 11,1% en niñas) o zonas de residencia (11,4% urbanas y 13,6% rurales), aunque sí se notificaron mayores prevalencias entre los niños de la Selva (16,9%) y los del quintil inferior de ingresos (14,1%) ().

Entre el 2010 y el 2015, el acceso a fuentes de agua seguras y a saneamiento mejorado pasó de 84,6% a 86,7% en materia de agua y de 72,0% a 76,2% en saneamiento. Durante el mismo período, la defecación al aire libre disminuyó de 10% a 5% (). En el 2015, 81,3% de la población accedía a agua de la red pública (85,4% en las zonas urbanas y 69,6% en las rurales) y 66,8% a la red de alcantarillado público (84,9% de las zonas urbanas y 15,6% de las rurales); 7,7% de los hogares no tenía ningún sistema de eliminación de excretas.

En el 2014, se generaron 2 217 946 m3 de aguas residuales por día, que fueron descargadas a la red de alcantarillado de las empresas públicas de saneamiento, aunque solo 32% de esa cantidad de agua recibió tratamiento.

Residuos sólidos

Datos del MINAM indican que el total de residuos sólidos municipales para el 2012 fue de 7 047 000 toneladas. Entre el 2012 y el 2014, el porcentaje de municipalidades que utilizaron botaderos a cielo abierto para eliminar residuos sólidos se redujo de 71,5% a 70,8%, y el uso de rellenos sanitarios ascendió de 29,9% a 31,7%. En el 2014, 95,3% de los hogares urbanos contaban con servicio de recolección domiciliaria de residuos ().

Envejecimiento

Entre el 2000 y el 2015, la población mayor de 64 años pasó de 1 235 855 a 2 043 348 (de 4,8% a 6,6% de la población total), el índice de envejecimiento de 14 a 23 personas mayores por cada 100 menores de 15 años, y la esperanza de vida al nacer de 70,5 a 74,1 años (cuadro 2).

Cuadro 2. Indicadores demográficos, por quinquenios, Perú, 2010-2025

  Quinquenio
Indicador 2010-2015 2015-2020 2020-2025
Tasa global de fecundidad (hijos/mujer) 2,4 2,2 2,1
Tasa de natalidad (por 1 000 hab.) 19,4 17,9 16,6
Tasa de mortalidad (por 1 000 hab.) 5,5 5,6 5,9
Esperanza de vida al nacer (años)      
Ambos sexos 74,1 75,1 75,9
Hombres 71,5 72,5 73,4
Mujeres 76,8 77,8 78,6
Tasa de migración neta (por 1 000 hab.) -2,7 -1,7 -1,2
Tasa de crecimiento total (por 1 000 hab.) 11,2 10,5 9,5

Fuente: Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Estimaciones y Proyecciones de Población, 1950 – 2050. Boletín de Análisis Demográfico N° 36. Perú: INEI; 2009.

En ese último año, 80,8% de las mujeres y 68,0% de los hombres mayores presentaban algún problema crónico de salud. Asimismo, 45,8% tenía alguna discapacidad (57,2% de las mujeres y 35,8% de los hombres). Las dificultades para usar brazos y piernas (33,3%), para ver (13,4%) y para oír (13,4%) se presentaban como las principales formas de discapacidad. Entre el 2011 y el 2015, el porcentaje de personas mayores con algún seguro médico creció de 68,0% a 79,2%. De ese total, 41,6% accedían al Seguro Integral de Salud (SIS) y 30,9% a EsSalud ().

Perú cuenta con dos sistemas de pensiones por jubilación, uno público y otro privado; los trabajadores dependientes o independientes pueden elegir entre uno de ellos. En el Sistema Nacional de Pensiones, el trabajador debe aportar mensualmente 13% de su sueldo o ingreso —por un período no menor a 20 años— para recibir —a partir de los 65 años de edad— una pensión con un monto de entre S/ 857,36 y S/ 415,00 (aproximadamente de US$ 260 y US$ 125). En el Sistema Privado de Pensiones, los trabajadores pueden acceder a una pensión de jubilación a partir de los 65 años de edad, sin la exigencia de períodos mínimos de aportes. El monto de la jubilación es calculado sobre la base de los aportes realizados y la rentabilidad generada.

En el 2012 se perdieron 1 088 846 AVISA en el grupo de mayores de 60 años de edad (400,3 AVISA por 1 000 mayores de 60 años), la mayoría por causa de enfermedades neuropsiquiátricas (61,8 AVISA por cada 1 000 mayores de 60 años), enfermedades cardiovasculares (60,9), tumores malignos (50,1), lesiones no intencionales (41,5) y enfermedades osteomusculares y del tejido conectivo (37,3) ().

Migración

En Perú, la migración interna va de las zonas rurales a las urbanas, en particular hacia las grandes ciudades. La dinámica económica que ha atravesado el país estas dos últimas décadas ha generado nuevos polos de desarrollo (además de Lima Metropolitana): La Libertad, Lambayeque y Piura en el norte del país, en el sur Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna, y en el oriente San Martín, Loreto y Ucayali. En los quinquenios 2000-2005 y 2010-2015, la migración neta anual pasó de -105 000 por a -83 000 (tasa de migración neta de -3,9 a -2,7 por 1 000 habitantes). Al 2013, los principales destinos de los emigrantes fueron Estados Unidos (31,4%), España (15,4%), Argentina (14,3%), Italia (10,2%) y Chile (9,5%).

Seguimiento de la organización, prestación de atención y desempeño de los sistemas de salud

El subsector público, conformado por el Ministerio y los gobiernos regionales, posee 57% de los establecimientos de salud, en su gran mayoría del primer nivel de atención (98%), y sus hospitales e institutos especializados están localizados principalmente en Lima y las grandes ciudades. Su cobertura de servicios se orienta hacia las poblaciones pobres y vulnerables afiliadas al SIS. El subsector de la seguridad social, que comprende a EsSalud y las sanidades (militar y policial), y se limita a la población asalariada y sus derechohabientes, cuenta con una oferta que representa 3% del total de establecimientos, y se concentra en los servicios de mayor complejidad. El sector privado dispone de 40% del total de establecimientos de salud, con un primer nivel muy extenso (95%) y una disponibilidad de clínicas ubicadas principalmente en las grandes ciudades. En el 2015, 72,3% de la población tenía algún seguro de salud, 40,5% estaba afiliada al SIS, 25,8% a EsSalud, y 6% a aseguradoras privadas y/o a la sanidad de las fuerzas militares y policiales. De la población en situación de pobreza, 71,7% estaba cubierta por el SIS, 7,4% por EsSalud, 0,3% por ambos, y 20,6% no tenía ningún tipo de seguro.

En el 2014, el financiamiento de la salud tuvo tres fuentes principales: recursos del tesoro público (34,2%), cotizaciones a la seguridad social (31,3%) y gasto de los hogares (31,1%). En el período 2010-2014, el gasto total subió de S/ 19 857,0 millones a S/ 23 628,4 millones (de US$ 6 620 millones a US$ 7 876 millones). El gasto per cápita osciló entre S/ 674,0 y S/ 864,2 (US$ 224,7 y US$ 288,1), y el porcentaje de financiamiento de la salud mediado por un fondo o seguro pasó de 37,1% a 40,4%. En el 2014, del total financiado por fondos, EsSalud tuvo 64,5%, los seguros privados 13,1%, las Entidades Prestadoras de Salud (EPS) 12,3%, y el SIS 10,1% (). En el 2015, el gasto de la salud representó 5,3% del PIB, correspondiendo 3,1% para el gasto público y 2,2% para el privado; de este último, 84,7% fue gasto de bolsillo o pago directo. Los fondos para proveer servicios e intervenciones de salud pública son transferidos a las regiones. Entre el 2011 y el 2015, hubo un incremento de 22,1% en el presupuesto de los gobiernos regionales y locales, pasando de S/ 45 982 millones a S/ 56 150 millones (de US$ 15 327 millones a US$ 18 717 millones); sin embargo, el nivel de ejecución fue bajo (82,0% de lo transferido en el 2015) debido a problemas de gestión regional y local.

En el 2013 se estableció el mecanismo de «farmacias inclusivas», con el propósito de mejorar el acceso a medicamentos esenciales de los afiliados al SIS. Dos años más tarde, el Ministerio aprobó una norma técnica para la gestión de guías de práctica clínica e instrumentó una metodología para su elaboración. Los «Lineamientos de Política de Acceso a Productos Biotecnológicos» y el reglamento para registrar estos productos se publicaron en el 2016.

Perspectivas

En el 2021, Perú celebrará el bicentenario de su independencia, un hito propicio para evaluar los resultados del esfuerzo colectivo por alcanzar los objetivos de desarrollo nacional planteados en el Plan Bicentenario: El Perú hacia el 2021. Ese informe incluye el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y la aspiración del país de ingresar en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En el 2.º eje estratégico (Oportunidades y acceso a servicios) se establece como objetivo: “Asegurar a los ciudadanos peruanos la oportunidad de acceder a servicios de calidad en forma creciente, sostenida y equitativa, atendiendo la diversidad cultural de la población, con énfasis en los ámbitos rural y urbano-marginal”. Este eje también establece como prioridades el acceso a servicios de salud y educación de calidad, así como a servicios de agua, saneamiento y electricidad.

En el 2015, 17,7% de la población aún no contaba con un seguro de salud y los afiliados al SIS, la población de escasos recursos económicos y otros grupos poblacionales en situación de vulnerabilidad, solo recibían las prestaciones establecidas en el Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS), además de algunas prestaciones complementarias, como el tratamiento del cáncer.

Está claro que para lograr los objetivos relacionados con la salud, Perú deberá: i) incrementar el gasto público en salud, disminuyendo simultáneamente el gasto directo de bolsillo y el cobro en el lugar de prestación del servicio, ii) mejorar la infraestructura de los servicios de salud del Ministerio, en particular los del primer nivel de atención, y dotarlos en forma permanente de personal de salud calificado, iii) desarrollar políticas y estrategias para aumentar —en los próximos cinco años— el número de profesionales de la salud, y distribuirlos en forma equitativa en el país, priorizando las zonas rurales, las remotas y las de mayor nivel de pobreza, iv) implementar un sistema de evaluación de la calidad de atención en los servicios de salud en todos sus niveles, v) desarrollar un sistema de referencia desde las zonas rurales y lejanas a los hospitales regionales e institutos especializados, que incluya sistemas de comunicación, vehículos y personal para el traslado de los pacientes, vi) desarrollar una estrategia de entrega de servicios específica para las zonas remotas amazónicas, vii) incrementar la prestaciones incluidas en el PEAS, y seguir avanzando en la construcción de un sistema de salud que elimine la fragmentación actual en la provisión de servicios, viii) desarrollar estrategias que permitan llegar a casi 20% de la población que aún no tiene seguro de salud y disminuir 20% de filtración de población no pobre ni vulnerable actualmente cubierta por el SIS.

A pesar de los avances realizados en el control de la tuberculosis, el incremento de casos de TB-MDR y la aparición de casos de TB-XDR representan un reto importante porque aumentan la morbilidad y la mortalidad por esta causa, así como los gastos del tratamiento. Por otro lado, la expansión del Aedes aegypti incrementa el número de personas en riesgo de padecer dengue, chikunguña y virus de Zika. Ante este panorama, es preciso replantear las actuales estrategias de control, involucrando en ellas a las autoridades locales y regionales, así como a la población de las zonas infestadas. El aumento de casos de malaria, en particular en Loreto, amerita evaluar los factores que han llevado a esta situación, con el objetivo de redefinir las estrategias de control de esta enfermedad, y así reducir su impacto sobre la salud y la economía de las poblaciones más pobres de la Amazonia.

Aun cuando a nivel nacional hay un avance importante en la reducción de la mortalidad materna y la mortalidad neonatal, persisten grandes diferencias al interior del país, con tasas muy altas en la Sierra y la Amazonia. En este contexto, hacen falta intervenciones que ayuden a mejorar la cobertura y la calidad de la atención de los servicios con pertinencia cultural. Dado que el descenso en las coberturas de inmunización podría revertir los avances obtenidos en el control de estas enfermedades, es preciso mejorar las intervenciones estratégicas de vacunación e intensificar las campañas en las zonas de baja cobertura. Para ello, se necesita contar con un sistema de monitoreo y evaluación que identifique los distritos de baja cobertura de manera rápida y fácil, así como con políticas e intervenciones dirigidas a erradicar las causas de tales falencias.

Por otra parte, la desnutrición crónica en menores de 5 años de edad tuvo un descenso importante, aunque no sucedió lo mismo con la anemia en este grupo etario. Frente a esta situación, hace falta identificar los factores sociales, económicos y programáticos que están impidiendo una adecuada alimentación e ingesta de micronutrientes en esta población, a fin de redefinir las actuales estrategias de intervención.

Los trastornos de salud mental son una de las enfermedades con mayor carga de enfermedad asociada. Dada esta realidad, es perentorio que el Ministerio de Salud redoble sus esfuerzos para implementar un modelo de salud mental comunitario, cuyo objetivo sea reducir la enorme brecha de atención y proteger los derechos humanos de las personas con problemas mentales.

Dado que los accidentes de transporte terrestre están entre las primeras causas de mortalidad de jóvenes y adultos, se requiere aprobar una política integral de seguridad vial que cuente con una programación presupuestaria por resultados, con el compromiso intersectorial e intergubernamental para su implementación.

Además, es prioritario diseñar e implementar una política sobre el consumo de alcohol, puesto que aún no existe en el país. Dicha política deberá incluir una estrategia costo-efectiva para restringir todavía más el acceso al alcohol, reglamentando su comercialización y aumentando los impuestos dirigidos a su consumo.

Otra de las prioridades señaladas en el Plan Bicentenario, y asumida por el gobierno nacional, es dotar de agua potable y saneamiento a toda la población del país. En este sentido, el gran reto es desarrollar e implementar (en las zonas más alejadas de los centros urbanos, y en particular en la Amazonia) tecnologías apropiadas y costo-efectivas, junto a las obras de infraestructura necesarias, que garanticen el acceso a agua segura y a saneamiento mejorado. Con este fin, es importante recoger y evaluar experiencias exitosas, tanto nacionales como internacionales, que puedan ser replicadas o mejoradas según las condiciones de las zonas de intervención.

Recuadro 1. Acuerdo Nacional para lograr la Reforma de Salud al 2021

En octubre del 2015, luego de un proceso de diálogo y consenso entre las autoridades de gobierno, los partidos políticos, las organizaciones de la sociedad civil y los demás actores que conforman el Acuerdo Nacional, se aprobaron los objetivos de la Reforma de Salud con la finalidad de asegurar la viabilidad política y la continuidad de estas políticas que ubican a Perú en el camino de lograr la salud universal en el 2021. Este acuerdo resalta la importancia de lograr el acceso al cuidado y la atención integral en la salud individual y colectiva de las personas como un derecho universal, independientemente de su condición socioeconómica y de su ubicación geográfica, con enfoques de género, derechos de la salud e interculturalidad. El Acuerdo Nacional es el principal espacio de concertación para definir las políticas de estado del Perú.

Referencias

1. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Estado de la población Peruana 2015. Lima: INEI; 2015. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1251/Libro.pdf.

2. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Perú: estimaciones y proyecciones de población urbana y rural por sexo y edads quinquenales, según departamentos, 2000–2015. Boletín Especial. No. 19. Lima: INEI; 2009. Disponible en: http://proyectos.inei.gob.pe/web/biblioineipub/bancopub/Est/Lib0844/index.htm.

3. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Victimización en el Perú 2010–2015. Lima: INEI; 2016. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1349/Libro.pdf.

4. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Perú, encuesta demográfica y de salud familiar 2015. Lima: INEI; 2016. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1356/.

5. Congreso de la Republica del Perú. Informe temático no. 126/2014–2015: estadísticas sobre violencia familiar y sexual, violencia contra la mujer y feminicidio en el Perú. Lima: CRP; 2015. Disponible en: http://www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con4_uibd.nsf/4D6FF68892487BCF05257E2E005F78D3/$FILE/INFTEM126-2014-2015.pdf.

6. Ministerio Público – Fiscalía de la Nación, Observatorio de criminalidad (Perú). Cifras estadísticas: trata de personas 2009–2014. Lima: MPFN; 2015. Disponible en: http://portal.mpfn.gob.pe/boletininformativo/infotratadepersonas.

7. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Evolución de la pobreza monetaria 2009–2015. Lima: INEI; 2016. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1347/libro.pdf.

8. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Características sociodemográficas de los grupos étnicos de la Amazonía Peruana y del espacio geográfico en el que residen. Lima: INEI; 2011. Disponible en: ftp://www.unfpa.org.pe/POBLACION_DESARROLLO/INEI/INEI-Estudios-Amazonia/Tomo5-Caracteristicas-Sociodemograficas/Contenido.pdf.

9. Ministerio de Salud, Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (Perú). Vigilancia epidemiológica: situación epidemiológica del dengue en el Perú. Semana epidemiológica (del 16 al 22 abril del 2017). Boletín Epidemiológico del Perú. No. 19, SE16. Lima: MINSA; 2017. Disponible en: http://www.dge.gob.pe/portal/docs/vigilancia/boletines/2017/16.pdf Citado en mayo 23 del 2017.

10. Gyorkos TW, Maheu-Giroux M, Casapía M, Joseph SA, Creed-Kanashiro H. Stunting and helminth infection in early preschool-age children in a resource-poor community in the Amazon lowlands of Peru. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine Hygiene 2011;105(4):204–208. doi: 10.1016/j.trstmh.2010.12.003.

11. Ministerio de Salud, Dirección General de Epidemiología (Perú). Análisis de la situación epidemiológica de la tuberculosis en el Perú 2015. Lima: MINSA-DGE; 2016. Disponible en: http://www.dge.gob.pe/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=599&Itemid=204.

12. Ministerio de Salud (Perú); Organización Panamericana de la Salud. Informe de la Misión Conjunta de apoyo para la actualización, expansión y sostenibilidad de la respuesta nacional al VIH, ITS y hepatitis virales en Perú. Lima: MINSA/OPS; 2016.

13. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Perú: Encuesta Demográfica y de Salud Familiar – ENDES 2011. Lima: INEI; 2012. Disponible en: https://dhsprogram.com/pubs/pdf/FR269/FR269.pdf.

14. Ministerio de Salud, Dirección General de Epidemiología (Perú). Situación epidemiológica de muerte materna en el Perú 2015. Boletín Epidemiológico (Lima, Perú). No. 4, SE4. Lima: MINSA-DGE; 2015. Available from: http://www.dge.gob.pe/portal/docs/vigilancia/boletines/2016/04.pdf.

15. Valdez W, Miranda J. Carga de enfermedad en el Perú: estimación de los años de vidas saludables perdidos 2012. Lima: Ministerio de Salud, Dirección General de Epidemiología; 2013. Disponible en: http://www.dge.gob.pe/portal/docs/tools/Cargaenfermedad2012.pdf.

16. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Perú enfermedades no transmisibles y transmisibles, 2015. Lima: INEI; 2016. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1357/index.html.

17. Ministerio de Salud, Dirección General de Epidemiología (Perú). Dirección General de Epidemiologia. Análisis de la situación del cáncer en el Perú, 2013. Lima: MINSA-DGE; 2013. Disponible en: http://sinia.minam.gob.pe/documentos/analisis-situacion-cancer-peru-2013.

18. Huayanay C, Jiménez M, Mantilla E, Mego M, Vermeersch C. Analysis of the health care labor market in Peru. Dicussion Paper. Washington, D.C.: Grupo Banco Mundial; 2015. Disponible en: http://documentos.bancomundial.org/curated/es/2015/01/24172127/analysis-health-care-labor-market-peru.

19. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Compendio estadístico Perú 2015. Lima: INEI; 2015. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1253/compendio2015.html.

20. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Anuario de estadísticas ambientales 2015. Lima: INEI, 2015. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1342/.

21. Organización Mundial de la Salud; United Nations Children’s Fund. Progress on sanitation and drinking water: 2015 update and MDG assessment. Ginebra: OMS/UNICEF; 2015. Disponible en: http://www.who.int/water_sanitation_health/publications/jmp-2015-update/en/.

22. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Estadísticas. Encuesta Nacional de Programas Estratégicos 2011–2014. Lima: INEI; 2015. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1291/index.html.

23. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Situación de la población adulta mayor: Octubre, Noviembre, Diciembre 2015. Informe técnico no. 1. Lima: INEI; 2016. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/boletines/informe-tecnico_poblacion-adulta-mayor-oct-nov-dic2015.pdf.

24. Ministerio de Salud (Perú). Cuentas nacionales de salud Perú 1995–2012. 1st ed. Lima: MINSA; 2015. 156 p. Disponible en: http://bvs.minsa.gob.pe/local/MINSA/3248.pdf.

25. World Health Organization/UNICEF Joint Reporting Process. Official country reported coverage estimates time series. Disponible en: http://www.who.int/immunization/monitoring_surveillance/data/en/.

26. Ministerio de Salud, Dirección General de Epidemiología (Perú). Análisis de la situación de salud del Perú. Lima: MINSA-DGE; 2013. Disponible en: http://www.dge.gob.pe/portal/docs/intsan/asis2012.pdf.

27. Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (Perú). Anuario estadístico sectorial 2015. Lima: MTPE; 2016. Disponible en: http://www2.trabajo.gob.pe/estadisticas/anuarios-estadisticos/ Accessed on 28 August 2016.

28. Instituto Nacional de Estadística e Informática (Perú). Primera Encuesta Nacional Especializada sobre Discapacidad 2012. Lima: INEI, 2014. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1171/ENEDIS%202012%20-%20COMPLETO.pdf.

29. Ministerio de Salud, Oficina General de Estadística e Informática (Perú). Reporte consulta externa HIS.

30. Instituto Nacional de Estadística e Informática, Comité Estadístico Interinstitucional de la Criminalidad (Perú). Homicidios en el perú, contándolos uno a uno 2011–2015. Informe estadístico no. 4. Lima: INEI; 2016. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1365/index.html.

31. Centrode Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (Perú). Epidemiología de drogas en población urbana peruana 2015: encuesta de hogares. Lima: CEDRO; 2016. Disponible en: http://www.repositorio.cedro.org.pe/bitstream/CEDRO/229/1/4865.CEDRO.EPI.2015.pdf.

32. Pichon-Riviere A, Bardach A, Caporale J, Alcaraz A, Loza C, Huayanay L, et al. Carga de enfermedad atribuible al tabaquismo en Perú. Documento técnico no. 13. Buenos Aires: Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria; 2014. Disponible en: http://www.iecs.org.ar/publicacion/?id=5476.

×

Referencia/Nota:

1. Conflictos realizados a través de reclamaciones públicas, formales o informales (Defensoría del Pueblo).

2. Conflictos sociales ocultos o aparentemente inactivos. Es necesario que exista una concurrencia de factores con un curso de colisión que aún no se manifiesta o que, habiéndose manifestado, haya dejado de hacerlo durante un tiempo considerable (Defensoría del Pueblo).

3. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), se trata de aquellos que no tienen los beneficios estipulados por ley, como seguridad social provista por el empleador, vacaciones pagas, licencia por enfermedad y otros.

4. Es decir, que el sistema de salud ya no está organizado por grupos sociales (segmentos poblacionales), sino por funciones. De hecho, un rasgo clave de este modelo son las funciones de modulación, financiamiento, prestación de servicios y articulación. Por consiguiente, se fomenta la especialización de los actores en el sistema de salud por cada función.

5. Ley n.o 27 813 (Ley del Sistema Nacional Coordinado y Descentralizado de Salud), artículo 1.

6. Incluyen el SIS, EsSalud, sanidad de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, entidades prestadoras de salud (EPS), compañías de seguros privados de salud, entidades de salud que ofrecen servicios de salud prepagos, autoseguros y fondos de salud, y otras modalidades de aseguramiento públicos, privados o mixtos.

7. Las fuentes de agua segura incluyen las redes de agua pública, los pozos entubados o pozos de sondeo, los pozos excavados protegidos, los manantiales protegidos y la captación del agua de lluvia.

8. El saneamiento mejorado consiste en un sistema de sifón con descarga a una red de alcantarillado, un tanque séptico, una letrina de pozo, una letrina de pozo mejorada con ventilación, una letrina de pozo con losa o una letrina de fertilizante orgánico.

9. Los valores negativos de la tasa de migración indican pérdida de población por migración. En el quinquenio 2010-2015 se perdieron 2,7 personas por cada 1 000 habitantes del país.

10. Creadas en 1997 mediante la Ley 26 790. Son aseguradoras privadas que ofrecen prestaciones de capa simple (atenciones e intervenciones de salud incluidas en el plan básico contratado) de forma complementaria a EsSalud, por lo que reciben entre 4% y 9% de los aportes del empleador.

11. Disponible en: http://acuerdonacional.pe/2015/10/los-objetivos-de-la-reforma-de-salud/.

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America