Pan American Health Organization

República Dominicana

  • Contexto general
  • Principales desafíos de la salud
  • Situación de salud y sus tendencias
  • Perspectivas
  • Referencias
  • Texto completo
Página 1 de 5

Contexto general

Bandera de la República DominicanaLa República Dominicana comparte con Haití la isla La Española, en el archipiélago de las Antillas. Limita al norte con el Océano Atlántico, al sur con el Mar Caribe, al este con el Canal de La Mona y al oeste con Haití, con el cual tiene una frontera terrestre de 388 km. Su clima es tropical y la extensión territorial es de 48 311 km2. La posición entre la placa tectónica de América del Norte y la del Caribe provoca riesgo sísmico, y por su ubicación también es propensa a las consecuencias de los huracanes ().

Está dividida en 31 provincias y el Distrito Nacional, donde se ubica Santo Domingo, capital del país y sede del Gobierno central. Cada cuatro años se celebran elecciones.

Características demográficas

La población estimada para el 2016 fue 10 649 000, con 20% en las zonas rurales. La esperanza de vida al nacer fue de 71,7 años en el 2010 y de 73,8 años en el 2016. En el Censo del 2010, la densidad poblacional estimada fue de 196 habitantes por km2, pero hubo extremos entre la provincia de Pedernales con 15 habitantes por km2 y el Distrito Nacional con 10 538 (). La figura 1 muestra la estructura poblacional de la República Dominicana en 1990 y el 2015.

Figura 1. Estructura de población según edad y sexo, República Dominicana, 1990 y 2015

Entre 1990 y el 2015, la población creció 46,6%. Mientras que en 1990 la pirámide poblacional presentaba una estructura rápidamente expansiva, en el 2015, junto a un envejecimiento de la población, se observó una estructura piramidal más lenta e incluso una tendencia estacionaria en los menores de 10 años. Estos cambios se dieron en relación a una disminución de la fecundidad y mortalidad, especialmente en la última década.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, con base en datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. División de Población. Revisión 2015. Nueva York; 2015.

Condiciones económicas

El país es de ingreso mediano, con un producto interno bruto (PIB) de US$ 28 700 per cápita a valores de paridad de poder adquisitivo (PPA).[1] En el 2015, la economía dominicana registró un crecimiento real positivo de 7% (), lo que se vio reflejado en el mercado laboral con la generación de 173 402 nuevos empleos, dentro de los cuales se destacaron las tasas de crecimiento de la construcción, los servicios, la manufactura local y las zonas francas (). Casi 80% de la población nacional perceptora de ingresos tiene un ingreso por su ocupación principal equivalente a menos de dos salarios mínimos (). Se estima que la pobreza extrema disminuyó de 8,4% en el 2014 a 7,0% en el 2015 (). Ese año, el salario mínimo nacional para los trabajadores en distintas empresas del país osciló entre US$174 y US$287 ().

Entre el 2011 y el 2014, las estimaciones de la desigualdad mostraron fluctuaciones tanto rural como urbana de acuerdo al coeficiente de Gini. En el 2014, se obtuvo el menor valor nacional del lapso (), siendo inferior la desigualdad rural () que la urbana () ().

Según datos del Banco Central, las remesas constituyen una de las principales fuentes de divisas para la República Dominicana, con flujos cercanos a 7% del PIB en los últimos años (). En el 2015, la industria turística produjo ingresos por US$6 153,1 millones. Con Haití se ha desarrollado un comercio históricamente muy activo. Los inmigrantes provenientes de este y otros países participan en el mercado laboral nacional, tanto en zonas rurales como urbanas.

Determinantes sociales de la salud

Como parte de la política social, desde el 2012 el Gobierno dominicano llevó a cabo la estrategia Quisqueya sin Miseria con planes de alfabetización (“Quisqueya aprende contigo” dirigido a 858 000 personas), de atención integral a la primera infancia (“Quisqueya empieza contigo” para 656 000 niñas y niños de 0 a 5 años) y de generación de puestos de trabajo (“Quisqueya somos todos” para 1,5 millones de personas en 65 territorios priorizados). El índice de desigualdad de género muestra 51% de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo versus 78,6% de los hombres, en la población mayor de 15 años ().

Poblaciones en situación de vulnerabilidad

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) para la República Dominicana fue 0,715 en el 2014, lo que la ubicó en la posición número 101 entre los países de IDH elevado (). En el 2015, la tasa de alfabetización de personas de 15 años o más fue 90,9%.

Entre la población de 0 a 5 años, se estima que 20,8% carece de registro de nacimiento, cifra que se sitúa en 41% para el quintil más pobre y en las regiones más pobres de la zona fronteriza, lo que supone dejar expuestos a cientos de miles de niños y niñas a vivir sin existencia oficial y privados de los servicios básicos (). Otra situación que afecta el bienestar de la niñez y la adolescencia dominicana, es la migración de madres en plena edad productiva que dejan a sus hijos al cuidado de otros familiares o amistades, lo que implica riesgos para la población infantil y vulnera su derecho a vivir en una familia ().

La proporción de la población urbana que habita en tugurios (viviendas de mala calidad, espacio insuficiente y limitado acceso a servicios de agua potable y saneamiento) fue de 12% en el 2014 ().

El sistema de salud

El sistema de salud se podría definir como un modelo de seguro social bajo los principios rectores de universalidad de la cobertura, obligatoriedad, solidaridad, integralidad, unificación, libre elección y gradualidad, entre otros. El marco legal que lo sustenta está contemplado en la Ley General de Salud (Ley 42-01) y la Ley que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social (Ley 87-01), estableciendo los fundamentos para la protección social y promoviendo el aumento del aseguramiento mediante cotizaciones ().

Por otra parte, en el 2014 se oficializó un modelo de atención basado en la estrategia de Atención Primaria de Salud y en la Red Integrada de Servicios de Salud, que coordina, gestiona y articula políticas, recursos y estructuras, con el objetivo de alcanzar y garantizar los compromisos adquiridos en materia de salud, así como de las metas institucionales de todos los agentes implicados en el Sistema Nacional de Salud. Actualmente se está implementando en seis provincias para generar competencias en el nivel local y ser llevado a otras regiones del país.

El sector de la salud se ha estado reorganizando en el marco de la separación de funciones definida por la Ley 123-15, que contempla la desconcentración administrativa y funcional de los Servicios Regionales de Salud (SRS) del MSP, al igual que el Instituto Dominicano de Seguridad Social, creando así el Servicio Nacional de Salud (SNS). El Decreto 379/14 estableció que el MSP tiene las funciones de rectoría.

El SNS dispone de 1 450 Centros de Primer Nivel de Atención (CPN), que constituyen la sede institucional y uno de los ámbitos de trabajo de una o varias UNAP. Además, cuentan con 1 774 Unidades de Atención Primaria (UNAP) distribuidas en toda la geografía nacional y con 189 Centros Especializados de Atención a la Salud (CEAS), entre los cuales se encuentran 13 hospitales regionales, 35 hospitales provinciales, 122 hospitales municipales y 19 hospitales de referencia nacional. Estos nosocomios cuentan con la capacidad necesaria para prestar las atenciones indicadas en el Plan Básico de Salud (PBS) de forma costo-efectiva, a través de los convenios de gestión firmados por SENASA.

Principales desafíos de la salud

Problemas críticos de salud

Enfermedades emergentes

La infección respiratoria aguda ha sido la primera causa de consulta externa, por lo que se mantiene la vigilancia virológica de esta afección y de sus cuadros graves. Han ocurrido dos epidemias relacionadas con enfermedades transmisibles que por primera vez afectaron al país: de cólera, entre el 2011 y el 2012, y chikunguña en el 2014, esta última con amplio impacto y distribución en la población general, con unos 539 100 casos en el 2013. Las acciones binacionales con Haití permitieron ejecutar un plan para prevenir y controlar el cólera y la malaria, así como implementar una agenda conjunta para combatir el VIH y la tuberculosis. El análisis ha mostrado brechas relevantes, como es la mayor incidencia de esta enfermedad entre migrantes y las poblaciones privadas de libertad, donde las tasas de tuberculosis se estiman 20 veces mayores que las de la población general ().

Enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza

Existen procesos de eliminación, como en el caso de la filariasis linfática, en la que hasta el 2015 destacan la interrupción de transmisión en Barahona, la vigilancia postratamiento en La Ciénaga y la baja transmisión en los bateyes del este. La esquistosomiasis se encuentra en vigilancia postratamiento y la lepra también está en fase de eliminación nacional, pero sin alcanzar todavía el indicador de menos de 1 caso por cada 10 000 habitantes en todos los municipios. El país amplió la desparasitación entre los preescolares matriculados en las guarderías públicas y entre escolares de colegios privados, lo cual se ha realizado anualmente en la Semana de Vacunación de las Américas (SVA).

Mortalidad materna

En el 2015, la razón de mortalidad materna fue estimada en 92 (77-111) por cada 100 000 nacidos vivos (n.v.) (). Alrededor de 70% de las muertes ocurrieron por causas directas, de las cuales los trastornos hipertensivos durante el embarazo, parto y puerperio ocuparon 36%, seguido por las hemorragias obstétricas con 18%, las infecciones relacionadas con el embarazo con 14% y el embarazo que termina en aborto con 13% (). La mortalidad materna se concentró principalmente en cuatro provincias: Santo Domingo, Distrito Nacional, Santiago y San Cristóbal (). Las muertes en adolescentes representaron 16,2% del total, con la mayor proporción (45,9%) entre las madres de 20 a 29 años, así como 34,2%, de 30 a 39 años y 3,7%, de 40 a 49 años. En el 2011 y 2012, se observó una diferencia en la distribución de las muertes por edades: un descenso de las muertes en adolescentes y un incremento en madres de 30 a 39 años. En relación con el lugar de muerte, los establecimientos de salud de la red pública de servicios representaron 86%, 9% los centros privados y 5% el hogar. Según el sistema de vigilancia, 79% de las muertes maternas corresponden a mujeres dominicanas y 21% restante se relaciona con mujeres inmigrantes ().

Embarazo en adolescentes

En el 2013, la tasa específica de fecundidad en mujeres de 15 a 19 años de edad fue de 89,0, expresado por cada 1 000 mujeres del rango de edad mencionado (). En el mismo año, la proporción de nacimientos en adolescentes de 15 a 19 años aumentó a 43,9% (). Más del 22,1% de las adolescentes dominicanas han estado embarazadas, mientras que la proporción de adolescentes entre 15 y 19 años casadas o unidas alcanza 27,5%. El comportamiento del embarazo en adolescentes remite a un escenario donde las menos educadas, las más pobres y las residentes en zonas rurales están en desventaja y son las más vulnerables y en riesgo. El recuadro 1 resume las inequidades en el embarazo en adolescentes en la República Dominicana.

Recuadro 1. Inequidades en el embarazo en adolescentes

En relación con el embarazo en adolescentes, las jóvenes menos educadas, las más pobres y las residentes en zonas rurales están en desventaja y resultan ser las más afectadas por esta situación. La tasa de embarazos en adolescentes es dos veces más alta en las regiones con mayor desocupación femenina que en otras regiones del país. Más aún, el embarazo o la fecundidad en adolescentes es también un evento asociado a la falta de acceso a servicios de salud reproductiva para la población femenina comprendida entre los 15 y 19 años de edad. En respuesta, el Estado ha dispuesto incrementar la disponibilidad de servicios de salud integral para este grupo de población.

Recursos humanos

En el 2014, se aprobó la Ley de carrera sanitaria. En la medición de recursos humanos en la salud (2015), la tasa de densidad fue de 25 por cada 10 000 habitantes, un incremento importante frente a la línea base de 19 por cada 10 000 habitantes en el 2011. Se estimó que había 21,2 médicos y 3,8 enfermeras por cada 10 000 habitantes. Sin embargo, la distribución geográfica del personal de salud es desigual entre provincias como La Altagracia (8,2 médicos por cada 10 000 habitantes) al compararla con el Distrito Nacional (50,5 médicos por cada 10 000 habitantes) ().

Conocimiento, tecnología e información en el ámbito de salud

El 95% de las personas residentes en zonas urbanas y 91,3% en zonas rurales disponen de telefonía celular (). Los celulares se han utilizado en situaciones de brotes y epidemias como un medio para transmitir mensajes de prevención a la población. El MSP dispone de una aplicación para facilitar al personal de salud la consulta de los protocolos de atención a través de los teléfonos celulares.

Por otra parte, un número cada vez mayor de universidades dominicanas implementan iniciativas dirigidas a promover que los alumnos y docentes utilicen los teléfonos móviles como un recurso pedagógico en el proceso de enseñanza-aprendizaje, facilitándoles el acceso en línea a sus recursos de información a través de aplicaciones disponibles para tales fines.

En el 2014, fue aprobada la “Política nacional de investigación para la salud”, dirigida a establecer los lineamientos del Sistema Nacional de Investigación para la Salud.

El Fondo Nacional de Innovación y Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDOCYT) prioriza los temas de salud entre sus líneas de investigación. La Dirección Nacional de Investigación en Salud (DINISA) del MSP, desarrolla el programa de formación de investigadores priorizando las diferentes líneas con el consenso de varios actores para promover estudios acordes a las necesidades del país. La promoción y vigilancia del cumplimiento de los códigos de ética las realiza conjuntamente con el Consejo Nacional de Bioética en Salud (CONABIOS).

El acceso a información de calidad en el ámbito de la salud está garantizado a través de las instituciones académicas que forman los recursos humanos del sector de la salud, las cuales disponen de colecciones especializadas en temas sanitarios y están desarrollando repositorios institucionales, al igual que las instituciones oficiales del sector. El Centro de Conocimiento de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) contiene la colección más completa de publicaciones sobre salud pública.

Hay limitaciones en la producción científica del sector de la salud debido a la escasa investigación, lo que ha provocado que las revistas científicas sean editadas en forma irregular.

Medioambiente y seguridad humana

En el país, la superficie de tierras cubiertas por bosques es de 39%, mientras que la de áreas terrestres y marinas protegidas se ha mantenido alrededor de 19% y el área terrestre declarada protegida ocupa actualmente 26%. Las emisiones totales de dióxido de carbono a largo plazo tienden a aumentar cada año. Es así que las actividades de producción y consumo del país generaron anualmente alrededor de 21 millones de toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) ().

Sustancias que agotan la capa de ozono

El consumo de productos elaborados con clorofluorocarbono (CFC) fue eliminado en el 2010 y en consecuencia aumentó el consumo de hidroclorofluorocarbono (HCFC), cuya eliminación se prevé para el 2030 en el marco del Protocolo de Montreal.

Sistemas de agua potable, alcantarillado y saneamiento básico

El 86,8% de los hogares utiliza fuente mejorada para beber, 90,6% en zonas urbanas y 75,7% en zonas rurales. En el quintil más rico del país, el acceso a agua mejorada para beber alcanza a 97%, mientras que en el más pobre llega a 83,7%. En relación con la disponibilidad de un lugar específico para lavarse las manos donde haya agua y jabón (u otro agente de limpieza), 56,1% de los hogares cuenta con estas facilidades: 60,2% en zonas urbanas y 44,9% en las rurales ().

Asimismo, el país ha desarrollado el sistema de información para el control y la vigilancia de la calidad del agua, en cumplimiento a lo establecido en la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030. Hasta el 2015, el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA) había implementado el Sistema de Monitoreo de la Potabilidad del Agua (SISMOPA) en 5 provincias. El Ministerio de Salud Pública, por su parte, avanzó en la primera fase del diseño de un sistema de la misma naturaleza denominado Sistema de Vigilancia de la Calidad del Agua (SISVICA).

El 95,5% de los miembros del hogar usan instalaciones de saneamiento mejoradas no compartidas para disponer sus excretas, 97,5% en la zona urbana y 89,7% en la zona rural ().

En el 2014, el 2,2% de la población no contaba con servicio de disposición de excretas (1,2% en la zona urbana y 5,4% en la zona rural). La cobertura de alcantarillados sanitarios es de 22,2%, informando porcentajes de 27,8% para la zona urbana frente a solo 5,4% para la zona rural ().

Desastres naturales y antropogénicos

El Global Climate Risk Index 2015 () ubica al país entre una de las 10 naciones más afectadas por fenómenos climáticos extremos, como las tormentas tropicales Isaac y Sandy en el 2012 y la sequía que afectó al sector ganadero y comprometió la disponibilidad de agua para el consumo humano durante el 2014. También, la periódica crecida del Lago Enriquillo y la acumulación de desastres de gran envergadura en esta zona del país, continúan representando una silenciosa crisis con graves efectos sobre la seguridad humana.

El país ha logrado avances en materia de Reducción del Riesgo de Desastres (RRD), impulsados por el proceso de reforma de la Ley 147-02 sobre gestión de riesgos, la implementación del Plan Nacional de Gestión Integral de Riesgos de Desastres (PN-GIRD) y la incorporación gradual de la RRD en el Sistema Nacional de Planificación e Inversión Pública en el período 2013-2014.

La iniciativa “Hospitales Seguros frente a Desastres” ha logrado aplicar el índice de seguridad hospitalaria a más de 60 establecimientos de salud priorizados, integrar la academia en los procesos de formación y certificación de evaluadores y el desarrollo de guías técnicas para el diseño y la construcción de hospitales.

Las tareas de vigilancia, alerta y respuesta se cumplen, tanto rutinariamente como ante contingencias por enfermedades transmsibles –como ébola y el virus del Zika. El fortalecimiento de la preparación y respuesta ante eventos de origen químico o físico (radiológico o nuclear) avanzó menos en las autoevaluaciones anuales del Reglamento Sanitario Internacional (RSI).

Envejecimiento

La Oficina Nacional de Estadística (ONE) proyecta que para el 2020 las personas de 65 años y más constituirán 7,35% de la población total, proporción que, según los datos del Censo del 2010, era de 6,22% (). Según la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo (ENFT) del 2012, en el país más de una tercera parte de la población envejeciente continúa trabajando (). El marco legal para la atención de las personas mayores es el siguiente: Ley 352-98 sobre protección de la persona envejeciente, Ley General de Salud 42-01, Ley 87-01 que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social y el Reglamento de la Ley 352-98 del 2004.

El organismo oficial del país en materia de definición y ejecución de las políticas nacionales orientadas a beneficiar a las personas mayores es el Consejo Nacional de la Persona Envejeciente (CONAPE). La creación del CONAPE en 1998 está avalada por la Ley 352-98, sobre protección de las personas mayores, y rige las instituciones públicas y privadas de atención al envejeciente.

Entre las iniciativas dirigidas a las personas mayores más relevantes, destaca el Programa de Protección al Envejeciente en Extrema Pobreza (PROVEE), Alfabetizando el Adulto Mayor Calle x Calle, Centro de Corrección y Rehabilitación para Adultos Mayores Privados de Libertad (CCR-AM), el Programa de Diagnóstico y Seguimiento del Adulto Mayor y las unidades especializadas en violencia contra la persona mayor ().

Migración

La emigración tiene ritmo creciente, con tendencia a la emigración irregular e indocumentada seguida de la feminización de esta y las deportaciones. Se estima que residen en el exterior entre 1 y 1,5 millones de dominicanos y dominicanas.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI) () del año 2012, la población inmigrante extranjera total radicada en territorio nacional fue de 524 632 personas, repartida a su vez en 458 233 de origen haitiano (87,34%) y 66 399 de otras nacionalidades (12,66%) y, en cuanto a género, en 336 494 hombres (64,14%) y 188 138 mujeres (35,86%) (). La población inmigrante extranjera equivale al 5,55% de la población total nacional. La encuesta no estableció la cantidad de personas que están de manera irregular en el territorio. Posteriormente en el 2015, se llevó a cabo el registro de 288 466 personas para el plan nacional de regularización de extranjeros en situación irregular, cuyo proceso ha continuado hasta el 2016, cuando se informaron 249 741 solicitudes aprobadas ().

Seguimiento de la organización, prestación de atención y desempeño de los sistemas de salud

Políticas públicas y el sistema de salud y de protección social en la salud (atención universal)

Hasta el 2015 se habían afiliado al Seguro Familiar de Salud 6 545 259 personas (), lo que representa 65,3% de la población. De estos, 47,5% se encontraban en el régimen subsidiado y 52,5% en el régimen contributivo. El contributivo-subsidiado, que atiende a la población afiliada al SDSS sin relación contractual, todavía no está en funcionamiento. La brecha es de 30% en relación a la meta planteada en el Plan Decenal de Salud (PLANDES 2006-2015) de 9 millones de afiliados para el 2015.

La Dirección General de Medicamentos, Alimentos y Productos Sanitarios (DIGEMAPS) del Ministerio de Salud Pública es el organismo competente en materia de regulación. En el 2015, se actualizó el cuadro básico de medicamentos esenciales, basado en la Lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en congruencia con la reformulación del PBS.

El MSP ha implementado el Sistema Único de Gestión de Medicamentos e Insumos (SUGEMI) en la Red Pública de Servicios de Salud. La compra conjunta de medicamentos esenciales e insumos se hace mediante el Programa de Medicamentos Esenciales/Central de Apoyo Logístico (PROMESE/CAL).

El gasto corriente en la salud representa 4,1% del PIB. Se observa que los esquemas públicos (el esquema tradicional del MSP, más el SFS en sus regímenes subsidiado y contributivo) representan la mayor parte y constituyen el 2,7%, mientras que en los esquemas privados en conjunto la cifra es 1,4% ().

Del presupuesto del MSP, los fondos asignados a salud colectiva (prevención y promoción de la salud de las comunidades) constituyen 1,5% del gasto nacional corriente en la salud y 4,5% del total de recursos que administra la institución. Con estos recursos se llevan a cabo todos los programas de salud pública para la prevención y el control de las enfermedades, así como las tareas de la vigilancia epidemiológica. La mayor parte de los recursos se destina a la atención especializada, principalmente en hospitalización. Los montos que se destinan al primer nivel de atención son una décima parte del uno por ciento de los recursos que se asignan a los proveedores del MSP ().

Por último, los montos desembolsados por el paciente para consultas médicas, análisis de laboratorio, estudios de diagnóstico, medicamentos y pagos por hospitalización del gasto privado de salud fluctuaron entre 74,8% para el período 2001-2005 y 63,9% para el período 2011-2015 ().

Perspectivas

En el 2015, se identificaron en el país brechas prioritarias tales como la tasa de mortalidad en menores de 5 años (32,8 frente a la meta de 19,8 por cada 1 000 n.v. [ODM 4]), la tasa de mortalidad materna (107,7 con respecto a 46,9 por cada 100 000 n.v. [ODM 5]) y la población portadora del VIH con infección avanzada que tiene acceso a medicamentos antirretrovirales (66,5% frente a 80% [ODM 6]).

Asimismo, las acciones intersectoriales dirigidas a reducir las enfermedades no transmisibles son relevantes para avanzar en los ODS, incluidos el fomento de la salud y la prevención, con alianzas de los sectores públicos y privados y la sociedad civil, que permitan adoptar normas costo-efectivas en la salud todavía pendientes, como el Convenio Marco de Control de Tabaco (CMCT) de la OMS, los impuestos a las bebidas azucaradas y la comercialización y el etiquetado de los alimentos para una alimentación saludable.

La cobertura de aseguramiento en el país ha tenido un incremento importante en los últimos cinco años, pasando de 43% en el 2011 a 65% en el 2015. En la ruta hacia la cobertura universal de salud se han identificado retos, entre ellos incluir un mayor número de personas, ampliar los servicios prioritarios y reducir los pagos directos de bolsillo. También es un desafío el nuevo catálogo de prestaciones a partir de un proceso de priorización de enfermedades que deben ser atendidas por el sistema de salud dominicano. Adicionalmente, la incorporación gradual de estas prestaciones al sistema de Coberturas Integrales Garantizadas Priorizadas por Enfermedades o Problemas de Salud (CIGES) podría favorecer la sostenibilidad financiera.

Los avances del modelo conllevan el desarrollo de la red integrada de servicios de salud enfocada en la atención primaria. Mejorar la calidad del gasto en la salud y transferir mayor financiamiento a las unidades de atención primaria son alternativas que favorecen el consenso nacional de la agenda de salud.

El perfil nacional de salud apunta a considerar en los programas de prevención los principales determinantes en el país, como son la pobreza y la inequidad, la educación, la desigualdad de género y la migración.

En el caso de las vacunas, la próxima etapa se relaciona con alcanzar coberturas eficientes en todos los territorios y las comunidades del país, preparar las condiciones óptimas para introducir nuevos biológicos (como la vacunación contra el VPH) y fortalecer el sistema de vigilancia de enfermedades inmunoprevenibles.

En cuanto a los adolescentes, algunos de los determinantes sociales y de salud incluyen las políticas del Estado y su relación con los matrimonios entre menores, los abortos terapéuticos y la falta de educación sexual.

En el mismo sentido, se anticipa como oportunidad la alineación entre Estado, instituciones públicas y privadas, y otros actores con el propósito de promover la salud sexual y reproductiva, así como la planificación y el desarrollo de recursos humanos para un adecuado control prenatal de calidad, el parto limpio realizado por personal calificado y la atención inmediata y adecuada al recién nacido. Además, la disponibilidad de los insumos y los métodos anticonceptivos que corresponden de acuerdo al nivel de la atención.

La Estrategia Nacional de Saneamiento, en proceso de aprobación, es una alternativa para mejorar la distribución, cobertura y calidad de los servicios de agua potable y de disposición de excretas en zonas urbanas y rurales.

La respuesta intersectorial frente a las amenazas para la salud pública implica el mantenimiento actualizado de las capacidades básicas previstas en el RSI. La experiencia del país en la preparación para eventos de naturaleza infectocontagiosa, como las emergencias internacionales por el virus del Ébola o del Zika, demostró la factibilidad de la integración de los diferentes actores para las acciones de rutina, así como para situaciones y contingencias por amenazas químicas o nucleares.

Los brotes de cólera y la tuberculosis resistente son parte de los desafíos que requieren trabajo conjunto entre países y el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la agenda binacional de salud en la isla La Española. Lo mismo ocurre con la mortalidad materna, los desastres naturales y la consolidación de avances en la salud, tales como la eliminación de la filariasis linfática y la malaria en el marco del Programa de Eliminación de la Malaria en Mesoamérica y la isla La Española (EMMIE).

La proporción de la población menor de 35 años representa al menos 60% del total. Actualmente, se encuentra en curso el cambio demográfico dado por el descenso de la fecundidad y el aumento en la esperanza de vida, por lo que los desafíos son que no aumenten las enfermedades infecciosas, los problemas de salud maternoinfantil y la carga de enfermedad y mortalidad atribuidas a enfermedades no transmisibles. Asimismo, en el período 2010-2015 la atención de lesiones por causa externa, los trastornos ligados al uso de sustancias, la violencia social y la prevención de los feminicidios se han consolidado como problemas importantes para la salud colectiva.

El seguimiento de las estrategias en la salud mediante la integración subregional, la cooperación Sur-Sur, la armonización de la cooperación triangular y el nuevo Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD) 2018-2022 conforman, junto con la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, el consenso para encarar la ruta conjunta en la salud dirigida al logro de los ODS.

Referencias

1. Gómez de Travesedo N, Sáenz Ramírez P. Análisis de riesgos de desastres y vulnerabilidades en la República Dominicana: Santo Domingo Programa de Preparación para Desastres de la Comisión Europea; 2009. (VI Plan de Acción DIPECHO para El Caribe). Disponible en: http://ec.europa.eu/echo/files/funding/opportunities/interest_dipecho7_Rep_Dominicana.pdf.

2. Oficina Nacional de Estadística (República Dominicana). IX Censo nacional de población y vivienda 2010: informe general: volumen I. Santo Domingo: ONE; 2012. Disponible en: http://censo2010.one.gob.do/volumenes_censo_2010/vol1.pdf.

3. Banco Central (República Dominicana). Informe de la economía dominicana, enero–marzo 2016. Santo Domingo: BC; 2016. Disponible en: http://www.bancentral.gov.do/publicaciones_economicas/infeco/infeco2016-03.pdf.

4. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Oficina de Desarrollo Humano. Mapa de desarrollo humano de la República Dominicana. Santo Domingo: PNUD; 2013. Disponible en: http://media.onu.org.do/ONU_DO_web/596/sala_prensa_publicaciones/docs/0299831001372712003.pdf.

5. Oficina Nacional de Estadística (República Dominicana). Boletín de Estadísticas Oficiales de Pobreza Monetaria. Octubre, no.3). Santa Domingo: ONE; 2015. Disponible en: https://www.one.gob.do/Estadisticas/392/Pobreza-monetaria.

6. Secretaría de Estado de Trabajo, Comité Nacional de Salarios (República Dominicana). Resolución 1/2015 sobre salario mínimo nacional para los trabajadores del sector privado no sectorizado. Santo Domingo: SET; 2015. Disponible en: http://www.ministeriodetrabajo.gob.do/images/docs/salario_resolucionNo_1_2015.pdf.

7. Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (República Dominicana). Actualización de las estimaciones oficiales de pobreza monetaria en la República Dominicana. Santo Domingo: MEPyD; 2014. Disponible en: http://economia.gob.do/mepyd/despacho/unidad-asesora-de-analisis-economico-y-social/estimaciones-de-pobreza/.

8. Banco Central (República Dominicana). Las remesas en la economía dominicana: Análisis para el período 2010–2012 bajo nueva fuente de información. Santo Domingo: BC; 2014. Disponible en: http://www.bancentral.gov.do/publicaciones_economicas/otros/remesas.zip.

9. Vicepresidencia de la República Dominicana, Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales. Mapeo y análisis de género de los programas de protección social y del sistema de seguridad social de la República Dominicana: informe final y lineamientos para la construcción de propuestas. 2a ed. Santo Domingo: GCPS, 2016. Disponible en: http://www.do.undp.org/content/dam/dominican_republic/docs/genero/publicaciones/pnud_do_mapeogeneroRD.compressed.pdf?download.

10. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Informe sobre desarrollo humano 2015: Trabajo al servicio del desarrollo humano. Nueva York: PNUD; 2015. Disponible en: http://hdr.undp.org/sites/default/files/2015_human_development_report_overview_-_es.pdf.

11. Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. El Estado Mundial de la Infancia: República Dominicana 2016—la inequidad pone en peligro a millones de niños y amenaza el futuro del mundo. Santo Domingo: UNICEF; 2016. Disponible: http://www.unicef.org/republicadominicana/Una_Oportunidad_Justa_RD_2016.pdf.

12. Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (República Dominicana). Informe sobre el cumplimiento de los ODM 2015. Santo Domingo: MEPyD; 2015. Disponible en: http://odm.gob.do/Content/Files/Informe_Sobre_el_Cumplimiento_de_los_Objetivos_de_Desarrollo_del_Milenio-Rep%C3%BAblica_Dominicana-2015.pdf.

13. Rathe M, Moliné A. Sistema de salud de República Dominicana. Salud Pública de México 2011;53 supl 2:S255-S264. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/spm/v53s2/20.pdf.

14. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, Programa Nacional de Control de la Tuberculosis (República Dominicana). Análisis de situación de la tuberculosis en la República Dominicana [trabajo no publicado]. Enero 2015.

15. Organización Mundial de la Salud. Global Health Observatory data repository: key country indicators [Internet] Ginebra: OMS; 2016. Disponible en: http://apps.who.int/gho/data/node.cco.

16. Centro de Estudios Sociales y Demográficos (República Dominicana); ICF International. Encuesta Demográfica y de Salud 2013. Santo Domingo: CESDEM; 2014. Disponible en: http://msp.gob.do/documentos/ENDESA2013.pdf.

17. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (República Dominicana). Indicadores básicos de salud 2014. Santo Domingo: MSPAS; 2014. Disponible en: https://www.paho.org/dor/index.php?option=com_content&view=article&id=25%3Aindicadores-basicos-salud&Itemid=135.

18. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (República Dominicana). Perfil de la salud materna: ODM 5 República Dominicana. Santo Domingo: MSPAS, 2013. Disponible en: http://iris.paho.org/xmlui/handle/123456789/31111.

19. Oficina Nacional de Estadística (República Dominicana); Fondo de las Naciones Unidas para los Niños. ENHOGAR-MICS 2014: Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados, 2014: informe final. Santo Domingo: ONE; 2016. Disponible en: https://www.one.gob.do/Estadisticas/388/enhogar-2014.

20. Observatorio Regional de Recursos Humanos en Salud (República Dominicana). Medición y Monitoreo de Metas Regionales en Recursos Humanos en Salud: República Dominicana 2011-2015. Disponible en: http://www.observatoriorh.org/?q=node/368.

21. Oficina Nacional de Estadística (República Dominicana). Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples: ENHOGAR-2015: informe general. Santo Domingo: ONE; 2016. Disponible en: https://www.one.gob.do/Estadisticas/216/encuesta-nacional-de-hogares-de-propositos-multiples-(ENHOGAR).

22. Kreft S, Eckstein D, Junghans L, Kerestan C, Hagen U. Global climate risk index 2015. Bonn: Germanwatch e.V.; 2014. Disponible en: https://germanwatch.org/en/download/10333.pdf.

23. Oficina Nacional de Estadística, Departamento de Investigaciones (República Dominicana). Situación laboral de la población envejeciente de República Dominicana: un panorama general. Panorama Estadístico.Agosto, no. 59. Santa Domingo: ONE; 2013. Disponible en: https://www.one.gob.do/Categoria/Publicaciones.

24. Red Latinoamericana de Gerontología. República Dominicana. Gobierno diseña plan políticas públicas para envejecientes. Santiago: RLG; 2013. Disponible en: http://www.gerontologia.org/portal/information/showInformation.php?idinfo=2795.

25. Unión Europea; Fondo de Población de las Naciones Unidas; Oficina Nacional de Estadística (República Dominicana). Primera encuesta nacional de inmigrantes en la República Dominicana ENI-2012: informe general. Santo Domingo: ONE; 2013. Disponible en: http://media.onu.org.do/ONU_DO_web/596/sala_prensa_publicaciones/docs/0565341001372885891.pdf.

26. Ministerio de Interior y Policía (República Dominicana). Plan nacional de regularización: estadísticas generales expedientes aprobados. Santo Domingo: MIP; 2016. Disponible en: http://mipenlinea.gob.do/Planregularizacion/PublicDashboard.aspx.

27. Consejo Nacional de Seguridad Social (República Dominicana). Memoria anual 2015. Santo Domingo: CNSS; 2016. Disponible en: http://www.cnss.gob.do/app/do/transparencia_publicaciones.aspx.

28. Rathe M, Hernández P. Gasto nacional en salud en la República Dominicana, 2014: primer piloto de implementación del SHA, 2011. Santo Domingo: Instituto Tecnológico de Santo Domingo; 2015. Disponible en: http://www.fundacionplenitud.org/files/Gasto%20Nacional%20en%20salud%20en%20RD%202014.pdf.

29. Banco Mundial. Datos Abiertos del Banco Mundial. Países y economías: República Dominicana—gastos directos de salud (% del gasto privado en salud) [Internet]. Washington, D.C.: Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo/World Bank; 2014. Disponible en: https://data.worldbank.org/indicator/SH.XPD.OOPC.ZS?locations=DO&view=chart.

30. Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (República Dominicana); Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia; Consejo Nacional para la Niñez y Adolescencia. Análisis de la situación de la infancia y la adolescencia en la República Dominicana 2012. Santo Domingo: UNICEF; 2013. Disponible en: http://www.unicef.org/republicadominicana/Analisis_Situacion_Ninez_corregido_ago13__web.pdf.

31. Ministerio de Trabajo, Observatorio del Mercado Laboral Dominicano (República Dominicana). Panorama laboral Dominicano 2005-2012. Santo Domingo: MT; 2012. Disponible en: http://www.ministeriodetrabajo.gob.do/transparencia/images/docs/publicaciones/panorama-laboral-2012-omlad.pdf.

32. Procuraduría General de la República Dominicana. Violencias de género, intrafamiliar y delitos sexuales preliminar: enero–diciembre 2015, enero–diciembre 2014. Santo Domingo: PGR; 2016. Disponible en: http://estadisticas.pgr.gob.do/%23/violencia-de-genero/.

33. Ministerio de Salud Pública (República Dominicana). Plan de acciones prevención y control enfermedades transmitidas por Aedes aegypti (dengue, chikingunya, zikavirus. Santo Domingo: MSPAS; 2015. Disponible en: http://msp.gob.do/oai/documentos/PLAN-DENGUE-CHIK-ZIKA-2015.pdf.

34. Pichardo R, González M AR, Ramírez W, Escaño F, Rodríguez C, Jiménez RO. Estudio de los factores de riesgo cardiovascular y síndrome metabólico en la República Dominicana: EFRICARD II. Santo Domingo: Instituto Dominicano de Cardiología; 2012. Disponible en: http://www.arssenasa.gov.do/index/documentos/estudio_efricard%20ii.pdf.

35. Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (República Dominicana); Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia; Programa Mundial de Alimentos; Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Encuesta nacional de micronutrientes en la población escolar de la República Dominicana ENM-2012. Santo Domingo: INABIE; 2013. Disponible en: http://media.onu.org.do/ONU_DO_web/596/sala_prensa_publicaciones/docs/0773861001389194239.pdf.

36. Ministerio de Salud Pública (República Dominicana). Indicadores básicos 2015. Santo Domingo: MSP; 2016. Available from: https://www.paho.org/dor/index.php?option=com_content&view=article&id=25:indicadores-basicos-salud&Itemid=135.

37. Ministerio de la Presidencia (República Dominicana). Estadísticas institucionales: sistema 911. Santo Domingo; MINPRE; 2016. Disponible en: http://minpre.gob.do/transparencia/estadisticas-institucionales/.

×

Referencia/Nota:

1. Tabla de indicadores básicos de salud (IBS), Banco Mundial, 2013.

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America