Pan American Health Organization

Estado de salud de la población

Salud del adulto mayor

La población de todos los países de las Américas se encuentra en proceso de envejecimiento, aunque en los distintos países envejece a velocidad y en momentos diferentes (). La disminución de los indicadores de fertilidad y de mortalidad, fundamentalmente a edades tempranas de la vida, está dando lugar a una transición demográfica muy rápida en la Región (). No solo se ha incrementado la proporción de personas mayores en la población del continente, sino que también ha aumentado de manera importante la esperanza de vida al nacer y por edades específicas. Hoy en día, la esperanza de vida a los 60 años se ha calculado en 21 años; el 81% de las personas que nacen en la Región vivirán hasta los 60 años, mientras que 42% de ellas sobrepasarán los 80 años de edad ().

En la figura 1 se muestra el incremento sustantivo que tendrá la población con 60 años y más en los países de la Región entre el 2015 y el 2050.

Figura 1: Población Adulta mayor (60 años y más), Región de las Américas, 2015-2050


Fuente: Organización Mundial de la Salud. Informe Mundial sobre Envejecimiento y Salud. Ginebra: OMS, 2015.

El incremento acelerado de la población de 60 años y más, se refleja claramente en el índice de envejecimiento, que muestra la cantidad de este grupo de personas por cada 100 niños menores de 15 años de edad (). La figura 2 muestra la evolución de este indicador en la Región y en el mundo, según datos disponibles en el 2016. En el caso de las Américas, se observa un marcado incremento, casi vertical, del índice de envejecimiento en comparación con el mismo índice, en el mismo espacio del tiempo en el mundo. En el período comprendido entre el 2010 y el 2015, países como Canadá, Cuba, Puerto Rico y Martinica mostraron índices de envejecimiento superiores a 100. Es decir, estos países tienen más personas mayores que niños. Sin embargo, países como Belice, Guatemala, Haití y Honduras muestran un índice de envejecimiento de alrededor de 20 adultos mayores por cada 100 niños.

En el 2025 la población de 60 años y más será el 18,6% de la población total de las Américas y al menos en diez países (Antillas Holandesas, Barbados, Canadá, Chile, Cuba, Estados Unidos, Guadalupe, Martinica, Puerto Rico y Uruguay), la población mayor de 60 años será superior a la población de menores de 15 años, con casos extremos como el de Cuba, con casi dos adultos por cada niño menor de 15 años (183 adultos por cada 100 niños) en el 2025.

Como muestra la figura 2, la Región de las Américas alcanzará mayor cantidad de personas mayores que niños menores de 15 años hacia el 2030 y lo hará 25 años antes que el promedio mundial.

Figura 2: Índice de envejecimiento en la Región de las Américas y el mundo, 1950-2091


Fuente: Organización de las Naciones Unidas. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población (2015). World Population Prospects: The 2015 Revision, Key Findings and Advance Tables.

La Figura 3, basada en los datos de la División de Población de la Organización de Naciones Unidas, muestra las tendencias de la proporción de población por grupos etarios seleccionados. Los grupos de población adulta (de 60 a 79 años y los mayores de 80 años) muestran una tendencia creciente, mientras que los grupos más jóvenes siguen una tendencia descendente (). La proyección para los próximos 35 años es que la población de personas mayores se cuadriplique en Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Nicaragua y Trinidad y Tobago. Esta transición demográfica tendrá un impacto significativo sobre los sistemas de salud en años venideros, un impacto que se analiza en diferentes capítulos del presente volumen.

Figura 3: Tendencias de envejecimiento, Región de las Américas, 1950-2100


Fuente: Organización de las Naciones Unidas. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población. World Population Prospects: The 2008 Revision. Nueva York, 2009.

Uno de los fenómenos más interesantes e importantes de esta transición demográfica es el rápido envejecimiento interno de la población adulta mayor, también llamado el envejecimiento del envejecimiento (). En el 2016, las personas con 80 años de edad y mayores representaron el 3% de la población de la Región (ver Figura 3). Sin embargo, se estima que este grupo de población será el de mayor incremento proporcional, mostrando un pico de crecimiento muy marcado a partir de 2025. La situación será común en todos los países de las Américas, en especial en los países de América Latina y el Caribe (ALC), incluyendo aquellos cuyas poblaciones aún son más jóvenes. La subregión del Caribe es actualmente la más envejecida de ALC, cuenta con el mayor porcentaje de personas de 80 años y más años (). En el 2100, la población de 80 años y más años alcanzará casi 10% del total poblacional y cerca de 40% del total de adultos mayores de 60 años de edad (figura 4). En dos países, Islas Vírgenes y Martinica, este grupo representará más de la mitad de su población adulta mayor. Entre el 2015 y el 2020, al menos cuatro países caribeños (Cuba, Islas Vírgenes, Martinica y Puerto Rico) contarán con más adultos mayores de edad avanzada (80 años y más) que niños menores de 5 años. La proyección es que esta situación se dará en la mayoría de países de las Américas.

Hoy, Centroamérica es la subregión más joven de la Región y se estima que entre el 2025 y el 2050, el ritmo de crecimiento de la población de personas mayores será superior que el estimado para el resto de la Región, e incluso al de América del Norte. En 2050, solo en 6 países (Bolivia, Guatemala, Guayana Francesa, Haití, Honduras y Paraguay) los mayores de 80 años no superarán al número de niños menores de 5 años, lo que significa que se encuentran en etapas más tempranas de envejecimiento. Sin embargo, en dichos países la población de 80 años y más se incrementará cuatro veces más entre el 2010 y el 2050.

Por lo tanto, el envejecimiento en las poblaciones conllevará una transformación de los sistemas de salud, determinada por las demandas especiales de cuidados y servicios de salud específicos de este grupo de población.

Figura 4: Tendencia de grupos de población por edad, Región de las Américas, 1950-2110


Fuente: Organización de las Naciones Unidas. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población. World Population Prospects: The 2008 Revision. Nueva York, 2009.

El incremento de la esperanza de vida y la expansión de la vida hasta edades avanzadas queda claramente reflejado en la mortalidad proporcional que se muestra en la figura 5. En el 2012, la proporción de defunciones en los mayores de 60 años representó el 71,3% de las muertes en la región de las Américas, con un incremento sostenido durante la última década. La figura 6 muestra detalladamente el comportamiento de la mortalidad proporcional por grupos etarios y países en 2012. Tres países de la Región (Honduras, 60,7%; Belice, 52,7%, y Guatemala, 51,4%) registraron una mayor proporción de muertes en personas jóvenes (menores de 60 años) que en personas mayores. En cambio en el resto de los países, dicha proporción está concentrada en las personas de mayor edad. La figura 6 también evidencia que en otro grupo de países de la Región (Anguila, Barbados, Bermuda, Estados Unidos, Monserrat, Puerto Rico y Uruguay) la mortalidad es mayor en las poblaciones mayores de 80 años que en los otros grupos de población.

Figura 5: Proporción de muertes en los mayores de 60 años de edad, Región de las Américas, 2000-2013


Fuente: Organización Panamericana de la Salud. Sistema de Información de Mortalidad Regional.

Figura 6. Proporción de muertes por grupos de edad y países, Región de las Américas, 2012


Fuente: Organización Panamericana de la Salud. Sistema de Información de Mortalidad Regional.

Con relación a las causas de muerte del grupo de mayores de 60 años de edad en 2012, las enfermedades isquémicas del corazón constituyen la primera causa de mortalidad en la población adulta mayor (14,51%), seguidas de las enfermedades cerebrovasculares (7,67%) y la demencia y enfermedad de Alzheimer (6,21%), que aumenta significativamente su peso específico entre la causas de muerte en la Región (Figura 7; ver Capítulo 2). Las cinco primeras causas de muerte que se muestran en la Figura 7 fueron responsables de 40% de las muertes en la población de 60 años y mayor.

Figura 7: Diez causas principales de mortalidad en la población de 60 años de edad y mayor, Región de las Américas, 2012


Fuente: Organización Panamericana de la Salud. Sistema de Información de Mortalidad Regional.

Como se indica en los capítulos 2 y 4 de esta publicación, el aumento de la esperanza de vida no ha implicado que las personas estén disfrutando de un incremento de la esperanza de vida saludable o libre de discapacidad. En ese contexto, es importante la medición y el uso de la esperanza de vida saludable (EVAS) y que la Organización Mundial de la Salud ha descrito como «el número promedio de años que una persona puede esperar vivir en salud plena, teniendo en cuenta los años vividos en condiciones de salud incompletas debido a enfermedad y/o lesión… » ().

En 2015 se estimó que la EVAS en la región de las Américas era de 65 años, con un número de años de vida poco saludables que varía de país a país y que oscila desde 8,3 años en Guyana, a 10,9 años en Estados Unidos (figura 8). Canadá y Costa Rica son los países con los valores estimados más altos en la EVAS, sobrepasando los 70 años de edad. En contraste, Haití y Guyana presentan una esperanza de vida saludable inferior a los 60 años de edad, y países como Estados Unidos, Puerto Rico y Venezuela pierden 10 años de su EVAS (ver Figura 8). Estas estimaciones contribuyen al argumento de que el incremento de la esperanza de vida se ha acompañado de una expansión de la morbilidad y sobre todo de la discapacidad. La población en la Región vive más, pero también vive más tiempo con enfermedad, discapacidad y dependencia del cuidado de otros (ver Capítulo 2).

Figura 8: Esperanza de vida, esperanza de vida saludable y años de vida poco saludable por país, Región de las Américas, 2015


Fuente: Organización Panamericana de la Salud. Sistema de Información de Mortalidad Regional.

Figura 9: Tasa de años vividos con discapacidad por grupos de edad, Región de las Américas, 2015


Fuente: Global Burden of Disease Study 2015 (GBD 2015) Reference Life Table ().

En la relación del incremento de la esperanza de vida sin salud y la discapacidad, la figura 9, muestra que la prevalencia de vivir con algún tipo de discapacidad se va incrementando con la edad. En la misma figura se observa que el grupo de población de personas mayores de 80 años son las que más frecuencia viven con algún tipo de discapacidad, y por ende, muestra un claro ejemplo de cómo se incrementará la demanda de cuidado a largo plazo en la Región. Según la Organización Mundial de la Salud, en 2020 la discapacidad grave se incrementará en 47% en este grupo etario en ALC y 20% en países como Canadá y Estados Unidos (). Este incremento responde a tres causas fundamentales que muchas veces concurren: los estilos de vida no saludables, los trastornos discapacitantes y la fragilidad asociada al propio envejecimiento.

Como se menciona en el capítulo 2, el conocimiento de la información previa asociada al tema del envejecimiento y la salud es fundamental para los países de la Región, sobre todo para visualizar e intentar modular el impacto que tendrá el envejecimiento en los sistemas de salud. La inversión y las intervenciones para generar un envejecimiento saludable, definido en el documento «Acción multisectorial para un envejecimiento saludable basado en el ciclo de vida: proyecto de estrategia y plan de acción mundiales sobre el envejecimiento y la salud» () como «el proceso de fomentar y mantener la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez» serán fundamentales en la agenda de salud de la Región en la próxima década.

Referencias

1. He W, Goodkind D, Kowal P. An aging world: 2015. International Population Reports, P95/16-1. Washington, D.C.: U.S. Government Publishing Office; 2016.

2. 2. Organización Mundial de la Salud. Acción multisectorial para un envejecimiento saludable basado en el ciclo de vida: proyecto de estrategia y plan de acción mundiales sobre el envejecimiento y la salud. Ginebra; 2016 (A69/17). Disponible en: http://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/WHA69/A69_17-sp.pdf.

3. 3. Organización Panamericana de la Salud. Plan de Acción sobre la Salud de las Personas Mayores Incluido el Envejecimiento Activo y Saludable. Washington, D.C.; 2009. (CD49/8). Disponible en: http://fiapam.org/wp-content/uploads/2014/11/plan_de_accio_n_sobre_la_salud.pdf.

4. 4. Organización de las Naciones Unidas. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población. World Population Prospects: The 2008 Revision. Nueva York; 2009.

5. 5. Organización de las Naciones Unidas. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población. La situación demográfica en el mundo 2014. Informe conciso. Nueva York; 2014. Disponible en: http://www.un.org/en/development/desa/population/publications/pdf/trends/Concise%20Report%20on%20the%20World%20Population%20Situation%202014/es.pdf

6. 6. Organización Mundial de la Salud. Informe mundial sobre envejecimiento y salud. Ginebra; 2015. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/186466/1/9789240694873_spa.pdf?ua=1.

7. 7. Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana de la Salud. Mayores Saludables. Portal de Envejecimiento y Salud en las Américas [Internet]. Disponible en: http://www.mayoressaludables.org/node/64.

8. 8. Organización Mundial de la Salud. Informe sobre la salud en el mundo 2004: Cambiemos el rumbo de la historia. Ginebra; 2004. Disponible en: http://www.who.int/whr/2004/en/report04_es.pdf?ua=1.

9. 9. Organización Mundial de la Salud. Current and future long-term care needs: An analysis based on the 1990 WHO study: the global burden of disease and the international classification of functioning, disability and health [Internet]. Ginebra, 2002. Disponible en: http://www.who.int/chp/knowledge/publications/ltc_needs.pdf.

×

Reference/Note:

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America