Pan American Health Organization

Estado de salud de la población

Salud materna

Se han hecho considerables avances en la región de las Américas respecto a la salud materna. Estos logros se vinculan a mejoras en múltiples dimensiones de la vida de los ciudadanos en general, y en particular de las mujeres, sobre todo de las gestantes.

Globalmente, todos los países de la Región han mejorado sus índices de desarrollo humano (IDH) desde 1990 hasta el 2014. Este hecho tiene una repercusión positiva sobre la salud materna. El IDH es un indicador compuesto por tres dimensiones básicas del desarrollo de las personas, que intenta objetivar los logros medios alcanzados como nación en cuanto a una vida larga y saludable, la adquisición de conocimientos y el disfrute de un nivel de vida digno. Esas tres dimensiones se traducen en salud, educación y economía.

Con respecto al IDH, la mayor parte de los países de la Región se encuentran entre los 100 primeros de un total de 188 países, excepto once países que se encuentran más allá de la posición 100 (1) (cuadro 1). La lista incluye a países como los Estados Unidos de América, con un IDH de 0,915 (ubicado en el octavo lugar) y Haití, con un IDH de 0,483 (lugar número 163). Comparando exclusivamente el desempeño de los países de América Latina y el Caribe para este indicador, vemos que Argentina es el país mejor ubicado, en la posición número 40 (IDH 0,836).

Cuadro 1. Indicadores seleccionados para países de América Latina y el Caribe a partir de la posición 100 en el ranking del índice de desarrollo humano (IDH)

Año

 

 

País

2014 2014 2016 2015 2015
IDHa Posición en el ranking del IDH IDGb Posición en el ranking del IDG Cuidado antenatal por debajo de la media regional (85,7%) Atención institucional del parto por debajo de la media regional (93,8%) RMMcpor encima de la media regional (68 por 100 000 nacidos vivos)
Belice

0,715

101

0,426

90

> 85,7

93,2

< 68

República Dominicana

0,715

101

0,477

104

55,7

> 93,8

92

Suriname

0,714

103

0,463

100

66,8

> 93,8

155

Paraguay

0,679

112

0,472

101

78,3

> 93,8

132

El Salvador

0,666

116

0,427

91

74

> 93,8

< 68

Bolivia

0,662

119

0,444

94

75,7

73,5

206

Guyana

0,636

124

0,515

114

> 85,7

> 93,8

229

Nicaragua

0,631

125

0,449

95

72

> 93,8

150

Guatemala

0,627

128

0,533

119

43

62,4

88

Honduras

0,606

131

0,480

106

> 85,7

83

129

Haití

0,483

163

0,603

138

67

50

359


Fuentes: Datos de IDH y IDG: UNDP . Human Development Report 2015: Work for Human Development. NY: UNDP; 2015 [consultado el 22 de noviembre del 2016]. Disponible en: http://hdr.undp.org/sites/default/files/2015_human_development_report.pdf.
Cuidado antenatal y atención institucional del parto: Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Enfermedades Transmisibles y Análisis de Salud/Información y Análisis de Salud: Situación de Salud en las Américas: Indicadores Básicos 2016. Washington, D.C: OPS; 2016 [consultado el 22 de noviembre del 2016]. Disponible en:http://iris.paho.org/xmlui/handle/123456789/31288.
RMM: Organización Mundial de la Salud, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Fondo de Población de las Naciones Unidas, Grupo del Banco Mundial y División de Población de las Naciones Unidas. Trends in maternal mortality: 1990 to 2015 Estimates by WHO, UNICEF, UNFPA, World Bank Group and the United Nations Population Division. Ginebra; 2015 [consultado el 22 de noviembre del 2016]. Disponible (en inglés) en:http://www.who.int/reproductivehealth/publications/monitoring/maternal-mortality-2015/en/.
a Sobre un total de 188 países se seleccionaron aquellos países de las Américas que se ubicaron a partir de la posición 100 en el ranking índice de desarrollo humano (IDH).
b Índice de desigualdad de género.
c Razón de mortalidad materna.

Pero el IDH no diferencia entre mujeres y hombres. Por ello, en términos de salud materna, es relevante considerar un indicador que, dentro del análisis del desarrollo humano, permita identificar las diferencias de género. Esto es particularmente necesario en un continente donde las desigualdades entre hombres y mujeres aún son importantes y repercuten de manera negativa en su calidad de vida y potencial de desarrollo. El índice de desigualdad de género (IDG) es un indicador de la desigualdad que intenta demostrar la pérdida de desarrollo humano potencial debida a la disparidad entre los logros alcanzados por hombres y mujeres en dos dimensiones, como el empoderamiento y la participación en el mercado de trabajo. Además, trata de reflejar la posición de un país con respecto a los ideales normativos relacionados con la dimensión fundamental de la salud de las mujeres.

No existe ningún país con una igualdad de género perfecta, por tanto, todos los países experimentan alguna pérdida en los logros obtenidos en aspectos clave del desarrollo humano si se tiene en cuenta la desigualdad de género. A diferencia del IDH, que a mayores valores expresa mejores condiciones de desarrollo humano, cuanto mayor es el IDG (más cercano a 1), mayor desigualdad indica. En términos generales, existe en nuestra región una marcada concordancia entre países: a menor IDH, por lo general, el IDG es mayor. Los once países situados en el ranking del IDH por debajo de 100 se encuentran entre la posición 90 del IDG (Belice, con un IDG de 0,426) y la 138 (Haití, con un IDG de 0,603) (cuadro 1) ().

Solo cuatro países, ubicados entre los primeros 100 países según su IDH, se encuentran por encima de la posición 90 en la clasificación del IDG. Son Colombia (en la posición 92, con un IDG de 0,429), Jamaica (en la posición 93, con un IDG de 0,430), Panamá (en el lugar 96, con un IDG de 0,454) y la República Bolivariana de Venezuela (posición 103, con un IDG de 0,476).

Las mejoras en el IDH y el IDG han permitido avanzar hacia una mejor la salud materna. Pero esta mejora también ha contribuido al estímulo a la demanda hacia una mejor la salud materna promovida por la casi totalidad de los países de las Américas. A la creación de seguros nacionales de salud en la década de 1990 y principios de los 2000 se sumaron varios programas de transferencias monetarias condicionadas, que promovieron el acceso a la atención prenatal y a la atención institucional del parto. A manera de ejemplo, se pueden citar los siguientes programas: el Bono Juana Azurduy, en Bolivia; las Comunidades Solidarias Rurales, en El Salvador; Mi Familia Progresa, en Guatamala; el Bono Social 10 000, en Honduras; la Promoción por medio de la Salud y la Educación, en Jamaica; y el Programa Oportunidades, en México, entre otros().

La atención prenatal (considerando como mínimo cuatro visitas prenatales) se incrementó en toda América, pasando de una media de 79,4% en el 2005 a un 88,2% en el 2016. Este incremento fue más notorio si se tiene en cuenta que la cobertura de control prenatal para América Latina y el Caribe era de 72,6% en 2005 y se elevó a 85,7% en el 2016 ().

Sin embargo, y a pesar de que la cobertura prenatal se incrementó en todos los países de América Latina y el Caribe, nueve de ellos se mantienen por debajo de la media subregional, con una variación desde 79,5% en Ecuador hasta 43% en Guatemala (). Precisamente, ocho de esos nueve países coinciden con los países de menor IDH e inequidad de género. El único país que no corresponde a esa categoría es Ecuador, cuya cobertura nacional de cuidados antenatales con cuatro o más visitas alcanza 79,5% (cuadro 1).

También se ha mejorado el acceso al parto institucional en casi la totalidad de los países de la Región. En el período comprendido entre los años 2005 y 2015, en las Américas la cobertura de parto institucional pasó de 91,3% a 95,6%. En América del Norte (excluyendo a México), las cifras se mantuvieron estables en 99,4%. Mientras, en América Latina y el Caribe, la cobertura institucional del parto1 se incrementó 5,9 puntos porcentuales, pasando de 87,9% a 93,8%, lo que implica un incremento de 7,6% en esos 10 años ().

Al igual que lo observado en el caso de los cuidados antenatales, otros países se ubican por debajo de la media de atención institucional del parto para América Latina y el Caribe (93,8%). En total, son siete los países cuyas cifras oscilan entre 93,2% (Belice) y 50% (Haití) ().

Cinco de esos siete países se corresponden con los identificados con un bajo IDH y una elevada desigualdad de género. A su vez, cuatro de ellos (Bolivia, Guatemala, Haití y Honduras) ostentan además bajos niveles de cuidado antenatal. Asimismo, Panamá y Perú han evidenciado niveles de atención institucional del parto por debajo de la media regional para América Latina y el Caribe.

Hasta aquí se ha podido ver cómo el IDH, el IDG, la cobertura de cuidados prenatales y la atención institucional del parto han progresado en los últimos años. A partir de este momento se discutirá lo ocurrido con la razón de mortalidad materna (RMM) y su relación con los indicadores mencionados.

Recientemente se ha determinado el grado de avance en la reducción de la mortalidad materna con relación al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en particular de la meta 5.A (reducir la razón de mortalidad materna en tres cuartas partes con respecto a 1990). Esta meta, que solo alcanzaron 9 países del mundo, no se alcanzó en ningún país de la Américas. Si bien hubo reducciones muy relevantes, solo Perú se acercó al cumplimiento de la meta 5.A, al conseguir una reducción de 72,9% ().

A nivel mundial, la reducción de la mortalidad entre los años 1990 y 2015 alcanzó 44%, mientras que en la Región de las Américas la reducción fue de 49% (). La probabilidad comparativa de muerte materna de una mujer de América Latina y el Caribe y una de Canadá y Estados Unidos de América se redujo de 12 a 5 veces. Este resultado estuvo influido, en primer lugar, por la reducción en la mortalidad materna en América Latina y el Caribe(RMM = 135 por 100 000 nacidos vivos 100 000 nacidos vivos a 67 por 100 000 nacidos vivos), a lo que se le sumó el incremento de la razón de mortalidad materna en América del Norte (11 por 100 000 nacidos vivos nv en 1990 y 13 por 100 000 nacidos vivos en 2015 []).

A su vez, el análisis disgregado de América Latina y el Caribe mostró un mejor desempeño en la reducción de la mortalidad materna en América Latina. Allí la reducción fue de 52%, mientras que en el Caribe fue de 37%(). En términos de análisis por países desde 1990 a 2015, destaca que 25 países mostraron algún grado de reducción en sus razones de mortalidad materna, que van desde un mínimo en Panamá (7,8%) al máximo en Perú (72,9%). Durante el mismo período, Canadá no mostró modificaciones y siete países registraron un incremento en la mortalidad materna, de apenas 1,1% en Venezuela a un máximo de 73,9% en Bahamas ().

Más allá de que la mayoría de los países de América Latina y el Caribe redujeron sus cifras de mortalidad materna, aún hay 13 países en los que esta razón se encuentra por encima de la mortalidad materna media para América Latina y el Caribe (en el 2015 fue de 68 por 100 000 nacidos vivos). Las cifras oscilan entre 80 en Bahamas y 359 en Haití ().

Al analizar la situación de los once países de la región con un IDH más allá de la posición 100, se constata que nueve de ellos son los que ostentan las mayores cifras de mortalidad materna. Esto confirma que la mortalidad materna no es un fenómeno aislado y que tiene vínculos más que claros con la educación, el trabajo, la pobreza y las desigualdades de género, entre otros.

Hay que destacar que, cuando se analiza la desigualdad en los países, el patrón es el mismo, existen áreas de vulnerabilidad que deben recibir especial atención porque su situación queda oculta tras el promedio nacional que puede ser más o menos bueno. Por tanto, el desafío que interpela a quienes trabajan en salud es cómo avanzar en el desarrollo de acciones multisectoriales focalizadas en los grupos en condiciones de vulnerabilidad, si se quiere conseguir una reducción de dos tercios en las cifras de mortalidad materna para el 2030 (partiendo de las cifras de mortalidad materna del 2010) en cada país de la Región, como han acordado todos sus Gobiernos en el marco de las estrategias para poner fin a la mortalidad materna prevenible y la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente ().

Referencias

1. Programas de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Panorama general. Informe sobre desarrollo humano 2015. Trabajo al servicio del desarrollo humano. Nueva York: PNUD; 2015. Disponible en: http://hdr.undp.org/sites/default/files/2015_human_development_report_overview_-_es.pdf.

2. Maldonado JH, Moreno RP, Giraldo I, Barrera CA. Los programas de transferencias condicionadas: ¿Hacia la inclusión financiera de los pobres en América Latina? (Serie: Análisis Económico, 26). Lima: CIID/Instituto de Estudios Peruanos; 2011. Disponible en: http://www.proyectocapital.org/es/component/phocadownload/category/1-documentos.html?download=185:los-programas-de-tmc-jorge-maldonado-et-al.

3. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Enfermedades Transmisibles y Análisis de Salud/Información y Análisis de Salud: Situación de Salud en las Américas: Indicadores Básicos 2005. Washington, D.C.: OPS/OMS; 2005. Disponible en: https://www.paho.org/uru/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=118&Itemid=307..

4. Organización Panamericana de la Salud. Enfermedades Transmisibles y Análisis de Salud/Información y Análisis de Salud: Situación de Salud en las Américas: Indicadores Básicos 2016. Washington, D.C.: OPS/OMS; 2016. Disponible en: http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/31289/CoreIndicators2016-eng.pdf?sequence=1&isAllowed=y.

5. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Enfermedades Transmisibles y Análisis de Salud/Información y Análisis de Salud: Situación de Salud en las Américas: Indicadores Básicos 2015. Washington, D.C.: Estados Unidos de América; 2015. Disponible en: https://www.paho.org/uru/index.php?option=com_content&view=article&id=756:situacion-salud-americas-indicadores-basicos&Itemid=260.

6. Organización Mundial de la Salud. Evolución de la mortalidad materna: 1990-2015. Estimaciones de la OMS, el UNICEF, el UNFPA, el Grupo del Banco Mundial y la División de Población de las Naciones Unidas. Ginebra: OMS; 2015. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/193994/1/WHO_RHR_15.23_eng.pdf?ua=1.

7. Organización Mundial de la Salud. Strategies toward ending preventable maternal mortality (EPMM).Ginebra: OMS; 2015. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/153544/1/9789241508483_eng.pdf?ua=1.

8. Organización de las Naciones Unidas. Estrategia mundial para la salud de la mujer, el niño y del adolescente (2016-2030). Sobrevivir, prosperar, transformarlos. Nueva York: ONU; 2015. Disponible en: http://www.who.int/maternal_child_adolescent/documents/estrategia-mundial-mujer-nino-adolescente-2016-2030.pdf?ua=1.

Anterior
Siguiente
Volver al inicio
×

Reference/Note:

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America