Pan American Health Organization

Estado de salud de la población

Traumatismos causados por el tránsito

En la Región de las Américas, los traumatismos causados por el tránsito se cobraron la vida de 154 089 personas en el 2013 y representaron 12% de las muertes por esta causa en el mundo; esta cifra constituye un aumento de 3% en comparación con las 149 357 defunciones registradas en el 2010. Las defunciones por esta causa son más frecuentes en los países de ingresos medianos (73%), en comparación con los países de ingresos altos (26%). Además, se observa un porcentaje desproporcionadamente alto de estas muertes en relación con el nivel de motorización: 37% para los países de ingresos medianos y 63% para los de ingresos altos. La tasa regional es de 15,9 por 100 000 habitantes, o sea, inferior a la tasa mundial de 17,4 por 100 000. Sin embargo, las tasas varían significativamente de un país a otro, pues comprenden desde apenas 6,0 por 100 000 habitantes en Canadá hasta 29,3 en República Dominicana (figura 1).

Figura 1. Muertes causadas por el tránsito (tasa por 100 000 habitantes) por país de la Región de las Américas, 2013


Fuente: La seguridad vial en la Región de las Américas. Washington, D.C.: OPS; 2016.

Los usuarios de las vías de tránsito que son vulnerables constituyen 45% de las muertes causadas por el tránsito en la Región, y se desglosan de la siguiente manera: peatones (22%), motociclistas (20%) y ciclistas (3%). La excepción es América del Norte (Canadá y los Estados Unidos), donde las defunciones de ocupantes del automóvil (no usuarios vulnerables de las vías de tránsito) son más altas: 65%. Además, en la Región se produjo un aumento de 5% en las defunciones de motociclistas, que pasaron de 15% en el 2010 a 20% en el 2013. Estos datos varían en todas las subregiones. Así, en el Caribe latino, 47% de las muertes causadas por el tránsito ocurren en motociclistas, mientras que esta tasa es de 23% en la subregión andina y de 25% en el Cono Sur. Asimismo, la proporción de víctimas peatonales es mayor en Mesoamérica (34%), seguida de la subregión andina (29%) y el Caribe no latino (28%) (figura 2).

Figura 2. Proporción de muertes causadas por el tránsito según el tipo de usuario de las vías y la subregión, Región de las Américas, 2013


Fuente: La seguridad vial en la Región de las Américas. Washington, D.C.: OPS; 2016.

Muchos países adolecen de subnotificación de las muertes causadas por el tránsito y requieren datos de calidad para caracterizar mejor los determinantes sociales correspondientes. En la Región, 21% de esas muertes encajan en la categoría de usuarios de los caminos u «otro o no especificado». Las subregiones de Mesoamérica y el área andina tienen la proporción más alta de defunciones clasificadas como «otro o no especificado», con 37% y 33%, respectivamente.

La Región está experimentando un aumento de la motorización, con una tasa de propiedad de vehículos de 502,5 por 1 000 habitantes en el 2013 en comparación con 460,08 en el 2010. Las tasas más elevadas se encontraron en los países de ingresos altos, encabezados por Estados Unidos (828,1) y Canadá (635,7), y las tasas más bajas, en Santa Lucía (8,6) y Guyana (19,6). El tipo de vehículo también varía entre las subregiones; América del Norte (Canadá y los Estados Unidos) tiene más de la mitad del número total de automóviles de cuatro ruedas registrados en la Región (93% del parque automotor allí son vehículos de cuatro ruedas). En el Caribe latino y el área andina, los vehículos motorizados de dos y tres ruedas representan 49% y 46% del parque vehicular, respectivamente.

La ejecución y el cumplimiento de las leyes de seguridad vial han resultado eficaces para reducir las muertes causadas por el tránsito. Algunos países tienen leyes que abarcan los factores de riesgo (velocidad excesiva y conducción en estado de ebriedad), así como medidas de protección (uso de cascos por los motociclistas, cinturones de seguridad y dispositivos de sujeción de los niños). Los reglamentos actuales siguientes se ocupan de los factores de riesgo: seis países satisfacen los criterios de las mejores prácticas relacionadas con la conducción en estado de ebriedad (alcoholemia ≤ 0,05 g/dl para la población general y ≤ 0,02 g/dl para los conductores jóvenes o inexpertos) y cinco países de la Región satisfacen tanto los criterios legislativos como las mejores prácticas con respecto a la velocidad de conducción, con un límite nacional de 50 km/h en zonas urbanas, que las autoridades locales pueden reducir. Con respecto a las medidas de protección, siete países satisfacen los criterios de uso del casco (es decir, tienen leyes y aplican las mejores prácticas); 19 países satisfacen los criterios sobre uso de cinturones de seguridad, que rigen para los pasajeros del asiento delantero y traseros y en todo momento; y 13 países tienen leyes sobre dispositivos de sujeción de los niños que observan las mejores prácticas. Estas leyes prohíben que los niños menores de cierta edad viajen en el asiento delantero, basándose en la edad, el peso o la talla.

A medida que la motorización aumenta en la Región, caminar y desplazarse en bicicleta se tornan actividades menos frecuentes y más peligrosas. La mezcla de tránsito en muchos países hace que peatones y ciclistas compartan el camino con vehículos de gran velocidad, lo cual los obliga a sortear situaciones peligrosas y el tránsito de circulación rápida. En la Región, 16 países tienen normas que fomentan caminar o desplazarse en bicicleta. Además, 12 países han sancionado normas que impulsan la creación de carriles separados para los usuarios vulnerables de las vías de tránsito.

En respuesta al costo actual de las muertes causadas por el tránsito en la Región de las Américas, la OPS está coordinando los esfuerzos regionales para reducir la carga correspondiente mediante una variedad de colaboraciones e iniciativas multisectoriales. También sigue prestando apoyo técnico a la formulación de planes nacionales, las mejoras de la legislación, las publicaciones, y el seguimiento y la evaluación. Para obtener más información, visite el sitio web de la OPS sobre seguridad vial.

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America