-tomado del Boletín Epidemiológico, Vol. 21 No. 4, diciembre 2000-

Brote de Poliomielitis en República Dominicana y Haíti

Los ministerios de salud de República Dominicana y Haití, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de los Centros para la el Control y la Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), están investigando un brote de poliomielitis en la isla de Hispaniola, que está dividida entre ambos países.

Entre 12 julio y 18 de noviembre de 2000, se identificaron 19 personas con parálisis fláccida aguda (PFA) en la República Dominicana, incluidos seis casos confirmados por laboratorio con aislamiento del tipo 1 del poliovirus. De los 19 casos-pacientes, 16 (84%) tenían menos de 6 años (las edades varían entre 9 meses y 21 años). Todos los caso-pacientes eran no vacunados (n=14) o inadecuadamente vacunados (n=5). En Haití, se notificó un solo caso de poliovirus tipo 1 confirmado por laboratorio en un niño de 2 años de edad inadecuadamente vacunado. El inicio de la parálisis fue el 30 de agosto. Las actividades intensivas de búsqueda de casos han continuado pero no se ha identificado ningún caso adicional.

Este brote es especialmente inquietante porque no se ha detectado ningún caso de poliomielitis atribuida a poliovirus salvaje en el continente americano desde 1991. El virus del brote es inusual porque se deriva de la vacuna de poliovirus oral (OPV), tiene 97% de semejanza genética con la cepa paterna de OPV (normalmente los virus derivados de OPV tienen semejanza genética mayor del 99.5%) y parece haber recuperado la neurovirulencia y las características de transmisibilidad del poliovirus salvaje tipo 1. En comparación, los poliovirus salvajes tienen normalmente una semejanza genética de menos de 82% al OPV. Además, las diferencias en las secuencias nucleótidas entre los aislamientos del brote indican que el virus ha estado circulando por aproximadamente 2 años en un área donde la cobertura de vacunación es muy baja y los cambios genéticos acumulados han restaurado las propiedades esenciales del poliovirus salvaje.

En respuesta al brote, los ministerios de salud de la República Dominicana y Haití, con el apoyo de la OPS y del CDC, están trabajando para determinar el alcance de la propagación del brote, evaluar sus causas e iniciar medidas de control apropiadas. En República Dominicana se ha iniciado una campaña nacional de vacunación masiva con OPV. En Haití, se han planificado tres rondas de vacunación nacionales con OPV durante enero, febrero y marzo de 2001.

El brote actual resalta la importancia de mantener una cobertura alta de la vacuna antipoliomielítica en áreas libres de la poliomielitis hasta que la erradicación mundial de la enfermedad se haya logrado. La OPV es segura y eficaz y recomendada para la erradicación de la poliomielitis. Todos los países deben mantener una vigilancia de alta calidad de la PFA y del poliovirus y se debe acelerar las actividades actuales para erradicar los poliovirus salvajes.

Todos los viajeros a República Dominicana y a Haití deben ser vacunados contra la poliomielitis según los lineamientos de vacunación nacionales. Aquellos que han viajado a estos países y que no están adecuadamente inmunizados deben ser considerados en riesgo de contraer la poliomielitis por los responsables de atención de salud. Los casos posibles deben investigarse adecuadamente, incluida la colección de muestras de heces, y los casos sospechosos deben notificarse de inmediato a los departamentos de salud estatales y locales.

Fuente: OPS. División de Vacunas e Inmunización (HVP)

Para información adicional sobre este brote, se pueden consultar los comunicados de prensa de la OPS.

Regresar al temario de el
Boletín Epidemiológico, Vol. 21 No. 4, diciembre 2000