Epidemiological Bulletin
      Vol. 17, No. 3
Septiembre 1996  


La eliminación de la lepra en las américas

En 1990 la Asamblea Mundial de la Salud aprobó la propuesta de Eliminar la Lepra como problema de salud pública para el año 2000. Lo que se definió como la reducción de la tasa de prevalencia a cifras inferiores a 1 por 10 mil habitantes, por lo que esta meta no significa la erradicación de la enfermedad ni la interrupción de la transmisión, sino la reducción de la prevalencia a niveles muy bajos, en los que se considera que el potencial de transmisión es muy limitado.

Esta Resolución tiene sin embargo un enorme significado, si se tiene en cuenta que la lepra fue considerada durante muchos años como una enfermedad, donde no había muchas posibilidades de actuar, en la que las acciones se realizaban de forma muy limitada y no existían muchas esperanzas para su control.

Esta modificación radical en la estrategia fue posible al disponerse de la poliquimioterapia (PQT/OMS), una tecnología de tratamiento apropiada y robusta, que en el terreno ha demostrado ser de alta eficacia, efectividad y factibilidad. Para este esquema de tratamiento se combinan dos o tres medicamentos, de acuerdo a la forma clínica de la enfermedad, con lo que se evita el desarrollo de cepas resistente de M. leprae y se logra eliminar al enfermo como fuente de infección desde las primeras dosis que se aplican. Este tratamiento fue recomendado por el Grupo de Estudio de la OMS sobre Quimioterapia de la Lepra en 1981 y permitió por primera vez afirmar, con una base científica firme, que la lepra se cura y que las acciones para su control pueden ser gerenciadas y ejecutadas por los servicios generales de salud como la mayoría de las enfermedades transmisibles.

Un aspecto de gran importancia es que la lepra dejó de ser vista como "un problema de la piel" y comenzó a ser atendida como una enfermedad transmisible. Por otra parte, el reforzamiento de los programas y el incremento de las acciones que se han producido a partir de la PQT, han prevenido las incapacidades en más de un millón de pacientes, mediante el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno.

La OMS aprovechó adecuadamente esta oportunidad técnica y epidemiológica para proponer a los Estados Miembros una meta concreta y factible, lo que tuvo como resultado la adherencia de la inmensa mayoría de los países endémicos, los que manifestaron de esta forma la voluntad política de enfrentar el problema, con lo que se ha logrado el incremento y fortalecimiento de todas las actividades de lucha contra la enfermedad en el mundo entero, obteniéndose importantes avances en este propósito.

Hace cinco años, en la Región de las Américas la situación era similar a la del resto del mundo, por lo que en base al acuerdo de la Asamblea Mundial de la Salud, se efectuó en Ciudad de México en 1991 la Conferencia para el Control de la Lepra en las Américas, que reunió a las especialistas de los países de mayor endemia, lográndose la adopción de las recomendaciones técnicas, obteniéndose el compromiso político y la definición del mandato para la OPS de elaborar el Plan Regional de Eliminación.

Este Plan, que comenzó a ejecutarse en 1992, tiene como estrategia central "la expansión masiva del tratamiento PQT/OMS" asociada a la detección temprana de la enfermedad. En su estrategia de apoyo se destaca el reforzamiento de la capacidad gerencial a nivel nacional y sub-nacional, en base a la estratificación epidemiológica y operacional, para lograr la elaboración, ejecución y evaluación de Planes de Eliminación en los niveles nacional e intermedios, así como el suministro por parte de la OMS de los medicamentos específicos para la PQT a todos los países que lo han solicitado.

Una vez obtenido el compromiso político con la meta de eliminación por parte de los países de la Región, garantizado el suministro continuo de los medicamentos específicos para la PQT, y para lograr una respuesta rápida al Plan Regional, se fueron implementando estrategias buscando el reforzamiento de los programas en los distintos niveles mediante:

Transcurridos cinco años de la Conferencia de México, importantes y positivos cambios se han producido en el cumplimiento de la meta de Eliminación de la Lepra como Problema de Salud Pública en las Américas.

En la Conferencia para la Eliminación de la Lepra de las Américas, efectuada en el pasado mes de Mayo en Brasilia, se mostraron los resultados del esfuerzo desarrollado por los países de la Región con el objetivo de alcanzar esta meta. En el Cuadro 1 se pueden observar las tasas de prevalencia e incidencia, así como la cobertura con PQT/OMS alcanzados en los países de Latino-América para fines de 1995.

La tasa de prevalencia que en 1991 se elevaba a 8,1 por 10 mil habitantes, se redujo para fines de 1995 a 3,6, lo que representa una reducción del 55,6%. En el período analizado, un grupo de tres países (Cuba, México, República Dominicana) se suman a los que ya tenían tasas inferiores a 1 por 10 mil habitantes (Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay), mientras que en todos los restantes se observan reducciones considerables en la tasa de prevalencia, aproximándose la mayoría de ellos también a la Eliminación. en el caso de Brasil, país que representa el 80% del problema de la Región, también se produce una importante reducción en su prevalencia, la que se reduce de 18,2 por 10 mil habitantes para 8,5, lo que representa una reducción de más del 50%.

Es preciso destacar que los resultados expuestos en relación con la prevalencia se refieren solamente a la sub-región del continente considerada endémica (América Latina), y que si calculamos la tasa de prevalencia para las Américas como un todo, ésta alcanza un valor de 2,2 por 10 mil habitantes.

Cuadro 1
Lepra: prevalencia, casos detectados y cobertura con poliquimioterapia (PQT)
en los países de América Latina - 1995

 

País
Casos
registrados
Prevalencia
x 10,000
Casos
en PQT
Covertura
(%) PQT
Casos
nuevos
Detección
x 10,000
Argentina 3.797 1,10 3.649 96,1 509 0,15
Bolivia 864 1,17 859 99,4 86 0,12
Brasil 137.806 8,52 101.358 73,6 35.906 2,22
Colombia 4.738 1,35 4.738 100,0 692 0,20
Costa Rica 195 0,57 142 72,8 15 0,04
Cuba 684 0,62 648 94,7 252 0,23
Ecuador 518 0,45 518 100,0 115 0,10
El Salvador 21 0,04 17 81,0 0 ---
Guatemala 106 0,10 25 23.6 7 0,01
Haití ... ... ... ... ... ...
Honduras 83 0,15 83 100,0 3 0,01
México 6.106 0,67 4.725 77,4 523 0,06
Nicaragua 82 0,18 53 65,0 36 0,08
Panamá 54 0,21 14 25,9 0 ---
Paraguay 828 1,66 817 98,7 401 0,81
Perú 240 0,10 240 100,0 90 0,04
República Dominicana 528 0,67 486 92,0 229 0,29
Uruguay 118 0,37 101 85,6 20 0,06
Venezuela 3.954 1,81 3.285 83,1 490 0,22
América Latina 160.722 3,60 121.758 75,8 39.374 0,88

... Dato no disponible
Fuente: Morbilidad y PQT: SIL/OPS. Población: -World Population Prospects, The 1994 revision.

La cobertura con poliquimioterapia (PQT) se eleva desde 23,9% hasta 75,8%, en el período, observándose que (ver tabla) muchos países tienen porcentajes superiores al 90%, que solamente en dos países la cobertura es menor del 50%, en ambos casos con una cifra limitada de casos, y que el 74% alcanzado por Brasil representa un incremento del 56% en relación a 1991.

En cuanto a la detección de casos nuevos, se observó en este período una tendencia estable de las tasas, tanto en países que ya han alcanzado la eliminación como en los que están en vías de lograr esta meta, situación que todavía no está claramente explicada, pero que posiblemente sea la resultante, para cada situación local, de un complejo conjunto de factores epidemiológicos y operacionales. Durante 1995 se detectaron 39.374 casos nuevos, lo que significa una tasa de 0,9 por 10 mil habitantes, de los que 91% se diagnostican en Brasil.

Con el objetivo de reforzar las acciones para lograr la Eliminación, también se están implementando intervenciones puntuales y de duración limitada en las áreas críticas con difícil acceso a la PQT, en los bolsones de población de las áreas urbanas y metropolitanas excluidas de atención de salud, así como en las áreas que se estima existe una prevalencia oculta. De la misma forma se implementa el uso de nuevas tecnologías del área de informática, como los sistemas computarizados de información geográfica (GIS) y de control de medicamentos, así como se promueve el desarrollo de iniciativas sub-regionales en América Central, el Cono Sur, el Caribe Inglés y los países de la Amazonia.

Por todo lo anterior, puede considerarse que la propuesta de Eliminación de la Lepra en las Américas hasta el año 2000 es absolutamente factible. Inclusive si asumimos solamente la Sub-Región de América Latina, teniendo en cuenta el crecimiento demográfico previsto, una tasa de 1 por 10 mil habitantes será alcanzada con aproximadamente 52.000 casos. En ese momento, la Región de las Américas como un todo, deberá estar con una tasa de prevalencia de 0,6 por 10 mil habitantes.

De este modo, para alcanzar la meta de Eliminación de la Lepra en América Latina en el año 2000 sería suficiente que Brasil disminuyera su prevalencia en una proporción del 13% anual, similar a la que ya se está observando en los últimos cuatro años, y que el resto de los países de la sub-región tuviesen una reducción del 15% anual, proporción inferior a la observada en el período 1991-1995.

En el momento actual no sólo se trabaja para alcanzar la Eliminación en los países que aún no la han logrado, sino también en aquellos que ya tienen tasas de prevalencia inferiores a 1 por 10 mil habitantes, o sea que se encuentran en la etapa de la post-eliminación, desarrollándose actividades para confirmar los resultados obtenidos, consolidarlos y continuar avanzando hacia nuevos objetivos.

De acuerdo con esta estrategia, además de mantener e intensificar las actuales líneas de cooperación técnica buscando la disminución de la prevalencia, la OPS/OMS está apoyando y cooperando en iniciativas en el campo de la evaluación y monitoreo, con la finalidad de:

Los éxitos alcanzados en la estrategia de la Eliminación de la lepra en todo el mundo permiten avizorar la posibilidad de que esta enfermedad pudiera ser erradicada mediante intervenciones que pudieran incluir:

En este momento se necesita evaluar y validar las técnicas disponibles que pudieran permitir el diagnóstico de infección, así como el desarrollo de nuevas técnicas. Sin embargo, existe la convicción de que es posible continuar avanzando en las acciones contra la lepra, con el objetivo final de la erradicación definitiva de la enfermedad.

Para mayor información favor dirigirse a:

Dr. Clovis Lombardi;
correo electrónico:
lombardi@opas.org.br

Dr. Reinaldo E. Gil Suárez;
correo electrónico: suarezrg@opas.org.br
Tel (061) 312-6532
Fax (061) 321-1922


Bibliografía

  1. Organización Panamericana de la Salud, OPS/OMS, Informe de la Conferencia para el Control de la Lepra de las Américas, México 1991, PNSP-9213.

  2. Organizaciuón Panamericana de la Salud, OPS/OMS,Lepra al día, Boletín de la Eliminación de la Lepra de las Américas, Vol. 1 No. 1 Noviembre 1993.

  3. Organización Panamericana de la Salud, OPS/OMS, Lepra al día, Boletín de la Eliminación de la Lepra de las Américas, Vol. 1 No. 2 Noviembre 1994.

  4. Organización Mundial de la Salud, OMS,Report of the International Conference on the Elimination of Leprosy, Hanoi-Viet Nam 1994, WHO/CTD/LEP/94.5.

  5. Organización Mundial de la Salud, OMS,Quimioterapia de la lepra. Informe de un Grupo de Estudio de la OMS, Serie de Informes Técnicos 847, Ginebra 1994.

  6. Organización Panamericana de la Salud, OPS/OMS,Lepra al día, Boletín de la Eliminación de la Lepra de las Américas, Vol. 1 No. 3 Noviembre 1995.

  7. Organización Panamericana de la Salud, OPS/OMS,Guía para la Eliminación de la Lepra como Problema de Salud Pública, Primera Edición, WHO/LEP/95.1.

  8. Noordeen, S. K., Eliminating leprosy as a public health problem - is the optimism justified?, World Health Forum, Volume 17, Number 2, 1996.

  9. Organización Panamericana de la Salud, OPS/OMS Informe de la Conferencia sobre la Eliminación de la Lepra de las Américas, Brasil 1996, (en proceso de edición).

    Fuente: Programa de Enfermedades Transmisibles, División de Prevención y Control de Enfermedades, (HCP/HCT), OPS/OMS.

    Regresar al índice