julia webCaracas, 22 de octubre de 2019 (OPS)- La joven Julia Sánchez, de 23 años y perteneciente a la etnia puinave, tuvo a su tercera hija con seguridad, calidad y calidez en el Hospital Materno Infantil de Puerto Ayacucho, estado Amazonas. Ella es parte de las 200 mil mujeres que busca atender el Plan para la reducción de morbilidad grave y mortalidad materna y neonatal, que adelanta la Organización Panamericana de la Salud (OPS), junto a las autoridades sanitarias de Venezuela, en 14 estados del país. 

Julia había oído hablar sobre el dispositivo intrauterino (DIU) y sus beneficios. “Ya tenía mucho tiempo de que me lo quería colocar, pero no tenía recursos para hacerlo. Entonces, en lo que me informaron que había posibilidad, dije que sí. Me lo pusieron rápido y no me dolió mucho”, contó la beneficiaria de este método que le permitirá tener un intervalo saludable entre embarazos. Fue así como una hora después de dar a luz, recibió un método anticonceptivo seguro y efectivo.

El nacimiento de Jonkarli, como llamó a su niña, coincidió con las prácticas del taller de Anticoncepción Inmediata Post Evento obstétrico (AIPE) y Aspiración Manual Endo Uterina (AMEU), organizado por la OPS junto al Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS), en el estado Amazonas, entre el 22 y el 29 de agosto de 2019.

Este mismo modelo se ha replicado en los 14 estados priorizados en el Plan para la reducción de morbilidad grave y mortalidad materna y neonatal. Asimismo, en cada uno de los estados se ha buscado fortalecer las estrategias nacionales de Ruta Materna (regionalización perinatal) y los comités de vigilancia, análisis y respuesta para la prevención y control de la mortalidad materna y neonatal, como herramientas esenciales para la identificación y resolución de los nudos críticos en la atención de las mujeres gestantes y sus recién nacidos.

En suma, los 31 hospitales priorizados en el plan han sido dotados con cerca de 309 mil unidades de productos esenciales para prevenir o tratar las principales causas de mortalidad materna y neonatal.

Adicionalmente, a través del Fondo Estratégico de la OPS se han adquirido para la implementación del plan de AIPE y AMEU en los 14 estados priorizados: 101.587 DIU, 39.400 implantes anticonceptivos, 25.000 ampollas de medroxiprogesterona y 205 kits de AMEU.

Abordaje integral de salud comunitaria desde el enfoque de curso de vida

IMG 3490En los estados Amazonas y Delta Amacuro, entendiendo la dificultad de acceso a algunas comunidades, principalmente de pueblos originarios, se aprovechó la oportunidad de implementación del plan de reducción de mortalidad materna y neonatal para llevar atención integral desde el enfoque de curso de vida.

Así fue como, entre agosto y septiembre de 2019, un equipo multidisciplinario de la OPS y autoridades del MPPS, junto a los equipos de salud regionales, participaron en las jornadas de atención integral a las comunidades de Alto Carinagua y La Reforma, en el estado Amazonas, y La Horqueta y El Moriche, en el estado Delta Amacuro. En cada una de las comunidades se hicieron más de mil intervenciones diarias.

“Implementamos estaciones de trabajo para brindar, en forma simultánea, en el caso de las mujeres acceso a citología para prevenir el cáncer de cuello uterino, control prenatal incluyendo estado nutricional y esquema de vacunación, asesoramiento en salud sexual y salud reproductiva, acceso a métodos anticonceptivos, como colocación de DIU e implantes anticonceptivos subdérmicos o ampollas de medroxiprogesterona de uso trimestral”, explicó Ariel Karolinski, asesor de Salud Familiar, Promoción de la Salud y Curso de Vida de la OPS/OMS.

FPL MMEn forma paralela, a esas mujeres se les hizo análisis de laboratorio básico y pruebas de diagnóstico rápido de sífilis y VIH, y en los casos correspondientes se iniciaron los tratamientos de forma inmediata. “Se busca de esta forma maximizar las oportunidades para acceder a intervenciones beneficiosas en las diferentes etapas del curso de vida que garanticen trayectorias de vida saludable para las personas, sus familias y comunidades”, enfatizó Karolinski.

El abordaje comunitario también permitió aplicar pruebas para el diagnóstico rápido de malaria, especialmente en mujeres embarazadas. En los casos positivos hallados se inició inmediatamente el tratamiento respectivo para prevenir posibles complicaciones asociadas a la malaria en el embarazo. Asimismo, a todas las mujeres embarazadas se les hizo entrega de un mosquitero impregnado con insecticida para protegerlas a ellas y a su núcleo familiar y cortar el ciclo de trasmisión de la enfermedad.

También participó de las jornadas un equipo del Instituto Nacional de Nutrición, quienes evaluaron el estado nutricional de la población asistida, especialmente niños, adolescentes y mujeres embarazadas y, en los casos correspondientes, entregaron suplementos nutricionales.

Igualmente, se brindó a la población atención en salud mediante consultas médicas generales e inmunización integral de la familia, según esquema de vacunación correspondiente, como parte de los esfuerzos para garantizar el derecho a la salud de las comunidades más vulnerables.