Malaria

1. ¿La malaria o paludismo se cura?
Sí. La malaria se cura siempre que se inicie el tratamiento correcto a tiempo y por todos los días que indicará el personal de salud.

2. ¿La malaria o paludismo puede complicarse y ser grave?
La malaria o paludismo puede complicarse y ser mortal. Esto ocurre cuando no se toma el medicamento correcto oportunamente, y cuando no se completa el tratamiento. La malaria falciparum es la más grave, puede complicare y producir la “malaria cerebral”. La persona empieza a presentar primero cierta irritabilidad (llanto intenso en los niños), luego aparece mucho cansancio, con tendencia al sueño. En casos muy graves aparecen convulsiones y el coma. 

3. ¿Es cierto que la gota gruesa y el extendido para el diagnóstico de malaria debe tomarse en el momento de la fiebre?
Toda persona que habite o haya visitado una zona endémica y que presente fiebre o escalofríos, debe realizarse un examen para descartar malaria, pero no es necesario que en el momento de la toma de muestra para el diagnóstico el paciente tenga fiebre.

4. Si estoy embarazada, o estoy amamantando a mi bebé, ¿puedo tomar antimaláricos?
Sí, puede tomar antimaláricos. Pero siempre debe informar al personal de salud, incluso si sospecha que está embarazada, porque el tratamiento varía en cada caso.

5. ¿Puedo tomar los medicamentos antimaláricos con leche o alimentos lácteos?
La leche y alimentos lácteos no interfieren con los medicamentos antimaláricos.

6. ¿Cuándo un niño tiene malaria, hay que suspender la lactancia materna?
Nunca hay que suspender la lactancia materna, al contrario la lactancia materna protege al niño de otras enfermedades y garantiza los nutrientes para su pronta recuperación.

7. Tengo una enfermedad crónica, o alergias a medicamentos. ¿Puedo tomar antimaláricos?
Si usted padece alguna enfermedad crónica y toma medicamentos, debe informar al personal de salud, porque, hay medicamentos que producen interacciones si los tomamos junto a los antimaláricos.
Si es alérgico al maní no puede recibir arteméter inyectable, pero si puede recibir en tabletas.

8. Sospecho que mi hijo tiene malaria. ¿Puedo darle parte de los medicamentos que estoy tomando?
No se puede administrar el tratamiento que usted está tomando, porque las dosis que le indican son solo para usted. Además porque su hijo debe tener una confirmación de malaria antes de indicarle el tratamiento correcto y si es menor de 6 meses recibirá medicamentos ajustados a su peso.

9. ¿Es cierto que tomando complejo B o jarabe de ajo, puedo prevenir contagio de malaria?
Completamente falso. No existe ningún estudio que mencione está práctica.

10. ¿La malaria o paludismo se transmite por relaciones sexuales?
No. La malaria se transmite por la picadura del mosquito Anopheles.

Presentamos a continuación los principales productos técnicos y de promoción social frente a la malaria que la Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha realizado como parte de las actividades de cooperación técnica al Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS).

Destacamos las Pautas de tratamiento en Casos de Malaria, que contienen orientaciones a los profesionales de salud para el correcto tratamiento de los casos de malaria no complicada y malaria grave. Estas orientaciones también se presentan de manera resumida en los flujogramas de atención. Incluimos también materiales de promoción como afiches y folletos para su difusión a nivel comunitario, para un mejor conocimiento sobre la malaria, su correcto tratamiento y las medidas de prevención.

Finalmente este sitio web lleva a publicaciones que la OPS/OMS realiza sobre la malaria.

La Estrategia técnica mundial contra la malaria 2016-2030, aprobada por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2015, es un marco técnico para todos los países donde la malaria es endémica. El objetivo de la estrategia es dar orientación y apoyo a los programas nacionales y regionales en su labor de lucha y eliminación de la malaria.

El Programa Mundial sobre Malaria de la OMS coordina las actividades mundiales que la Organización desarrolla para luchar contra esta enfermedad y lograr eliminarla.El Programa recibe el apoyo y el asesoramiento del Comité Asesor en Políticas sobre la malaria, un grupo de 15 expertos mundiales en esta enfermedad. 

  • Actualmente, no hay ninguna vacuna autorizada contra la malaria u otro parásito humano alguno. La investigación sobre una vacuna contra la malaria por P. falciparum, conocida como RTS,S/AS01, está muy avanzada. Esta vacuna ha sido objeto de evaluación mediante un gran ensayo clínico realizado en siete países africanos y obtuvo el dictamen favorable de la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos, en julio de 2015.
  • En octubre de 2015, dos grupos consultivos de la OMS recomendaron la aplicación experimental de la vacuna RTS,S/ASO1 en un número limitado de países africanos. La OMS ha adoptado estas recomendaciones y es firme partidaria de realizar estos estudios experimentales como siguiente paso para conseguir la primera vacuna contra la malaria.
  • El diagnóstico y el tratamiento tempranos de la malaria atenúan la incidencia de la enfermedad, reducen sus efectos mortales y contribuyen a prevenir su transmisión. La mejor opción terapéutica disponible, especialmente para la malaria por P. falciparum, es el tratamiento combinado con artemisinina.
  • La OMS recomienda, antes de administrar el tratamiento, la confirmación del diagnóstico con métodos parasitológicos (ya sean pruebas de microscopía o de diagnóstico rápido), cuyos resultados pueden obtenerse en 30 minutos o incluso menos. La prescripción de un tratamiento basada únicamente en la sintomatología debe reservarse para aquellos casos en los que no sea posible hacer un diagnóstico parasitológico.

 

En 2015, cerca de 3200 millones de personas —casi la mitad de la población mundial— corrían el riesgo de padecer la malaria. La mayoría de los casos y de las muertes se registran en el África subsahariana, pero también se ven afectadas Asia, Latinoamérica y, en menor medida, Oriente Medio. En 2015, 95 países y territorios experimentaban una transmisión continua de la enfermedad.

Algunos grupos de población corren un riesgo considerablemente más elevado que otros de contraer la enfermedad y presentar manifestaciones graves: los lactantes, los niños menores de cinco años, las embarazadas y los pacientes con VIH/sida, así como los emigrantes no inmunes de zonas endémicas, los viajeros y los grupos de población itinerante.

Los programas nacionales de lucha contra la malaria deberían tomar medidas especiales para proteger de la infección a estos grupos poblacionales, habida cuenta de su situación específica.

La malaria es una enfermedad febril aguda. En un individuo no inmune, los síntomas aparecen a los 7 días o más (generalmente entre los 10 y los 15 días) de la picadura del mosquito infectivo.

Puede resultar difícil reconocer el origen palúdico de los primeros síntomas (fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y vómitos), que pueden ser leves. Si no se trata en las primeras 24 horas, la malaria por P. falciparum puede agravarse, llevando a menudo a la muerte.

Los niños con enfermedad grave suelen manifestar uno o más de los siguientes síntomas: anemia grave, sufrimiento respiratorio relacionado con la acidosis metabólica o malaria cerebral. En el adulto también es frecuente la afectación multiorgánica.

En las zonas donde la malaria es endémica, las personas pueden adquirir una inmunidad parcial, lo que posibilita la aparición de infecciones asintomáticas.

Subcategorías