Skip to content



VI Concurso de Buenas Prácticas que Integran la Igualdad y Equidad de Género e Interculturalidad en Salud

Ya no aceptamos inscripciones para el concurso de 2013.

La Oficina de Género, Diversidad y Derechos Humanos de la Organización Panamericana de la Salud (AD/GDR) convoca a participar en el VI Concurso de Buenas Prácticas que Integran la Igualdad y equidad de Género e Interculturalidad en Salud.

El sexto Concurso de Buenas Prácticas forma parte del Programa de Trabajo de la Oficina de Género, Diversidad y Derechos Humanos (GDR) para el año 2012 -2013. GDR tiene como función brindar cooperación técnica a las distintas áreas y los Estados Miembros de la OPS para la promoción de la equidad de género, igualdad étnica, el avance de los derechos humanos y la bioética. Para esos efectos, GDR promueve políticas de salud, planes, programas y legislación dirigida a garantizar el acceso a servicios de salud de calidad, la participación en la toma de decisiones y en la distribución equitativa de los recursos.

Antecedentes
Objetivos
Buenas Prácticas
Bases
Selección y Premiación
Inscripción
Información de contacto
Conceptos de género y etnicidad
Ganadores anteriores

Antecedentes

Desde el año 2008 la Oficina de GDR ha organizado conjuntamente con la Organización de Estados Americanos el Concurso de Buenas Prácticas que integran la perspectiva de  género en salud. Todos estos años el concurso se ha enmarcado en la celebración del Día Internacional de la Mujer.

El concurso de Buenas Practicas ha reflejado una amplia gama de participantes tanto del sector público como del privado. En el ámbito público se ha contado con la participación de ministerios, tales como ministerios de la mujer, de salud y de educación. En cuanto los participantes del ámbito civil se ha contado con la presencia de diversas organizaciones que trabajan temas relacionados con la salud sexual y reproductiva, embarazo adolescente, el VIH y el empoderamiento de la mujer. Es importante destacar que entre los alcances del concurso, se incluye la participación activa de grupos y organizaciones que trabajan con pueblos indígenas, población afrodescendiente, mujeres víctimas de violencia e identidades de género entre otros.

Por otra parte, durante estos años la Oficina de GDR ha enriquecido su base de datos con estas experiencias y se ha dado a la tarea de diseminarlas con otros programas, tales como la Iniciativa de Maternidad Segura y la Iniciativa “Rostros, Voces y Lugares” lideradas por la OPS.

Las experiencias de los concursos anteriores han permitido a GDR contar con un panorama general sobre los esfuerzos, tanto en el sector público como privado, para la integración de una perspectiva de género y sus diferentes intervenciones en materia de salud. Un breve resumen de las experiencias premiadas y la información recabada se presenta en el anexo II de este documento.

Es importante mencionar que el concurso de Buenas Practicas, ha contando con la generosa contribución financiera de Agencia Española para la Cooperación Internacional y Desarrollo, Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional, ONUSIDA, Fundación Panamericana por la Salud y Educación entre otros, así como también con el apoyo técnico y logístico de diferentes áreas de la OPS. Las contribuciones recibidas y el apoyo otorgado han sido clave para la consolidación y ulterior desarrollo de este concurso que durante estos cinco años ha evaluado más de 294 experiencias provenientes de 19 países de la Región.

Este año, El sexto Concurso de Buenas Prácticas presenta dos categorías de participación, una en Género y Salud y otra en Salud, Género y Etnicidad y a diferencia de los años anteriores, este año está enmarcado en la celebración del Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer.

La sexta edición del concurso propone identificar las experiencias que mejor abordan las diferencias y las oportunidades diferenciales de hombres y mujeres en el ámbito de la salud con un enfoque de género sensitivo y género transformador y que promocionan el  reconocimiento y el respeto de la diversidad cultural.

Objetivos

El Sexto Concurso se propone identificar buenas prácticas en América Latina y el Caribe que aborden tanto las necesidades diferenciales como las oportunidades de hombres y mujeres en el ámbito de la salud. Particularmente, que muestran esfuerzos y estrategias dirigidas a transformar las actitudes de hombres, mujeres y proveedores de salud por medio de la perspectiva de género y la promocionen del respeto y del reconocimiento de la equidad étnica como estrategias para mejorar las oportunidades de gozar una óptima salud.

La convocatoria para este sexto concurso recocerá dos experiencias bajo las siguientes categorías:

1. Categoría en Género y Salud, esta busca reconocer a una organización del sector público o privado (ministerio de salud, ministerio de educación, mecanismos nacionales de la mujer, ONG, institución académica, etc.) que trabaje articuladamente con el sector público de la salud y que esté desarrollando una experiencia con una perspectiva de igualdad género en salud.

2. Categoría en Salud, Género y Etnicidad, esta busca reconocer a una organización del sector público o privado (ministerio de salud, ministerio de educación, mecanismos nacionales de la mujer, ONG, institución académica, etc.) que trabaje articuladamente con el sector público de la salud y que esté desarrollando una experiencia que busque lograr equidad en salud por medio de la perspectiva de  género y la promocionen el respeto y el reconocimiento de la diversidad cultural con pueblos indígenas o grupos étnicos/raciales.

Buenas Prácticas

Entendemos por una buena práctica, a aquella experiencia que incorpora una perspectiva de igualdad de género y/o equidad étnica y  que conduce a un cambio real en las desigualdades y entre las relaciones entre los hombres y las mujeres, así como también en las actitudes de las personas y de las instituciones de salud involucradas.

Criterios específicos:

  • La práctica conduce a un cambio real en las desigualdades, relaciones entre hombres y mujeres, así como también en las actitudes de las personas e instituciones involucradas.
  • Genera procesos sostenibles a mediano y a largo plazo por medio de la construcción de capacidades, liderazgos, distribución equitativa de oportunidades y beneficios para mujeres y hombres.
  • Demuestra capacidad de respuesta a las diferentes necesidades e intereses identificados tanto para hombres como para mujeres.
  • Muestra evidencia de las desigualdades en el estado de salud, en la toma de decisiones y en el acceso a  recursos entre hombres, mujeres, pueblos indígenas, y poblaciones étnicas/raciales.
  • Refleja un impacto evidente y medible en las políticas públicas, la legislación existente, la asignación de recursos, la rendición de cuentas y en la opinión pública. 
  • Propone un efecto innovador en el abordaje de las problemáticas de salud.
  • Tiene un efecto multiplicador en la capacitación de actores clave en otros contextos sobre la incorporación del enfoque de género y/o interculturalidad en salud.
  • Es relevante en la medida que contribuye de forma directa o indirecta a incorporar la perspectiva de igualdad de género en la promoción, prevención de problemas, así como también en el tratamiento y resolución de conflictos. 
  • Promocionan el reconocimiento y el respeto a la diversidad cultural como una estrategia para alcanzar la equidad en salud.

Bases 

  • Pueden postular al concurso, cualquier organización del ámbito público o privado que trabaje articuladamente con el sector público de la salud y que esté desarrollando una experiencia con perspectiva de igualdad de género en salud y/o equidad étnica.
  • Las experiencias deben ser presentadas por organizaciones, grupos o asociaciones que  las hayan diseñado y/o implementado.
  • Las experiencias deben tener dos años (como mínimo) o más  de estar siendo implementadas. Experiencias de menos de dos años serán descalificadas.
  • Pueden ser presentadas iniciativas diseñadas y ejecutadas en cualquier país de América Latina o el Caribe.
  • Las experiencias podrán ser presentadas en inglés, español, francés o portugués.
  • En la etapa de adjudicación del premio, la experiencia postulante deberá presentar una carta de parte del ministerio de salud del país para comprobar que trabaja articuladamente con el sector público de  salud.

Selección y Premiación

El Sexto Concurso de Buenas Prácticas se propone distinguir y promover las mejores experiencias que incorporen una perspectiva de igualdad de género en salud y/o equidad étnica en la organización de los  servicios de salud en América Latina y el Caribe.

El proceso de selección contempla la aplicación de los protocolos de evaluación existentes con la participación de un jurado calificador compuesto por un mínimo de 5 personas, entre las cuales se encuentra la Directora de la Organización Panamericana de la Salud.

Las experiencias serán premiadas con un certificado, con la publicación en inglés y en español y con $2,500 para invertir en el fortalecimiento de la experiencia. Asimismo, se entregarán $1,500 al PWR de la sede del país ganador  para gastos del evento de premiación. La Oficina de Género, Diversidad y Derechos Humanos brindará apoyo en este proceso e incluirá las publicaciones de las buenas prácticas en su base de datos.

Un(a) representante por cada experiencia ganadora será invitado(a) a la sede de la OPS para recibir el premio en un evento por la celebración del Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer el 28 de mayo del 2013.

Inscripción  

Haga clic aquí para inscribirse en línea.

Haga clic aquí para descargar el formulario de inscripción.

Información de contacto

www.paho.org/gdr/buenaspracticas

Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla


Conceptos de género y etnicidad

Equidad de género en salud: La equidad de género en salud se manifiesta en el empeño por eliminar entre mujeres y hombre toda desigualdad evitable, injusta y remediable, en diferentes poblaciones (indígenas, afro, migrantes y desplazados), en el estado de la salud, la atención de salud y la participación en el trabajo sanitario. 

Integración de la perspectiva de género: “La transversalización de la perspectiva de género es el proceso de evaluar las consecuencias que tiene para los hombres y las mujeres cualquier acción planeada, incluidas la legislación, las políticas y los programas, en cualquier sección y en todos los niveles. Es una estrategia para hacer de los problemas y las experiencias de las mujeres y los hombres, una dimensión integral en el diseño, la ejecución, la vigilancia y la evaluación de las políticas y programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales, de tal manera que no se perpetúe la desigualdad. El objetivo último es conseguir la igualdad de género”.  

Género sensitivo: Se refiere a un criterio clave que tiene en cuenta los determinantes de la salud y detecta las diferencias de salud de hombres y mujeres de distinta edad y diferente grupo de población. Toma en cuenta los resultados sanitarios influenciados por las normas, los roles y las relaciones de género, como la violencia basada en género. Capta los asuntos estructurales, los procesos o bien los resultados sanitarios que conducen a aumentar la igualdad de género y la equidad en salud. 

Género trasformativo: Las políticas o los programas transformadores de género incluyen acciones para transformar las normas, los roles y las relaciones de género perjudiciales. El objetivo de estas acciones es promover la igualdad de género.
Las políticas transformadoras de género tienen por objeto modificar las relaciones de poder actuales por medio de la participación activa y significativa de diferentes grupos de mujeres y los proveedores de salud.

Etnicidad: Hace alusión a un proceso de construcción de conciencia colectiva. Se construye a partir de compartir uno o más de los siguientes elementos: mitos ancestros, orígenes comunes, religión, territorio, memorias de un pasado colectivo, vestimenta, lenguaje inclusive rasgos físicos propios al fenotipo.

Interculturalidad: Trata del proceso social interactivo de reconocimiento y respeto por las diferencias entre culturas, en un espacio dado, imprescindible para construir una sociedad con justicia social, donde la salud sea considerada un derecho humano básico para el desarrollo humano.

La interculturalidad en salud: Se entiende como la capacidad de actuar entre conocimientos, creencias y prácticas culturales diferentes, con respecto a la salud, la enfermedad, la vida, la muerte y otros aspectos biológicos, sociales y relacionales, entendidos como la dimensión espiritual y cósmica de la salud. Es la forma de organizar los servicios para lograr el respeto a todas las culturas y alcanzar el reconocimiento de la diversidad cultural. 

Ganadores anteriores

Descargar hoja informativa sobre todas las experiencias ganadoras aquí.

2013

ECUADOR: “Mejorar las condiciones de vida y fortalecer la identidad de la población andina de Cotacachi, a través del fortalecimiento de las prácticas interculturales en salud ancestral”, Ministerio de Salud Pública del Ecuador - Hospital Asdrúbal de la Torre

Las tasas de muerte materna y neonatal son determinantes de la inequidad y mayor vulnerabilidad de la población indígena. Esta iniciativa busca fortalecer la identidad cultural de la población andina de Cotacachi. Capacitan y sensibilizan al personal de salud en relación al modelo salud intercultural, salud ancestral y parto culturalmente adecuado, e incluyen a prestadores de salud ancestral (parteras) en el sistema de salud formal.

ARGENTINA: “Mucho Más Que Dos”, Secretaría de Salud del Municipio de Florencio Varela, Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires

La normativa de prevención de la transmisión vertical del VIH, de oferta del testeo a toda mujer embarazada, ubicándola como responsable por la salud del hijo, favorece su acceso al diagnóstico temprano. Esta oportunidad no es ofrecida a varones, quienes registran mayor proporción de diagnósticos tardíos de VIH, exponiendo a la mujer a la infección durante la gesta y lactancia. Este programa propicia corresponsabilidad y participación de varones en asuntos de procreación y empoderamiento de mujeres, y mejorar el acceso de varones a promoción, prevención, diagnóstico y tratamiento oportuno de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

2012

BOLIVIA: “Audiencias Públicas Municipales de Salud”, DIMA-COMIBOL.

La experiencia tuvo como propósito asegurar la participación  de las mujeres en el proceso de rendición de cuentas en las Audiencias Municipales de Salud  en Colquechaca. Como resultado se han realizado audiencias públicas con una participación activa de las mujeres y es evidente la mejora  en la infraestructura, el equipo y en las actividades de prevención. Dicha experiencia ya busca ser implementada en otras comunidades.

PERÚ: “Participación de Mujeres y Hombres de Tutumbaru en la Vigilancia Comunal de la Salud Materna e Infantil. Ayacucho, Perú”, Management Sciences for Health.

En la comunidad de Tutumbaru, existía una escasa participación de las mujeres en la gestión de los problemas de salud ya que las decisiones eran tomadas únicamente por los hombres. La experiencia buscó y logró incrementar la participación de las mujeres en cargos de toma de decisiones y que los hombres se involucraran en aspectos de salud tradicionalmente asignados a las mujeres.

COLOMBIA: “Maternidad Segura en el Pacífico Caucano, Camino a un Parto Feliz”, OPS Colombia, Secretaría Departamental de Salud del Cauca, Secretarías Municipales de Salud de Guapi, López de Micay y Timbiqui, Empresas Sociales del Estado de Guapi y ESE Occidente, Red de Mujeres Matamba y Guasa y Grupo de Parteras del Pacifico Caucano.

La experiencia priorizó a los pueblos indígenas, afros y comunidades desplazadas del Pacífico caucano de Colombia.  Esta experiencia se propuso capacitar parteras para que pudieran identificar los factores de riesgo y los signos de alarma de las mujeres gestantes y  de los neonatos, lo que a su vez permitió disminuir las barreras de acceso a los servicios formales de salud. La capacitación se llevó a cabo por medio de materiales educativos con un enfoque de diversidad cultural y la experiencia ya ha sido replicada en otras comunidades.

URUGUAY: “Cambio en la Relación Sanitaria, el Modelo Uruguayo de Reducción de Riesgo y Daño del Aborto Inseguro”, Asociación Civil Iniciativas Sanitarias.

Esta experiencia se propuso implementar y monitorear una estrategia para la reducción de riesgos y daños a casusa del aborto inseguro por medio de la intervención articulada de profesionales de salud, equipo sanitario, usuarios (as) e instituciones prestadoras de servicios. El modelo desarrolló guías clínicas con información calificada y ética para que las mujeres pudieran tomar decisiones sobre la continuidad o interrupción del embarazo de manera libre, responsable y segura, asegurando atención integral post-aborto. Esta experiencia es adaptable en países con legislación restrictiva con respecto al aborto.

2011

ARGENTINA: "Promoción de la salud sexual y reproductiva y prevención del VIH en adolescentes y jóvenes viviendo en zonas marginales del Conurbano Bonaerense", Fundación Huésped.

Esta experiencia se propuso generar un programa integral que involucra activamente grupos clave de jóvenes, incluyendo aquellos en situación de pobreza, con VIH, indígenas y migrantes. La experiencia se basa en evidencias que demuestran las desigualdades entre hombres y mujeres, especialmente evidencias cualitativas. A partir de la transformación de prácticas y actitudes para ejercer el derecho a la salud sexual y reproductiva, la experiencia buscó mejorar la calidad de vida de hombres y mujeres. Como resultado se logró un incremento en el número de consultas, especialmente en varones, en el nivel de conocimiento y en el uso de preservativos. El proyecto tiene un efecto multiplicador evidente en la creación de la Red Jóvenes Latinoamerican@s Unid@s en respuesta al VIH compuesta por aproximadamente 100 organizaciones en 6 países de la región.

TRINIDAD Y TOBAGO: “Prevención en parejas discordantes heterosexuales VIH positivo”, Tobago Health Promotion Clinic con apoyo de la OPS.

Las parejas heterosexuales discordantes son un grupo en expansión con alto riesgo de contraer VIH. En el país no existían planes estratégicos dirigidos a cubrir sus necesidades en salud, particularmente, en cuanto a la prevención, así como también, a la salud sexual y reproductiva. En este contexto, esta experiencia se propuso apoyar a diversos grupos, incluyendo 100 parejas discordantes VIH positivo, para reducir el número de separaciones, el grado de violencia domestica relacionada con el estatus de VIH así como también a proveer capacitación en principios de resolución de conflicto.  La experiencia contribuyó a reducir la ansiedad relacionada con la divulgación del diagnóstico de VIH, específicamente cuándo éste se relaciona con el embarazo. De otro lado, esta experiencia logró expandirse a través del país para incluir madres VIH positivo, obtuvo la participación de médicos privados, la comunidad así como también de líderes religiosos.

2010

EL SALVADOR: “Empoderamiento de Mujeres, Individuos Familias y Comunidades para la reducción de la mortalidad materna y neonatal con participación de adolescentes y jóvenes”, Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y la OPS.

Se implementa en el Municipio de Nahuizalco a consecuencia de las grandes desigualdades en salud materna y neonatal en población adolescente. La experiencia busca promover la salud como un derecho en salud sexual y reproductiva a través de una planificación participativa que incluye desarrollo de capacidades para los usuarios del servicio de salud, mejoramiento de la calidad de los servicios de salud y trabajo intersectorial (organizaciones de la sociedad civil, municipalidades, organismos gubernamentales y no gubernamentales). Ha logrado la disminución de las tasas de mortalidad materna, el incremento de controles prenatales y partos institucionales, así como la disminución de mortalidad infantil.

ARGENTINA: “Reducción de riesgos y daños en salud sexual y reproductiva en el marco de la atención integral de adolescentes, con  igualdad de género y promoción de derechos”, Hospital General de Agudos Cosme Argerich y Fundación para la Salud Adolescente del 2000 (FUSA 2000).

Beneficia del 15 % de adolescentes migrantes, y adolescentes hombres y mujeres de Buenos Aires. El programa surgió por las altas cifras de embarazo adolescente, la escasa prevención en los temas de salud sexual y reproductiva, y las consultas por complicaciones de abortos inducidos. A través de talleres de sexualidad, género y derechos en las salas de espera se creó un espacio de consejería pre y postaborto. Los talleres abordan situaciones de la vida cotidiana de los adolescentes. Los resultados muestran el número de talleres ofrecidos, número de adolescentes (por género) que han participado, y el incremento de los adolescentes que buscan consejería, así como el descenso en las complicaciones relacionadas con el embarazo.

BRASIL: “Programas H y M: Involucrando a hombres jóvenes y empoderando a mujeres jóvenes en la promoción de la igualdad de género y salud”, Promundo.

Busca beneficiar a jóvenes de bajos recursos económicos de Río de Janeiro y comprometerlos en reflexiones críticas de las normas de género y su relación con su salud sexual y reproductiva, violencia de género y otros temas de salud. La experiencia hace uso de actividades educativas grupales para jóvenes y como refuerzo la transmisión de una radio novela que abordaba temas como el embarazo no planeado, el uso del condón y paternidad adolescentes. Estudios de evaluación de impacto muestran que luego de participar en el programa, los hombres jóvenes muestran una mayor aceptación del trabajo doméstico, mayores tasas de uso del condón y bajas tasas de violencia contra la mujer.

2009

BOLIVIA: “Atención primaria de salud con enfoque de género” (Servicios de Salud Estrella), Servicio Departamental de Salud La Paz - Ministerio de Salud y Deportes, y la Representación de OPS/OMS-BOL.

Este programa beneficia a mujeres migrantes, indígena aymara, en condiciones de pobreza, en sectores urbanos del Municipio de La Paz. La iniciativa surge ante la baja cobertura y participación de las mujeres en la atención y prevención de enfermedades dada la discriminación, el trato y las necesidades sentidas por ellas. A través de la coordinación con proveedores de los servicios de salud, y grupos de mujeres lograron transformar los servicios para ofrecer respuestas a las necesidades específicas de lo/as usuario/as con un enfoque intercultural y de esta forma aumentar las coberturas de atención, especialmente de parto.

BRASIL: “Empoderando familias para combatir la violencia doméstica”, Universidad Federal de Sao Carlos, Brasil, Unidad de Salud Escolar (USE), Laboratorio de Análisis de Prevención de Violencia (LAPREV).

Esta experiencia se desarrolló en la ciudad de Sao Carlos, y comenzó en las estaciones de policía. Posteriormente, pasó a ser parte del sistema de salud para abordar la atención y prevención de las altas tasas de violencia. El programa, que es una alianza entre la universidad y la municipalidad, trabajó con madres, padres, e hizo seguimiento a 800 beneficiarios para cambiar sus comportamientos violentos y la relación con sus hijos. Los resultados incluyen una disminución en las relaciones violentas y mejoras en la habilidad de los proveedores en detectar y abordar casos de violencia.

2008

BOLIVIA: “Construyendo puentes entre la comunidad y los servicios de salud con enfoque de género e intercultural”, Programa de Coordinación en Salud Integral –PROCOSI.

Con un énfasis en el empoderamiento de las mujeres, la participación comunitaria, y la perspectiva cultural y de género, esta buena práctica ha contribuido a reducir la mortalidad materna e infantil en Calamarca y Morochata. Las promotoras comunitarias y mujeres locales, aprendieran acerca de la salud reproductiva y sus derechos humanos y, por consiguiente, exigieron y consiguieron acceso a una mejor atención de salud. También consiguieron que participaran los hombres, las autoridades municipales y los proveedores de salud, generando de esa forma mayor apoyo y atención a sus derechos y demandas.

MEXICO: “Incorporación de la perspectiva de género en el programa nacional de prevención y control de diabetes mellitas”, Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaria de Salud de México

Esta buena práctica, que se implementó en todo el país, se enfocó en la diseminación de información de las mejores formas de manejar las diferencias en la conducta que adoptan, y los efectos que sufren los hombres y mujeres con diabetes. La iniciativa forma parte de la campaña nacional “Los hombres y las mujeres estamos tomando medidas”, que incluyó la diseminación de información específica para hombres y mujeres y para el personal de salud, a fin de mejorar la cobertura sanitaria de esta enfermedad.

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.