Skip to content



Santa Cruz, Bolivia, 21 de mayo de 2012 (OPS/OMS)- Dos expertos de laboratorio visitan el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales en Santa Cruz, Bolivia, con el objetivo de brindar cooperación técnica para el diagnóstico molecular para la Fiebre Hemorrágica Boliviana.

Esta misión, que se realiza entre el 21 y 25 de mayo, ha sido coordinada por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en colaboración con los socios de la Red Mundial de Alertas y Respuestas ante Brotes Epidémicos (GOARN es su sigla en inglés).

El equipo de expertos dará entrenamiento práctico en el desarrollo de técnicas moleculares (PCR es su sigla en inglés) para el diagnóstico de la fiebre hemorrágica boliviana, con el uso de reactivos con alta especificidad y sensibilidad que fueron diseñados en División Médica de la Universidad de Texas.

La fiebre hemorrágica boliviana, ocasionada por el virus Machupo, es una fiebre hemorrágica viral y una enfermedad infecciosa zoonótica de Bolivia. La infección viral tiene un comienzo lento, con fiebre, malestar, jaqueca y dolor muscular y articular. Al progresar, se detectan petequias en la parte superior del cuerpo, sangrados por la nariz y flemones. Su tasa de mortalidad se ubica entre el 5 y 30%. El vector es el Calomys callosus, un roedor nativo del norte del país, que expele el virus en sus excreciones por las cuales contagia a los humanos. También se puede transmitir entre personas.

No hay vacuna todavía contra esta enfermedad, por lo que el diagnóstico temprano es importante para iniciar los tratamientos adecuados, que consisten en el uso del antiviral ribavirina y en la administración de plasma inmune humano con anticuerpos neutralizantes del virus Machupo. Dos años atrás, un banco de plasma inmune fue creado en Bolivia con la colaboración técnica de la OPS y el centro colaborador de la OMS Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Dr. Julio I. Maiztegui.

El uso de técnicas de laboratorio con alta sensibilidad y especificidad, es una herramienta útil para reducir las tasas de mortalidad por esta enfermedad, porque aportan un diagnóstico diferencial durante los brotes, facilitan la administración temprana del plasma inmune humano y orientan la respuesta institucional necesaria.

En 2012 se han reportado alrededor de 45 casos sospechosos, dos de los cuales tenían confirmación del laboratorio. En mayo de este año se reportaron otros dos casos sospechosos, pero los resultados de laboratorio preliminares fueron negativos, pese al diagnóstico clínico. La enfermedad fue identificada por primera vez en 1959, durante un brote que afectó a comunidades aisladas en la zona oriental de Bolivia.

Última actualización el Viernes 25 de Mayo de 2012 11:28

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.