Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content

Destacados

Las noticias más recientes


OMS: Aunque la resistencia del VIH a los medicamentos está presente, puede ser manejada

Ginebra/Washington DC, 18 de julio de 2012- Un mayor uso del tratamiento para el VIH conocido como antirretrovirales (ARV) en países de bajos y medianos ingresos, ha resultado en resistencia a algunas formas de tratamiento, pero no al grado registrado cuando la medicación para VIH se introdujo por primera vez en los países de altos ingresos en los 1990, señala un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Alrededor de 8 millones de personas están tomando ahora ARV en países de bajos y medianos ingresos, en comparación con los 400.000 en 2003. Para 2010, el porcentaje de VIH resistente a los ARV entre las personas que iniciaban el tratamiento en las áreas encuestadas para este informe, se mantuvo en 6.8%. En un período similar de tiempo luego de introducir los ARV en países de altos ingresos, se reportaron porcentajes de resistencia a los medicamentos algo mayores, entre 8 y 14% según la región.

Un número de factores han ayudado a mantener bajos los niveles de resistencia a los medicamentos en países de bajos y medianos ingresos. Entre ellos figuran el buen gerenciamiento de programas y el uso de combinaciones de antirretrovirales más simples y efectivas que las introducidas originalmente en países de mayores ingresos durante la década de 1990.

“Regímenes más simples que usan combinaciones de dosis fijas han hecho mucho más fácil que las personas puedan adherir a los tratamientos antirretrovirales, lo que en años recientes ha limitado que se extienda la resistencia a los medicamentos. Esas son buenas noticias para la salud pública”, afirmó el doctor Gottfried Hirnschall, Director del Departamento de VIH de la OMS. “Nuestra tarea ahora es asegurar que la resistencia a los medicamentos se mantenga limitada y manejable”, añadió.

Si bien se espera que exista algún nivel de resistencia a los medicamentos para VIH debido a mutaciones naturales en el virus, la mayoría de los casos de resistencia a los medicamentos son causados por factores prevenibles, como las interrupciones de los tratamientos y pacientes que no toman correctamente su medicina.

“Necesitamos asegurarnos que las personas tomen los medicamentos correctos y que se mantengan dentro de su tratamiento. Esto incluye asegurarse que los medicamentos sean fácil de tomar, que el suministro sea fiable, y que los pacientes tengan un seguimiento cercano para identificar de manera temprana aquellos casos en los que el tratamiento está fallando”, explicó el doctor Joseph Perriens, del Departamento de VIH de la OMS.

Encuestas en 12 países de ingresos bajos y medianos mostraron que en muchos establecimientos de salud se pierde contacto con proporciones significativas (hasta un 38%) de quienes empiezan a tomar antirretrovirales. La pérdida de contacto supone una amenaza seria al control de la resistencia a la droga, en tanto la mayoría de estas personas interrumpen o paran por completo el tratamiento. Esto no sólo significa que tienen más probabilidades de enfermar, sino que además aumenta la posibilidad de que se genere resistencia a los medicamentos y de que el virus resistente se transmita a otros.

Las encuestas también destacaron la necesidad de una detección y una rutina de vigilancia más fuerte de la resistencia a los medicamentos para VIH en los países de bajos y medianos ingresos, de manera que se pueda alertar sobre patrones de resistencia a los medicamentos a quienes planifican los programas.

La OMS recomienda que cada clínica que provea tratamiento con antirretrovirales utilice una serie de “indicadores de alerta temprana” para identificar y enfrentar los factores que pudieran estar causando esta resistencia a los medicamentos. Esos indicadores son:

  • adherencia al tratamiento
  • el tipo de medicamentos utilizados
  • continuidad del suministro de medicamentos
  • en qué medida los pacientes siguen accediendo a los servicios

En los lugares donde se pueden realizar rutinariamente pruebas que miden la cantidad de virus en la sangre de los pacientes, la OMS también recomienda monitorear si la medicina está suprimiendo la cantidad de VIH a los 12 meses de iniciar el tratamiento, de manera de poder identificar si hay fallas en el tratamiento en una etapa temprana. Un aumento de la cantidad de virus en la sangre del paciente es un indicador de que este tratamiento está fallando.

Para apoyar estas recomendaciones, la OMS ha creado una red mundial de laboratorios de vigilancia y de instituciones colaboradoras, para monitorear la resistencia a los medicamentos para el VIH y para intercambiar información entre los programas de VIH y los socios técnicos. La Organización está también trabajando en mejorar la capacidad de los laboratorios en los países, para mejorar su habilidad para estudiar la composición genética del virus y si son resistentes a los medicamentos. Comprender los patrones genéticos de resistencia a los medicamentos ayuda a los trabajadores de la salud a dar opciones de tratamiento más efectivas y duraderas para sus pacientes.

El documento ‘The strategic use of antiretrovirals to help end the HIV epidemic’ está disponible en este enlace.
 
Por más información y para arreglar entrevistas, contactar:

  • (Washington DC) Sarah Russell, +41 79 598 6823, email: Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
  • (Geneva) Glenn Thomas, +41 79 509 0677, email: Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
 

Campañas

Visite el sitio

Cursos virtuales

Más cursos virtuales

Publicaciones

Portal de publicaciones

Más publicaciones

Oficinas de país

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.