Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content

Destacados

Las noticias más recientes


Expertos debaten sobre medidas estratégicas para controlar y prevenir la co-infección entre VIH y hepatitis viral

Washington, D.C., 21 de julio de 2012 (OPS/OMS)- En América Latina y el Caribe hay un conocimiento limitado sobre el alcance de la co-infección de hepatitis viral y VIH, pese a que tienen características epidemiológicas similares, por lo que es necesario aplicar medidas estratégicas para prevenir y control el problema, afirmaron ayer un grupo de expertos en el panel convocado por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en el marco de la XIX Conferencia Internacional sobre SIDA que se celebra en Washington, D.C.

La hepatitis es una inflamación del hígado. En conjunto, la hepatitis B y la C son la causa más común de cirrosis hepática y cáncer del hígado. La hepatitis víral en una persona con VIH progresa con más rapidez por el debilitamiento del sistema inmunitario, y le causa más trastornos hepáticos que en las personas sin VIH.

Entre las medidas estratégicas esenciales para prevenir y controlar los problemas asociados con la co-infección de VIH y Hepatitis, figuran: llamar la atención sobre la existencia del problema; promover sexo seguro y prácticas seguras para inyectarse; promover y aumentar a nivel universal la vacunación contra la hepatitis B (y A en las zonas endémicas donde la evidencia lo respalde); promover que se hagan pruebas entre las personas con VIH y entre las poblaciones de riesgo; revisar y fortalecer los lineamientos clínicos para el manejo de la co-infección de VIH y hepatitis viral; y promocionar la necesidad de integrar mejor la atención de la hepatitis viral con el programa de VIH.

“América Latina y el Caribe han hecho avances sustanciales en asegurar el tratamiento a personas con VIH”, destacó el Director Adjunto, doctor Jon Andrus, durante el evento. “En contraste, a la hepatitis viral se le ha dado mucha menor prominencia en la discusiones de salud pública, incluyendo debates sobre políticas, programas, campañas y conferencias”, añadió.

“El conocimiento público sobre la hepatitis viral parece ser limitado”, añadió el doctor Andrus. Destacó que el conocimiento público sobre la hepatitis viral parece ser limitado y muchos admiten no tener información sobre la eficiencia de la transmisión de los agentes de la hepatitis viral, los riesgos de co-infección, la disponibilidad de vacunas para prevenir la hepatitis A y B, y los costos elevados y la eficiencia limitada de los tratamientos para la hepatitis C.

En su exposición, el doctor Andrus destacó la sociedad entre la OPS y la Sociedad Canadiense para la Salud Internacional, por la cual se está lanzando una estrategia para la Hepatitis C en Colombia “que es un comienzo prometedor”.

A nivel mundial, se estima que 1 en 20 personas con VIH tienen hepatitis C (1 en 3 en Estados Unidos). A fines de 2011 se estimaba que 1,5 millones de personas en América Latina y el Caribe, vivían con VIH en la región.

En América Latina y el Caribe, se calcula que entre 7 y 9 millones de adultos tienen el virus de la hepatitis C y la tendencia va en aumento. La prevalencia de la hepatitis B en esta región está entre 2% y 4% dependiendo del país o la subregión.

OMS: prevenir hepatitis B y C en consumidores de drogas inyectables

En el marco de este evento, la OMS presentó una serie de orientaciones sobre cuatro medidas fundamentales que los países pueden adoptar para prevenir las hepatitis B y C en los consumidores de drogas inyectables. Se calcula que hay en el mundo unos 16 millones de consumidores de drogas inyectables, y 10 millones de ellos están infectados con el virus de la hepatitis C. Otros 1,2 millones lo están con el virus de la hepatitis B.

Estas medidas son: Poner en práctica y ampliar los programas, como la distribución de agujas y jeringas limpias y el tratamiento sustitutivo de la farmacodependencia: ofrecer a los consumidores de drogas inyectables el esquema rápido (tres semanas en vez de seis meses) de vacunación contra la hepatitis B; utilizar jeringas que retienen menos sangre después de ser utilizadas; e involucrar a quienes utilizan drogas en los programas de prevención de la hepatitis.

Galería de fotografías del evento

 
Subsidios
Portal de publicaciones

Oficinas de país

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.