Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content

Destacados

Las noticias más recientes


Expertos llaman a una mejor vigilancia del VIH en las Américas

Washington, D.C., 20 de noviembre de 2012 (OPS/OMS) — Expertos en VIH de América Latina y el Caribe han hecho una serie de recomendaciones para mejorar la respuesta de la región a esta epidemia, a través de mejoras en la vigilancia y el monitoreo, así como en el uso de la información que éstos generan.

Las recomendaciones se formularon después de la Consulta Regional para América Latina y el Caribe sobre información epidemiológica de la infección por el VIH que se realizó en la Ciudad de Panamá entre el 7 y 9 de noviembre, con expertos de 26 países y de organismos internacionales activos en la región. 

“La región de América Latina y el Caribe es una de las regiones del mundo, entre los países de medio y bajos ingresos, con mejores respuestas al VIH, en términos de cobertura de tratamiento antirretroviral y de prevención de la transmisión materno infantil”, expresó en su discurso de apertura el doctor Federico Hernández-Pimentel, Representante de la OPS/OMS en Panamá.

“Sin embargo –acotó el Dr. Hernández-Pimentel, en la Región se encuentran enormes desigualdades en el nivel de salud, en el acceso al tratamiento con antirretrovirales, en el diagnóstico oportuno, en la prevención y el control efectivo y eficaz de la transmisión, en la exposición a riesgos y, en general, el acceso a la asistencia sanitaria necesaria”.

“La vigilancia epidemiológica y el monitoreo de la respuesta del sector sanitario son elementos clave para encontrar respuestas a estos desafíos, al producir datos e información, para tomar decisiones de forma responsable y con base en la evidencia”, concluyó el doctor  Hernández-Pimentel.

Durante este encuentro, los participantes debatieron sobre áreas prioritarias de información epidemiológica en VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), e identificaron las acciones necesarias para cerrar las brechas de información en las mismas. Entre sus recomendaciones figuran:

  • La vigilancia de VIH debe estar basada en casos de infección por el VIH (en lugar de casos de sida) y se debe seguir la evolución de cada caso con el transcurso del tiempo (enfoque longitudinal).  
  • La definición estándar de un caso debe ser "cualquier diagnóstico nuevo de VIH independientemente de la etapa clínica e inmunológica".  
  • Los identificadores de casos únicos deben utilizarse para facilitar seguimiento y la integración longitudinal de la información de diferentes fuentes (servicios de salud, laboratorios, farmacias, estadísticas vitales).  
  • Deben establecerse medidas específicas para proteger la confidencialidad de los pacientes y la seguridad de los datos en los sistemas que usan registros basados en nombres.
  • Los datos deben recopilarse para un conjunto mínimo de variables estandarizadas, incluidos los comportamientos de riesgo y los factores (como comportamiento sexual, consumo de drogas inyectables y exposición a transfusión) y las variables inmunológicas y de tratamiento (como carga viral, recuento de células CD4 e iniciación del tratamiento antirretroviral).  
  • El financiamiento mundial y las organizaciones de cooperación técnica deben armonizar los indicadores que utilizan con el objetivo de reducir la carga de informar, facilitar la investigación y el análisis, y promover que se comparta la información y las experiencias en la vigilancia, la prevención y la atención del VIH.  
  • La vigilancia debe incluir una evaluación del acceso y la calidad de la atención a través del proceso continuo de la atención, que va desde el diagnóstico hasta la entrada en la atención y el tratamiento, la retención en recibir atención y tratamiento, y el control de carga viral.  
  • Se debe prestar especial atención a poblaciones claves como los hombres que tienen relaciones con hombres, los profesionales del sexo y los consumidores de drogas inyectables.  
  • La vigilancia de los niños expuestos debe fortalecerse mediante un mejor seguimiento de madre y lactantes en coordinación con los servicios de salud maternoinfantiles.  

 

Los participantes también llamaron a una capacitación ampliada y al desarrollo de recursos humanos en áreas como las referidas a cómo recolectar los datos sobre compartimientos de riesgo de una manera culturalmente apropiada y respetuosa, y el análisis estadístico y epidemiológico de los datos de vigilancia longitudinales sobre el VIH, entre otros. 

En América Latina y el Caribe cerca de 1,6 millones de personas tienen VIH, cifra que incluye alrededor de 96.000 nuevas infecciones registradas el año pasado, según ONUSIDA (datos de 2011).  En América Latina, la epidemia está más concentrada en hombres que tienen relaciones con hombres, mientras que en el Caribe, transmisión por relaciones heterosexuales es la ruta principal de la infección por el VIH. 

Ambas subregiones tienen tasas elevadas de cobertura con el tratamiento antirretroviral: unos 68% de las personas que necesitan este tratamiento en América Latina lo reciben, y en el Caribe, un 67%.  Las defunciones por VIH han descendido significativamente en ambas subregiones en los últimos años como resultado de amplió acceso al tratamiento con antirretrovirales.

Entre los participantes en la Consulta Regional para América Latina y el Caribe estuvieron funcionarios de salud a cargo de la vigilancia epidemiológica del VIH en los países que integran la OPS, así como también representantes de las agencias de Naciones Unidas involucradas en la lucha contra el VIH/sida (OPS/OMS, ONUSIDA, UNICEF, UNFPA), de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades` de los Estados Unidos (CDC), Foco-GIZ de Salud, la Organización de los Estados del Caribe Oriental (OECO), COMISCA, ORAS y organizaciones no gubernamentales. 

Este año, la OPS cumple 110 años y es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con todos los países del continente americano para mejorar la salud y la calidad de la vida de las personas de las Américas y actúa como la Oficina Regional para las Américas de la OMS.

 

Enlaces:



Contactos:
Leticia Linn, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Tel. + 202 974 3440, Móvil +1 202 701 4005, Donna Eberwine-Villagran, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Tel. +1 202 974 3122, Móvil  +1 202 316 5469, Sebastián Oliel, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Tel. +1 202 974 3459, Móvil: 202 316 5679, Gestión del Conocimiento y Comunicaciones, OPS/OMS – www.paho.org

 

Campañas

Visite el sitio

Cursos virtuales

Más cursos virtuales

Publicaciones

Portal de publicaciones

Más publicaciones

Oficinas de país

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.