Organización Panamericana de la Salud. México

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes

DECENIO DE ACCIÓN PARA LA SEGURIDAD VIAL 2011–2020 SALVEMOS MILLONES DE VIDAS

Segundo Encuentro Iberoamericano y del Caribe para la Seguridad Vial
Dr. Philippe Lamy, OPS/OMS

Los accidentes de tránsito son un grave problema de salud pública y un problema social de alta complejidad. Por ello, sus causas deben abordarse mediante un modelo integral que considere factores de tipo social, económico, político, cultural y tecnológico.

La interacción de estos factores son los que realmente determinan una mayor o menor exposición al riesgo de accidentes de tránsito.

Los accidentes de tránsito no son solamente producto de una interacción disfuncional entre vehículos, carreteras y personas, sino también producto de las disfunciones del sistema social.

La Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud, convocada por la Organización Mundial de la Salud, ha señalado que “las grandes desigualdades sanitarias entre los países están provocadas por una distribución desigual, a nivel mundial y nacional, del poder, los ingresos, los bienes y los servicios, y por las consiguientes desigualdades que afectan a las condiciones de vida de la población de forma inmediata y visible (acceso a atención sanitaria, escolarización, educación, condiciones de trabajo y tiempo libre, vivienda, comunidades, pueblos o ciudades) y a la posibilidad de tener una vida próspera. Esa distribución desigual no es, en ningún caso, un fenómeno «natural».

De forma tal que la posición social de un individuo, repercute en determinada exposición al riesgo (hablando de movilidad); y, por lo tanto, en cierta vulnerabilidad a una lesión, discapacidad o inclusive la muerte; lo que a su vez resulta en consecuencias sociales, como años de vida perdidos, costos económicos para la familia y la comunidad, y por supuesto dolor y sufrimiento.

Por lo anterior, resulta de suma importancia el abordar los accidentes de tránsito desde un enfoque de salud pública, incorporando a los determinantes sociales de la salud. En este contexto debemos sumar esfuerzos de manera intersectorial y con la participación activa de toda la sociedad.

Debemos considerar reformas que busquen la protección de los usuarios más vulnerables y castigue a los infractores, y promover paralelamente sistemas de salud de calidad, con cobertura universal, que garanticen una buena atención pre¬hospitalaria, hospitalaria y de rehabilitación.

Cuál es la situación que debemos enfrentar?

•    Todos los años, los accidentes de tránsito cobran casi 1,3 millones de vidas y provocan traumatismos de 20 a 50 millones de personas más. . En la Región de las Américas, cada año 500 millones de personas quedan severamente lesionadas y mueren cerca de 150,000 personas.

•    Los accidentes de tránsito se han convertido en la principal causa de defunción entre los jóvenes de 15 a 29 años de edad.

•    Más del 90% de las defunciones y traumatismos causados por el tránsito ocurren en países de ingresos bajos y medianos, donde circulan sólo el 48% de los vehículos matriculados a nivel mundial.

•    Cerca de la mitad (46%) de las víctimas mortales que se cobran las vías de tránsito de todo el mundo se encuentran entre los usuarios más vulnerables de la red viaria: peatones, ciclistas y motociclistas.

•    Además del dolor y el sufrimiento que acarrean, los accidentes de tránsito provocan enormes pérdidas económicas para las víctimas, sus familias y el conjunto de las naciones: en gran parte de los países representan del 1% al 3% del producto nacional bruto.

•    Se prevé que, si no se adoptan medidas, para 2020 los accidentes de tránsito anualmente causarán la muerte de cerca de 1,9 millones de personas.

•    Sólo el 15% de los países tienen una legislación amplia que se ocupe de cinco riesgos fundamentales: el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol y la no utilización del casco, el cinturón de seguridad y los sistemas de retención para niños. . En 2030, las lesiones causadas por accidentes de tránsito podrían constituir la quinta causa de muertes.

 

Ante este escenario, todos debemos actuar, urgentemente y con determinación!

La Primera Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial, realizada en Moscú en noviembre de 2009, contribuyó a trazar el camino.

En marzo de 2010 gobiernos de todo el mundo adoptaron la decisión histórica de potenciar sus acciones de manera conjunta para afrontar la crisis de seguridad vial, mediante una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas que proclama la celebración del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020.

En base a esta Resolución, se ha elaborado un Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011–2020 para orientar los esfuerzos a nivel local y nacional.

Si este Plan se aplica con éxito, se podría alcanzar el objetivo establecido en el marco del Decenio de estabilizar y, posteriormente, reducir las cifras previstas de víctimas mortales en accidentes de tránsito en todo el mundo. Asimismo, si se logra esta ambiciosa meta, en total se podrían salvar 5 millones de vidas, evitar 50 millones de traumatismos graves y ahorrar US$5 billones durante todo el Decenio.

Existen pruebas sólidas sobre cuáles son las medidas eficaces para prevenir las defunciones y los traumatismos causados por el tránsito. Así, el Plan Mundial se basa en las mejores evidencias sobre las medidas que funcionan en las experiencias exitosas en diversos países.

El Plan está centrado en actividades que pueden realizarse a escala nacional o local, aunque también incluye algunas de dimensión internacional. Esas actividades se dividen en cinco categorías:

  1. mejor gestión de la seguridad vial mediante una serie de mecanismos multisectoriales;

  2. evaluación de la infraestructura viaria y mejora de su trazado;

  3. vehículos más seguros;

  4. cambio de comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito;

  5. y mejora de los servicios de atención de emergencia y rehabilitación.

El Plan sirve de guía a los gobiernos para definir sus propios planes y objetivos en función de las prioridades y metas que su país tenga marcadas como parte del Decenio. Las organizaciones no gubernamentales y el sector privado deben trabajar ahora para definir como contribuirán a la aplicación del Plan Mundial.

En cuanto a la dimensión internacional, el Plan prevé la coordinación de varias actividades, tales como:

-incrementar la financiación mundial destinada a la seguridad vial;

-promover la seguridad vial al más alto nivel;

-mejorar el nivel de conciencia y conocimiento de los factores de riesgo y las medidas preventivas; ¬orientar a los países para que refuercen los sistemas de gestión de la seguridad vial y apliquen prácticas adecuadas en materia de seguridad vial y atención traumatológica;

-y mejorar la calidad de los datos sobre seguridad vial.

La Asamblea General, en su resolución 64/255, también invitó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a las comisiones regionales de las Naciones Unidas a que coordinaran el seguimiento periódico de los progresos hacia el cumplimiento de los objetivos fijados en el Plan de Acción. Está previsto seguir de cerca esa evolución mediante diversos procesos, recurriendo en particular a los datos de ulteriores informes sobre la situación mundial y de un examen a mitad de periodo.

Coordinación de los esfuerzos mundiales

La OMS, en colaboración con las comisiones regionales de las Naciones Unidas, se encarga de coordinar la seguridad vial en el sistema de las Naciones Unidas. A este respecto, la OMS actúa como Secretaría para el Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial, una red formada por 60 gobiernos, organismos de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales, fundaciones y empresas privadas. A lo largo del Decenio, el Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial tendrá un papel decisivo en la orientación de los esfuerzos mundiales y seguirá, como ha hecho desde 2004, su labor con miras a abogar por la seguridad vial en las máximas instancias políticas; recopilar y difundir buenas prácticas de prevención; compartir información con el público relativa a los riesgos y las medidas para mitigarlos; y poner de relieve la necesidad de aumentar la financiación. El Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial coordinará y planificará los actos principales más destacados del Decenio.

Seguimiento de los avances a través de los informes de la situación mundial

Si bien el Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial se hará cargo de evaluar las repercusiones generales del Decenio, con sus informes de la situación, la OMS facilitará uno de los instrumentos para llevar a cabo dicha evaluación. El Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial, publicado en 2009, proporcionó la primera evaluación completa sobre la situación de la seguridad vial a nivel mundial. Con datos procedentes de 178 Estados Miembros, el informe sigue siendo un documento de referencia para las instancias normativas, los profesionales sanitarios y los medios de comunicación y, en muchos países, actúa como catalizador del cambio. Estos informes de la situación reúnen información sobre el número de fallecidos y las tasas de letalidad; la existencia de estrategias y metas nacionales; la legislación y el cumplimiento de las leyes con respecto a ciertos riesgos clave; y la situación actual de la atención tras el accidente. El próximo Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial, que se publicará en 2012, servirá de referencia para supervisar las actividades relacionadas con el Decenio y, posteriormente, se publicarán informes cada dos años.

Apoyo a los programas de seguridad vial en los países

En 2010, la OMS y otros cinco asociados del consorcio recibieron apoyo financiero de Bloomberg Philanthropies para seguir con sus actividades de mejora de la seguridad vial en diez países. Conocida como el Proyecto para la seguridad vial en 10 países (RS10, por sus siglas en inglés), esta iniciativa presta apoyo a los gobiernos del Brasil, Camboya, China, Egipto, la Federación de Rusia, la India, Kenia, México, Turquía y Vietnam. En todos los países, el Proyecto RS10 se centra en determinados riesgos clave relacionados con los accidentes de tránsito. Por ejemplo, el punto de interés en Kenia son el uso del casco y el exceso de velocidad; mientras que en México son el uso de los cinturones de seguridad y la conducción bajo los efectos del alcohol y en la Federación Rusia hacen hincapié en los cinturones de seguridad y el exceso de velocidad. Las actividades se centran en fortalecer la legislación y el cumplimento de las normas, así como en educar al público a través de campañas de mercadotecnia social. La OMS también apoya los esfuerzos realizados en materia de seguridad vial en otros países como Malawi y Mozambique para mejorar la seguridad en las cercanías de las escuelas. Durante el Decenio, la OMS seguirá respaldando estas y otras iniciativas nacionales sobre seguridad vial que conduzcan a programas gubernamentales sostenibles.

Ayuda para la mejora de los servicios de emergencia

Otra contribución importante al Decenio será el apoyo de la OMS a proyectos piloto destinados a mejorar los servicios de emergencia en la India y en Kenia. Además, la OMS está trabajando con diversos asociados para crear una Alianza Mundial para la Atención de los Heridos. Los asociados que forman parte de esta nueva red han tenido un papel decisivo en la producción de muchas de las guías publicadas por la OMS y otros de los asociados durante los últimos años.

Creación de capacidad

Con diferentes iniciativas sobre seguridad vial, la OMS apoyará las actividades de creación de capacidad para que el personal de la Organización y de sus asociados pueda diseñar, aplicar y evaluar los programas de seguridad vial. Como parte de estas actividades más amplias para la creación de capacidad, los médicos reciben formación a fin de preparar los certificados de defunción con mayor exactitud, los periodistas aprenden a mejorar la manera de informar sobre los accidentes de tránsito y el personal de las organizaciones no gubernamentales recibe preparación para fortalecer su colaboración con los medios. La seguridad vial también es un elemento importante del plan de estudios TEACH¬VIP y el programa MENTOR¬VIP, dos actividades de creación de capacidad dirigidas por la OMS.

Apoyo a las organizaciones no gubernamentales

Durante los últimos años, la OMS ha ido reconociendo cada vez más el valor de las organizaciones no gubernamentales, es especial en el ámbito de la sensibilización. Estos grupos son fundamentales para aumentar la voluntad política y lograr que la demanda por unas vías de tránsito más seguras venga del público en general. A lo largo del Decenio, la OMS apoyará un enfoque estratégico en el que esos grupos se harán cargo de la sensibilización. Asimismo, respaldará el establecimiento de una red mundial de organizaciones no gubernamentales que sea más oficial con el fin de apoyar la aplicación del Plan Mundial.

¿Qué podemos hacer todos nosotros?

El Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011–2020 es el Decenio de todos. Todos estamos interesados en asegurar que la visión del Decenio se convierta en una realidad. A continuación, proponemos algunas ideas.

Instancias normativas:

  • poner en marcha un plan nacional o local en consonancia con el Plan Mundial;
  • promulgar nuevas leyes o mejorar el cumplimiento de la legislación existente;
  • garantizar fondos para respaldar el plan nacional.

Organizaciones no gubernamentales:

  • crear instrumentos de sensibilización;
  • organizar actos públicos destacados;
  • contribuir en la creación o modificación de la legislación.

Empresas privadas:

  • publicar normas de seguridad aplicables al propio parque de vehículos;
  • apoyar campañas en las comunidades en las que la empresa opera;
  • contribuir económicamente al Fondo para la Seguridad Vial.

Jóvenes:

  • actuar como «embajadores» para la seguridad vial;
  • unirse a una asamblea de la juventud;
  • velar por la seguridad en las cercanías de las escuelas.
  • compartir las historias y explicar las consecuencias de los accidentes de tránsito;
  • celebrar un acto en el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de los Accidentes de Tránsito;
  • apoyar a las organizaciones no gubernamentales.

Medios de comunicación:

  • comprometerse a publicar noticias y reportajes sobre la seguridad vial;
  • informar con responsabilidad sobre los accidentes de tránsito, empleando las noticias sobre los accidentes como una oportunidad para tratar cuestiones sobre prevención;
  • actuar como conducto para las campañas de mercadotecnia social y de los medios de comunicación.

La Organización Mundial de la Salud está determinada en seguir colaborando con los países, como lo ha hecho ya desde varios años: Día Mundial de la Salud, Informe Mundial de la Salud, guías técnicas, abogacía, coordinación intersectorial, entre otros.

Con determinación y con urgencia, todos somos responsables del éxito del Decenio que inició oficialmente ayer 11 de mayo.

Debemos actuar juntos. Entre todos podemos salvar millones de vida.

Muchas gracias!

 
Campus Virtual de Salud Pública
Biblioteca Virtual en Salud
PALTEX Mexico
Linkedin
RSS Feed

 

 

Redes sociales OPS/OMS México:

Horacio No. 1855, Piso 3, Oficina 305, Colonia Los Morales Polanco, México, D.F. 11510, México
Edificio "Torre Prisma" - Periférico esq. Horacio
Tel.: +52 55 5980-0880  Fax: +52 55 5395-5681
    http://www.paho.org/mex     email e-mail@mex.ops-oms.org