Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes


Detección del cáncer de mama en las Naciones Originarias de Manitoba (Canadá)

Cómo mejorar el acceso equitativo a los exámenes de detección del cáncer de mama para las Naciones Originarias de Canadá

Imagine que usted es una mujer que vive en la provincia canadiense de Manitoba como parte de la población indígena de las Naciones Originarias. Dado que vive en el área rural del norte, tiene que recorrer largas distancias para acceder a algunos servicios médicos. Los costos de viajar en el norte son muy altos. Existen beneficios conocidos de los exámenes de detección del cáncer de mama. Sin embargo, dados sus obstáculos socioeconómicos, ¿cómo y cuándo podría encontrar el momento para realizarse un examen de detección de cáncer de mama?

¿Cuál es el problema? Cáncer de mama en las Naciones Originarias de Canadá

 

Dentro de Manitoba, sigue habiendo una importante población indígena en la parte norte de la provincia. En 1996, 128.910 aborígenes vivían en Manitoba, lo cual representa un 11,7% de la población total de Manitoba. La proporción de aborígenes de la población ha aumentado rápidamente durante los últimos 20 años.(1) El cáncer de mama es el cáncer diagnosticado con más frecuencia entre las mujeres de Manitoba y la segunda causa más frecuente de las muertes relacionadas con el cáncer entre las mujeres. De 1995 a 2004, la incidencia del cáncer entre las mujeres de las Naciones Originarias se duplicó de 178/100.000 a 391/100.000. Durante el mismo período, la incidencia del cáncer entre las mujeres que no forman parte de las Naciones Originarias aumentó en sólo el 1,5%.(2)

 

Investigación para la práctica: método innovador de detección del cáncer de mama, hacerlo móvil

 

Manitoba tiene un programa de detección del cáncer de mama financiado por fondos públicos que funciona en cuatro localidades. La detección del cáncer de mama a través de una mamografía, una radiografía especializada de las mamas, es una manera de detectar el cáncer. El acceso a los exámenes de detección del cáncer de mama desempeña un papel fundamental en la detección y el tratamiento oportunos de los distintos tipos de cáncer en la mujer. 

 

La expansión de la detección del cáncer de mama a las Naciones Originarias de Canadá, específicamente a las mujeres aborígenes de la región “de difícil acceso” de Manitoba, y su adaptación al contexto cultural es un ejemplo de cómo la inversión en investigación para la salud puede servir para promover la equidad sanitaria en relación con el género, el grupo étnico y la situación socioeconómica. Se han creado unidades de detección móviles para llegar a las mujeres que viven fuera de las cuatro localidades comprendidas en el programa de detección. Hasta la fecha, los programas de detección móviles funcionan en más de 80 comunidades rurales y del norte cada año y en 10 ubicaciones de la ciudad de Winnipeg.

 

Este ejemplo deja en claro que para alcanzar la equidad sanitaria, el acceso a los productos de investigación, como las tecnologías de detección del cáncer, debe tener en cuenta los factores determinantes sociales de la salud. Las iniciativas de extensión deben ser culturalmente adecuadas, como se muestra en el ejemplo de la Estrategia contra el Cáncer entre los Aborígenes.3 Los principios rectores incluyen un enfoque físico, mental, emocional y espiritual de la salud en conjunción con un enfoque integrado que le permite expresarse a la comunidad.

 

El paso siguiente: mejorar el acceso a los exámenes de detección del cáncer de mama promoviendo la innovación

 

A pesar del programa de detección universal, el acceso continúa siendo un desafío. Por ejemplo, las unidades móviles tienen horarios rígidos, lo que hace difícil cambiar las fechas cuando el mal tiempo o una falla del equipo interrumpen los horarios y no siempre se pueden ajustar los cambios. Es posible que la unidad móvil no regrese hasta dentro de uno o dos años, lo que provoca una gran variabilidad en el uso de mamografías entre las mujeres elegibles de Manitoba. En el período de dos años comprendido entre el 1º de abril de 2003 y el 31 de marzo de 2004, sólo el 60% de las mujeres de 50 a 69 años se realizaron una mamografía de detección. Las mujeres de la zona rural del sur tenían más probabilidades (63%) y las mujeres del norte tenían menos probabilidades (53%) de haberse realizado una mamografía. De hecho, todas las Autoridades Sanitarias Regionales del área rural del sur registraron tasas de participación más altas en el programa de detección del cáncer de mama que Winnipeg (59%).(4)

 

Estas diferencias en las tasas de participación pueden indicar que la detección del cáncer de mama está relacionada con los ingresos. Los empleos, los hijos, los altos gastos de traslado y los tiempos de traslado prolongados debido a una infraestructura inadecuada hacen difícil el desplazamiento de las mujeres norteñas, en especial de las comunidades aisladas del norte. De esa manera, incluso llegar hasta una unidad de detección móvil se percibe como un obstáculo para algunas mujeres. Además, sus necesidades inmediatas, tales como el pan de cada día y la vivienda, así como los problemas socioeconómicos y de salud contrapuestos, a menudo se consideran más importantes. Por otro lado, algunas mujeres tienen familiares con cáncer de mama. Ese sesgo a veces da lugar a una mejor predisposición hacia los exámenes de detección del cáncer, pero a veces también lleva a la aversión a causa del miedo.

 

Está en manos de los trabajadores de la salud comunitarios aumentar la concienciación. El desafío de la investigación consiste en encontrar maneras de expandir el acceso equitativo a los exámenes de detección del cáncer de mama para todas las mujeres indígenas de las áreas rurales del norte. Esto puede lograrse aumentando el equilibrio favorable entre los beneficios y los riesgos de los exámenes de detección y buscando maneras de hacer que las unidades sean más móviles y más flexibles. Si analizamos el futuro, las nuevas tecnologías, como las mamografías digitalizadas más compactas o las pruebas de sangre para detectar células cancerígenas, deberían estar en el centro del debate.

 

 

Para obtener más información:

Notas al pie:

1. Provincia de Manitoba, datos demográficos.

2. Cancer Care Manitoba. 2007. Custom Tabulation (Tabulaciones Personalizadas), en: OPS; A gender and ethnicity analysis of cancer: Cancer in Manitoba, Canada (Un análisis del género y la etnicidad del cáncer: cáncer en Manitoba, Canadá), p. 6.

3. Ontario. Aboriginal Cancer Strategy. Honouring the Aboriginal Path to Well-being (Estrategia contra el Cáncer en los Aborígenes. Honrando el camino de los aborígenes hacia el bienestar).

4. Fransoo R, Martens P, Burland E. 2005. Sex differences in health status, health care use, and quality of care: A Population-Based analysis for Manitoba’s Regional Health Authorities (Diferencias de sexo en el estado de salud, el uso de la atención médica y la calidad de la atención: un análisis basado en la población para las Autoridades Sanitarias Regionales de Manitoba). Winnipeg: Centro de Políticas Sanitarias de Manitoba. 435 p, en: OPS; A gender and ethnicity analysis of cancer: Cancer in Manitoba, Canada (Un análisis del género y la etnicidad del cáncer: cáncer en Manitoba, Canadá), p. 16.

 
Fundación de la OPS
Portal de publicaciones

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.