Skip to content



Guatemala, 3 de junio de 2010 (OPS) - A cuatro días del paso de la tormenta Agatha y las secuelas de la erupción del volcán Pacaya en Guatemala, los equipos de evaluación y respuesta sanitaria, han logrado llegar a las áreas afectadas  para hacer un recuento de los daños y dar atención inmediata a la población damnificada. La evaluación de esta emergencia permitirá desarrollar un sistema de cooperación rápida y eficiente al país.

Situación en San Lucas TolimanLos últimos reportes del Ministerio  de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) y de la Secretaría de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) destacan 156 personas fallecidas, 100 personas desaparecidas, 55,614 damnificados, 76,391 personas ubicadas en 386 albergues, y 135,394 personas evacuadas. El Gobierno de Guatemala ha decretado Estado de Calamidad Pública para atender a la población inmediatamente.

Las inundaciones, deslaves y desbordamientos de ríos, tras la lluvia desatada por Agatha ha dejado secuelas en cientos de familias guatemaltecas que han perdido familiares, pero también ha dejado serios daños en la agricultura, en la red de comunicaciones y de la  infraestructura pública. De esa cuenta, también se han dañado instalaciones de salud, servicios de la red de frío (que permite la preservación de las vacunas) y hay limitado acceso a los medicamentos.

Los desastres naturales como Agatha o la erupción del volcán, tienen un impacto en la salud de la población ya que pueden darse brotes de enfermedades a causa del hacinamiento y la falta de agua y saneamiento. La Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS y el Ministerio de Salud Pública trabajan con los socios del sector, nacionales e internacionales, en un cluster de salud para detallar las informaciones en salud, con atención de emergencia de las personas damnificadas en prevención y tratamiento de enfermedades, salud mental y cloración de las aguas para consumo humano.

La primera causa de enfermedad en estos días es dada por las infecciones respiratorias agudas, las cuales podrían aumentar por la humedad y el hacinamiento, seguidas por afecciones musculares y traumatismos, las diarreas y otras afecciones intestinales, transmitidas por la contaminación del agua y los alimentos, las cefaleas post-traumáticas y las micosis.

En dos o tres semanas podrían elevarse los casos de dengue, enfermedad que el mes de mayo pasado ya registró un  preocupante incremento tres veces mayor a los casos  detectados en el mismo período de 2009. Los departamentos que registran más casos de dengue son: Guatemala, Escuintla, Huehuetenango, Izabal, Jutiapa, Quetzaltenango, Santa Rosa y Zacapa.

El impacto de esta sucesión de calamidades pone a dura prueba la resiliencia de los sistemas nacionales de respuesta y es altamente probable que, si no es manejada con urgencia, pueda incrementar el número de familia en inseguridad alimentaria y  aumento del número de niños en situación de desnutrición que ascendía, según valoración efectuada por la Red Humanitaria en 136 mil familias de 9 departamentos.

Otra de las prioridades es la atención en salud mental de las familias afectadas por el trauma de la experiencia de haber vivido el paso de la tormenta, así como la pérdida de sus familiares y sus viviendas.

La Organización Panamericana de la Salud está apoyando al Ministerio de Salud en la labor de coordinación de la ayuda internacional en salud. A la fecha se han obtenido fondos para que la Organización pueda utilizarlos inmediatamente, estos fondos son de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)  y servirán para la compra de insumos y movilización de personal.

El Gobierno de Guatemala ha activado el Centro de Coordinación de Asistencia Humanitaria (CCAH) con la apertura de centros de acopio para la captación y distribución de asistencia humanitaria, ha rehabilitado carreteras y puentes dañados, ha continuado con las tareas de búsqueda y rescate en las zonas afectadas, y ha coordinado con la Red Humanitaria del Sistema de Naciones Unidas.

"La red de cooperantes internacionales en salud nota con satisfacción la capacidad de evaluación de los daños manejada por el Gobierno el cual sigue en su tarea de atender la crisis al mismo tiempo, detallando el tipo de ayuda externa que requiere para complementar sus esfuerzos. En salud, se pretende lograr la movilización de fondos especialmente para la población afectada y los desplazados a los albergues. Entre los resultados de la atención humanitaria se contemplan una información de calidad sobre el riesgo y ocurrencia de brotes, la compra de medicamentos e insumos, reparaciones para reforzar la cadena de frío para las vacunas; atención al dengue; salud mental post-traumática y control del agua", manifestó Pier Paolo Balladelli, Representante de la Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS en Guatemala.

Esta mañana con apoyo de Suecia, el Ministerio de Salud Pública organizó y activó la red de cooperantes en salud sectorial de salud con presencia de organizaciones del Sistema de Naciones Unidas y ONG de salud que apoyan al país. Se ha trabajado en estos tres días pasados con 22 brigadas multidisciplinarias que se han movilizado al terreno y cinco brigadas de asistencia médica desplazada a los albergues, además se  mantiene  campaña permanente para la eliminación de criaderos y de medidas higiénicas; y trabaja en el desarrollo del Plan Nacional de Emergencia en Agua y Saneamiento.

Más información sobre la emergencia:


Más información: Conié Reynoso, Comunicadora Social OPS/OMS Guatemala, teléfono: 23322032-57096640.
 

Last Updated on Friday, 04 June 2010 02:52

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.