Skip to content

III JORNADAS NACIONALES DE EPIDEMIOLOGÍA

Imprimir Correo electrónico

18 de febrero de 2005
Discurso del Dr. Manuel Peña, Representante OPS/OMS

III Jornadas Nacionales de Epidemiología - Visión de la Organización Panamericana de la Salud para la epidemiología del siglo XXI

Dr. José del Carmen Sara, Vice Ministro de Salud, Dr. Jorge Alarcón Villaverde Presidente del Comité Organizador, por la Facultad de Medicina de la UNMSM, Dra. Patricia García Guerra, Decano de la Facultad de Salud Pública. UPCH, Dr. Ulises Núñez Chávez, Decano de la Facultad de Medicina de la UNMSM, Dr. Jaime Chang, Sociedad Peruana de Epidemiología, Dra. Gladys Ramírez Prada, Directora (e) de la Oficina General de Epidemiología del Ministerio de Salud.

En primer lugar quiero felicitar al comité organizador de estas iii jornadas nacionales de epidemiología por el esfuerzo realizado y manifestar nuestra complacencia por haber sido considerados en el mismo, para compartir experiencias y vivencias de esta disciplina esencial de la salud pública.

Para compartir la visión que la organización tiene de la epidemiología para este nuevo milenio voy a estructurar mi exposición en 4 aspectos:

 

1. La transformación del contexto: la globalización

2. La globalización y la práctica epidemiológica

3. Desafíos para la vigencia y relevancia de la epidemiología

4. Un nuevo compromiso de la epidemiología con las poblaciones de las Américas

 

1.- La transformación del contexto: La globalización

 

Es ampliamente reconocido que hay dos tendencias fundamentales de la globalización: democratización y descentralización del poder, de la información, de la tecnología y del conocimiento. Ya hoy en día, particularmente en américa latina e irremediablemente en el perú, no es posible pensar en el diseño de políticas públicas, cualquiera fuere su ámbito, sin democracia y sin descentralización.

 

Este proceso de globalización ya tiene, pero en los próximos años serán aún mas profundas las implicaciones de orden político, económico y social, incluyendo - obviamente- los posibles efectos perversos. Se habrán acentuado cambios en la interrelación entre los países, en particular, mayor interdependencia e internacionalización y mayor demanda por la construcción de ciudadanía, la participación social y el empoderamiento de la comunidad.

 

2.-La globalización y la práctica epidemiológica

 

En este contexto, países, instituciones e individuos se ven desafiados por la necesidad de posicionarse en el escenario globalizado y en términos prácticos su adaptación a este nuevo escenario es lo que se ha denominado “reforma”.

La reforma impone una demanda creciente en explicitar la racionalidad de las decisiones y no exclusivamente las decisiones. Ya no es sólo hacer números, construir indicadores, mostrar perfiles epidemiológicas o hacer análisis de la situación de salud, ahora es necesario evidenciar en la práctica esa situación, analizar, enmarcar, colocar la situación en el contexto político, económico y social; caso contrario no habrá decisiones basadas en la epidemiología. El rol básico de la epidemiología es introducir mayor racionalidad en los procesos de decisión en salud pública.

 

3.- Desafíos para la vigencia y relevancia de la epidemiología

 

La dra. Mirta roses, directora de nuestra organización, ha identificado 6 desafíos para que la epidemiología tenga vigencia y relevancia en el nuevo milenio:

 

I. Reconocer más estratégicamente el contexto dinámico en el que operan los procesos de reforma.

 

II. Replantear el paradigma epidemiológico y, con ello, redefinir lo que se califica como práctica racional de la salud pública.

 

III. Mejorar la información cuantitativa.

 

IV. Fortalecer la capacidad analítica.

 

V. Desarrollar la capacidad propositiva.

 

VI. Renovar el compromiso con la población y su salud

 

4.- De un nuevo compromiso de la epidemiología con las poblaciones de

América

 

Si bien se reconocen las ganancias en salud en los 48 países y territorios de las américas, ocurridas desde la implantación de la atención primaria de salud hace más de dos décadas, aún hay por cerrar algunas brechas. Algunas enfermedades se han controlado o erradicado, pero nuevos problemas de salud han surgido también, como los relacionados con los nuevos estilos de vida, tal como la obesidad y sus co-morbilidades, o los característicos de los grupos de población de mayor edad, asociados al envejecimiento de la población de la región.

 

Estos problemas no se resolverán con viejos enfoques y paradigmas basados en la investigación de brotes, en la notificación de enfermedades transmisibles o en el abordaje del problema a partir de enfermedades no transmisibles.

 

El paradigma epidemiológico dominante define conceptos de salud y práctica racional de salud pública prevalentes por lo que hay que acelerar la transición desde antiguos paradigmas (miasmático, microbiano, de factores de riesgo) hacia cambios en la definición de políticas de salud y prioridades de investigación.

A partir del modelo de campos de la salud descritos por lalonde en 1974, hoy se identifica el nuevo paradigma ecoepidemiológico, que expresa una visión holística de la salud pública y explicita la interdependencia de los múltiples niveles de organización: el individuo con su contexto biológico, físico, social, económico, histórico, ambiental y político.

 

Los factores determinantes de la salud y enfermedad en la población ocurren en todos los niveles de organización, desde el nivel molecular hasta el macropolítico y por eso la epidemiología se encuentra en franca expansión en los dos ‘polos extremos’ del modelo: 

  • En determinantes proximales o micro: la epidemiología molecular y el genoma humano.
  •  
  • En determinantes distales o macro: la epidemiología social y la fragmentación y exclusión sociales. 

Esto ha llevado a una redefinición de las políticas de la organización y entre las nuevas prioridades y estrategias de OPS, se ha establecido trabajar con mayor énfasis en los países que se encuentran con desventajas en salud respecto al resto de la región.

 

El propósito de esta focalización es permitir mayor efectividad y coordinación en las acciones de apoyo al desarrollo, rumbo al logro de las objetivos y metas de desarrollo del milenio -adoptadas por los países en la asamblea general de naciones unidas-, y de cooperación técnica en salud pública, y es así que los epidemiólogos de las Américas y en las américas se enfrentan a un triple e ineludible compromiso:

 

• Resolver la agenda inconclusa: salud infantil y materna; desnutrición tuberculosis, malaria, dengue, bartonelosis entre otras

• Sostener los progresos y ganancias en salud alcanzados: como excelente ejemplo: las enfermedades prevenibles con vacunación,

• Enfrentar la nueva agenda: en el escenario globalizado, con polarización epidemiológica y en una población que crece, se urbaniza, empobrece y envejece:

• Alcanzar las metas de desarrollo del milenio

• Renovar la atención primaria de salud

• Extender la protección social en salud

• Buscar la equidad en salud

 

Muchas gracias,

Última actualización el Jueves 01 de Octubre de 2009 12:55

Representación OPS/OMS en Perú
Los Pinos 251 Urb. Camacho La Molina - Lima 12 - Perú
Tel: (511) 319-5700 - Fax: 437-8289 - Correo electrónico: per@paho.org