Skip to content

Prensa Nacional

Septiembre 3, 2013

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

EL COMERCIO

 

El IESS apuntaló a las clínicas privadas

Los convenios entre el IESS y las clínicas privadas permitieron que éstas mejoren su infraestructura, amplíen servicios y, algunas, subieran de categoría e ingresos.

Esto se evidencia en mayor medida en centros de atención ambulatoria (primer nivel) y de mediana complejidad (segundo nivel).

La Clínica Santa María comenzó hace 16 años con atenciones mínimas en el sur de Guayaquil. Pero dio un giro hace cinco años, cuando arrancó su convenio con el IESS. Y hace dos fue acreditada como clínica de segundo nivel.

Un promedio de 200 asegurados al IESS llegan al mes a este centro, quienes representan el 70% de ocupación. Por la atención que les dan facturan aproximadamente USD 300 000 mensuales, explicó su gerente Shirley Obando.

La Santa María tiene 29 camas, ocho de ellas son de Cuidados Intensivos; área de Emergencia y dos quirófanos para cirugías de abdomen (hernias, vesícula, apéndice, también hacen cirugías bariátricas para casos de obesidad).

La zona en donde se ubica (Lorenzo de Garaicoa y Argentina) está rodeada por edificios de departamentos y bodegas, por lo que ha resultado difícil extender el área de hospitalización.

Pero hace dos años adecuaron un espacio frente a la clínica, en donde funcionan 10 consultorios de especialidades médicas. Estos fueron evaluados por el IESS y están a la espera de otra acreditación.

En Pichincha y Guayas hay más prestadores externos

Desde el 2010 hasta agosto pasado, el Seguro Social ha firmado acuerdos con 509 centros médicos privados, para cubrir la demanda, principalmente, en los dos primeros niveles de atención.

Según las autoridades, con estos convenios se está cubriendo el 17% de la demanda, pero aún existe un 21% que no está atendido.

·         Aportaron décadas y al jubilarse ven el beneficio

·         El IESS ahora atrae a quien ni pensaba pedirle una cita médica

 

 

Una auditoría filtra el pago a las clínicas que tienen convenio

El corazón de Severio Arroyave no marchaba bien. El jubilado, de 71 años, requirió un baipás y hace dos semanas fue internado en la sala de Cuidados Coronarios del Omnihospital, en el norte de Guayaquil.

"La sugerencia del doctor fue automática: operación, no hay vuelta atrás". Entonces fue derivado a esa clínica por el Seguro Social.

Previo a la operación pasó por un minucioso chequeo. Así, como si se tratara de un paciente delicado, el IESS supervisa con auditorías la atención que reciben sus afiliados. Esto amerita, pues el gasto es creciente de un año a otro. En los últimos tres años ha gastado en salud USD 1580 millones.

Hasta julio de este año el Omnihospital registró 7 000 pacientes. Casi 3 000 fueron afiliados de la Seguridad Social, según explica su gerente general, Emilio Sorzano.

Para ejecutar el pago se aplica un tarifario de costos por exámenes de diagnóstico y cirugías. Así, cuando reciben una factura por el consumo mensual, cancela -en promedio- el 70%. El resto queda como contragarantía, hasta concluir la auditoría.

Sorzano explica que desde mayo el Omnihospital también aplica su auditoría interna. "Esa es la única forma de saber si estamos haciendo bien o mal las cosas".

Esto a raíz de un análisis que realizó el IESS a seis prestadores externos, de las facturas entregadas entre el 20 de diciembre del 2010 y el 21 de enero de 2011. Alrededor de 3 000 expedientes fueron revisados y hubo inspecciones.

Este informe de evaluación de la pertinencia médica y el proceso de liquidación a los prestadores externos en Guayas lanzó varias alertas. Por ejemplo, detectó que algunos diagnósticos no concordaban con los procedimientos realizados, el uso de insumos exclusivos de cirugías de corazón en cirugías generales y el gasto de hasta 60 pares de guantes en operaciones sencillas.

El informe advierte "la tendencia de algunos prestadores de enviar a todo paciente operado a cuidados intensivos sin que el procedimiento quirúrgico lo amerite".

 

Cáncer mata cada día a 7 niños en EE.UU., a pesar de avances médicos

El cáncer mata a diario, en promedio, a siete niños en Estados Unidos, a pesar de que los nuevos tratamientos están mejorando poco a poco la tasa de supervivencia de miles de pacientes, según cifras conocidas hoy en Miami (Florida).

En el contexto de la toma de conciencia sobre la prevención y la lucha contra el cáncer pediátrico, actividad pedagógica que suele intensificarse en septiembre, expertos indicaron que el año pasado en EE.UU. se diagnosticaron un total de 12.600 casos de niños afectados por ese mal, aunque el tratamiento en el más común, la leucemia aguda linfoblástica (sangre), tiene un 90 % de éxito.

Sin embargo, esa tasa de éxito baja al 70-80 % en el segundo cáncer más frecuente, el neuroblastoma (cerebro), según cifras oficiales.

Raymond Rodríguez-Torres perdió el pasado mes de mayo a su hija Bella, de 10 años, por uno de los cánceres más agresivos en niños: Rhabdomyosarcoma alveolar fase 4.

Esta familia radicada en Miami luchó durante casi 6 años contra la enfermedad que, cuando fue diagnosticada, ya estaba en un estadio muy avanzado y que dejó a la niña paralítica de un momento a otro.

"No hay palabras que puedan describir el dolor de un padre al recibir una noticia tan devastadora", dijo Rodríguez-Torres, quien no se rindió a la desesperanza e intentó todos los tratamientos posibles para salvar a su hija.

Bella eventualmente volvió a caminar, aunque este año una metástasis en el abdomen acabó con su vida.

La fuerza de voluntad de la menor y la aceptación de la enfermedad fue la inspiración para que sus padres crearan la Fundación Live like Bella (www.livelikebella.org), a través de la cual buscan promover la investigación científica del cáncer pediátrico y honrar la memoria de los niños que murieron a consecuencia de ese mal.

 

EL UNIVERSO

 

·         Hasta en 30% aumentan consultas en centros de salud

 

El incremento se inició en agosto por prohibición de venta de medicinas sin recetas, y por el frío.

 

De 15.000 pacientes, en julio, a 19.204, en agosto, se incrementó la atención médica en los subcentros del área de salud 7, que comprende 14 unidades de primer nivel ubicadas en sectores del centro, Ferroviaria, La Atarazana, Puná, San Eduardo y Jardines del Salado.

 

El aumento de cerca del 30% se debe –además del clima frío– a la prohibición de expender antiinflamatorios, analgésicos, expectorantes, antitusígenos y antigripales sin prescripción médica en las farmacias del país. Esta disposición fue dada por el Ministerio de Salud desde finales de julio.

Con esta medida se evita que las personas se automediquen y puedan enmascarar el cuadro clínico en caso de que sea la influenza AH1N1, explicó Roberto Pérez, jefe del área 7.

 

Según las cifras del centro de salud 4, en Cuenca y Noguchi, y parte del área 7, se atendieron a 3.636 pacientes en julio y del 1 al 28 de agosto iban 3.742.

En la maternidad Francisco Jácome, del área 11 (noroeste), el aumento de pacientes también es evidente. En un espacio exterior ubicado junto a Emergencia, está el triage (selección). Ahí, más de cien personas, entre niños y adultos, esperan cada día a que los dos médicos que están en dos mesas los atiendan.

Y aunque la fila avanza cada cinco o diez minutos, los espacios que quedan se llenan rápidamente con nuevos pacientes. Unos preocupados y otros impacientes siguen en fila.

 

Entre ellos, Patricia Figueroa, de 30 años. Ella acudió la semana pasada con sus dos hijas, de 7 y 5 años, con síntomas febriles, tos con flema, malestar y dolor en la garganta. “Hasta yo tengo un dolor de cabeza insoportable. Como tenía paracetamol para las bebes, les di, pero no tenía pastillas para mí y como en la farmacia no me quieren vender sin receta, de ley me toca venir”, señaló la habitante de Horizontes del Guerrero.

 

Tras dos horas de espera, Cinthia Camacho salió con su hijo de 6 años y una receta entre sus manos. El menor tenía fiebre, vómito y diarrea y le recetaron paracetamol y suero oral. En caso de que no mejore, debía regresar al siguiente día, dijo.

 

Jenny Baldeón, en cambio, llevó a su hijo de 6 años y a su primo, de 5, que padecían de fiebre y tos. “Los traigo por precaución, como sé que anda la AH1N1 no quiero que se compliquen”, dijo la habitante de la cooperativa Sergio Toral III.

 

 

<< Inicio < Anterior 331 332 333 334 335 336 337 338 339 340 Siguiente > Fin >>

Página 336 de 863
Facebook OPS Ecuador
Twitter
Youtube OPS Ecuador
Flickr
Linkedin
RSS Feed

Comunidades OPS

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu