Skip to content



Filariasis linfática

Etiología 


La filariasis linfática (FL) es una infección parasitaria producida por gusanos (nemátodos), que pueden dar lugar a una alteración del sistema linfático y a largo plazo desencadenar a linfedema crónico, crecimiento anormal de las partes del cuerpo, dolor, discapacidad grave, estigma y exclusión social. En las Américas, Wuchereria bancrofti es la única especie que es transmitida por los mosquitos del género Culex   (principalmente de la especie quinquefasciatus), que son los vectores más comunes. Los gusanos adultos en el huésped humano son de color blanquecino o rosáceo, y delgados (1.5-2.5mm), y pueden alcanzar hasta un metro de longitud.

Solamente cuatro países son endémicos de la filariasis linfática en el continente americano: Brasil (Estado de Pernambuco), República Dominicana, Guyana y Haití. Se estima que hasta 13.4 millones de personas están en riesgo de infección. Costa Rica, Surinam, y Trinidad y Tobago fueron eliminados de las lista de países endémicos por OPS/OMS en 2011. 

Ciclo de vida del parásito 


Para completar su ciclo de vida, la W. bancrofti requiere un huésped definitivo (que en este caso es el hombre, debido a que no hay reservorios animales significativos) y un vector (Culex quinquefasciatus que es el principal responsable de la transmisión de la filariasis linfática en las Américas). La filariasis linfática  se transmite cuando las larvas de tercera fase (L3 son depositadas en la piel por un mosquito vector infectado en el momento en que el mosquito está alimentándose. Las larvas luego penetran en la piel a través de la picadura, migran hacia el sistema linfático y en aproximadamente un año maduran hasta convertirse en gusanos adultos machos y hembras. Los adultos hembras liberan las larvas (llamadas microfilarias) que eventualmente migran al torrente sanguíneo y alcanzan una concentración máxima entre las 10 p.m.-2 a.m. (periodicidad nocturna). La ingestión de microfilarias circulantes por otro mosquito vector y su desarrollo hasta convertirse en larvas L3 cierra el ciclo de vida del parásito y sostiene la transmisión en áreas endémicas. 

Signos y síntomas 


La filariasis linfática se caracteriza por una evolución crónica, que es agravada de manera progresiva por episodios agudos altamente sintomáticos. El período prepatente (intervalo entre la entrada de las larvas L3 y la aparición de microfilaremia detectable) puede durar varios meses. La presencia de microfilarias en la sangre puede ser asintomática, mientras que las manifestaciones clínicas, si están presentes, pueden surgir desde unos pocos meses hasta unos  años después de la infección.

Las manifestaciones clínicas por lo general se clasifican en agudas y crónicas. Las agudas incluyen ataques recurrentes de fiebre con inflamación dolorosa e hinchazón de los ganglios y los conductos linfáticos. La afectación del tracto genital es común, y orchi-epididimitis (inflamación del testículo y el epidídimo) y funiculitis (inflamación del cordón espermático) son hallazgos típicos en los pacientes masculinos. Los conductos linfáticos afectados aparecen dilatados y con paredes gruesas. Estos "ataques agudos" duran unos pocos días y se pueden atribuir a una combinación de factores: la presencia de los gusanos adultos vivos, la muerte de los gusanos posiblemente complicada por sobreinfección bacteriana, la respuesta inmunológica a los antígenos de filarias o microfilarias, etc. 

Las manifestaciones crónicas se derivan de episodios repetidos de inflamación que pueden conducir a una obstrucción progresiva de los conductos linfáticos, con acumulación de líquido en los tejidos intersticiales, lo que resulta en linfedema, una condición que afecta con más frecuencia los brazos y las piernas. En los pacientes varones, la obstrucción de los vasos linfáticos espermáticos causa la acumulación de líquido en el escroto (hidrocele). El aumento de la fibrosis y la esclerosis de los tejidos subcutáneos pueden acelerar la progresión de linfedema a elefantiasis (engrosamiento y endurecimiento del pliegue cutáneo, la formación de nódulos en la epidermis y cambios en la pigmentación), que se asocia con extremidades excesivamente agrandadas y  discapacidad. El estigma y la exclusión social son frecuentes entre estos pacientes.

Diagnóstico


Un cuadro clínico sugestivo de la enfermedad y un recuento alto de eosinófilos, puede orientar el diagnóstico. La técnica estándar más utilizada es la identificación directa de microfilarias en el frotis de gota gruesa. La muestra de sangre debe ser colectada cerca de la hora de máxima concentración de microfilarias, con el fin de aumentar la sensibilidad de la prueba. Existe la disponibilidad de pruebas basadas en inmunocromatografía (tarjeta ICT por sus siglas en inglés), que detectan los antígenos de filarias en la sangre colectada tras un pinchazo en el dedo, estas son independientes de la concentración de microfilarias, y han demostrado ser sensibles y específicas. Las pruebas ICT se pueden utilizar para hacer mapeo, vigilancia y evaluación de la transmisión de la filariasis linfática a través de estudios a nivel comunitario. 

Tratamiento, prevención y control 


Una combinación de dietilcarbamazina (DEC) a dosis de 6 mg/kg y albendazol (ALB) a dosis de 400 mg en administración única, es el tratamiento preventivo para la filariasis linfática en las Américas. La combinación de DEC+ALB reduce significativamente la carga de microfilarias hasta por un año. También ha demostrado tener algún efecto filaricida en los gusanos adultos. Ésta combinación de fármacos se asocia con reacciones adversas leves y temporales, pero por lo general se considera como un tratamiento muy seguro. 

El efecto significativo del tratamiento combinado de DEC+ALB en la carga de microfilarias, es la razón por la cual la estrategia recomendada por la OMS para la eliminación de la filariasis linfática, es la distribución anual masiva (administración masiva de medicamentos, AMM) de éstos dos medicamentos a todas las personas que viven en una zona donde se transmite la filariasis linfática (microfilaremia es igual o superior al 1%), con la cual se espera que disminuyan las tasas de transmisión. Se consideran necesarias al menos cinco rondas anuales de tratamiento para interrumpir la transmisión, que puede ser acelerada por la aplicación adicional de medidas de lucha anti-vectorial contra el mosquito. 

En los individuos que ya han desarrollado manifestaciones crónicas como linfedema y elefantiasis, el manejo de las extremidades afectadas es necesario para evitar un mayor deterioro de la salud. Esto incluye la elevación y el lavado de la extremidad, y el tratamiento de infecciones de la piel, las cuales son medidas que normalmente pueden ser realizadas por los propios pacientes. La cirugía es necesaria en el caso de hidrocele.

Respuesta de la OPS/OMS 


  • La filariasis linfática es considerada como una enfermedad "potencialmente erradicable".

  • En 1997, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó la Resolución WHA50.29 para la eliminación de la FL como un problema de salud pública. 

  • En octubre del 2009, la OPS aprobó la Resolución CD49.R19 sobre la eliminación de enfermedades infecciosas desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza, instando a los Estados Miembros a adoptar las medidas necesarias para eliminar la FL (entre otras enfermedades desatendidas) como un problema de salud pública para el 2015. 

  • En mayo del 2013, la Asamblea Mundial de la Salud adoptó la Resolución WHA 62.12 y reafirmó las metas del 2020 para 17 enfermedades tropicales desatendidas, incluyendo la FL. 

  • En junio del 2013, la Organización de los Estados Americanos (AG/RES.2810(XLIII-O/13) ratificó la Resolución CD49.R19 y 23 países miembros apoyaron la resolución. 

  • La OPS/OMS colabora con los países endémicos para obtener donación de medicamentos y otros insumos necesarios para lograr interrumpir y eliminar la transmisión. La OPS/OMS coordina estas acciones a través del Grupo Regional de Revisión de Programas (RPRG por sus siglas en inglés) de eliminación de la FL, y apoya a los países endémicos para obtener la verificación de eliminación de FL.
Última actualización el Miércoles 16 de Abril de 2014 14:44

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.