En una reunión con los países del ALBA, Etienne anunció que la organización realizará misiones para apoyar los planes nacionales para preparación, vigilancia y manejo ante la posible introducción del virus en la región, así como también trabajará en la creación de un fondo de emergencia para cooperar con países que así lo soliciten

La Habana, 21 de octubre de 2014 (OPS/OMS) — La región de las Américas debe prepararse adecuadamente para garantizar la identificación temprana de posibles casos de ébola, así como para contener y prevenir que se continúe la transmisión de este virus, afirmó ayer Carissa F. Etienne, Directora de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), durante una reunión extraordinaria convocada por la Alianza Boliviariana para los Pueblos de Nuestra América- Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) en Cuba.

Etienne anunció que la OPS/OMS realizará misiones a distintos países de la región para apoyar en la implementación de los planes multisectoriales nacionales de preparación en general, que implican disponer de áreas de aislamiento, vigilancia epidemiológica y de comunicaciones de riesgo. También destacó que la OPS trabajará con organizaciones internacionales para obtener recursos destinados a la formación de un fondo de emergencia el cual podría ponerse a disposición de los países que soliciten apoyo en ese sentido.

"Existe un riesgo real que el ébola sea introducido en América Latina y el Caribe. La región tiene que prepararse adecuadamente", señaló Etienne. "Hay que garantizar que esto se realice en el marco del Reglamento Sanitario Internacional", añadió.

En la reunión, los países del ALBA acordaron coordinar esfuerzos para prevenir y enfrentar la epidemia del ébola, establecer mecanismos nacionales para diagnosticar y aislar rápidamente a casos sospechosos (de acuerdo a las manifestaciones clínicas e historia de viaje o exposición), crear un grupo de profesionales de diferentes especialidades para capacitar al personal de salud en temas de bioseguridad, y fomentar las investigaciones sobre el ébola, entre otras medidas. Además, se manifestó el apoyo a Cuba por el envío de médicos a apoyar la respuesta en África Occidental.

Técnicos de los países que integran el ALBA se reunirán entre el 29 y 30 de octubre en Cuba, para concertar estrategias de prevención. Los ministros de Salud también deberán trabajar en un plan de acción a partir de las recomendaciones de los técnicos, el cual será presentado el 5 de noviembre.

Por otra parte, Etienne destacó que la OPS/OMS está dando a los países lineamientos y protocolos para el manejo de posibles casos, así como está participando en entrenamientos, como el que recibieron los médicos cubanos que viajaron a África Occidental. Además, subrayó la necesidad de que en la región de América Latina y el Caribe se asegure el acceso a los laboratorios adecuados para el diagnóstico. En la actualidad, los laboratorios de Atlanta, en Estados Unidos, y otro en Canadá pueden recibir muestras en los niveles recomendados, porque son BSL-4 (nivel de seguridad cuatro). Bolivia cuenta con un laboratorio de nivel 3 para el diagnóstico de muestras inactivas.

"Necesitamos trabajar con los Estados miembros y otros interesados para garantizar centros de tratamiento seguros y adecuados", afirmó Etienne. Señaló que se debe garantizar el suministro de equipos de protección personal para el personal de salud y planteó que los países analicen la posibilidad de producirlos a nivel regional, para el volumen que pueden requerir.

La Directora de la OPS/OMS indicó que se necesita un entrenamiento apropiado y específico para todas las personas que participan en la prevención y el control, como los servicios de migración, de ambulancias, de aduanas, pero también en laboratorios, entre otros.

"Se debe elevar las comunicaciones para el público en general y también para ciertas audiencias", afirmó. "Tenemos que garantizar que la dirección nacional de alto nivel y política, tenga buena orientación en los principios de comunicación de riesgo", añadió Etienne.

Con respecto a la posibilidad de cerrar fronteras o negar entrada ante un riesgo específico o una emergencia de salud pública de carácter internacional, la Directora de la OPS recordó que el artículo 43 del Reglamento Sanitario Internacional establece que los Estados miembros tienen la obligación de informar a la OMS en 48 horas sobre cualquiera de estas decisiones y que se deberá debatir con la organización por los siguientes tres meses con la organización. "Es un asunto de soberanía y cada país lo valora según su propio riesgo, y según eso se decidirá si tiene el derecho de cerrar o no sus fronteras a personas de los países afectados", indicó.

Etienne también consideró que se podría estimular en la región la producción de vacunas o medicamentos contra esta enfermedad, ya que cuenta con la capacidad para hacerlo "y puede que este sea el momento para iniciarlo".

Durante el encuentro, la Directora General de la OMS, Margaret Chan, envió un mensaje en el que llamó a los países a capacitar a su personal, hacer simulacros, redactar sus protocolos lo antes posible, establecer sistemas y obtener el apoyo del público en la preparación ante la eventualidad de que se presente un caso importado de ébola.

En la reunión del ALBA, además de las autoridades de los países miembros, también participó David Nabarro, enviado especial del Secretario de Naciones Unidas, Ban ki Moon, quien instó a los países de la región y de todo el mundo a seguir el liderazgo del ALBA con su rápida respuesta en apoyo a los esfuerzos para contener el ébola.

Enlace de referencia: Discurso de la Directora