Washington, DC, 30 de octubre de 2014 (OPS/OMS).- La Directora de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Carissa F. Etienne, presentó a los embajadores ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), una actualización sobre los esfuerzos de preparación de América Latina y el Caribe para hacer frente a una eventual llegada de la enfermedad.

"El riesgo de introducción de un caso en nuestros países no es grande pero es real", afirmó la doctora Etienne y agregó que en vista de ese riesgo "necesitamos asegurarnos de que se pueda prevenir y contener la transmisión local luego de la introducción de un primer caso".

Etienne destacó que la preparación es lo más importante y consideró que esta preparación y la respuesta deben hacerse basadas en el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), un instrumento jurídico internacional firmado por los Estados Miembros de la OMS para ayudar a prevenir y afrontar riesgos de salud pública que pueden atravesar fronteras y amenazar a poblaciones de todo el mundo.

 

En ese sentido, la Directora de la OPS/OMS llamó a mejorar las capacidades para detectar, aislar y manejar los casos, y hacer el rastreo de contactos, las líneas de acción "más importantes" para evitar la propagación de la enfermedad, indicó.

La estrategia para el control de un brote de ébola requiere liderazgo nacional y una respuesta multisectorial, sostuvo la médica originaria de la isla caribeña de Dominica. Para Etienne, los países de las Américas deben enfocar sus actividades en el manejo de casos de ébola tanto en los puntos de entrada a un país como en los centros de salud, incluyendo las instalaciones de aislamiento, el suministro de equipos de protección personal (PPE) y los procedimientos para la toma y envío de muestras.

Por otro lado, contó las acciones que está llevando a cabo la Organización para ayudar a los países a prepararse y responder ante un eventual caso de ébola, como el establecimiento de un grupo de tareas, así como también, la elaboración de un marco para fortalecer la preparación nacional y una serie de acciones de abogacía para involucrar a las autoridades y socios al más alto nivel.

La OPS/OMS también está brindando una serie de capacitaciones para fortalecer las capacidades basadas en los pilares de la respuesta para contener el ébola: la vigilancia y el rastreo de contactos, el manejo clínico, el uso de los equipos de protección personal y la comunicación de riesgos.

Asimismo, y a demanda de los países, la Organización ha comenzado a realizar una serie de visitas técnicas para contribuir con la preparación nacional y establecer las necesidades de cooperación que puedan surgir.

"Seguir un enfoque de acciones más conservador no es un posibilidad", aseveró Etienne. "Necesitamos estar preparados para identificar el riesgo inicial y evitar el contagio a nivel local", remarcó.

Enlaces: