Washington, D.C. 1 de octubre de 2015 (OPS/OMS) — Frenar la violencia contra la mujer, mitigar el impacto de las demencias, combatir la creciente amenaza de la resistencia a los antimicrobianos y prevenir enfermedades causadas por las condiciones de empleo y el ambiente de trabajo son algunos de los acuerdos a los que llegaron ministros y altas autoridades de salud de las Américas, durante el 54º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Frenar la violencia contra la mujer

Países de las Américas se comprometieron a mejorar la capacidad de los sistemas de salud para prevenir y responder ante la violencia contra la mujer, una grave violación a los derechos humanos y un problema de salud pública en toda la región.

La violencia contra la mujer tiene repercusiones significativas, no sólo con respecto a la salud, sino también sociales y económicas para las mujeres, los niños, las familias, las comunidades y las economías nacionales.

Las formas de violencia contra la mujer van desde la violación, la agresión física y el asesinato, hasta el acoso sexual en las escuelas y en el lugar de trabajo, así como el maltrato verbal y emocional. Una de cada tres mujeres en la región ha experimentado violencia física infligida por el compañero íntimo o violencia sexual perpetrada por algún agresor distinto de su pareja en algún momento de su vida.

Los sistemas de salud pueden desempeñar una función esencial en la prevención y en la respuesta a la violencia contra la mujer. Es muy probable que las mujeres que experimentan violencia se acerquen a los servicios de salud por consecuencias como un embarazo no deseado, infecciones de transmisión sexual, depresión o ansiedad. El desafío para los servicios de salud es identificarlas para brindarles cuidado inmediato y apoyo, en áreas que incluyen servicios legales y sociales.

Más información en este enlace

Mitigar el impacto de las demencias

Líderes de salud de las Américas se comprometieron a adoptar nuevas medidas para mitigar el impacto que tendrá en los próximos 20 años el aumento de las demencias en las personas mayores de la región.

Se calcula que entre 6,5% y 8,5% de las personas mayores de 60 años en las Américas tienen algún tipo de demencia y, de continuar las tendencias actuales, se prevé que estas cifras lleguen a casi el doble en 20 años en la región, de 7,8 millones en 2010 a 14,8 millones en 2030.

La mayoría de las personas con demencias en la región son atendidas en la casa, lo que genera un aumento en las tasas de mortalidad, no sólo de las personas mayores sino también de sus cuidadores. Muchos países no cuentan con establecimientos adecuados para la atención a largo plazo de las personas mayores, ni disponen de los recursos para establecer otros.

La nueva estrategia y plan de acción busca, entre otras cosas, mejorar y ampliar la atención para las personas mayores con demencia, prevenir o demorar su deterioro funcional y su dependencia, además de intensificar la investigación en esta especialidad. Este plan es el primero de este tipo entre todas las regiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Más información en este enlace

Combatir la creciente amenaza de la resistencia a los antimicrobianos

Sobre la base de dos décadas de esfuerzos en salud pública por combatir las bacterias farmacorresistentes, los ministros de salud de las Américas acordaron adoptar nuevas medidas para abordar esta amenaza y asegurar que los medicamentos para combatir las enfermedades infecciosas sigan siendo eficaces.

Los agentes antimicrobianos se han utilizado en los últimos 70 años para curar enfermedades infecciosas. Sin embargo, se han utilizado tanto y en muchos casos de manera inapropiada, que muchos de los organismos infecciosos que estos medicamentos deben destruir, se han adaptado a ellos, lo que los ha hecho menos eficaces.

Pese a los esfuerzos de las autoridades de salud pública, en muchos países de la región los antimicrobianos se dispensan sin receta médica. En todo el mundo, más de 50% de esos medicamentos se recetan o se venden de forma inapropiada.

Los pacientes algunas veces toman los antibióticos de manera inadecuada para tratar enfermedades como el resfriado común, causado por virus que no responden a estos medicamentos. Los antimicrobianos también se usan en la agricultura y la ganadería para prevenir enfermedades y estimular el crecimiento en los animales producidos para el consumo humano. Estos antibióticos promueven la diseminación de bacterias resistentes a través de la comida.

El nuevo plan de acción adoptado procura aumentar la concientización y educación sobre la resistencia a los antimicrobianos, reducir el uso indebido de los antimicrobianos, ampliar la vigilancia de la farmacorresistencia, mejorar la prevención de infecciones y aumentar la inversión en nuevos antibióticos y diagnósticos.

Más inormación en este enlace

Prevenir enfermedades causadas por condiciones de empleo y el ambiente de trabajo

Autoridades de salud de las Américas acordaron impulsar en los próximos diez años una serie de medidas para proteger la vida y promover la salud y el bienestar de los trabajadores, con especial énfasis en aquellos que están expuestos a condiciones de trabajo peligrosas y que están en condiciones de empleo inequitativas.

En las Américas, la fuerza de trabajo está integrada por 484 millones de personas que representan casi la mitad de la población total, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). América Latina y el Caribe contribuyen con un 62,3% de la fuerza laboral regional.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial hay casi 140 millones de casos nuevos al año de enfermedades profesionales u ocupacionales, y no siempre son identificadas como tales. Esto también incluye muchas veces enfermedades transmisibles y no transmisibles, que se relacionan con el trabajo. Se estima que los riesgos de trabajo contribuyen en un 15% a la carga total de las enfermedades.

Los accidentes y muertes ocupacionales también representan un problema: para 2007, se estimó que ocurrieron más de 7,6 millones de accidentes de trabajo en la región, de acuerdo a datos publicados en Salud de las Américas. Los sistemas de salud suelen asumir la carga y los costos de la prestación de servicios de salud.

El nuevo Plan de Acción sobre la Salud de los Trabajadores establece que los países, con la colaboración de la OPS, trabajarán en la elaboración de legislación y reglamentos técnicos sobre la salud de los trabajadores, así como también identificar, evaluar y controlar las condiciones y exposiciones peligrosas en el trabajo. También trabajarán para aumentar el acceso y la cobertura de los servicios de salud para los trabajadores, y para promocionar la salud, el bienestar y el trabajo saludable en el ambiente laboral.

Más información en este enlace

Otros temas prioritarios acordados

Esta semana, ministros y altas autoridades de Salud de las Américas también adoptaron una serie de planes y estrategias para extender los beneficios de la vacunación, reducir muertes y enfermedad por hepatitis, acelerar el combate contra la tuberculosis y fortalecer las leyes relacionadas con la salud.

Para más información ingrese en este enlace