Buenas tardes. Quisiera dar nuevamente la bienvenida a todos los miembros de la prensa que se encuentran en línea y agradecerles por tomarse la molestia de participar en la sesión informativa del día de hoy de la Organización Panamericana de la Salud sobre la epidemia de gripe por A(H1N1).

  • Hasta el 4 de junio del 2009, 66 países habían notificado oficialmente 19.000 casos de gripe por el virus A (H1N1) y 125 defunciones.
  • La OMS reconoce que a nivel mundial parece haber 3 modelos de propagación del virus H1N1:
    1. La propagación es avanzada en los Estados Unidos, Canadá y México con un perfil mezclado en el que los casos están aumentando en algunos lugares, disminuyendo en otros y aumentando nuevamente en otras zonas después de haber disminuido.
    2. Transición en algunos países de Europa, Asia,  América del Sur, y en Australia, donde hay un número mayor de casos y propagación inicial en la comunidad.
    3. Hay un número limitado de casos en algunos países que se relacionan con viajeros o la comunidad.

  • La OMS está calificando a este brote de "moderado" en lugar de "leve" por dos razones:
    1. Sabemos que la infección puede ser mortal tanto en personas que padecen alguna afección subyacente como en personas perfectamente sanas
    2. Sabemos que el número total de casos graves y mortales es reducido.  Sin embargo, aún no tenemos un panorama completo de la situación y no sabemos con exactitud cuántas personas están infectadas o gravemente enfermas.
    3. Pero la OMS considera que esto significa que debemos esperar hasta que los resultados sean similares a los de las pandemias de 1957 y 1968, cuando se calcula que murieron de 1 a 4 millones de personas debido a cada una de ellas.

  • Hay otras razones por las que los expertos alegan que se trata de un brote moderado:
    • La tasa de ataque secundario en escolares -es decir, el porcentaje de contactos de un caso del que se sabe que contrajo la infección- puede llegar hasta 33%.  Esta tasa es más alta en comparación con la tasa de la gripe estacional.
    • La tasa de reproducción que mide el número de casos secundarios resultantes de la exposición a un caso infectado oscila entre 1,4 y 1,6, sobre la base de los datos de México.  La gripe estacional tiene una tasa reproductiva un poco menor: 1,3.
    • En cuanto a la gravedad clínica, en los Estados Unidos y Canadá, entre 2% y 5% de las personas infectadas tuvieron que ser hospitalizadas, mientras que en México esta cifra fue de aproximadamente 6%.
    • De todas las defunciones ocurridas en los Estados Unidos y en Canadá, dos terceras partes fueron de personas con afecciones crónicas.  En México, cerca de 50% de las defunciones se encontraban en esta categoría.
    • Sabemos que muchos países en desarrollo sencillamente no tienen la capacidad de responder al brote de la misma forma que han podido responder los países con mayores recursos.
    • Todavía no se sabe cuáles serán las repercusiones futuras, en especial, lo que pasará en los próximos meses en el sur.  Tendremos que ver cómo evoluciona el virus en el hemisferio sur en las próximas semanas y luego en el hemisferio norte en el otoño boreal.
    • Los mejores científicos y médicos del mundo están trabajando en esto, pero no pueden predecir lo que vaya a suceder.
    • Los datos probatorios preliminares indican que el virus A (H1N1) está desplazando al virus estacional en los países del Cono Sur.
  • Entonces, la conclusión es que no podemos ser demasiado optimistas.  Lo que quizá esté sucediendo en Chile es lo que sucede con la evolución usual de una pandemia.  El virus pandémico en realidad reemplaza al virus estacional.  Tenemos que vigilar esto cuidadosamente porque también sabemos que hay peligro de que el virus cambie, debido en parte que está circulando al mismo tiempo que los virus estacionales.
  • En este momento, seguimos en la fase 5, pero estamos cada vez más cerca de la fase 6.
  • En vista de que nos estamos acercando más a la Fase 6, la OMS celebró consultas hace 3 días, el 1o de junio, con más de 30 expertos de 23 países, además de expertos de las oficinas regionales y de país de la OMS para abordar las necesidades e inquietudes de los países, así como las medidas que la OMS tiene que tomar al considerar si se debe pasar a la Fase 6 y cuándo hacerlo. Se logró el consenso en cuanto a lo siguiente:
    • La OMS seguirá utilizando la propagación geográfica para definir la fase 6. Hubo consenso entre los expertos de que es necesario contar con una evaluación de la gravedad, además de dar orientación a los países sobre la manera de elaborar escalas de gravedad que sean pertinentes para el contexto propio de cada país.
    • Es difícil evaluar la gravedad, pero una evaluación debe reflejar la virulencia del virus, la prevalencia de los factores de riesgo relacionados con el huésped individual, la vulnerabilidad de los distintos grupos de población y la capacidad de resistencia de los países, es decir, la capacidad de los sistemas de asistencia sanitaria de hacer frente a un aumento rápido del número de pacientes infectados por el H1N1.
    • Con esa finalidad, la OMS suministrará una evaluación mundial y orientación que sean útiles para los países y puedan adaptarse a las necesidades locales.
    • La gravedad variará con el transcurso del tiempo, así como entre los distintos países y dentro de cada uno de ellos; esto deberá reflejarse en la evaluación.

Qué hará la OMS

Como resultado de esta consulta y de otros debates, la OMS terminará de elaborar las medidas para evaluar la gravedad y proporcionará directrices sencillas accesibles a los países para ayudarlos a determinar sus prioridades y ajustar su respuesta. La OMS también ayudará al público a conocer más a fondo el significado de la Fase 6.  La OMS coordinará ese trabajo con el Comité de Urgencia creado de conformidad con el Reglamento Sanitario Internacional. 

A continuación se dan algunos ejemplos de las medidas que la OMS no recomienda que los países adopten dada la naturaleza "moderada" de la epidemia:

  • Ninguna restricción del comercio ni sacrificio de los cerdos.
  • Ninguna restricción de los viajes ni cierre de fronteras.
La OPS espera con interés seguir trabajando muy estrechamente con socios clave como los CDC del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) y Public Health Canada para prestar la mejor cooperación técnica posible a nuestros países miembros. 

Muchas gracias. Contestaré cualquier pregunta que quieran hacer.